Mayorkas, candidato al DHS, declara ante el Congreso mientras Biden presenta su plan de inmigración

por Kevin Reed
22 enero 2021

Alejandro Mayorkas, el nominado por el presidente electo Joe Biden para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), declaró ante el Senado en una audiencia de confirmación el martes, el día antes de la inauguración de la nueva administración y el último día completo de la Casa Blanca de Trump.

Mayorkas apareció ante el Comité de Seguridad Nacional del Senado durante un proceso en el que, durante anteriores años de elecciones presidenciales, los nombramientos de alto nivel en materia de seguridad nacional de la administración entrante habrían sido aprobados semanas antes. El testimonio de Mayorkas acompañó el anuncio de Biden de que el día de la toma de posesión se presentaría al Congreso un nuevo proyecto de ley de inmigración.

Alejandro Mayorkas (Foto: Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos/Wikipedia)

Al intentar abordar el tema del asalto fascista al Capitolio de EE.UU. hace dos semanas y la respuesta del Departamento de Seguridad Nacional al mismo, Mayorkas dijo: "Haré todo lo que pueda para garantizar que la trágica pérdida de vidas, el asalto a las fuerzas del orden, la profanación del edificio que se erige como uno de los tres pilares de nuestra democracia, y el terror que sintieron usted, sus colegas, el personal y todos los presentes, no vuelvan a ocurrir".

En respuesta a una pregunta del senador Gary Peters (demócrata de Michigan) sobre el crecimiento de la violencia de la derecha en EE.UU., Mayorkas dijo: "La amenaza del extremismo doméstico es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta el Departamento de Seguridad Nacional, y tiene capacidades únicas para enfrentarse a ella".

Mientras que Peters se centró en el "caos, la mala gestión y la inestabilidad" en el DHS durante los últimos cuatro años, ni él ni Mayorkas dijeron nada sobre el papel de numerosas agencias policiales en la asistencia y la simpatía de los partidarios fascistas de Trump que irrumpieron en las cámaras del Congreso en un intento de golpe y amenazaron con matar al vicepresidente Pence, a la presidenta de la Cámara de Representantes Pelosi y a otras personas el 6 de enero.

En consonancia con la política identitaria del Partido Demócrata, se está haciendo mucho hincapié en la etnia de Mayorkas como "el primer latino y el primer inmigrante secretario de Seguridad Nacional", según afirma el New York Times. Mayorkas nació en La Habana, Cuba, en 1959, y sus padres, ambos judíos, trajeron a su familia a Estados Unidos como refugiados en 1960, tras la Revolución Cubana.

Mayorkas fue director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) y luego subsecretario del DHS durante la administración Obama entre 2009 y 2016. Como se señaló en un perfil anterior de Mayorkas aquí en el WSWS, su selección por Biden es una indicación a la clase dominante de que las políticas de Obama —que se ganó el apodo de "Deportador en Jefe" por deportar a más de 2,5 millones de inmigrantes de los EE.UU. entre 2009 y 2017— serán revividas. El gobierno de Obama sentó las bases para los crímenes llevados a cabo por Trump contra los inmigrantes en los últimos cuatro años.

Cuando se le preguntó sobre las políticas fronterizas de Trump, incluyendo la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México, Mayorkas dijo que revertir el programa del republicano, "no se puede lograr con sólo pulsar un interruptor el primer día, tomará tiempo para construir la capacidad de infraestructura para que podamos hacer cumplir nuestras leyes." Mayorkas también dijo que mantendría el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el principal brazo del DHS utilizado para intimidar, hacer redadas y llevar a cabo actos de violencia contra los inmigrantes por parte de la administración Trump.

Gran parte de lo que dijo Mayorkas durante su testimonio fue diseñado para apaciguar la política del nacionalismo extremo y el odio antiinmigrante impulsado por los republicanos en el Congreso. El senador Josh Hawley (republicano de Missouri), que debería haber sido arrestado y destituido del Congreso por su papel en el intento de golpe de Estado del 6 de enero, ha indicado que se moverá para bloquear cualquier intento de los demócratas de mover rápidamente la nominación de Mayorkas a una votación de confirmación.

El Wall Street Journal escribió en diciembre que la política de Mayorkas había "cosechado apoyos de una gama inusualmente amplia de grupos, desde defensores liberales de la inmigración hasta organizaciones policiales de tendencia conservadora, incluida la Orden Fraternal de la Policía".

Cuando se le preguntó si desmantelaría el reaccionario muro fronterizo de Trump, Mayorkas relató que cuando era subsecretario del DHS, los funcionarios de la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) le dijeron que se necesitaba una combinación de barreras, agentes adicionales y tecnología y equipos como parte de un "enfoque diverso de la seguridad fronteriza." En otras palabras, Mayorkas cree que Trump tenía razón, que la frontera sur de EE.UU. con México necesita un muro y que debe ser militarizada.

En un esfuerzo por ocultar el carácter derechista de la administración entrante, el equipo de Biden publicó el lunes un esquema de su política de inmigración. Apodado por los medios de comunicación corporativos favorables al Partido Demócrata como una "revisión radical" de las leyes de inmigración de EE.UU., el programa prevé una "vía de 8 años para la ciudadanía de los inmigrantes sin estatus legal y una expansión de las admisiones de refugiados", según el Washington Post .

El informe del Post revela el tipo de acuerdo que se está elaborando entre Biden y los republicanos en el Congreso, donde dice que el plan incluye "un plan de aplicación de la ley que despliega la tecnología para patrullar la frontera", así como "un fuerte enfoque en el tratamiento de las causas fundamentales de la migración de América Central".

Ha habido numerosos informes recientes de que una caravana de migrantes de 7.000 trabajadores migrantes está haciendo su camino a la frontera con Estados Unidos desde Guatemala. El New York Times informó el domingo: "Los funcionarios de migración guatemaltecos estimaron el domingo que unos 6.000 migrantes fueron acorralados entre Chiquimula y la frontera con Honduras, la mayoría de ellos hondureños. Cientos más habrían eludido los controles de seguridad guatemaltecos, y algunos habrían llegado a Ciudad de Guatemala durante el fin de semana, informaron los medios de comunicación locales".

Dado que el imperialismo estadounidense es responsable de las condiciones de pobreza y violencia en países centroamericanos como Honduras y Guatemala —que empujan a los trabajadores y sus familias a emprender el viaje de 3.000 kilómetros hacia el norte— esta "parte clave de la cartera de política exterior de Biden" sólo puede significar una cosa: impedir que los migrantes centroamericanos salgan de sus países en primer lugar.

Aunque los detalles de la vía de ciudadanía de 8 años siguen siendo escasos, está claro que este plazo —que sólo se aplica a los que ya estaban dentro de los EE.UU. el 1 de enero— es terriblemente inadecuado teniendo en cuenta los 11 millones de inmigrantes indocumentados que hay actualmente en los EE.UU., muchos de los cuales han vivido y trabajado en el país toda su vida, y podría ser revertido o restringido aún más después de sólo cuatro años.

(Artículo publicado el 19 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

¿Quién es Alejandro Mayorkas?
[30 noviembre 2020]

El gabinete de Joe Biden: un arcoíris de reacción imperialista
[26 noviembre 2020]