Los EE.UU. califican a los rebeldes Houthi de Yemen como "terroristas", allanando el camino para la hambruna masiva

por Bill Van Auken
13 enero 2020

Haciendo a un lado las advertencias de las organizaciones humanitarias de que su acción amenaza con provocar una hambruna masiva en Yemen, el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo anunció el lunes que Washington designará a los rebeldes hutíes, que gobiernan el territorio que contiene el 70 por ciento de la población yemení, como una "organización terrorista extranjera".

Esta cínica y potencialmente catastrófica medida está siendo tomada por el aparentemente "patán" secretario de Estado como parte de una implacable campaña de "máxima presión" para castigar las sanciones económicas y las continuas provocaciones militares contra Irán.

Casa destruida en Sanaa del Sur, Yemen. (crédito: Wikimedia Commons)

En cuanto al "terrorismo", la declaración se refiere vagamente a "ataques transfronterizos que amenazan a las poblaciones civiles, las infraestructuras y el transporte marítimo comercial" de los hutíes. Pompeo también insistió en que "no hay que mirar más allá" de un ataque del 30 de diciembre contra el aeropuerto de la ciudad portuaria meridional de Adén en el que murieron 27 personas. El ataque, que tuvo lugar cuando un "gobierno de unidad" títere saudita aterrizó en el aeropuerto, fue atribuido por Riad y Washington a los hutíes, que negaron ser responsables. Posteriormente, las fuerzas sauditas ordenaron la detención en relación con el ataque de un alto dirigente del secesionista Consejo de Transición del Sur, que, con el apoyo de los Emiratos Árabes Unidos, se enfrentó repetidamente a las fuerzas títeres sauditas en los dos últimos años.

El hecho de que Washington califique a los hutíes de terroristas por un "ataque transfronterizo" e infligir víctimas civiles es el colmo de la hipocresía, dado los miles de millones de dólares en armas y en ayuda logística que los Estados Unidos han proporcionado a la Arabia Saudita en su incesante campaña de bombardeos que ha causado la muerte de unas 100.000 personas, la mayoría de ellas civiles.

Con la infraestructura básica, los hospitales y la producción de alimentos deliberadamente en el punto de mira, la guerra ha desatado la peor crisis humanitaria del planeta. Son más los que han muerto de hambre —incluidos 75.000 niños menores de cinco años— que los que han muerto a causa de la violencia militar, mientras que al menos la mitad de la población se enfrenta a la hambruna, y la peor epidemia de cólera de la historia moderna ha infectado a 1,2 millones. Además, COVID-19 ha comenzado a propagarse de forma incontrolada por todo el Yemen.

Para Washington, todas estas víctimas civiles son meros daños colaterales en el impulso del imperialismo estadounidense de ejercer una hegemonía indiscutible en el Oriente Medio rico en petróleo.

Mientras que los cargos de terrorismo del Departamento de Estado son totalmente fabricados, el impacto de la designación de EE.UU. será muy real.

"La vacilante economía de Yemen recibirá un nuevo golpe devastador", dijo Mohamed Abdi, jefe del Consejo Noruego de Refugiados en Sanaa, advirtiendo que las sanciones impuestas junto con la designación de "terrorista" "obstaculizarían la capacidad de las agencias de ayuda para responder" a las catastróficas condiciones del país.

Oxfam advirtió: "Las consecuencias se sentirán de forma aguda en todo un país que también se ve afectado por el hambre extrema, el cólera y COVID-19, a medida que los bancos, las empresas y los donantes humanitarios se muestren reacios o incapaces de asumir el riesgo de operar en el Yemen".

La designación de terrorista constituye un acto de "puro vandalismo diplomático", dijo el director general del Comité Internacional de Rescate, David Miliband. "Tras cuatro años de una estrategia de guerra fallida que ha creado la mayor catástrofe humanitaria del mundo, lo último que necesita el pueblo yemení es una mayor interrupción de la ayuda y de los flujos económicos".

Mientras Pompeo afirmaba que Washington emitiría licencias para permitir que "ciertas actividades humanitarias" continuaran en el territorio gobernado por los hutíes, el Washington Post informó que el Departamento del Tesoro de EE.UU. se había opuesto a la designación basándose en que las condiciones de la guerra en el Yemen harían imposible la emisión efectiva de exenciones.

Mark Lowcock, jefe de las operaciones de ayuda de emergencia de las Naciones Unidas, informó el mes pasado de que los meros informes de que Washington estaba considerando la posibilidad de designar a un terrorista producían un "efecto escalofriante" que se traducía en una reducción del 25 por ciento de los suministros de alimentos en noviembre. Los bancos y otras entidades comerciales se niegan a participar en las transacciones humanitarias por temor a que se vean envueltos en las sanciones unilaterales de EE.UU.

La designación terrorista del Departamento de Estado contra los hutíes en el Yemen forma parte de una serie de medidas antiiraníes impuestas por el gobierno de Trump en el período previo a la prevista transferencia de poder a un gobierno entrante dirigido por el demócrata Joe Biden el 20 de enero.

Estas medidas han ido acompañadas de un amenazador incremento militar en el Golfo Pérsico, donde se ha desplegado el grupo de ataque del portaaviones USS Nimitz, junto con un submarino nuclear estadounidense, el USS Georgia. Mientras tanto, pares de bombarderos pesados B-52 han volado sobre el Golfo Pérsico cuatro veces en poco más de un mes.

Al mismo tiempo, altos funcionarios y asesores de la administración Trump, entre ellos Pompeo, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el yerno del presidente Jared Kushner han realizado viajes a la región.

El último oficial enviado a Oriente Medio es Anthony Tata, el general retirado y comentarista de Fox News, que fue instalado como subsecretario de Defensa para la política, el puesto número tres en el Pentágono, en una purga post electoral ordenada por Trump. Tata, un notorio fascista e islamofóbico que denunció a Obama como "líder terrorista", "candidato de Manchuria" y musulmán, se reunió con Khalid bin Salman, viceministro de defensa saudí y miembro de la familia real junto con otros funcionarios saudíes el 7 de enero.

Según la lectura del Pentágono de la discusión, Tata habló de "la asociación de defensa entre Estados Unidos y Arabia Saudita, particularmente a la luz de las amenazas de Irán" y elogió el "compromiso del Reino de compartir la responsabilidad de apoyar a las fuerzas estadounidenses".

Al concluir su informe sobre la misión de Tata en Riad, el Pentágono declaró: "El Departamento de Defensa de EE.UU. continuará ejecutando su misión, incluso tranquilizando a los aliados y socios de la firmeza de nuestra nación, mientras mantenemos nuestro juramento del cargo y la Constitución".

En el contexto de la insurrección fascista instigada por Trump y sus partidarios el 6 de enero, esta declaración aparentemente inocua tiene implicaciones ominosas. Los que asaltaron el Capitolio afirmaron que ellos también defendían la Constitución al resistirse a una elección "fraudulenta".

La mayoría de los analistas de política exterior han presentado la frenética campaña antiiraní de los últimos días del mandato de Trump como un intento de establecer "hechos sobre el terreno" que frustrarían un intento del próximo gobierno de Biden de restablecer las relaciones con Teherán.

Sin embargo, existe la preocupación creciente de que Trump y la cábala de leales fascistizantes que ha instalado en el Pentágono provoquen una guerra con el Irán con el fin de crear una crisis que podría utilizarse como pretexto para la imposición de la ley marcial y el levantamiento de la transición de poder.

El viernes pasado, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, informó al grupo demócrata que había hablado con el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, "para discutir las precauciones disponibles para evitar que un presidente inestable inicie hostilidades militares o acceda a los códigos de lanzamiento" para la guerra nuclear. Milley ofreció una garantía sin compromiso de que las salvaguardias están en vigor.

Ni Biden, ni Pelosi ni ninguna sección de la dirección del Partido Demócrata están emitiendo ninguna advertencia de este peligro al público americano o mundial. Por el contrario, los demócratas están tratando de reemplazar a Trump con una administración aún más comprometida con la búsqueda de los intereses globales de EE.UU. por medio de la agresión militarista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

¿Está Trump planeando una guerra contra Irán?
[16 noviembre 2020]

Trump llena el Pentágono de leales derechistas
[13 noviembre 2020]