Salen a la luz detalles de participación estatal de alto nivel en intento de golpe el miércoles

por Eric London
11 enero 2021

Tras el intento de golpe fascista del 6 de enero en Washington DC, nuevas revelaciones demuestran que el complot se preparó con la participación de sectores del ejército, la policía y el Partido Republicano. El peligro no ha desaparecido. Trump sigue siendo presidente durante 11 días y está utilizando la Casa Blanca como centro neurálgico de sus esfuerzos por permanecer en el cargo. Todo indica que los planes para un segundo intento de golpe el día de la inauguración, el 20 de enero, ya están en marcha.

La mínima presencia policial en el edificio del Capitolio el miércoles no fue un error ni un descuido, como han afirmado los medios corporativos, sino parte de una conspiración de alto nivel.

Partidarios de Trump en un mitin en Washington D.C. (Foto AP / John Minchillo)

Antes de la manifestación, las agencias de inteligencia se negaron a investigar los planes de una insurrección que los participantes y organizadores promovieron abiertamente en línea. El Wall Street Journal reveló ayer que “el FBI y una unidad de inteligencia dentro del Departamento de Seguridad Nacional no emitieron una evaluación de amenaza de las protestas pro-Trump del 6 de enero”, a pesar de que tales evaluaciones se realizaron de forma rutinaria antes de las manifestaciones de izquierda y se utilizaron para preparar reprimirlas y para identificar a los participantes.

El Washington Post también informó el viernes que el Pentágono había emitido órdenes de desarmar la Guardia Nacional de Washington DC antes del mitin del miércoles, retrasando cualquier respuesta armada durante varias horas en espera de despliegues desde fuera del estado:

El Pentágono impuso límites estrictos a la Guardia Nacional de DC antes de las protestas pro-Trump esta semana ... En memorandos emitidos el lunes y martes en respuesta a una solicitud de la alcaldesa de DC, el Pentágono prohibió a los guardias del distrito recibir municiones o equipo antidisturbios, interactuar con manifestantes a menos que fuera necesario para la autodefensa, compartir equipo con la policía local o usar la vigilancia de la Guardia y los activos aéreos sin la aprobación explícita del secretario de Defensa, según funcionarios familiarizados con las órdenes.

Incluso entonces, el Pentágono se negó a actuar durante varias horas a petición del gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, de desplegar la Guardia Nacional de su estado contra los insurrectos. El miércoles por la noche, el secretario del Ejército, Ryan McCarthy, restó importancia a esta demora, alegando que había “un poco de confusión” después de que los líderes del Congreso llamaron a Hogan desde un búnker, rogándole que desplegará la guardia y les salvará la vida.

El Pentágono retrasó la aprobación de la solicitud de Hogan, lo que McCarthy intentó justificar diciendo que “se hicieron muchas preguntas” y que los oficiales militares necesitaban tiempo para “comprender verdaderamente” y “trabajar” en cómo responder. “Esto ha sido increíblemente fluido”, agregó.

También está surgiendo más información sobre la respuesta de la policía en el edificio del Capitolio. Mientras que ya se sabía que la policía abrió barreras para permitir que los manifestantes ingresaran al edificio, un video publicado ayer muestra que dentro del edificio, la policía del Capitolio se hizo a un lado para permitir que la horda ingresara en un pasillo interno donde un grupo de congresistas habían estado parados unos segundos antes.

En una interacción reveladora en CNN el viernes, el policía retirado del capitolio Theortis Jones dijo: “Creo que les permitieron hacer lo que hicieron”. El complaciente moderador no preguntó quién dio las órdenes de retroceder. La entrevista con el veterano de 37 años terminó abruptamente poco después de que él agregó: “Ellos fueron parte de permitir que estas personas llegaran al Capitolio de la forma en que lo hicieron”.

Los líderes demócratas se jactan de estar llevando a cabo una investigación sobre la muerte del oficial de policía durante la revuelta. Pero, esta “investigación” será realizada por la Policía del Capitolio y el FBI, las mismas instituciones que deberían ser sometidas a una investigación exhaustiva por su papel en este complot en curso.

La autoinvestigación de la Policía del Capitolio se produce incluso cuando la congresista demócrata Zoe Lofgren informó que el jefe de la Policía del Capitolio le mintió al afirmar que la Guardia Nacional había sido llamada antes del 6 de enero. El jefe “no me fue sincero”, dijo Lofgren a la prensa. “Simplemente no era cierto. No los habían llamado”.

También están saliendo a la luz nuevos detalles que muestran lo cerca que estuvo la revuelta del miércoles de terminar en una masacre o un secuestro masivo. La corresponsal de PBS Newshour, Lisa Desjardins, dijo a NPR ayer que se dio cuenta del peligro en el que se encontraba cuando notó que la policía había abandonado sus puestos dentro del edificio del Capitolio. La encerraron en una sala con varios representantes del Congreso que se tomaron de las manos y rezaron, preocupados de que estuvieran a punto de ser asesinados.

Un asistente cercano al vicepresidente Mike Pence también le dijo a CNN ayer que la Administración de Trump no se comunicó con Pence ni tomó ninguna medida para garantizar su seguridad. Pence estaba con su esposa, hija y hermano en el edificio del Capitolio el miércoles mientras presidía la certificación del voto electoral. CNN escribió:

Se escuchó a varios de los violentos partidarios de Trump cuando atacaban el Capitolio de los Estados Unidos gritando “¿dónde está Mike Pence?”, dijo la fuente, asustando al vicepresidente y a su familia. Sin embargo, el presidente y sus principales ayudantes apenas movieron un dedo para revisar si Pence y su familia estaban a salvo, agregó la fuente.

En línea, las milicias fascistas se están preparando para un evento aún mayor el día de la inauguración. Hampton Stall, fundador de MilitiaWatch y experto en la extrema derecha estadounidense, dijo al World Socialist Web Site,

Hay muchas charlas realmente crípticas y discusiones abiertas sobre la violencia en torno al evento del 6 de enero, pero gran parte de la organización relacionada con la inauguración está vinculada con algunas dinámicas diferentes que se han planificado durante al menos un mes. Una que se destaca es la Marcha del Millón de Milicianos aparentemente organizada para el 20 de enero en el Capitolio. Los volantes de propaganda y eventos han estado circulando por los grupos de chat de las milicias.

Los miembros de la milicia también están haciendo planes de protestas en varios capitolios estatales en los días previos a la inauguración. Stall agregó que mientras la manifestación del miércoles en Washington DC estuvo en gran parte desarmada, esto puede cambiar el 20 de enero:

También hay múltiples eventos en las capitales estatales organizados para los días 17, 18, 19 y 20. Los volantes para estos eventos han sido bastante variados en cuanto a las indicaciones sobre las tendencias ideológicas específicas de quienes se organizan, ya sea el activismo “2A”, una organización abierta de milicias, Boogaloo o algo completamente diferente. El único punto en común es que todos son de naturaleza expresamente de derecha y, a menudo, apuntan a una reunión militante o armada.

Exactamente un año antes de la fecha de la inauguración programada, el 20 de enero de 2020, tuvo lugar la mayor manifestación armada en la historia de Estados Unidos en Richmond, Virginia, en la que participaron aproximadamente 10.000 fascistas. En diciembre, el asesor fascista de Trump, Stephen Miller, dijo: “La única fecha en la Constitución es el 20 de enero”, y agregó que esta era la “fecha límite” para tomar medidas para proteger la Presidencia de Trump.

A pesar de este peligro claro y presente, el Partido Demócrata está involucrado en un encubrimiento para evitar el estallido de oposición social en respuesta a la amenaza constante de una dictadura. En una carta distribuida ayer al caucus demócrata de la Cámara de Representantes, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se negó a solicitar una investigación sobre los involucrados en el complot en curso. El presidente electo Joe Biden dijo a los reporteros en una conferencia de prensa ayer que no apoyaba el juicio político contra Trump y que no pediría su renuncia.

El Partido Demócrata es muy consciente del peligro que representa la ocupación de la Casa Blanca por parte de Trump, pero evita declararlo públicamente por temor a despertar la oposición social entre las masas de trabajadores que se oponen al fascismo y están enfurecidos por el papel de Trump en el golpe de Estado del miércoles.

El New York Times informó que Pelosi habló con el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, sobre “evitar que un presidente inestable inicie hostilidades militares o acceda a los códigos de lanzamiento [nuclear]”. Un portavoz de Milley respondió y le dijo al Times que el general “respondió a sus preguntas sobre el proceso de autoridad de mando nuclear”.

Pero para el público, Pelosi ofrece una explicación diferente de lo que está sucediendo. En una conferencia de prensa el jueves, ¡dijo absurdamente que el intento de golpe del miércoles fue dirigido por el Kremlin en Moscú!

Y el mensaje que envió al mundo, este presidente es una herramienta completa de Putin. El objetivo de Putin era disminuir el papel de—la visión de la democracia en el mundo. Eso es lo que ha estado haciendo. Con usted, señor presidente, todos los caminos conducen a Putin. Putin quiere socavar la democracia. De eso se trata a nivel nacional e internacional. Y el presidente le dio el mayor de todos sus muchos regalos a Putin, el mayor regalo, ayer.

El Partido Socialista por la Igualdad (Estados Unidos) exige la investigación más amplia sobre los verdaderos culpables dentro del aparato estatal que están detrás de esta conspiración en curso, incluyendo la familia de Trump, Mitch McConnell, Ted Cruz, Josh Hawley y los más de 100 congresistas republicanos que votaron en contra de certificar los resultados del colegio electoral.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

¡Por una investigación exhaustiva y pública del golpe de Trump del 6 de enero!
[9 enero 2021]

El golpe fascista del 6 de enero
[8 enero 2021]