Las redes neonazis de armas se extienden por Europa

por Anthony Torres
22 enero 2021

En las semanas previas y desde el intento del golpe fascista por Donald Trump en Washington el 6 de enero, los círculos neonazis traficaron grandes cantidades de armas en Europa. Los arsenales de armas incautadas por la policía dan una idea de la intensa actividad paramilitar de las fuerzas de extrema derecha en todo el continente. Algunos están vinculados directamente a altos funcionarios que ocupan cargos.

El miércoles 13 de enero, la Brigada de Represión del Bandolerismo de la policía de París realizó una de las incautaciones de armas nacionales más grandes de la historia en Francia. El caso involucró personal militar en servicios y retirados. Se cree que suministraron armas a grupos fascistas o neonazis. En el registro se incautó un arsenal descrito como "fuera de lo común", que contenía pistolas, revólveres, rifles de asalto, pistolas automáticas, municiones y pólvora. La investigación aún está en curso, pero fuentes cercanas al caso se han referido a más de una tonelada de material.

Según Le Figaro, las investigaciones balísticas se utilizarán para determinar si las armas se utilizaron en un ajuste de cuentas vinculadas a negocios de drogas. El diario agregó: “Se sospecha que la red ha suministrado armas a narcotraficantes pero también a simpatizantes de ultraderecha, han indicado fuentes cercanas al caso”.

(Foto: Oficina Fiscal de Circuito St. Louis / Wikipedia)

La policía judicial de París ha arrestado a 10 personas en la región de Ile-de-France que rodea la ciudad y en el este y sur de Francia, incluyendo dos soldados, uno actualmente empleado por el Ministerio de Defensa y el otro actualmente estacionado en una base en el este de Francia. También hubo un entusiasta de las armas que simpatizaba con la extrema derecha y otra persona en las listas de vigilancia estatales por sus vínculos fascistas. También fueron detenidos tres soldados retirados, que se habían ido a trabajar en el sector privado, entre ellos un oficial de alto rango y un exoficial de seguridad.

Sin embargo, las incautaciones de armas “no estándar” de este tipo, que involucran a círculos neonazis, se están expandiendo por toda Europa.

A mediados de diciembre, se incautaron en Austria 100.000 cartuchos, 100 armas de fuego, explosivos, incluyendo granadas, drogas y dinero en efectivo, y objetos de la Wehrmacht (el ejército del régimen nazi). El arsenal tenía la intención de "establecer una red de extrema derecha" en Alemania, dijo el ministro del Interior austríaco, Karl Nehammer, en una conferencia de prensa en Viena.

En España, el 29 de diciembre, la Guardia Civil de Málaga, actuando como parte de la Operación Nongreta, desmanteló una red internacional involucrada en el tráfico de armas. Se incautaron un total de 160 armas de fuego, de las cuales 121 eran armas cortas, 22 rifles de asalto y 8 ametralladoras. También se encontraron cerca de 10.000 cartuchos para diferentes calibres, ocho silenciadores, 273 cargadores y un kilo y medio de explosivos militares.

Dos de los detenidos eran de origen alemán, conocidos por sus vínculos con movimientos neonazis; el otro era británico.

El hecho de que un empleado del Ministerio de Defensa francés estuviera involucrado en la operación de tráfico solo subraya los estrechos vínculos entre las redes armadas neonazis y los ejércitos o fuerzas paramilitares de los estados europeos.

En Alemania, según un informe de la Bundeswehr publicado en agosto de 2020, al menos 60.000 cartuchos han desaparecido desde 2010. El Ministerio de Defensa informó que se desconoce la ubicación de 48.000 cartuchos y 62 kilogramos de explosivos pertenecientes a las fuerzas especiales alemanas KSK. Esta unidad es conocida por sus vínculos con redes de extrema derecha, que la han penetrado para reclutar miembros para una red liderada por un exmiembro de la KSK llamado André S, quien ha elaborado listas de figuras políticas para ser asesinadas dentro de Alemania.

Cuando se le preguntó sobre esto, Tobias Lindner, el portavoz verde para la Política de Seguridad en el Bundestag, se vio obligado a admitir: “Como tal, no debería haber pérdida de municiones si todos en la Bundeswehr respetaran las regulaciones existentes. Probablemente estemos lidiando con una mezcla de negligencia y, a veces, actividad criminal".

Le Monde se preguntó sin convicción sobre los fines a los que podrían haberse destinado las armas confiscadas en Francia. “Los hechos aún no han sido determinados por la investigación policial en curso, pero para algunos de los interrogados surge la duda de si estas armas pudieron haber sido utilizadas para suministrar, en algún plazo aún por establecer, un plan de acción violenta".

No es creíble afirmar que las incautaciones "fuera de lo común" de arsenales de armas neonazis en Europa, unas semanas antes del primer intento de golpe fascista en la historia de Estados Unidos, sea una coincidencia. En toda Europa, las redes fascistas con conexiones en la parte superior del aparato estatal están desarrollando y consolidando arsenales de armas. Cabe suponer que mientras algunas de estas armas han sido incautadas por la policía; otras no lo son. Estos pueden usarse para asesinatos o provocaciones políticas de todo tipo.

Frente a la crisis del capitalismo mundial, el aparato estatal capitalista se siente cada vez más asediado por la oposición popular a su política de “inmunidad colectiva” y austeridad. Secciones del Estado están comenzando a armar a bandas fascistas violentamente hostiles a la clase trabajadora. Las cantidades "fuera de lo común" de armas disponibles para la extrema derecha dejan en claro que un evento similar al intento de golpe de Estado por el Trump podría tener lugar en Europa.

El intento fallido de Trump involucró a sectores del ejército, la policía, el Partido Republicano y la oficina presidencial, que querían evitar el recuento de votos y la aceptación de la victoria de Biden en Capitol Hill. Los alborotadores neonazis fueron encontrados armados, algunos de ellos atados de las manos para tomar rehenes entre los diputados. El intento de golpe fue recibido con entusiasmo por los círculos fascistas europeos, como el partido fascista español Vox y sus partidarios entre los oficiales del ejército español.

En Francia, después de que Macron aclamara al dictador fascista Pétain como un "gran soldado" al comienzo del movimiento de los "chalecos amarillos" en 2017, el exgeneral Pierre de Villiers ha estado haciendo campaña para un gobierno militar. En España, oficiales retirados y en servicio le han escrito al rey pidiéndole que los apoye contra el gobierno del Partido Socialista-Podemos. Piden el asesinato de “26 millones de personas”, el número de votantes de izquierda en España, según ellos.

En Alemania, las redes neonazis han elaborado listas de políticos para ser ejecutados por escuadrones de la muerte. En 2019, el político conservador Walter Lübcke fue asesinado por un fanático neonazi tras recibir amenazas de muerte en su contra por parte de redes de extrema derecha debido a sus acciones de apoyo a los migrantes. Los cómplices del asesino, Stephan Ernst, fueron puestos en libertad.

En Estados Unidos, una red de extrema derecha vinculada a la administración de Trump planeaba secuestrar a varios gobernadores y ejecutarlos. El FBI también preparó notas de que grupos armados podrían llevar a cabo actos en 50 estados estadounidenses durante la inauguración de Biden hoy.

Como el intento de golpe del Estado en Washington, los acontecimientos en Europa son una advertencia de que la democracia capitalista se está pudriendo. La única forma de defenderlo y poner fin a las políticas de austeridad e "inmunidad colectiva" es construir un fuerte movimiento internacional en la clase obrera para el socialismo, y contra el capitalismo, el nacionalismo y el fascismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de enero de 2021)