Biden contrata a William Burns para dirigir la Agencia Central de Inteligencia

por Jacob Crosse
13 enero 2021

El presidente electo, Joe Biden, anunció el lunes que había seleccionado a William Burns, un antiguo funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos, para dirigir la Agencia Central de Inteligencia. Burns era un veterano de 33 años en el cuerpo diplomático de EE. UU., y llegó a ser subsecretario de Estado de 2011 a 2014 en la administración Obama. Se retiró en 2014 para dirigir el Carnegie Endowment for International Peace, un importante grupo de expertos en política exterior en Washington.

Como funcionario de alto nivel del Departamento de Estado a través de las administraciones de Reagan, Bush I, Clinton, Bush II y Obama, Burns está implicado en prácticamente todos los crímenes del imperialismo estadounidense durante las últimas tres décadas, incluida la guerra en Irak, el ataque de los Estados Unidos y la OTAN a Libia, el golpe militar que ahogó en sangre la revolución egipcia y la intervención de Estados Unidos en Siria.

William Burns (Consejo de EE. UU. y Japón)

Burns se especializó en el Medio Oriente y Rusia, ascendiendo en la escala de embajador de Estados Unidos en Jordania (1998-2001) a subsecretario de Estado para Asuntos del Cercano Oriente (2001-2005), donde fue responsable de las operaciones del Departamento de Estado en el conquistado Irak, gobernado como una colonia estadounidense virtual, así como el conflicto palestino-israelí.

En 2005, George W. Bush lo nombró embajador en Rusia, uno de los principales cargos diplomáticos de Estados Unidos. Regresó a Washington en 2008 para ser subsecretario de Estado para asuntos políticos, y se mantuvo en ese puesto cuando Hillary Clinton se convirtió en secretaria de estado bajo Obama. En 2011, Obama lo ascendió a subsecretario de Estado, el puesto número dos, donde era el líder cotidiano del Departamento de Estado, primero bajo Clinton y luego John Kerry.

Después de una carrera así, como dice el refrán, Burns sabe dónde están enterrados todos los cuerpos. Ahora está asignado a dirigir una agencia que probablemente sea responsable de más asesinatos, torturas y sufrimiento masivo que cualquier otra en el planeta: la CIA.

Reemplazará a la actual directora de la CIA, Gina Haspel, ella misma una exespía, conocida por dirigir una prisión de tortura de “sitio negro” en Tailandia. En gran parte debido a esto y su papel posterior en la destrucción de pruebas de la criminalidad en la que ella y sus compañeros agentes participaron, Trump elevó a Haspel a la cabeza de la agencia en 2018, después de que promovió a su primer director de la CIA, Mike Pompeo, a secretario de Estado.

La trayectoria de Burns va en la dirección opuesta, pero la estrecha conexión de la CIA y el Departamento de Estado señalada primero por Pompeo y ahora por Burns demuestra el papel superpuesto de ambas instituciones como agencias de la violencia imperialista estadounidense y la subversión política.

El lunes, Biden lanzó una declaración y un video corto anunciando la selección de Burns. En su declaración, Biden aseguró, "el pueblo estadounidense" que ellos, "dormirán profundamente con él como nuestro próximo director de la CIA". En su video, Biden elogió a Burns por su "honestidad, integridad y habilidad", y señaló que así es "exactamente como dirigirá la CIA".

La selección de Burns ha recibido elogios similares de antiguos veteranos del aparato de inteligencia-militar responsable de la muerte de cientos de miles de personas. El exdirector de la CIA y comandante de Irak, el general David Petraeus, dijo a Politico en un comunicado que Burns era "una elección verdaderamente inspirada".

Un sucesor posterior de Petraeus en la CIA, John Brennan, infame por su papel en los asesinatos con misiles de drones y el espionaje ilegal, lo llamó una "selección ilustrada". Brennan señaló con aprobación que Burns tenía “una profunda experiencia sustantiva [y] una amplia experiencia trabajando con la comunidad de inteligencia. La CIA será muy afortunada de tenerlo al mando".

Si bien Burns nunca ha trabajado formalmente para la CIA, sus décadas de trabajo en el Departamento de Estado requirieron que se coordinara estrechamente con el aparato de inteligencia- militar para llevar a cabo los objetivos depredadores del imperialismo estadounidense.

Una de sus actividades menos publicitadas fue ayudar a reprimir el movimiento revolucionario de la clase trabajadora en Egipto que estalló en 2011 y se ahogó en sangre después del golpe militar de 2013. Como subsecretario de Estado, Burns viajó a Egipto antes y después del golpe militar del 3 de julio de 2013 del dictador general Abdel Fatah Al-Sisi, quien ha permanecido en el poder desde entonces con la bendición y el favor de Washington.

También en 2013, Burns encabezó un destacamento especial de alto nivel del Departamento de Estado que se envió a Rusia para tratar de convencer al presidente Vladimir Putin de que entregara al denunciante de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden. Más tarde reprendió a China por permitir que Snowden escapara de Hong Kong después de sus devastadoras revelaciones sobre el espionaje sistemático de la NSA contra la población mundial, incluidos los estadounidenses. La renuencia china para detener —es decir, secuestrar— a Snowden en nombre del gobierno de los Estados Unidos "no era coherente con el espíritu ... el tipo de relación —el nuevo modelo— que ambos buscamos construir".

Una vista previa de lo que se puede esperar de una CIA dirigida por Burns se dio durante una entrevista con Mary Louise Kelly de National Public Radio sobre "US Global Leadership" celebrada el 19 de junio de 2019 en el Truman Center for National Policy en Washington, DC. En la conversación extendida, Burns defendió el golpe de Estado liderado por Estados Unidos y la OTAN en Libia que terminó con el espantoso asesinato de Muammar Gaddafi, seguido de una guerra civil en curso, la tortura y asesinato de refugiados y el regreso de los mercados de esclavos.

"Fue correcto actuar en Libia de la forma en que lo hicimos", dijo Burns. Si bien el gobierno de EE. UU. podría “haberse equivocado en algunas suposiciones", no se arrepintió y dijo que todavía pensaba que la "decisión de actuar de Obama era inevitable".

Uno de los pocos lamentos que Burns expresó en la entrevista fue el “incumplimiento de la línea roja” en relación con el intento de derrocamiento del presidente sirio Bashar al-Ásad. En otras palabras, Burns pensó que Obama debería haber ordenado un ataque militar de Estados Unidos contra Siria: una vista previa del tipo de recomendaciones de política que le proporcionará al presidente Biden.

No hay duda de que, como subsecretario de Estado, Burns estaba al tanto del esfuerzo de la CIA conocido como Operación Timber Sycamore, que inundó millones de dólares en armas militares para los llamados "rebeldes moderados" compuestos de los restos de al-Qaeda también, como al-Nusra en Siria, para ser utilizado contra el gobierno de Assad, a partir de 2012.

El 21 de agosto de 2013, estas fuerzas llevaron a cabo un ataque con gas venenoso en Ghouta, que se utilizó como pretexto para que Estados Unidos comenzara a bombardear Siria. Sin embargo, la amplia oposición popular a otra guerra imperialista, así como los conflictos internos dentro del gobierno de Estados Unidos y sus aliados europeos, llevaron a Obama a retirarse de nuevas acciones militares y finalmente a negociar un acuerdo de paz con Putin para salvar la cara.

Un informe del costo de las guerras del año pasado estimó que el conflicto en curso en Siria ha provocado el desplazamiento de más de 7 millones de personas. Esta estimación, sin embargo, es baja, y algunos argumentan que podría llegar a 12 millones de personas. En total, unos 380.000 civiles sirios habrían muerto en los nueve años de conflicto.

Como era de esperar, durante su entrevista, Burns expresó su apoyo a la teoría de la conspiración de "interferencia electoral" dirigida por los demócratas y la CIA contra Rusia, y le dijo a Kelly que Putin "vio una disfunción en nuestro sistema y se aprovechó ... y puso el pulgar en la balanza [contra] Hillary Clinton".

El nombramiento de Burns por parte de Biden, lejos de permitir que "todos los estadounidenses duerman por la noche" es una advertencia a la clase trabajadora de que la guerra imperialista, el espionaje ilegal y la persecución de denunciantes como Snowden y Assange, que permanece encarcelado en Belmarsh en Londres, continuará bajo una administración demócrata.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

Biden names national security team of right-wing militarists
[24 noviembre 2020]

El gabinete de Joe Biden: un arcoíris de reacción imperialista
[26 noviembre 2020]

Biden nombra al juez conservador de la corte de apelaciones Merrick Garland como fiscal general
[11 enero 2020]