El Banco Mundial expone el impacto económico y social del coronavirus en el sur de Asia

por Saman Gunadasa
22 enero 2021

Los gobiernos del sur de Asia, una de las áreas más pobres del mundo, están imponiendo sin piedad la carga de la devastación económica creada por la pandemia del coronavirus sobre las masas trabajadoras.

Las infecciones por COVID-19 continúan causando estragos, y el número de infecciones en la región aumentó ayer a un total de 12 millones con 176,000 muertes en la región. A nivel mundial, el número de casos ha alcanzado los 95 millones con más de dos millones de muertes.

Bolsa de Valores de Bombay (Fuente: Wikipedia)

Publicado a principios de este mes, Perspectivas económicas mundiales 2021 del Banco Mundial, señala que la pandemia "ha tenido un impacto devastador en el sur de Asia, lo que ha provocado una contracción estimada de la producción del 6,7 por ciento en 2020".

El crecimiento regional será de 3.3 y 3.8 por ciento en 2021 y 2022, respectivamente, señala el informe. Predice una caída del 16 por ciento en los niveles de producción prepandémicos del sur de Asia hasta 2022 y un crecimiento "más débil de lo esperado".

Refiriéndose al impacto social en la gente trabajadora, el informe afirma suavemente: "El capital humano se verá erosionado por un mayor desempleo a largo plazo, interrupciones en la educación y un deterioro de los resultados de salud".

Perspectivas económicas mundiales señala que las capas sociales más vulnerables en el sur de Asia se encuentran en el "sector informal", donde el 80 por ciento de la población activa de la región está involucrada y que sufrió graves pérdidas de ingresos el año pasado. Esto incluye a los trabajadores temporales, los autónomos, los jornaleros y los que trabajan en restaurantes, transporte o servicio doméstico. No tienen seguridad laboral, ni pensiones ni instalaciones sanitarias.

Refiriéndose al aumento del desempleo y la pobreza, el informe señala que “cerca de cien millones de nuevos pobres —aquellos que están por debajo de la línea de pobreza de US$1,90 por día— vivirán en la región a fines de este año” (énfasis agregado).

Según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el número de personas que viven en la pobreza extrema en India ya ha aumentado de 80 millones en 2018 a 120 millones en 2020.

Se estima que las “pérdidas de medios de vida” durante la pandemia en Pakistán superan los 20 millones, mientras que en Dhaka y Chattogram, donde viven 26 millones de bangladesíes, se perdió el 68% de los puestos de trabajo. En Sri Lanka, millones de trabajadores perdieron sus empleos en el sector informal, así como en las industrias del turismo y la confección.

Los gobiernos del sur de Asia han respondido a la pandemia inyectando dinero en grandes empresas a través de los llamados paquetes de estímulo. Esto incluye 30 billones de rupias ($405 mil millones) en India, 1,3 billones de rupias ($8 mil millones) en Pakistán, 1,2 billones de takas ($14 mil millones) en Bangladesh y 230 mil millones de rupias ($1,2 mil millones) en Sri Lanka.

También se han proporcionado préstamos baratos del gobierno con "recortes de tasas de política de alrededor de 250 puntos básicos (2,5 puntos porcentuales) en promedio en 2020, y 625 puntos básicos en Pakistán", señala el informe. Un blog de economistas del Banco Mundial titulado "Fin de la pobreza en el sur de Asia" señala que "los programas de ayuda para las empresas generalmente se basan en canales formales, como los grandes bancos, que pueden no llegar a la mayoría de las pequeñas y microempresas".

Los recortes de tasas y los paquetes de estímulo del gobierno durante la pandemia han impulsado los valores de los mercados de valores y la riqueza de las grandes empresas y milmillonarios en todo el sur de Asia. Las dos personas más ricas de la India, Mukesh Ambani y Gautam Adani, por ejemplo, aumentaron su riqueza al menos en un 25 y un 100 por ciento respectivamente el año pasado. Según Oxfam, el 10 por ciento más rico de India posee el 77 por ciento de la riqueza total del condado.

Si bien el sur de Asia es un paraíso fiscal para los grandes inversores, esto no ha satisfecho a las grandes empresas. La Confederación de la Industria India (CII) y la Federación de Cámaras de Comercio e Industria de la India (FICCI), los grupos de presión más grandes del país, están exigiendo más reducciones de impuestos en el próximo presupuesto de febrero del gobierno de Modi para "alentar la fabricación nacional".

En Sri Lanka, el presupuesto 2021 del gobierno de Rajapakse redujo la mayoría de los impuestos corporativos y sobre la renta entre un 14 y un 18 por ciento, el más bajo del sur de Asia. Estas reducciones se proporcionaron al mismo tiempo que se aumentaron los impuestos sobre los alimentos básicos y otros bienes básicos adquiridos por los trabajadores. Las tasas oficiales de inflación de los alimentos aumentaron al 10 por ciento a fines del año pasado.

El estancamiento económico prepandémico en el sur de Asia se ha visto exacerbado por las extensas concesiones y transferencias de fondos a las grandes empresas, la baja demanda en los EE. UU., Europa y China de las exportaciones de trabajo intensivo del sur de Asia y la interrupción abrupta del turismo con el inicio de la pandemia de coronavirus.

Los gobiernos del sur de Asia han respondido a la caída de las exportaciones a EE. UU., Europa y China y a una abrupta caída de los ingresos turísticos solicitando préstamos del Fondo Monetario Internacional, junto con acuerdos bilaterales, préstamos comerciales e impresión de dinero. Esto ha aumentado drásticamente la deuda general de la región.

Como señala el informe del Banco Mundial, "El riesgo de sobreendeudamiento es elevado en varias economías, especialmente Maldivas, Pakistán y Sri Lanka, y se requiere una acción decisiva para mantener la estabilidad macroeconómica".

La situación de la deuda de Sri Lanka ha empeorado significativamente durante el año pasado, con todas las principales agencias de calificación globales degradando la calificación del país al nivel de "riesgo sustancial". La calificación de Sri Lanka es la peor en el sur de Asia, con la deuda del país en casi el 100 por ciento de su producto interno bruto (PIB).

Colombo depende de China y otros países, como India, EE. UU., Japón y Francia, para obtener préstamos bilaterales para cubrir sus reembolsos. Hasta octubre, se imprimieron 730 mil millones de rupias adicionales para proporcionar crédito adicional al gobierno. Sri Lanka también está intentando aumentar la inversión extranjera directa vendiendo activos de propiedad estatal, como partes del puerto de Colombo, junto con hoteles y terrenos.

Pakistán está reanudando las conversaciones con el FMI sobre más medidas de austeridad con el fin de obtener un préstamo de $6 mil millones porque sus reservas extranjeras están disminuyendo. Bangladesh también obtuvo un préstamo de emergencia del FMI por $732 millones durante la pandemia.

Una fuente clave de ingresos extranjeros para los gobiernos del sur de Asia y un componente importante de la clase trabajadora regional son los trabajadores migrantes que se han enfrentado a una grave explotación y dificultades durante la pandemia. Esto incluye el peligro de infección, recortes de empleo, desalojos de los lugares de trabajo e incluso hambre.

Según algunos informes, 1.423 trabajadores migrantes de Bangladesh y 89 de Sri Lanka han muerto a causa del coronavirus en países extranjeros. La mayoría de estas tragedias ocurrieron en el Golfo Pérsico, donde casi el 50 por ciento de la fuerza laboral migrante del sur de Asia está empleada.

Alrededor de 17,5, 8, 7 y 1,5 millones de trabajadores indios, bangladesíes, paquistaníes y de Sri Lanka, respectivamente, están trabajando en el extranjero. India, el mayor receptor mundial de remesas extranjeras, espera $76 mil millones, lo que representa una disminución anual del 9 por ciento en 2020. Otros países del sur de Asia esperan un aumento anual de las remesas de trabajadores en 2020.

Las clases dominantes en todo el sur de Asia están imponiendo el costo económico de la pandemia a la clase trabajadora y las masas oprimidas y todos saben que están sentados en la cima de un volcán social. Es por eso que hay un rápido cambio hacia formas autoritarias de gobierno en todos los países y un giro hacia el comunalismo provocador en un intento desesperado por dividir a la clase trabajadora.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

Bangladesh pandemic cases surpass half a million, with over 7,810 deaths
[13 enero 2021]

La agitación de los agricultores indios y la estrategia socialista para la clase obrera
[23 diciembre 2020]

COVID-19 pandemic exacerbates Sri Lanka’s high child poverty rate
[22 diciembre 2020]