Las lecciones políticas y sociales de la huelga de Hunts Point en Nueva York

por Tom Hall
27 enero 2021

La huelga de seis días de la semana pasada de 1.400 trabajadores de productos agrícolas en el mercado de Hunts Point en el Bronx, la primera huelga importante en Estados Unidos en 2021, fue una experiencia estratégica importante para los trabajadores de Estados Unidos y de todo el mundo.

A pesar de las innumerables afirmaciones en contra por parte de Jacobin, The Nation y otros medios de comunicación y tendencias políticas pseudoizquierdistas y liberales, la huelga, aunque poderosa, no fue una victoria. El sindicato de los Teamsters la desconvocó antes de que pudiera conseguir su demanda central, aunque modesta, de un aumento salarial de un dólar por hora cada año durante un contrato de tres años. En su lugar, los trabajadores más nuevos recibirán un aumento salarial medio anual de 62 céntimos. Los trabajadores más veteranos sólo recibirán 40 céntimos al año. Esto dejará a los trabajadores luchando por su sueldo en una de las ciudades más caras del mundo.

Piquetes de trabajadores en el mercado de Hunts Point el 19 de enero de 2021 (WSWS Photo)

Además, mientras los Teamsters mantienen bajo llave todos los detalles del acuerdo, los trabajadores informan de que incluso estos míseros aumentos salariales se están financiando mediante recortes en la cobertura sanitaria y mayores gastos de bolsillo.

La venta se llevó a cabo de la forma más flagrantemente antidemocrática imaginable. Se obligó a los trabajadores a votar sin que tuvieran tiempo de estudiar el contrato completo y no se les permitió conservar la hoja de "resumen" de una página que el sindicato repartió en la reunión de ratificación. Ninguna votación sobre el contrato realizada en tales condiciones puede considerarse legítima.

Este fracaso de los huelguistas en la consecución de sus reivindicaciones no se debió a la falta de determinación por su parte ni al apoyo del público. De hecho, la huelga se ganó una inmensa simpatía en todo Nueva York y en todo el mundo porque los trabajadores vieron en la huelga el comienzo de una contraofensiva más amplia contra las políticas criminales de la clase dominante durante la pandemia. El hecho de que los Teamsters se sintieran obligados a convocar una huelga, después de haber forzado acuerdos de última hora durante las dos últimas rondas de negociaciones contractuales, demuestra el grado de ira y oposición social que se ha acumulado en la clase trabajadora.

De hecho, los signos de resistencia a las políticas de la clase dominante están creciendo en todo el mundo, desde la huelga general y las protestas de los agricultores en la India, a las manifestaciones masivas contra la violencia policial en Francia, a la ola de huelgas en el Reino Unido, a la creciente rebelión de los maestros en los Estados Unidos, especialmente en Chicago y Alabama. En St. Paul, Minnesota, los trabajadores de la refinería Marathon están en huelga, y han vuelto a estallar las fábricas maquiladoras en la ciudad fronteriza mexicana de Matamoros.

Pero la huelga de Hunts Point chocó con dos obstáculos principales: los sindicatos y el Partido Demócrata. La principal lección de la huelga es que esta creciente oposición social debe encontrar formas nuevas, independientes y abiertamente políticas, es decir, anticapitalistas y socialistas.

La catástrofe de COVID-19 y el enriquecimiento de los especuladores de la pandemia

La huelga fue en esencia una lucha política porque puso de manifiesto hasta qué punto los intereses de los trabajadores y los intereses de los capitalistas son completamente irreconciliables. Doce millas al sur del mercado de Hunts Point se encuentra Wall Street, donde los milmillonarios de Estados Unidos y del mundo han adquirido más de un $billón durante la pandemia, mientras que se ha permitido la muerte de millones de personas en todo el mundo, incluidos 26.650 neoyorquinos y al menos seis trabajadores de Hunts Point. Incluso un dólar extra por hora para los trabajadores que ganan salarios de miseria, en la ciudad más rica y desigual del mundo, se consideró demasiado costoso e inaceptable.

La huelga de Hunts Point fue la primera gran huelga en Estados Unidos desde el intento de golpe de Estado de Donald Trump el 6 de enero y tuvo lugar durante la misma semana de la toma de posesión de Joe Biden como presidente. Pero aunque millones de personas votaron a Biden para repudiar las políticas criminales y fascistas de Trump, la política de la nueva administración demócrata sobre la pandemia es fundamentalmente la misma. Tanto el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, como el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, se oponen a nuevos cierres por considerarlos "demasiado caros", y se han esforzado por reabrir prematuramente las escuelas de Nueva York para la enseñanza presencial. En cuanto a Biden, también apoya la reapertura de las escuelas y afirma falsamente que la muerte masiva es inevitable.

Un montón de políticos del Partido Demócrata, encabezados por la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, fueron al piquete para posar como partidarios. Sin embargo, la verdadera actitud de los demócratas se demostró al principio de la huelga, cuando de Blasio envió policías antidisturbios contra el piquete, y en la intervención personal de Cuomo para cerrar la huelga (los Teamsters agradecieron su "colaboración" cuando anunciaron el acuerdo a última hora del viernes). Mientras tanto, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, amenaza a los profesores con represalias legales por negarse a volver a la enseñanza presencial.

El propósito de la intervención del Partido Demócrata en la línea de piquetes, en línea con el papel que les corresponde dentro del sistema bipartidista capitalista, era sofocar y confundir la oposición social dentro de la clase obrera para continuar el bombeo de las ganancias corporativas de los trabajadores, sin importar cuántos de ellos mueran.

En cuanto a las organizaciones de pseudoizquierda como los Socialistas Democráticos de América (DSA), encubrieron la venta con una mezcla de mentiras y frases deshonestas de corte populista. Su falsa declaración de "victoria" recuerda su papel en las huelgas de maestros en 2018, cuando declararon como "victorias" masivas una venta tramada por los sindicatos tras otra de huelgas militantes y valientes.

La huelga expuso igualmente la insalvable división de clase entre los sindicatos, que se han integrado totalmente con las empresas, y los trabajadores a los que hace tiempo que han dejado de representar. Los sindicatos han respondido a la pandemia colaborando estrechamente con la dirección para mantener a los trabajadores en el puesto de trabajo. El sindicato United Auto Workers ha organizado la reapertura de la industria automovilística con las empresas en el verano y está encubriendo activamente la propagación de nuevas infecciones en las plantas. La Federación Americana de Profesores, cuya presidenta Randi Weingarten recientemente aclamó al distrito escolar de la ciudad de Nueva York como un modelo de "reapertura segura", está desempeñando esencialmente el mismo papel. Los sindicatos de todo el mundo están adoptando medidas similares.

Llama la atención que los Teamsters ni siquiera hayan planteado la cuestión de la seguridad en el lugar de trabajo como tema de la huelga, a pesar de que 400 trabajadores de Hunts Point se han contagiado y seis han muerto. De hecho, han colaborado con empresas de todo el país para mantener a los trabajadores en el puesto de trabajo con mínimas protecciones de seguridad, incluso en UPS, donde el sindicato ha colaborado con la dirección para ocultar el número de brotes de COVID-19.

En cuanto a los que afirman que los sindicatos, a pesar de sus traiciones, pueden ser reformados, el grupo oficial de "reforma", Teamsters por un Sindicato Democrático, respaldó plenamente la traición llevada a cabo por los funcionarios locales afiliados a la facción Hoffa de la burocracia.

Por lo que luchó el Partido Socialista por la Igualdad

A lo largo de la huelga, el Partido Socialista por la Igualdad (PSI o SEP en inglés) advirtió que los Teamsters, con el apoyo político del Partido Demócrata, se estaban preparando para llevar a cabo una venta. Hicimos una vigorosa campaña, a pesar de los intentos de intimidación de la burocracia sindical, para animar a los trabajadores a sacar su lucha de las manos de la burocracia de los Teamsters y ponerla en sus propias manos, formando un comité de huelga de base.

Explicamos que este movimiento formaría la base organizativa para que los trabajadores conduzcan su lucha de una manera genuinamente democrática, para ampliar el campo para su iniciativa independiente y para apelar a la unidad y el apoyo más amplios posibles de todos los sectores de la clase obrera.

Los huelguistas de Hunts Point, explicó el PSI, deben llegar a las enfermeras, los trabajadores del transporte público, los maestros y los millones de otros trabajadores de la ciudad y más allá para preparar una huelga general para cerrar las escuelas y la producción no esencial, exigir el pago de la totalidad de los ingresos a los trabajadores y las pequeñas empresas, y condiciones seguras y salarios dignos a los trabajadores esenciales.

Las prisas de los sindicatos, los demócratas y sus apologistas del DSA por cerrar la huelga se debieron a su temor de que estas demandas estuvieran ganando un creciente apoyo entre los huelguistas. Temían que la huelga, si se liberaba del control de los sindicatos corruptos, se convirtiera en un catalizador de un movimiento mucho más amplio de la clase obrera. En una ciudad que hierve de rabia social por las muertes masivas y los grotescos niveles de desigualdad social, esa lucha estallaría rápidamente en una batalla contra el Partido Demócrata y la oligarquía corporativa y financiera que defiende.

A lo largo del año pasado, el PSI ha ayudado a los trabajadores a dar los primeros pasos significativos hacia el establecimiento de una red nacional de comités de base, en oposición a las políticas de "inmunidad colectiva" y la amenaza de la dictadura y el fascismo. Hemos ayudado a los trabajadores a crear más de una docena de comités en plantas de automóviles, distritos escolares y almacenes de Amazon en todo el país. Instamos a los trabajadores de Hunts Point y a sus partidarios a unirse a la creciente red, que proporciona los medios para que los trabajadores lleven a cabo una lucha sin y contra el sabotaje de los sindicatos e independiente de ambos partidos capitalistas.

Fundamentalmente, la huelga señala la necesidad de una nueva orientación política. Ninguna facción de la élite gobernante defiende, aunque sea de forma limitada, los intereses más acuciantes de los trabajadores. El peligro creciente del fascismo demuestra la incompatibilidad de las formas democráticas con los niveles masivos de desigualdad que impregnan Estados Unidos y el mundo.

El camino a seguir por los trabajadores es asumir la lucha por el socialismo y la reorganización de la economía estadounidense y mundial para satisfacer las necesidades de la clase trabajadora y de la sociedad en su conjunto, no los beneficios de los ricos. Los gigantescos bancos y corporaciones deben ser transformados en servicios públicos, bajo la propiedad colectiva y el control democrático de la clase trabajadora, las fortunas privadas de los multimillonarios y los milmillonarios deben ser expropiadas y utilizadas para garantizar la vida y el sustento de la clase trabajadora.

La lucha por el socialismo significa unirse y construir el Partido Socialista por la Igualdad. Para hablar de cómo hacerse miembro, póngase en contacto con el PSI hoy mismo para solicitarlo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de enero de 2021)