El acuerdo de inversión entre la UE y China aumenta las tensiones con EE.UU.

por Nick Beams
5 enero 2021

La Unión Europea y China han llegado a un acuerdo sobre un tratado de inversión que abre oportunidades para las empresas europeas en el mercado chino, pero amenaza con cortar el objetivo declarado de la entrante administración Biden en los EE.UU. de movilizar a sus aliados en un frente anti-China.

El acuerdo fue anunciado el miércoles pasado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de China, Xi Jinping. Se ha estado elaborando desde 2014 y hasta hace un par de meses parecía estar estancado.

Pero un empuje concertado de la canciller alemana Angela Merkel y Xi después de las elecciones presidenciales de EE.UU. aseguró un acuerdo.

El presidente chino Xi Jinping, a la derecha, la canciller alemana Angela Merkel, en el centro, el presidente francés Emmanuel Macron, al fondo a la izquierda, y el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, a la izquierda en primer plano, en el palacio presidencial del Elíseo en París, el martes 26 de marzo de 2019. (Foto AP/Francois Mori)

En declaraciones al Financial Times, el comisario de comercio de la UE, Valdis Dombrovskis, dijo que el acuerdo contenía los "resultados más ambiciosos" que China había acordado en términos de acceso al mercado. Las empresas europeas tendrían más certeza y previsibilidad para sus operaciones y hubo "cambios muy bienvenidos en las reglas del juego, porque durante un largo período, las relaciones comerciales y de inversión con China han estado desequilibradas".

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se hizo eco de estos comentarios y dijo que el acuerdo de inversión "ayudaría a reequilibrar las relaciones comerciales y de inversión entre la UE y China". A los inversores europeos se les había dado un nivel de acceso al mercado sin precedentes que proporcionaba a las empresas "certeza y previsibilidad para sus operaciones".

Según los términos del acuerdo, los requisitos de la empresa conjunta se levantan en los servicios financieros y se eliminarán progresivamente en la producción de automóviles. Hay nuevas aperturas para empresas europeas en servicios de salud, computación en nube y vehículos eléctricos. China también ha acordado no discriminar a las empresas europeas en la adjudicación de contratos a favor de las empresas chinas de propiedad estatal y subvencionadas por el Estado.

Dombrovskis dijo que en materia de servicios financieros la UE se ha asegurado los mismos beneficios que el acuerdo comercial de la Fase 1 acordado entre EE.UU. y China el pasado mes de enero.

En un intento por evitar la oposición de los países y partidos políticos de la UE, China aceptó mantener los términos del acuerdo climático de París y buscar la ratificación de las normas laborales internacionales que cubren el trabajo forzoso.

En virtud del acuerdo, China obtendrá un acceso más amplio a algunos sectores manufactureros de la UE y a la industria energética.

Pero la principal ganancia para Beijing está en el frente político. Xi intervino directamente en las negociaciones, hablando con Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron. Estaba ansioso por asegurar un acuerdo frente a las críticas de algunos sectores de China de que sus políticas han llevado al aislamiento de Beijing como resultado de la guerra comercial y económica contra ella por parte de la administración Trump.

Esa presión no va a ceder bajo la administración Biden y puede ser más intensa a medida que los demócratas tratan de involucrar a las potencias europeas y otros en la campaña anti-China en lugar del enfoque de ir solo adoptado bajo Trump.

Xi estaba ansioso por asegurar el acuerdo antes de la llegada al poder de la administración Biden el 20 de enero. La agencia oficial de noticias china, Xinhua, dijo que en su llamada a Macron, Xi había dicho que las relaciones entre China y la UE estaban "ganando más importancia global y estratégica bajo las nuevas circunstancias".

Noah Barkin, un especialista en relaciones Europa-China de la consultora Rhodium, dijo en una nota emitida a finales del mes pasado que el acuerdo era un revés a los planes de cooperación transatlántica contra Beijing y lo llamó "un golpe geopolítico para China".

"Prevenir tal frente transatlántico ha sido una prioridad para los líderes chinos y probablemente explica la intervención de última hora de Xi Jinping para sellar un acuerdo --y la insistencia de Beijing para que se concluya rápidamente, antes de que Biden asuma el cargo".

El principal empuje para el acuerdo por parte europea vino de Merkel, que considera que ofrece mayores ventajas a las empresas automotrices alemanas, como Daimler y Volkswagen, para sus operaciones de fabricación en China.

En una declaración poco antes del anuncio del acuerdo, la presidenta de la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil, Hildegard Müller, dijo que "mejoraría significativamente el entorno competitivo de las empresas europeas en China" y daría un "nuevo impulso a un marco global, basado en normas, para el comercio y la inversión".

La administración entrante de Biden no ha dejado ninguna duda sobre su oposición.

Antes del anuncio, Jake Sullivan, la elección de Biden como asesor de seguridad nacional, escribió en Twitter que la administración entrante "acogería con agrado consultas tempranas con nuestros socios europeos sobre nuestras preocupaciones comunes acerca de las prácticas económicas de China".

Un exfuncionario de la administración Obama dijo al Financial Times que el empuje de Beijing para cerrar el acuerdo era parte de un esfuerzo deliberado para descarrilar la perspectiva de una mayor cooperación entre EE.UU. y la UE sobre China bajo la próxima administración. Sullivan había dicho básicamente que "frenara las cosas", pero eso no estaba sucediendo.

La administración Trump había intervenido anteriormente con una declaración emitida por John Ullyot, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de los EE.UU.

"Nuestros aliados y socios están cada vez más de acuerdo en que el enfoque obvio al tratar con Beijing es 'desconfiar y verificar'. Cualquier compromiso de [China] que no esté acompañado de fuertes mecanismos de aplicación y verificación es simplemente una victoria propagandística para el [Partido Comunista Chino]".

Europeo para las relaciones con China, lo calificó de "error estratégico". Dijo que era "ridículo" que la parte de la UE reclamara como un "éxito" los compromisos que Beijing ha hecho sobre los derechos laborales. Las organizaciones de derechos humanos han acusado a China de utilizar a un gran número de uigures detenidos en la provincia de Xinjiang como mano de obra forzada, afirmación que niega.

Subrayando la intensificación de las rivalidades entre las principales potencias económicas, dijo: "Los valores que todos apreciamos en nuestros sermones dominicales deben ser respetados si no queremos ser víctimas de un nuevo rival sistémico".

El acuerdo ha planteado la cuestión de cómo e incluso si la UE cooperará con los EE.UU. en los tratos con China bajo la entrante administración de Biden. A finales de noviembre, un documento preparado por la Comisión Europea pidió una alianza con los EE.UU. para superar los conflictos incurridos en la administración Trump.

Decía que la asociación entre la UE y los EE.UU. necesitaba "mantenimiento y renovación" si el mundo democrático quería hacer valer sus intereses contra "poderes autoritarios" y "economías cerradas [que] explotan la apertura de la que dependen nuestras propias sociedades".

Los críticos del acuerdo dicen que socavará una asociación dirigida contra China. Sin embargo, el comisario de comercio de la UE, Dombrovskis, dijo al Financial Times que el acuerdo podría ayudar a otros países a conseguir compromisos de China.

Dijo que la UE quería "comprometerse muy estrechamente con los EE.UU." y que no veía ni el acuerdo de Fase I con la administración Trump ni el acuerdo de inversión de la UE como "un obstáculo a esta cooperación de ninguna manera".

El acuerdo tiene que ser ratificado por el Parlamento Europeo antes de entrar en vigor y es seguro que habrá intervención de sus oponentes tanto en los EE.UU. como en la UE para bloquearlo.

Dado el alcance del desaire a los EE.UU. contenido en el anuncio del acuerdo, impulsado desde el lado de la UE por Merkel, la administración Biden puede decidir continuar por el mismo camino tomado por Trump.

Thomas Wright, un alto miembro del influyente Brookings Institution, dijo que la decisión de la UE era "incuestionablemente perjudicial y tendrá a muchos preguntando justificadamente si vale la pena el tiempo de Biden haciendo una gran apuesta por Europa".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de enero de 2021)