El golpe de Trump y el ascenso del fascismo: ¿A dónde va Estados Unidos?

por David North
20 enero 2021

La reacción inicial, dentro de los Estados Unidos pero también en todo el mundo, a los violentos acontecimientos del 6 de enero de 2021 y sus secuelas es, muy comprensiblemente, de conmoción.

La toma de posesión de Joseph Biden como 46º presidente de los Estados Unidos tendrá lugar en una capital ocupada por 25.000 soldados de la Guardia Nacional, lo que —como ha señalado un oficial militar— es aproximadamente 10 veces el número de tropas estadounidenses actualmente estacionadas en Afganistán. La situación política en Washington D.C. es tal que la toma de posesión presidencial, uno de los rituales centrales de la política estadounidense que abarca más de 200 años, será una ceremonia de la que se ha prohibido al público.

En febrero de 1861, Abraham Lincoln —viajando desde Springfield (Illinois) a Washington D.C. en la víspera misma de la guerra civil— pasó a escondidas por Baltimore para eludir un plan de asesinato de los conspiradores confederados. Pero el 4 de marzo de 1861 pudo tomar el juramento del cargo y pronunciar su primer discurso inaugural ante una gran y pacífica multitud. Cuatro años después, durante las últimas semanas de la Guerra Civil, Lincoln pronunció su magistral segundo discurso inaugural ante una inmensa audiencia.

No hay nada en la experiencia histórica de los Estados Unidos que se compare con la situación actual. No sólo existe un estado de sitio en Washington D.C. En todo el país, los edificios del capitolio estatal están cerrados, con las autoridades estatales temerosas de ataques violentos por parte de las fuerzas de extrema derecha.

¿A dónde va América? El golpe de Trump y el ascenso del fascismo

Por muy impactantes que hayan sido los acontecimientos del 6 de enero, las afirmaciones de que el asalto al Capitolio no podía preverse no pueden soportar un análisis serio. La mejor refutación de tales argumentos se encuentra en las publicaciones del World Socialist Web Site, que ha estado advirtiendo consistentemente sobre la intención de Trump de establecer una dictadura —la cual, debe recordarse, fue mostrada durante la ceremonia inaugural hace cuatro años. Soldados uniformados se reunieron repentinamente detrás de Trump mientras pronunciaba su arenga fascistizante prediciendo un apocalipsis americano. Los soldados se retiraron de la misma manera. El incidente, en gran parte ignorado por los medios de comunicación, fue comentado por el WSWS.

Los signos de los preparativos para el golpe de Estado —planeado dentro de la Casa Blanca y coordinado con elementos dentro del ejército y la policía, así como las fuerzas locales paramilitares y fascistas— fueron evidentes a lo largo del año pasado. Durante las últimas semanas de la campaña electoral y después de la derrota de Trump, los planes de un golpe de Estado que derrocaría los resultados de las elecciones de 2020 adquirieron un carácter febril.

Los camaradas Joseph Kishore y Eric London repasarán en sus observaciones la situación política y los acontecimientos que condujeron al asalto fascista al Capitolio. Pero me gustaría intentar situar los acontecimientos del 6 de enero en un contexto histórico más amplio. Para responder a la pregunta fundamental planteada en el título de esta reunión, "¿Adónde va Estados Unidos?", es necesario examinar la trayectoria de su desarrollo a lo largo de un período histórico prolongado y, lo que no es menos importante, en el contexto internacional crítico. Este es, desde el punto de vista del marxismo, el único enfoque que puede conducir a una correcta evaluación de la situación actual. La causa principal de la erupción del 6 de enero se encuentra en la crisis global del sistema capitalista, y no en las condiciones específicamente estadounidenses.

El contexto internacional de los acontecimientos es fundamental para evaluar la importancia y las consecuencias a más largo plazo del 6 de enero. Quienes examinen el levantamiento fascista en Washington D.C. como mero resultado de las condiciones internas, derivadas de la personalidad de Trump y totalmente dependientes de él, sacarán conclusiones políticas muy diferentes de las que sacarán quienes, basándose en una evaluación marxista-trotskista, sitúen la situación nacional en el contexto de la crisis internacional.

Nadie puede negar de manera plausible que existe una profunda relación causal entre la pandemia COVID-19, que estalló y se extendió por todo el mundo en 2020, y la erupción política de enero de 2021. Hace casi un año, el World Socialist Web Site definió la pandemia como un "evento desencadenante", similar al estallido de la Primera Guerra Mundial. Este "evento desencadenante", como predijo el WSWS, ha intensificado y acelerado la crisis capitalista mundial y su manifestación en todos los países. La respuesta oficial a la crisis —determinada por los imperativos económicos del sistema capitalista al ser refractados a través de los intereses sociales de las élites gobernantes— ha dado lugar a una catástrofe social que ha puesto al descubierto la bancarrota económica, política, intelectual y moral del orden social existente. En todo el mundo, más de dos millones de seres humanos ya han sucumbido al virus. Dentro de los Estados Unidos, el número de muertos se acerca ahora rápidamente a 400.000. Dentro de un mes, parece casi inevitable que más de medio millón de estadounidenses hayan muerto a causa del virus.

La pandemia no es un evento remoto que la mayoría de la gente pueda seguir a distancia. La tragedia de tantas vidas perdidas se ha visto agravada por un asombroso nivel de desarticulación económica. En los Estados Unidos, millones de personas están sin trabajo y pasan hambre. Un porcentaje sustancial de la población de la nación se ha enfrentado o se enfrenta directamente al peligro de la ruina. La pandemia es un trauma social, como las dos guerras mundiales, de dimensiones profundas y con consecuencias duraderas.

Los estadounidenses no pueden evitar la pregunta: ¿Cómo puede suceder esto? La asombrosa incompetencia y el caos que ha caracterizado cada aspecto de la respuesta a la pandemia ha creado un sentimiento de humillación nacional. Las viejas frases utilizadas para glorificar y enaltecer a Estados Unidos, como "la tierra de las oportunidades ilimitadas", por no hablar de "la última esperanza del mundo" y "la ciudadela de la democracia", no tienen relación con la realidad. A la luz de la interminable serie de fracasos y mentiras que han caracterizado la respuesta oficial a la pandemia, a nadie le sorprende que el despliegue de las vacunas, al que los medios de comunicación han aludido, haya degenerado en pocas semanas en otro vergonzoso desastre.

La respuesta desastrosa a la pandemia y la crisis política a la que ha conducido directamente son en sí mismas manifestaciones de procesos a más largo plazo. Examinados aparte de los procesos históricos e internacionales más amplios, tal vez sea posible evaluar los acontecimientos del 6 de enero como sólo una manifestación algo más violenta de las tendencias políticas y sociales reaccionarias que siempre han estado presentes en los Estados Unidos, ya sea en forma de los "Know Nothings" de la década de 1850, el Ku Klux Klan en la América posterior a la Guerra Civil, los numerosos movimientos racistas, antisemitas y antiobreros que atrajeron a grandes seguidores en los decenios de 1920 y 1930, la histeria macartista de principios del decenio de 1950, la Sociedad John Birch y la campaña presidencial de Goldwater de 1964. Incluso teniendo en cuenta el impacto de la pandemia, ¿por qué la situación actual es fundamentalmente diferente?

La respuesta esencial es que la posición mundial del capitalismo estadounidense ha cambiado profundamente. El motín fascista del 6 de enero es en sí mismo la culminación de una prolongada crisis de la democracia. El carácter maligno de las contradicciones sociales en los Estados Unidos, que encuentra su expresión más enfermiza en la pobreza masiva y los asombrosos niveles de desigualdad social, es el resultado del declive a largo plazo de la posición mundial de los Estados Unidos.

Pongamos la inauguración de Biden en un marco histórico más amplio. Se celebrará exactamente 60 años después de la inauguración de John F. Kennedy el 20 de enero de 1961. Esa inauguración ocurrió en el punto medio exacto entre la segunda toma de posesión del presidente William McKinley el 4 de marzo de 1901 —el mes de inauguraciones se adelantó a enero sólo en 1937— y la próxima toma de posesión de Biden el miércoles.

William McKinley fue el presidente que presidió la Guerra Hispano-Americana, que marcó el surgimiento de los Estados Unidos como una nueva potencia mundial imperialista. Durante los siguientes 60 años, los Estados Unidos se establecieron como la potencia capitalista más dinámica y rica y pasaron con inmenso éxito por dos guerras mundiales, en base a las cuales aseguraron su posición hegemónica mundial. Los presidentes que dominaron esa época fueron Theodore Roosevelt, Woodrow Wilson, Franklin Roosevelt, que sirvió durante cuatro períodos, y en los años que siguieron a la muerte de Roosevelt en 1945, Truman, Eisenhower y Kennedy.

La toma de posesión de Kennedy es recordada principalmente como una bien elaborada, aunque totalmente hipócrita, apelación al patriotismo nacional. Pero un examen cuidadoso del texto muestra que el discurso del nuevo presidente dio voz a profundos temores sobre el impacto de la creciente marea de la revolución social. Si las fuerzas de la revolución se frenaran, el capitalismo tendría que hacer concesiones al descontento popular. "Si una sociedad libre no puede ayudar a los muchos que son pobres", advirtió, "no puede salvar a los pocos que son ricos". La respuesta a esta amenaza era utilizar las reformas sociales como un elemento de la lucha contra el socialismo. El imperialismo americano tenía que estar dispuesto a "pagar cualquier precio" para asegurar la supervivencia de la "libertad", es decir, el capitalismo.

Sin embargo, la capacidad de combinar la defensa de los intereses globales del imperialismo estadounidense con la reforma social en casa dependía del dominio económico de los Estados Unidos, cuyo pilar central era el papel del dólar como moneda de reserva mundial, convertible en oro a razón de $35 por onza. Este elemento esencial del orden post Segunda Guerra Mundial dominado por los Estados Unidos, establecido en la conferencia de Bretton Woods de 1944, suponía que los Estados Unidos —la potencia económica mundial— dominarían el comercio mundial durante las décadas venideras y, por lo tanto, mantendrían grandes superávits en la balanza comercial y en la balanza de pagos. Mientras los Estados Unidos mantuvieran estos superávits, el dólar podría ser universalmente aceptado como "tan bueno como el oro".

Pero incluso cuando Kennedy prestó juramento, el ascenso económico de los Estados Unidos estaba bajo una creciente presión. Los principales rivales derrotados por los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, Alemania y Japón, ya estaban reconstruyendo sus economías. Los superávits comerciales de los Estados Unidos estaban disminuyendo. Al mismo tiempo, la clase dirigente se enfrentaba a una importante militancia sindical, así como al creciente movimiento por los derechos civiles, que las administraciones de Kennedy y Johnson trataron de contener con reformas sustanciales. Pero el costo de proporcionar reformas mientras se libraban guerras contra las insurgencias revolucionarias, en particular en Vietnam, no podía sostenerse. Este dilema socavó el programa de reforma social.

Para 1971, el creciente déficit comercial y de pagos amenazaba con agotar las reservas de oro de los Estados Unidos. Los déficits eran mayores que los superávits. El oro fluía, amenazando lo que entonces se veía como el peligro de la bancarrota nacional. Esto llevó a la administración Nixon, que había llegado al poder en enero de 1969, a tomar medidas drásticas. Hace poco menos de 50 años, el 15 de agosto de 1971, el presidente Nixon respondió a esta emergencia económica poniendo fin a la convertibilidad dólar-oro.

En retrospectiva histórica, esta acción marcó un punto de inflexión no sólo en la posición económica mundial de los Estados Unidos, sino también en el destino de la democracia americana. Mientras los Estados Unidos fueron una potencia mundial en ascenso, cuyo componente militar era secundario a la fuerza y el dominio económico del país, el impulso básico de la política estadounidense fue de carácter ampliamente progresivo.

En los Estados Unidos no escaseaban las fuerzas reaccionarias: el movimiento de Lindbergh, el Padre Coughlin, Gerald L.K. Smith y, más tarde, Joe McCarthy. Pero el crecimiento de estas tendencias malignas y reaccionarias fue contenido por la capacidad del capitalismo estadounidense de repartir reformas y mantener un equilibrio social y político viable. En la década de 1930, como Trotsky había señalado, incluso durante la Gran Depresión, por muy grave que fuera, la riqueza del capitalismo estadounidense proporcionó a Roosevelt espacio para llevar a cabo sus experimentos.

Estos experimentos continuaron en la década de 1960. El New Deal de Roosevelt dio paso al Fair Deal de Truman, a la Nueva Frontera de Kennedy, y luego, después del asesinato de Kennedy en noviembre de 1963, a la “Gran Sociedad” de Johnson. Pero la Gran Sociedad de Johnson no pudo realizarse. En condiciones de declive económico, los Estados Unidos no pudieron "pagar ningún precio" para defender el capitalismo. Si había que elegir entre "armas y mantequilla", entre la financiación de un ejército que pudiera hacer la guerra en cualquier parte del mundo o la financiación de reformas sociales y un nivel de vida más alto en casa, la decisión tenía que ser por las armas.

El abandono de la reforma social requería un giro hacia la creciente represión social. La trayectoria de la democracia americana siguió la trayectoria del capitalismo estadounidense, es decir, hacia abajo.

El primer giro realmente significativo de un presidente estadounidense hacia los métodos criminales para socavar los procedimientos constitucionales fundamentales se produjo inmediatamente después de la crisis de Bretton Woods de agosto de 1971. Menos de un año después, tuvo lugar el infame robo del Watergate en junio de 1972. Operativos republicanos, conectados a la CIA, irrumpieron en las oficinas del Partido Demócrata en el complejo Watergate. Fue un intento criminal de subvertir las próximas elecciones presidenciales y desencadenó una crisis política y constitucional en los Estados Unidos. Las audiencias del Watergate y la investigación condujeron finalmente al voto del Comité Judicial de la Cámara de Representantes para impugnar a Nixon, al que siguió casi inmediatamente la dimisión del criminal presidente en agosto de 1974.

Esto difícilmente demostró ser un triunfo de la democracia. A pesar de la humillación de Nixon, la trayectoria de la democracia americana continuó descendiendo, en paralelo con la devaluación del dólar americano. El ataque al movimiento obrero se intensificó. Y aunque fracasaron los esfuerzos del presidente demócrata Jimmy Carter por aplastar la huelga nacional de mineros del carbón en 1978 mediante la invocación de la Ley Taft-Hartley, su acción preparó el terreno para el despido masivo por parte de Ronald Reagan de 11.000 controladores aéreos en huelga, miembros del sindicato conocido como PATCO, en agosto de 1981. La acción no encontró oposición por parte de la AFL-CIO y marcó el comienzo del fin del movimiento sindical organizado tal como había surgido de las grandes luchas industriales de las décadas de 1930 y 1940.

En los años noventa, después de una ola de huelgas que llegó hasta la derrota, aislada y traicionada por la AFL-CIO, los sindicatos sólo existían como instrumento subsidiario en la explotación empresarial de la clase obrera. Las huelgas prácticamente desaparecieron del paisaje social de los Estados Unidos. La era del milmillonario y multi milmillonario había comenzado. Se produjo un crecimiento asombroso de la desigualdad social, cuya característica principal era la concentración de la riqueza en una pequeña élite oligárquica, hasta un grado desconocido en los Estados Unidos desde finales de la década de 1920.

La contrarrevolución social fue acompañada por la reacción política, que requería la rehabilitación de la más criminal de las ideologías capitalistas, el fascismo. Reagan comenzó su campaña presidencial en 1980 en Filadelfia, Misisipí, donde tres trabajadores de los derechos civiles —James Chaney, Michael Schwerner y Andrew Goodman— fueron asesinados en junio de 1964 por miembros del Ku Klux Klan. Como era bien sabido en ese momento, Reagan no visitó Filadelfia para rendir homenaje a los mártires de los derechos civiles sino para manifestar su solidaridad con las peores formas de reacción de los Estados Unidos. Y para asegurarse de que el mensaje fuera recibido, Reagan, durante una visita a Alemania en 1985, colocó una corona de flores en un cementerio militar en la ciudad de Bitburg, donde fueron enterrados los miembros de las Waffen SS.

Sólo un año después, el escándalo Irán-Contra implicó directamente a la administración Reagan en la violación ilegal de una ley aprobada por el Congreso. Las actividades delictivas expuestas en las audiencias del Congreso estaban relacionadas con la participación de los Estados Unidos en la financiación de escuadrones de la muerte y mercenarios fascistas que buscaban el derrocamiento del gobierno sandinista nacionalista de izquierda en Nicaragua. En el curso de la investigación del Congreso, se descubrió que el coronel Oliver North, que dirigía las operaciones asesinas en América Central en nombre de Reagan, también estaba involucrado en planes secretos, conocidos como Rex 84 [Ejercicio de Preparación 1984], para la detención de 100.000 estadounidenses en caso de emergencia nacional. La discusión abierta de estos planes fue inmediatamente bloqueada por el presidente del comité de Congreso que investigaba el escándalo Irán-Contra, el senador demócrata Daniel Inouye de Hawái.

Las tendencias al autoritarismo, aceleradas tras la disolución de los regímenes estalinistas de Europa oriental y la Unión Soviética y la restauración del capitalismo entre 1989 y 1991, fueron acompañadas y sirvieron a los intereses de una nueva erupción del militarismo imperialista estadounidense. La invasión del Iraq en 1991 marcó el comienzo de 30 años de guerra ininterrumpida librada por los Estados Unidos en el Oriente Medio y el Asia central.

En las elecciones de 2000, la Corte Suprema votó 5-4 para otorgar la presidencia a George Bush poniendo fin al conteo de votos en Florida. Esta extraordinaria decisión no fue impugnada por el Partido Demócrata. Muchos de los argumentos y procedimientos utilizados por los republicanos para robar la elección, aunque en menor escala, anticiparon los métodos utilizados por Trump y el Partido Republicano en 2020. Previendo los esfuerzos de Trump para anular los resultados de las elecciones de 2020 y anular el voto popular en los principales estados indecisos, [el juez de la Corte Suprema] Scalia instó en 2000 a los miembros de la legislatura de la Florida a seleccionar electores que votaran por Bush.

Al robo de las elecciones de 2000 siguieron los acontecimientos del 11 de septiembre, que fueron utilizados por el gobierno de Bush, respaldado por los demócratas, para invadir el Afganistán y el Iraq y lanzar, bajo la égida de la "guerra contra el terrorismo" y la Ley Patriota, el asalto más arrollador a los derechos constitucionales fundamentales de la historia de los Estados Unidos.

El establecimiento de un campo de concentración en Guantánamo y, posteriormente, bajo el mandato de Obama, el asesinato selectivo de ciudadanos estadounidenses fueron otros hitos en el ya muy avanzado declive de la democracia en los Estados Unidos.

Si situamos los acontecimientos en este contexto más amplio desde el punto de vista histórico, está claro que el 6 de enero marca una nueva etapa en un proceso prolongado de quiebra democrática.

Hemos sido testigos en los últimos días de los esfuerzos de historiadores y periodistas para afirmar que realmente nada de gran importancia ocurrió el 6 de enero, y que todo volverá más o menos a la normalidad. Esta peligrosa subestimación del peligro actual se basa no sólo en una evaluación incorrecta de las condiciones estadounidenses.

Los que promueven estas afirmaciones se equivocan en su evaluación del estado del capitalismo como sistema económico y social mundial. Las condiciones que estoy describiendo y con las que estamos familiarizados en los Estados Unidos existen en todo el mundo. En todas partes, las formas democráticas están bajo asedio. Vemos un resurgimiento de la derecha, un crecimiento de las fuerzas fascistas. El camarada Christoph Vandreier hablará del resurgimiento del fascismo en Alemania.

¿Cuál es la conclusión que debe sacarse de los acontecimientos del 6 de enero? Marcan una nueva etapa en la vida política de los Estados Unidos y del mundo.

¿A dónde va Estados Unidos? Eso será determinado por el resultado de la lucha social que se desarrollará dentro de los Estados Unidos e internacionalmente. La vieja frase era que los estadounidenses tienen "un encuentro con el destino". Esa fue la frase usada por Roosevelt. La realidad es que los norteamericanos tienen ahora un encuentro con la historia.

¿A dónde va EEUU? ¿Irá hacia el fascismo o hacia el socialismo? Estas son las alternativas que enfrentan los estadounidenses. El camino al socialismo es el camino de la lucha de clases. Si la democracia va a sobrevivir en este país, y si va a sobrevivir en cualquier parte del mundo, debe encontrar una nueva base social. No puede descansar sobre la burguesía. Las viejas referencias clásicas a la democracia burguesa tienen muy poca relevancia en la situación actual. Para que la democracia sobreviva, el poder debe pasar a manos de la clase obrera.

El resultado está por determinar. No hay nada inevitable en la historia. Hay una posibilidad para el socialismo. También hay una posibilidad para el fascismo. Desde el punto de vista de los factores objetivos, el potencial para el socialismo es inmenso. Poderosas fuerzas económicas y sociales están moviendo a los Estados Unidos y al mundo en esta dirección progresiva y liberadora: la globalización de la economía mundial, la interconexión de la producción, los poderosos avances en la tecnología de las comunicaciones y, sobre todo, el abrumador predominio numérico y la fuerza de la clase obrera. Estos son realmente los factores críticos que hacen posible la victoria de la revolución socialista.

Pero no sólo hay fuerzas objetivas en la historia; también hay fuerzas subjetivas. El potencial objetivo debe traducirse en un programa político y en una acción política masiva de la clase obrera. "¡La lucha decidirá!" Esas fueron las palabras usadas por Trotsky a principios de los años 30. ¿El mundo avanzará hacia el socialismo? ¿Irá hacia el fascismo? Eso depende de la cuestión crítica de la dirección revolucionaria de la clase obrera.

Lo que hacen los trabajadores, lo que deciden hacer los del público, es la cuestión crítica. El World Socialist Web Site, los Partidos Socialistas por la Igualdad, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional pueden avanzar y luchar por un programa socialista revolucionario. Pero ese programa debe ser asumido por la clase trabajadora. Ese programa debe ser llevado a la clase obrera. Tiene que ser llevado a los amplios sectores de trabajadores en los Estados Unidos y en todo el mundo que buscan una manera de luchar pero no pueden encontrarla por sí mismos. Necesitan ser educados en la teoría y los principios socialistas. Hay que darles una bandera alrededor de la cual puedan unirse sobre una base progresiva.

Así que espero que esta reunión les convenza de que se unan a la lucha, que se unan al Partido Socialista por la Igualdad, que se afilien al Comité Internacional de la Cuarta Internacional y que construyan el Partido Mundial de la Revolución Socialista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de enero de 2021)