Los demócratas promueven la ficción del "privilegio blanco" para bloquear la respuesta de la clase trabajadora unida al complot de golpe fascista

por Barry Grey
21 enero 2021

A las pocas horas del asalto al Capitolio de Estados Unidos por partidarios fascistas del presidente Donald Trump el 6 de enero, el Partido Demócrata y los medios corporativos aliados comenzaron a emitir declaraciones que enmarcaban el intento de golpe de Estado completamente en términos raciales.

Encabezada por el presidente electo Joe Biden y otros políticos demócratas, y amplificada por el New York Times, el Washington Post, las principales cadenas de televisión y publicaciones en línea nominalmente de "izquierda" alineadas con los demócratas, la avalancha de comentarios racistas ha continuado sin cesar.

El 11 de enero, Hillary Clinton publicó uno de los ejemplos más reaccionarios de este género en el sitio web del Washington Post. Al culpar directamente del intento de golpe fascista a la "gente blanca", escribió que el asalto al Capitolio fue "el resultado trágicamente predecible de las quejas de los supremacistas blancos alimentadas por el presidente Trump".

Una multitud multirracial se alinea para recibir bolsas de alimentos en una despensa de la iglesia de St. Mary en Waltham, Massachusetts, en 2020 (AP Photo/Charles Krupa)

Clinton pasó a exigir la eliminación de la "supremacía blanca" y el "extremismo" de Estados Unidos, haciendo una amalgama implícita entre los opositores fascistas de derecha y de izquierda del capitalismo. Pidió una mayor censura de Internet y nuevas leyes penales estatales y federales para rastrear "las actividades de los extremistas".

En un artículo de opinión publicado el 13 de enero, titulado “White Riot”, el columnista del New York Times, Thomas B. Edsall, hizo más explícito el tema central de tal propaganda racialista: son los trabajadores blancos los que son el principal baluarte del racismo.

Utilizando un eufemismo periodístico estándar para los trabajadores blancos, "estadounidenses blancos no universitarios", Edsall escribió:

Existe evidencia de que muchos estadounidenses blancos no universitarios que han pasado por lo que los psiquiatras llaman "subordinación involuntaria" o "derrota involuntaria" se resienten y lamentan su pérdida de centralidad y lo que perciben como su creciente invisibilidad.

La interpretación racialista del intento de golpe es parte de un esfuerzo más amplio para ocultar su conexión con las políticas de inmunidad colectiva de la clase dominante. Tanto los partidos de las grandes empresas como los medios corporativos guardan silencio sobre el hecho de que las manifestaciones fascistas de la primavera y el verano pasados en las capitales estatales de todo el país se organizaron en torno a la demanda de levantar todas las restricciones a las empresas que se habían impuesto para contener la pandemia de COVID-19.

Culpar del intento de golpe del 6 de enero al "privilegio blanco" oscurece el hecho de que el movimiento de extrema derecha que culminó con el intento de secuestrar y matar a legisladores para bloquear la toma de posesión de Biden se originó en un movimiento de pequeños empresarios enfurecidos y trabajadores atrasados cuyas demandas coincidieron con la política de la oligarquía empresarial-financiera de dejar estallar la pandemia.

No solo Trump, sino también el Comité Nacional Republicano y destacados funcionarios republicanos nacionales y estatales apoyaron los eventos anticierres, que incluyeron fascistas armados que portaban insignias nazis y banderas confederadas. Las concentraciones estuvieron vinculados a organizaciones financiadas por multimillonarios de extrema derecha como los hermanos Koch, la familia Coors y Betsy DeVos, hasta la semana pasada la secretaria de Educación de Trump. La ocupación fascista armada del Capitolio de Michigan el 30 de abril llevó al complot para secuestrar y asesinar al gobernador de Michigan que fue expuesto en octubre.

Al promover esta difamación racial contra la clase trabajadora, sus defensores aprovechan el contraste entre el trato generalmente solidario de los insurrectos pro-Trump por parte de la policía y la brutal represión aplicada a los manifestantes contra la violencia policial la primavera y el verano pasado. Esto debe explicarse, afirman, no por la política de extrema derecha de la mafia pro-Trump, ampliamente apoyada por la policía, sino por el color de piel de los alborotadores —abrumadoramente blanco.

Joy Reid, comentarista de MSNBC, declaró el día del asalto al Capitolio: “Los estadounidenses blancos no le temen a la policía. Los estadounidenses blancos nunca le temen a la policía, incluso cuando están cometiendo una insurrección".

Ibram X. Kendi, el exitoso autor del tratado racista Cómo ser un antirracista, tuiteó: "El privilegio blanco se exhibe como nunca antes en el Capitolio de Estados Unidos".

Una función de esta narrativa racialista es desviar la atención de la conspiración dentro de los niveles más altos del Estado capitalista —que condujo a los eventos del 6 de enero, y los preparativos en curso para nuevos esfuerzos para derrocar la Constitución y establecer un gobierno dictatorial.

“No hay nada nuevo aquí”, sugieren estos defensores de la política racial, solo más del mismo viejo racismo. Uno de los comentarios más sucios en esta línea es el artículo “La blancura está en el centro de la insurrección”, escrito por Fabiola Cineas y publicado el 8 de enero por Vox.

Cineas escribió: “Hay muchos detalles que siguen sin estar claros sobre el protocolo fallido el miércoles —por qué la Guardia Nacional no se activó antes, por qué, según los informes, la policía no tenía inteligencia sobre lo que los extremistas habían planeado. Pero el hecho de que la gente esté buscando respuestas sobre por qué los blancos intentaron reclamar lo que creían poseer demuestra que la supremacía blanca está funcionando como siempre lo ha hecho: sin filtros y abiertamente".

En otras palabras, la retirada de la Policía del Capitolio de D.C. y la demora de horas del Pentágono en el envío de tropas de la Guardia Nacional contra los alborotadores fueron simplemente una cuestión de "protocolo fallido". Cualquier llamado a una investigación seria, completa y pública sobre el golpe y las fuerzas que lo organizaron y facilitaron, además, debe ser visto como evidencia de “privilegio blanco”, si no de racismo absoluto.

Todos los que promueven la narrativa racialista ignoran ciertos hechos obvios que la contradicen. Primero, la mayoría de los que participaron en las manifestaciones a nivel nacional e internacional en la primavera y el verano pasados en respuesta al asesinato policial de George Floyd eran blancos. Las protestas fueron multirraciales y multiétnicas y dieron expresión al sentimiento democrático profundamente arraigado y la hostilidad al racismo que predomina en la clase trabajadora y entre la juventud.

La mayoría de los que fueron golpeados, machacados, arrestados e incluso “desaparecidos” por la policía, las tropas de la Guardia Nacional y los paramilitares federales eran blancos. Entre los muertos en el transcurso de las protestas se encontraba Michael Reinoehl, víctima de un asesinato estatal ordenado por Trump y celebrado tanto por él como por su fiscal general, William Barr. Reinoehl era blanco. Los dos manifestantes contra la violencia policial de Kenosha, Wisconsin, que fueron asesinados a tiros por el vigilante fascista Kyle Rittenhouse (que trabajaba en colaboración con la policía) —Joseph Rosenbaum y Anthony Huber— también eran blancos.

La ficción del "privilegio blanco"

Más fundamentalmente, la premisa central de la narrativa racialista —la existencia y el papel omnipresente del "privilegio blanco" —se contradice con las realidades de la sociedad estadounidense. Durante las últimas cuatro décadas, la gran masa de trabajadores blancos en los Estados Unidos ha sufrido una disminución desastrosa en sus niveles de vida, junto con sus compañeros trabajadores afroamericanos y latinos.

La clase dominante estadounidense ha respondido a la globalización económica y al declive de la posición mundial del capitalismo estadounidense con una ofensiva de guerra de clases despiadado e incesante contra toda la clase trabajadora. La desindustrialización ha devastado antiguos centros industriales como Detroit, Chicago, Youngstown y cientos de otras ciudades y pueblos.

El desempleo masivo, los recortes salariales, la aceleración, el auge de la economía "gig" —llevado a cabo con el apoyo total de los sindicatos proempresariales— han destruido la seguridad económica, recortado los salarios reales y destruido los beneficios de salud y pensiones para todos los sectores de la clase trabajadora. Estos ataques han sido implementados tanto bajo administraciones republicanas como demócratas, incluida la administración Obama, y aplicados por gobernadores y alcaldes negros no menos brutalmente que sus contrapartes blancas.

Esta contrarrevolución social se intensificó durante y después de la Gran Recesión de 2008-2009, y se está intensificando una vez más al amparo de la pandemia. El impacto ha sido particularmente devastador para los trabajadores blancos. En los últimos años, la adicción a las drogas, los suicidios y las tasas de mortalidad han aumentado de manera más pronunciada y la esperanza de vida ha disminuido más rápidamente entre los blancos de mediana edad que entre los negros. Esto se debe en gran parte a un aumento drástico de las llamadas "muertes por desesperación", es decir, las causadas por suicidio, sobredosis de drogas o alcohol.

En 2016, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que una disminución en la esperanza de vida en los EE. UU.en 2014 fue en gran parte el resultado del aumento de las tasas de mortalidad de hombres y mujeres blancos desde mediados de los 20 hasta mediados de los 50, los años principales de la edad adulta, cuando las tasas de mortalidad suelen ser bajas. "El aumento de la muerte en este segmento de la población fue lo suficientemente grande como para afectar la esperanza de vida al nacer de todo el grupo", dijo un investigador al New York Times. "Eso es muy inusual".

En 2017, los economistas de la Universidad de Princeton Anne Case y Angus Deaton, quienes han investigado las crecientes tasas de mortalidad en los EE. UU., informaron que la mortalidad de la mediana edad de los estadounidenses blancos de clase trabajadora de mediana edad superó la mortalidad de la mediana edad para todos los afroamericanos por primera vez en 2008, y por 2015 la mortalidad de los blancos de clase trabajadora era un 30 por ciento más alta que la de los negros.

Los CDC encontraron que los estadounidenses blancos y los nativos americanos tenían las tasas de suicidio más altas entre 2000 y 2015, y que la tasa de sobredosis de drogas para los blancos se había más que triplicado desde 1999 y era más del doble de la tasa para los negros y los hispanos juntos.

Ningún estado ha sufrido un impacto más trágico que West Virginia, donde el número de mineros de carbón activos se ha reducido de 100.000 a 20.000 en la actualidad. West Virginia es 94 por ciento blanca.

Tiene la sexta tasa de pobreza oficial más alta del país, con un 16 por ciento, incluida una tasa de pobreza infantil del 25 por ciento. El gobierno estatal estima la pobreza extrema en el 11 por ciento y la inseguridad alimentaria en el 14,8 por ciento.

En 2019, el ingreso familiar medio del estado fue de aproximadamente $48.850 en 2019, $16.862 por debajo del promedio nacional. Este fue el segundo ingreso familiar promedio más bajo entre los 50 estados.

Ningún estado se ha visto más afectado por la crisis de los opioides que Virginia Occidental, con 58,7 muertes por cada 100.000 habitantes, dos veces y media el promedio nacional. Las muertes relacionadas con los opioides en West Virginia se quintuplicaron en 12 años —pasando de 10,5 muertes por 100.000 en 2005 a 57,8 en 2017. En ese año, West Virginia tuvo la tasa más alta de muertes por desesperación entre los 50 estados, con 81 muertes por 100.000. Los datos más actuales de este verano muestran un fuerte aumento de las dificultades

Los datos más actuales de este verano muestran un fuerte aumento de las dificultades en todo el estado:

• El 11,8 por ciento de los adultos informó que su hogar a veces o con frecuencia no tenía suficiente para comer en los últimos siete días.

• El 17,0 por ciento de los adultos con niños informaron que sus hijos a veces o con frecuencia no comieron lo suficiente en los últimos siete días porque no podían permitirse el lujo de proporcionar una comida adecuada.

• El 29.0 por ciento de todos los niños en West Virginia viven en una familia que no está comiendo lo suficiente o está atrasada en los pagos de vivienda.

Una vez que fue un bastión de los Trabajadores Mineros Unidos de América (UMWA) y el Partido Demócrata, décadas de traiciones por parte del UMWA proempresarial y las políticas de austeridad y guerra de los demócratas y republicanos, particularmente bajo Obama, produjeron un estado de ánimo de ira, frustración y desesperación que llevó a mayorías desiguales a favor de Trump en 2016 y 2020. Al mismo tiempo, maestros de base de West Virginia salieron en huelga en todo el estado en febrero de 2018, desafiando a los sindicatos de maestros. La huelga de West Virginia provocó una ola de huelgas salvajes por parte de educadores en todo Estados Unidos.

Es esta colosal polarización social, basada en la clase —no en la raza— lo que impulsa a la élite gobernante en los Estados Unidos y en todo el mundo a abandonar lo que queda de instituciones democráticas y volverse hacia la dictadura, la guerra y el fascismo. Una sociedad en la que los tres multimillonarios más ricos tienen más riqueza que la mitad inferior de la población es una sociedad que no es compatible con las formas democráticas de gobierno.

Estas divisiones socioeconómicas y de clase han aumentado dentro de las poblaciones minoritarias, incluida la población afroamericana, incluso de manera más marcada que dentro de la sociedad estadounidense en su conjunto. La Reserva Federal de EE. UU. publicó un informe en septiembre de 2017 que muestra que la desigualdad social en EE. UU. había crecido a niveles récord durante la década anterior. Los datos también mostraron que el crecimiento de la desigualdad social fue más agudo dentro de las minorías raciales.

En el transcurso de los 10 años anteriores, los afroamericanos adinerados habían visto aumentar su riqueza a expensas de la clase trabajadora de todas las razas. En un análisis de los datos, el World Socialist Web Site señaló que durante los años de Obama, la riqueza del uno por ciento más rico de los afroamericanos y latinos se disparó, mientras que disminuyó para el 99 por ciento más pobre dentro de esos grupos. El WSWS escribió:

Entre las poblaciones afroamericanas y latinas, aproximadamente el 65 por ciento posee el cero por ciento de la riqueza total propiedad de sus respectivos grupos raciales. El 10 por ciento más rico de los afroamericanos posee el 75,3 por ciento de toda la riqueza de los afroamericanos; el 10 por ciento más rico de los latinos posee el 77,9 por ciento de toda la riqueza latina; y el 74,6 por ciento de la riqueza que poseen los blancos pertenece al 10 por ciento más rico de los blancos.

El nivel de desigualdad dentro de los grupos raciales se ha disparado desde la llegada al poder de Barack Obama. En el transcurso de su presidencia, de 2007 a 2016, el 1 por ciento superior de afroamericanos aumentó su participación del 19,4 al 40,5 por ciento. Entre los latinos, el 1 por ciento más rico aumentó su participación de 30,7 a 44,7. La cifra también aumentó entre los blancos, pero de forma menos drástica, de 31,9 a 36,5.

El enriquecimiento de los empresarios, políticos, académicos, burócratas sindicales y otras capas burguesas y de la clase media alta es la base económica para su promoción de la raza como categoría social dominante en lugar de clase. Es el reflejo ideológico y político de sus propios intereses de clase, arraigados en la defensa del capitalismo y la oposición a la revolución socialista.

La crisis global del capitalismo y la lucha de clases internacional

Pero hay otro lado opuesto de este proceso —el crecimiento de la lucha de clases y el sentimiento anticapitalista en la clase trabajadora. El rasgo más dominante y revolucionario del resurgimiento de la lucha de clases es su carácter internacional, arraigado en el carácter global del capitalismo moderno.

Tanto la polarización social como las condiciones comunes que enfrenta la clase trabajadora internacional se han intensificado y puesto al descubierto como nunca antes por la pandemia del coronavirus. Los trabajadores de todas las razas, nacionalidades y etnias están siendo sacrificados por la política de "inmunidad colectiva" de la clase capitalista, anclada en los intereses económicos de las oligarquías financieras. Esta política homicida está creando las condiciones para una erupción internacional de la clase obrera revolucionaria.

El marxismo es una ciencia. Basa su análisis de los desarrollos sociales y políticos y su programa para la clase trabajadora en una comprensión materialista históricamente informada de la estructura real, las contradicciones y la dinámica de la vida económica. El capitalismo se basa en la extracción de plusvalía por parte de los propietarios de los medios de producción de la explotación del trabajo de la clase trabajadora, —la clase de personas que se ven obligadas a vender su capacidad de trabajo, su fuerza de trabajo, a sus explotadores capitalistas, a cambio de un salario. Es, como explicó Marx, un sistema de esclavitud asalariada.

Pero las contradicciones inherentes a este sistema hacen inevitable un enfrentamiento revolucionario entre las dos clases principales, los capitalistas y los trabajadores, quienes, en términos objetivos, se oponen entre sí en un conflicto irreconciliable. Hoy, más que nunca, se confirma la corrección del marxismo y su concepto de la lucha de clases y el papel de la clase obrera como fuerza revolucionaria líder en la sociedad. Y más que nunca, se está demostrando el carácter internacional de la lucha de clases.

El Partido Demócrata ha encabezado durante mucho tiempo el esfuerzo de la clase dominante estadounidense para combatir el socialismo y la conciencia de clase en la clase trabajadora al hacer de la política racial y de identidad la piedra angular de su programa. Esto ha coincidido con el abandono por parte de los demócratas de cualquier programa de reforma social y la adopción de las políticas de derecha de contrarrevolución social inauguradas por Reagan.

Quienes abogan por la narrativa racialista, a pesar de su insistencia en que no hay problema social más urgente que la erradicación de la “supremacía blanca”, no tienen una perspectiva viable para combatir el racismo o, en realidad, cualquier otro ataque a los derechos democráticos. Si su afirmación de que el fascismo refleja los intereses sociales de los blancos es cierta, entonces no hay razón para creer que pueda ser derrotado. Después de todo, los negros representan solo el 13,4 por ciento de la población de Estados Unidos.

Al final, se reducen a hacer un llamado moral a los blancos, a quienes definen como inherentemente racistas, para que dejen de ser racistas. Existe una base real y poderosa para derrotar el racismo, el fascismo y todas las formas de reacción política y defender los derechos democráticos. Es el desarrollo de la lucha de clases como movimiento revolucionario unificado e internacional contra el capitalismo y por el socialismo.

Históricamente, los conceptos de la sociedad y la política que buscaban hacer de la raza o la nacionalidad la fuerza impulsora de la historia, en lugar de la clase, se han asociado con la política de la extrema derecha, incluido el fascismo. El hecho de que tales conceptos sean fundamentales para la política de lo que hoy se considera liberalismo y la “izquierda” sólo demuestra cuán derechistas son en realidad estas tendencias.

La narrativa racialista tiene tres propósitos interrelacionados: (1) desviar la atención de las contradicciones fundamentales de clase, expresadas en niveles sin precedentes de desigualdad social, que subyacen al colapso de la democracia estadounidense y la promoción de las fuerzas fascistas, (2) canalizar la oposición masiva entre los trabajadores y jóvenes detrás del Partido Demócrata, y (3) dividir a la clase trabajadora —el objetivo de la construcción del estado policial y la fuerza social capaz de derrotarlo a través de la acción revolucionaria de masas dirigida contra el sistema capitalista.

Esta falsificación política de derecha no ayuda objetivamente a los defensores de los derechos democráticos, sino a los promotores del fascismo, como Trump, que están empeñados en destruirlos.

(Artículo publicado el 19 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

Trump tweets support for far-right protests against social distancing orders
[18 abril 2020]

La política de identidades y el aumento de la desigualdad en cada minoría racial
[9 octubre 2017]

La base socioeconómica de la política de identidad: desigualdad y la élite afroamericana
[3 septiembre 2016]

Rising death rate for middle-aged US workers driven by “deaths of despair”
[24 marzo 2017]