Decisión de extradición de Assange prevista para el 4 de enero: ¡Movilicen a la clase obrera para asegurar su libertad!

por Thomas Scripps
4 enero 2021

Los tribunales del Reino Unido decidirán el lunes 4 de enero si el fundador y periodista de WikiLeaks, Julian Assange, debe ser extraditado a Estados Unidos. Se enfrenta a cadena perpetua por cargos bajo la Ley de Espionaje por exponer crímenes de guerra y complots golpistas, tortura y otros abusos de derechos humanos, corrupción estatal y espionaje.

La decisión de extraditar está casi asegurado. La audiencia fue una farsa pseudo legal que vio pisoteados los derechos democráticos básicos de Assange. La juez del distrito que preside, Vanessa Baraitser, ha tratado a Assange con una hostilidad manifestada durante todo el proceso. Su supervisora, Lady Emma Arbuthnot, está casada con una figura del gobierno nombrado personalmente en las exposiciones de WikiLeaks.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange [Crédito: AP Photo/Matt Dunham]

Una decisión de cualquier manera se encontrará con una apelación, lo que lo llevará a meses o incluso años de más batallas legales. Mientras tanto, Assange permanecerá encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh en Londres, con un grave riesgo para su vida.

Sin embargo, la audiencia del lunes marca una nueva etapa importante en la persecución por una década del periodista más importante del siglo XXI.

El equipo legal de Assange ha hecho trizas a la trampa montada contra él por el gobierno de Estados Unidos. Han demostrado que los fiscales estadounidenses han tergiversado fundamentalmente los hechos del caso, que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos no ha procedido con buena fe y que están solicitando la extradición por un delito político, prohibido por el Tratado de Extradición Anglo-Estadounidense.

Han demostrado cómo la solicitud rompe las barreras legales contra la extradición de cualquier persona en riesgo de ser castigado "por sus ... opiniones políticas" o discriminado durante los procedimientos judiciales por esas opiniones, o de cualquier persona cuya extradición sería "injusto y opresivo" por motivos médicos. La solicitud de extradición amenaza con violar el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, el derecho a la libertad de expresión; Artículo 7, derecho a la penalización retroactiva; Artículo 6, derecho a un juicio justo; y el artículo 3, el derecho a no recibir tratos o penas inhumanas o degradantes.

Esta demolición de los argumentos de la fiscalía ha dejado al descubierto los intereses sociales detrás del tratamiento vengativo contra Assange. Estados Unidos y los estados aliados lo están convirtiendo en un ejemplo para aterrorizar la oposición a la guerra y la dictadura, en nombre de sus depredadores clases dominantes. Su audiencia de extradición es un juicio amañado organizado para emitir una decisión predeterminada sobre un prisionero de guerra de clases.

Estas fuerzas sociales no cederán hasta que se les haga, con temor a un movimiento global de masas por la libertad del fundador de WikiLeaks.

Existe una fuente de apoyo popular hacia Assange. WikiLeaks es celebrado por millones por haber dado un golpe a las brutales actividades del imperialismo estadounidense y sus aliados, incluyendo el Reino Unido. También se entiende que el caso de Assange está preparando un precedente para un mayor asalto al periodismo y los derechos democráticos.

Más de 1.600 periodistas en 99 países firmaron una carta abierta exigiendo la libertad de Assange. La publicación de la carta en diciembre de 2019 siguió al establecimiento del grupo de Médicos por Assange un mes antes, que reunió a profesionales médicos indignados por el maltrato de Assange. Un grupo de Abogados para Assange y Artistas para Assange se fundaron a principios de este año.

Sin embargo, la fuerza social capaz de asegurar la libertad de Assange y defender los derechos democráticos, la clase obrera internacional, aún no se ha organizado en su apoyo.

Construir la campaña necesaria en la clase obrera requiere un ajuste de cuentas políticas con las fuerzas que han trabajado para aislar a Assange. Estos incluyen los medios de comunicación y las organizaciones de derechos civiles de la fraternidad "liberal" pequeñoburguesa, la pseudoizquierda y la burocracia sindical y laborista.

En sus primeros años, WikiLeaks trabajó con periódicos como The Guardian, New York Times, Le Monde, Der Spiegel y El País para publicar sus lanzamientos. Desde el principio, estas organizaciones buscaron controlar las consecuencias políticas de las exposiciones sin precedentes, beneficiándose de la primicia a lo largo del camino.

Cuando Assange se negó a retirarse del derecho del público para saber y amenazó con alterar sus acogedoras relaciones con sus respectivas clases dominantes, lo apuñalaron por la espalda. Los antiguos "socios de medios" de WikiLeaks lanzaron una campaña sistemática para demonizar a Assange, promoviendo una investigación sueca de agresión sexual fabricada e historias fabricadas de colusión con el estado ruso.

Organizaciones de pseudoizquierda como el Partido Socialista de los Trabajadores en el Reino Unido y la Organización Socialista Internacional en los Estados Unidos, cuyo apoyo a las intervenciones imperialistas bajo la bandera fraudulenta de los “derechos humanos” que fueron amenazados por las revelaciones de WikiLeaks, se unieron a la cruzada. Su afluentes partidarios de clase media, impregnados de políticas de identidad, estaban muy felices de apoyar las insinuaciones inventadas de Suecia sobre agresión sexual.

La "izquierda" del Partido Laborista y la burocracia sindical mantuvieron un silencio cómplice en todo momento. Solo en abril de 2019, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se opuso públicamente a la extradición de Assange a Estados Unidos, antes de declarar menos de 48 horas después que su destino era "un asunto de los tribunales". Corbyn guardó silencio sobre el caso de Assange durante las elecciones generales de diciembre de 2019. Desde que fue reemplazado como líder del Partido Laborista, intermitentemente ha pedido al poder judicial británico y al primer ministro Boris Johnson que bloqueen la extradición de Assange.

Al llevar a cabo su campaña por la libertad de Assange, el Partido Socialista por la Igualdad y el World Socialist Web Site identificaron estos desarrollos como parte del giro hacia la derecha en la política burguesa — incluyendo sus adjuntos de pseudoizquierda— y una prueba del hecho de que no había un grupo de apoyo por los derechos democráticos en ningún sector de la clase dominante. Insistimos en que la lucha por defender a Assange dependía de una lucha política para alertar a los trabajadores y jóvenes a nivel internacional sobre los problemas involucrados en su persecución y organizarlos en oposición al giro global hacia la dictadura y la guerra.

El grupo de campaña oficial Don’t Extradite Assange (DEA), formado a fines de 2019, ha intervenido para evitar que se extraigan estas conclusiones y hacer cumplir una orientación arruinada hacia el Estado capitalista. Esto se ha centrado en su llamado de que "izquierda" y "derecha" deben unirse para asegurar la libertad de Assange.

Esto inicialmente tomó la forma de promover las protestas proforma de algunos "izquierdistas" laboristas y las tardías disculpas cínicas de The Guardian, que ahora está tan expuesto sobre este tema que recientemente publicó un editorial oponiéndose a la extradición de Assange e instando, "Los casos anteriores relacionados con Assange no deben utilizarse para confundir el tema [!]. Suecia ha abandonado la investigación sobre una acusación de violación, que él negó". The Guardian pone su confianza en el presidente electo Joe Biden, quien calificó infamemente a Assange de “terrorista de alta tecnología”.

En las semanas recientes, la lógica reaccionaria de la política de la DEA ha llegado a su obscena conclusión: haciendo apelas amistosas al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que conceda la libertad a Assange. El presidente ha emitido una serie de indultos en las últimas semanas, lo que llevó a la DEA a promover la petición, "Presidente Trump: ¡Perdóna a Assange!" El feed de Twitter de la DEA ha presentado a la neofascista Cassandra Fairbanks, la fundamentalista cristiana y excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin, la congresista republicana electa Marjorie Taylor Greene, que promueve QAnon, y el provocador de extrema derecha y colaborador de Breitbart James O’Keefe, entre otras figuras igualmente repulsivas.

Es legítimo buscar un perdón presidencial; a Assange se le debe eso y más. Pero un discurso a Trump que busque promover la causa de los derechos democráticos sólo puede tomar la forma de una demanda en nombre de un movimiento de masas de la clase obrera opuesta — una dirigida directamente contra Trump, los republicanos y los demócratas.

El llamado que está impulsando la DEA es en cambio un llamado a la sensibilidad democrática inexistente del gánster fascista en la Casa Blanca y su séquito. La petición está encabezada por una imagen de Trump con un bocadillo que dice: “[L] a Primera Enmienda es vital para nuestro país. Necesitamos una prensa libre y un libre intercambio de ideas. Necesitamos que los ciudadanos y los medios de comunicación sean libres de criticar”.

Esto ocurre el mismo mes en que Trump perdonó a los miembros del grupo mercenario Blackwater responsable de la masacre de 14 ciudadanos iraquíes en la plaza Nisour en 2007 —uno de los crímenes más atroces de la guerra salvaje que Assange y WikiLeaks hicieron tanto para exponer. Quienes apelan al presidente también ignoran sus planes en curso para un golpe, incluyendo las preocupaciones de que pueda declarar la ley marcial con el pretexto de lanzar una confrontación militar catastrófica con Irán.

La orientación hacia Trump es la prueba más clara posible de que cualquier perspectiva para la defensa de Assange y los derechos democráticos que se base en el Estado capitalista y sus representantes está en quiebra. Desde que WikiLeaks publicó los Registros de la Guerra de Irak y Afganistán, los archivos de Guantánamo y los cables diplomáticos de Estados Unidos, el destino de Assange ha estado ligado a la lucha contra el imperialismo y sus representantes políticos. Esa lucha exige la construcción de un movimiento socialista de masas y antiimperialista de la clase obrera internacional. Hacemos un llamado a todos aquellos que estén de acuerdo con esta perspectiva a que nos contacten hoy.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Ten years since WikiLeaks published the US diplomatic cables
[28 noviembre 2020]

La vida de Assange en peligro por el gran brote de COVID-19 en la prisión de Belmarsh
[26 noviembre 2020]

Ten years since WikiLeaks and Julian Assange published the Iraq War Logs
[23 octubre 2020]

Despues de la audiencia de Assange—la lucha contra el imperialismo
[10 octubre 2020]