Los demócratas intensifican los llamados a la "unidad" después de la insurrección fascista en Washington D.C.

por Jacob Crosse
19 enero 2020

Dos días antes del día de la inauguración y menos de dos semanas después de una insurrección fascista incitada por el presidente Donald Trump en Washington DC, los demócratas intensifican sus llamamientos a la "unidad" y al "bipartidismo" con el Partido Republicano.

En las entrevistas de los programas de entrevistas del domingo, los principales representantes del presidente electo Joe Biden subrayaron que su prioridad número uno es "avanzar" en colaboración con los coconspiradores del Partido Republicano de Trump.

Los partidarios de Trump se reúnen fuera del Capitolio (Flickr.com/Tyler Merbler)

En particular, la administración entrante de Biden quiere moverse rápidamente para ganar la confirmación en el Senado de los funcionarios del gabinete esenciales para los intereses económicos y geoestratégicos de la clase dominante americana. Esto incluye al general retirado Lloyd Austin, un excomandante de la guerra de Irak y miembro de la junta de Raytheon, como secretario de defensa y la expresidenta de la Reserva Federal Janet Yellen como secretaria del tesoro.

En una entrevista en el programa "Estado de la Unión" de la CNN el domingo, el nuevo jefe de gabinete de Biden, Ron Klain, dejó claro que todos aquellos que conspiraron con Trump para anular las elecciones, incluyendo los senadores republicanos Josh Hawley (Missouri) y Ted Cruz (Texas), serían bienvenidos en los actos de inauguración del 20 de enero.

Klain le dijo al presentador Jake Tapper que era "más importante" que los que asistieron a la inauguración escucharan el "mensaje que Joe Biden tendrá para el país... y ese va a ser el mensaje de hacer avanzar a este país". Es un mensaje de unidad. Es un mensaje de hacer las cosas".

Klain añadió, "Hay gente en ambos partidos con la que podemos trabajar para hacer avanzar esta agenda". Dijo que los republicanos podrían "estar en desacuerdo con nosotros en muchas cosas, en la política de impuestos, en el cuidado de la salud, lo que sea. Pero vamos a tratar de trabajar duro con la gente de ambos partidos".

El llamado de Klain a la unidad llega cuando más revelaciones confirman la coordinación de alto nivel entre la policía del Capitolio, el FBI y el ejército para facilitar el asalto al Capitolio. Durante el fin de semana, el Washington Post informó sobre un informe de inteligencia filtrado de 12 páginas de la Policía del Capitolio, preparado el 3 de enero, que describía en detalle el escenario que se desarrollaría tres días después.

"A diferencia de las anteriores protestas postelectorales", el informe señala, "los objetivos de los partidarios de Trump no son necesariamente los contramanifestantes como lo fueron anteriormente, ino que el propio Congreso es el objetivo del día 6".

El informe señala el peligro único que presenta la manifestación del 6 de enero debido al tamaño de las multitudes, la abundancia de armas letales y el apoyo sustancial dentro del Estado. Advirtió que las protestas "Stop the Steal" (Detengan el robo) fueron "promovidas por el propio presidente Trump", y que tenían "varios oradores de alto perfil, incluyendo miembros del Congreso".

El memorando concluía: "La propensión de ‘Stop the Steal’ a atraer a supremacistas blancos, miembros de la milicia y otros que promueven activamente la violencia puede conducir a una situación significativamente peligrosa tanto para las fuerzas del orden como para el público en general".

Dos fuentes anónimas confirmaron al Post que el "memorando de inteligencia fue compartido a todo el personal de comando de la Policía del Capitolio por el director de la unidad de inteligencia, Jack Donohue". La efectiva retirada de la policía el día 6 de enero hizo posible el asalto al Capitolio por los fascistas, con el objetivo de tomar rehenes.

Hasta el momento de escribir este artículo, se han identificado unos 32 oficiales de policía de 17 estados que participan en la manifestación. En DC, la policía ha arrestado al menos a tres bajo cargos de armas después de intentar entrar en la militarizada "Zona Verde" alrededor del Capitolio. Fascistas armados de derecha, incluyendo elementos de Boogaloo, se congregaron, aunque en pequeño número, en capitales de todo el Medio Oeste el domingo, incluyendo Lansing, Michigan y Columbus, Ohio.

Para justificar sus llamamientos al "bipartidismo" y a la "unidad", Klain señaló los resultados de las elecciones de noviembre. A pesar de que Biden ganó más votos que cualquier otro candidato presidencial en la historia de EE.UU., y los demócratas mantuvieron el control de la Cámara de Representantes y ganaron el control del Senado, insistió en que los resultados demostraron la necesidad de "encontrar una manera de que los demócratas y los republicanos hagan las cosas".

En el mismo programa, la mayoría del Senado entrante, Dick Durbin de Illinois, dijo que no intentaría presionar a sus colegas demócratas para condenar a Trump por los cargos de destitución aprobados en la Cámara. Dependerá de los "miembros... seguir su propia conciencia", dijo. Durbin citó el precedente, señalando que no empujo los votos para los juicios previos de impugnación en los que participó. Sin embargo, en los juicios previos, el tema no era el intento de derrocar una elección presidencial y, con ella, las formas democráticas de gobierno.

En respuesta a la pregunta de Tapper de si Durbin y los demócratas tenían algún plan para censurar o expulsar a los coconspiradores de Trump en la Cámara y el Senado, Durbin dijo que no había "escuchado esa sugerencia". Durbin opinó que el asunto debería ser remitido al Comité de Ética del Senado "y que deberían tomar las medidas necesarias, a la luz de la complicidad del individuo".

En una entrevista separada en "Meet the Press" de NBC, el excandidato presidencial demócrata y actual senador Cory Booker también trató de apoyar a sus "colegas republicanos", diciendo a su entrevistador que hay "buenas personas con las que sirvo en el Senado de los Estados Unidos", y que "tendemos a vilipendiar demasiado a las personas que no están en nuestro partido político en este país".

Los Demócratas, un partido de Wall Street y los militares, buscan cubrir la complicidad del Partido Republicano en el intento de golpe con el objetivo de llegar a un acuerdo con los coconspiradores de Trump para promulgar su agenda de clase compartida y prevenir una explosión social masiva desde abajo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

¿Qué habría pasado si la horda fascista de Trump hubiera tomado rehenes?
[18 enero 2021]

Justice Department proposes internal investigation to cover up state involvement in January 6 coup attempt
[16 enero 2021]