La complicidad del sindicato UFCW queda al descubierto en el brote de la planta de Tyson donde los gerentes hicieron apuestas sobre contagios

22 enero 2021

¿Eres un trabajador del sector cárnico? Ponte en contacto con el World Socialist Web Site para obtener información sobre cómo organizar un comité de seguridad de base en tu lugar de trabajo.

Desde el comienzo de la pandemia en marzo, más de 50.000 trabajadores de la industria cárnica estadounidense han dado positivo en la prueba de COVID-19 y más de 250 trabajadores han muerto. Aunque toda la industria ha sido un foco de infecciones por COVID-19, la situación en el frigorífico de Tyson Food en Waterloo, Iowa, ha sido especialmente alarmante, ya que más de 1031 de los 2800 trabajadores de la planta han dado positivo por COVID-19, mientras que 6 han muerto.

Trabajadores en una planta de sacrificio y procesamiento de cerdos [Crédito: Wikimedia Commons].

La planta se hizo tristemente célebre en todo el país después de que una demanda revelara que la dirección había hecho apuestas sobre el número de trabajadores que se infectarían, mientras negaba públicamente la existencia de ningún caso en las instalaciones. Aunque en la demanda se nombraba específicamente como acusados al presidente de la junta directiva, John H. Tyson, y al entonces director general, Noel White, una investigación interna de encubrimiento encargada por Tyson, y llevada a cabo por el ex fiscal general federal Eric Holder, sólo encontró responsables a siete funcionarios locales de la planta.

Un trabajador que habló con el Waterloo-Cedar Falls Courier, describió las condiciones de la planta: "Es inseguro todos los días. Da miedo venir aquí", dijo. "Pero tengo cuentas que pagar, así que es como si tuviera que elegir, pero es quedarse sin trabajo o enfermar".

El trabajador, que tiene 45 años, dijo que las condiciones en la planta eran similares, si no peores, a las de estar en la cárcel: "Vine directamente del sistema penitenciario a aquí. Venir del sistema penitenciario, lidiando con el COVID dentro de la prisión, a venir aquí a una planta que tiene un alto porcentaje de COVID —da miedo porque tengo hijos, y estoy como arriesgándome. Tengo que pagar las cuentas".

La dirección de Tyson le dijo al trabajador que "no tuviera miedo del virus" y que no se hiciera la prueba. El trabajador entrevistado por el Co urier dijo que conocía a tres compañeros de trabajo que enfermaron y nunca volvieron a trabajar.

Desde el principio, Tyson, la mayor empacadora de carne del mundo, ha recibido una ayuda decisiva del sindicato United Food and Commercial Workers (UFCW) para mantener la producción a pesar de las infecciones y muertes masivas. El Local 431 de UFCW Local 431 incluso colaboró con la dirección de la empresa la primavera pasada para implementar una bonificación de $500 por asistencia perfecta, ya que cientos de trabajadores se estaban infectando.

Esto refleja el papel de los sindicatos en todas las industrias, incluyendo el United Auto Workers, la American Federation of Teachers y otros, que han trabajado mano a mano con la dirección para suprimir la oposición de los trabajadores e imponer una política de "inmunidad colectiva", permitiendo que innumerables trabajadores contraigan el virus.

Un ambiente de rebelión existe contra los sindicatos proempresariales en todo el país, demostrado sobre todo por la creación de comités de seguridad de base por parte de los trabajadores de las fábricas de automóviles, los almacenes de Amazon y las escuelas. Estos comités, completamente independientes de los sindicatos, están luchando por construir un movimiento nacional para cerrar la producción no esencial, con los salarios de los trabajadores totalmente garantizados, con el fin de contener la pandemia.

En Waterloo, la indiferencia del sindicato ante la difícil situación de los trabajadores de la planta es tan inocultable que incluso fue reconocida por la prensa local. El Journal entrevistó a varios trabajadores en un artículo publicado el 2 de enero en el que se denunciaba al Local 431.

"Siento que [el pago de las cuotas es] una pérdida de dinero", dijo un trabajador entrevistado por el periódico. "No espero que vayan a luchar por mí si he hecho algo mal... pero las cosas que deberían hacer, es como si no quisieran hacerlas".

Los reporteros del Journal intentaron ponerse en contacto con el Local 431 decenas de veces sin éxito antes de publicar el artículo. Sin embargo, el UFCW publicó más tarde una carta a través de un abogado en la que cuestionaba el artículo del periódico. La carta, que no se hizo pública hasta que el Journal hizo una búsqueda de registros abiertos, fue enviada a los funcionarios públicos locales.

En una serie de comentarios públicos muy inusuales, el sheriff del condado, Tony Thompson, que había rogado sin éxito a Tyson durante semanas que cerrara la planta la pasada primavera, acusó al sindicato de connivencia con Tyson, calificando a un burócrata del sindicato de "excesivamente elogioso" de la empresa durante una visita a la planta el pasado abril. Otro funcionario del sindicato se mostró "muy cómodo con los supervisores de Tyson y mucho menos representativo de los trabajadores que estaban enfermando", dijo Thompson.

Thompson denunció la carta del UFCW como un intento de protegerse de la responsabilidad. "Están utilizando el mismo libro de jugadas que la empresa Tyson está utilizando, lo que me pareció un poco extraño".

Thompson dijo: "El primer pensamiento que tuve fue: 'Vergüenza para la empresa Tyson'. Pero eso fue seguido muy de cerca por, '¿No tiene Tyson un sindicato que debería proteger a estas personas? Y si no lo tiene, ¿por qué no lo tiene? Y si lo tienen, ¿dónde demonios están?’". dijo Thompson.

"Mi papel [como presidente de la Comisión de Gestión de Emergencias local] era tratar de determinar por qué no éramos capaces de cerrar esa planta, por qué no estábamos recibiendo más asistencia de la gente que yo sentía que debería estar proporcionándonos esa asistencia —parte de la cual debería ser el sindicato si realmente les importaba una m… su membresía— y no estábamos recibiendo nada de eso", concluyó Thompson.

El World Socialist Web Site habló con un trabajador de la planta de Tyson Foods Chick-N-Quick en Rogers, Arkansas, sobre las condiciones de su instalación.

El trabajador, que pidió permanecer en el anonimato por miedo a las represalias, dijo: "Es terrible ahora mismo. Ahora mismo, la gente tiene miedo y se siente muy insegura. No hay protección y hay muchos trabajadores que se han infectado. Hay algunas zonas de la planta en las que la distancia entre los trabajadores es de sólo un pie.

"Cada trabajador tiene su puesto, y hay barreras de plástico que separan a esos trabajadores entre sí, pero sólo separa la parte superior de la persona, así que si alguien estornuda no le da directamente a la persona de al lado. El problema es cuando almorzamos. Cuando vamos a comer pasamos por los pasillos y es muy estrecho. La gente está metida como sardinas. Así que no entiendo por qué hay estos separadores en la fila, pero absolutamente nada en la cafetería o en los baños". El trabajador dijo al WSWS que más de 200 de sus compañeros de trabajo habían dado positivo. Tyson también está aumentando la velocidad de la línea cada día, lo que hace que el trabajo sea más extenuante y más difícil de mantener las prácticas de distanciamiento social.

En respuesta al brote generalizado, el mes pasado la dirección comenzó a realizar pruebas a un pequeño número de trabajadores de la planta, tratando de evaluar la propagación general del virus a través de un pequeño grupo de muestra de 20 trabajadores a la semana. El trabajador dijo al WSWS que en una semana 17 de las 20 pruebas fueron positivas. Esta tasa de positividad extremadamente alta significa que el número real de infecciones cada semana es mucho mayor.

El trabajador dijo que sólo fue notificado de esto por sus compañeros de trabajo, ya que la dirección se ha esforzado por mantener la información en privado: "La dirección no nos dice nada. Sólo me enteré por los compañeros de trabajo, porque nos conocemos y la dirección no informa de nada al departamento de salud. Intentan hacerlo en la planta y controlar la situación".

Como consecuencia de la falta de medidas de seguridad y de la rápida propagación del virus, los trabajadores de la planta están cada vez más enfadados, aunque tienen miedo de hablar por temor a perder sus puestos de trabajo: "Mira, los trabajadores tienen miedo aunque quieren hacer algo. Quieren presentar una queja o ir a la huelga, pero tienen mucho miedo porque la empresa nos intimida y nos amenaza con medidas disciplinarias, lo que significa despedirnos".

A medida que la pandemia de COVID-19 se descontrola en los centros de trabajo de todo el mundo, es imperativo que los trabajadores de la industria cárnica de Iowa, Estados Unidos y el mundo organicen comités de base, independientes de los sindicatos, para unirse en una lucha común contra el sacrificio capitalista de vidas humanas por el beneficio privado.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de enero de 2021)