El régimen tunecino despliega el ejército ante aumento de protestas 10 años después de la Primavera Árabe

por Alex Lantier
20 enero 2021

Diez años desde que un levantamiento revolucionario de la clase trabajadora derrocó al presidente Zine El Abedine Ben Ali, el régimen tunecino está desplegando al ejército contra las manifestaciones que han estallado en decenas de ciudades de todo el país. Ayer, el Gobierno del primer ministro Hichem Mechichi arrestó a 632 jóvenes en un intento de aplastar las protestas que se están extendiendo por todo el país.

La ira explosiva se está acumulando en los distritos de la clase trabajadora en todo el norte de África. A principios de año, el Gobierno de Mechichi se enfrentaba a una ola de huelgas locales de profesores que se oponían a su política asesina de imponer clases presenciales a pesar de la propagación del COVID-19. En ese momento, Mechichi decidió de repente declarar un toque de queda de cuatro días a partir del aniversario del derrocamiento de Ben Ali, el 14 de enero.

La policía se enfrenta a las manifestaciones en Siliana, Túnez, 16 de enero de 2021 (AP Photo/Hedi Sfar)

Esta manipulación cínica y transparente de la pandemia como pretexto para la represión no logró sofocar la creciente oposición. Se llevaron a cabo manifestaciones no autorizadas en varias ciudades, incluida la capital, Túnez. En la noche del 14, hubo protestas en Kasserine, una ciudad mayoritariamente de clase trabajadora en el distrito centro-sur de Túnez que fue el centro del levantamiento de 2011 contra Ben Ali. Protestando por la falta de empleo y de apoyo social a los desempleados, quemaron neumáticos y se enfrentaron a las fuerzas de seguridad.

En Siliana, la población protestó contra la violencia policial luego de que aparecieran videos en las redes sociales que mostraban a un policía golpeando a un pastor cuyas ovejas supuestamente ingresaron a un edificio oficial. La policía lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes, quienes respondieron arrojando piedras y bloqueando las calles con llantas en llamas para retrasar los despliegues de las fuerzas de seguridad. El 15 de enero, los sindicatos policiales intentaron calmar el creciente enfado presentando una declaración de disculpa al pastor.

En los días siguientes, las protestas crecieron y se extendieron en los distritos obreros de Túnez como Ettadhamen y Al-Karm, así como en Kasserine, Sbeitla, Bizerte, Beja, Kairouan y Monastir. También se informó de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los jóvenes en Manzel Bourguiba, Sousse y Nabeul, así como en otras ciudades.

El 17 de enero, cuando el Ministerio del Interior tunecino anunció la detención de 242 personas, el portavoz del Ministerio de Defensa, Mohamed Zikri, confirmó que el ejército se desplegaría contra los manifestantes en las regiones de Siliana, Kasserine, Bizerte y Susa. También se enviaron unidades del ejército al centro de Túnez. Zikri confirmó que el objetivo de la intervención militar era evitar que la población asaltara edificios gubernamentales clave.

En una señal de pánico creciente en los círculos gobernantes, la Unión General de Trabajadores de Túnez (UGTT), el sindicato nacional históricamente vinculado al régimen de Ben Ali, emitió un comunicado para denunciar y tratar de desmoralizar al movimiento.

Mientras criticaba la represión policial por “ineficaz” y declaraba “legítima” la ira social de los jóvenes, la UGTT denunció las manifestaciones como una acción criminal. La UGTT declaró la “advertencia a los jóvenes manifestantes de no realizar manifestaciones nocturnas, cuando existe riesgo de infiltración, y la denuncia de actos vandálicos y de saqueos de propiedad pública y privada cometidos en los últimos días”.

Ayer, el portavoz del Ministerio del Interior, Khaled Hayouni, anunció la detención de 632 personas, principalmente de entre 15 y 25 años. Haciendo eco en gran medida de la retórica de la UGTT, denunció las protestas: “Esto no tiene nada que ver con movimientos con demandas, que están amparados por la Constitución. Estos movimientos normalmente tienen lugar durante el día y no incluyen acciones delictivas”.

Ayer continuaron las manifestaciones en decenas de ciudades de Túnez, desafiando las amenazas del ejército y las oleadas de detenciones por parte del régimen. En Túnez, una marcha de protesta se dirigió por la avenida Habib Bourguiba, que fue escenario de protestas masivas durante el levantamiento contra Ben Ali en 2011. Los manifestantes gritaron consignas como “¡Sin miedo, sin horror, el poder pertenece al pueblo!”.

Los corresponsales de la prensa reportaron enfrentamientos de gran tamaño con la policía en varias ciudades y suburbios de la clase trabajadora de Túnez. La policía disparó grandes cantidades de gases lacrimógenos contra los manifestantes, que respondieron arrojando piedras y lanzando fuegos artificiales a las fuerzas de seguridad, a menudo desde lo alto de los bloques de apartamentos.

Estas protestas dejan en claro que la lucha política iniciada por el derrocamiento de Ben Ali por parte de la clase trabajadora hace una década continúa hasta nuestros días. No se ha cumplido ninguna de las demandas de mayor igualdad social y de derechos democráticos que impulsaron el levantamiento de los trabajadores y jóvenes en enero de 2011.

El curso de los acontecimientos justificó plenamente la declaración del 17 de enero de 2011 publicada por el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), titulada “El levantamiento de masas en Túnez y la perspectiva de la revolución permanente”. El CICI declaró que el levantamiento marcó “un punto de inflexión en los asuntos mundiales” y abrió “una nueva era de levantamientos revolucionarios”. Señaló las tensiones de clase internacionales que habían impulsado el levantamiento y el papel de las revelaciones de WikiLeaks sobre la corrupción de Ben Ali en impulsar la revuelta.

El CICI también subrayó la urgencia de crear una vanguardia revolucionaria trotskista internacional en la clase trabajadora en todo Oriente Próximo y el norte de África, luchando por la perspectiva del derrocamiento del capitalismo y una revolución socialista internacional:

Débil y dependiente, atada por innumerables hilos al imperialismo extranjero y a las fuerzas feudalistas nativas, la burguesía de países como Túnez es mil veces más temerosa y hostil a la fuerza revolucionaria de la clase obrera que al imperialismo. ... Sin el desarrollo de una dirección revolucionaria, inevitablemente se instalará otro régimen autoritario para reemplazar al de Ben Ali.

El levantamiento tunecino fue seguido por un poderoso levantamiento revolucionario de la clase trabajadora egipcia que derrocó a Hosni Mubarak, así como por varias protestas en toda la región. Sin embargo, en la medida en que grupos pequeñoburgueses como los Socialistas Revolucionarios en Egipto y el Frente Popular en Túnez bloquearon la toma del poder por parte de la clase trabajadora, el régimen se estabilizó. Las potencias imperialistas lanzaron una ola de guerras en Libia, Siria, Costa de Marfil y Mali. Los Gobiernos tunecinos que siguieron a Ben Ali eran herramientas apenas disfrazadas de los bancos internacionales y las agencias crediticias.

El gobierno de Mechichi, un exministro del Interior que todavía ocupa ese cargo, aunque aparentemente de forma interina, se basa en una coalición inestable de islamistas, liberales y expartidarios de Ben Ali. Continuamente tambaleándose al borde de la bancarrota estatal, está amenazado por el estrangulamiento de los grandes bancos y es incapaz de ofrecer empleos, condiciones sociales dignas y derechos democráticos a la clase trabajadora.

La pandemia y las políticas oficiales de “inmunidad colectiva”, que en Túnez se han cobrado 5.570 vidas y han intensificado enormemente la crisis social y económica en el país, han puesto de manifiesto la quiebra del orden social no solo en el norte de África, sino en Europa, América del Norte y en todo el mundo. Es ampliamente reconocido que las protestas que se están desarrollando ahora en Túnez son parte de una crisis global con implicaciones revolucionarias provocadas por la pandemia.

“La situación social, económica y de salud creada por la crisis del COVID-19 es favorable a tales manifestaciones”, dijo el periodista Fateen Hafsia a la edición árabe del British Independiente. Añadió: “Enero en Túnez en general ha sido el motor histórico de las protestas, desde la revolución de 1952 [contra el dominio colonial francés] hasta el enfrentamiento de 1978 con la UGTT y los acontecimientos de enero de 2011 y el derrocamiento de Ben Ali”.

El golpe de Estado fascista del 6 de enero de 2021 que intentó Donald Trump en el Capitolio en Washington DC, es una advertencia más para los trabajadores no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. El capitalismo, pudriéndose sobre sus pies, socava la democracia incluso en los países más ricos y poderosos con las tradiciones democráticas más largas. Para la clase trabajadora de todo el mundo, la lucha por establecer y defender los derechos democráticos está hoy directamente ligada a una lucha internacional de la clase trabajadora por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

Miles marchan para conmemorar el aniversario del derrocamiento de Ben Ali en Túnez
[16 enero 2018]

Diez años desde que WikiLeaks y Julian Assange publicaron los Registros de la guerra de Irak
[24 octubre 2020]