Educadores de California, trabajadores de la salud y de la logística: ¡Uníos para detener el COVID-19 y salvar vidas ahora!

por Comité de Seguridad de Base de los Educadores del Norte de California
30 diciembre 2020

Esta es la declaración fundacional del Comité de Seguridad de Base de los Educadores del Norte de California. Únete a nuestro comité hoy en wsws.org/edsafety.

La política bipartidista de "inmunidad colectiva" del gobierno de los Estados Unidos ha creado un desastre absoluto y California se ha convertido en el nuevo epicentro de la pandemia. Cada día, decenas de miles de californianos se infectan con COVID-19, lo que provoca más muertes evitables. Desde el 19 de noviembre, el estado ha alcanzado nuevos récords de infecciones diarias casi todos los días. La mitad sur del estado se ha quedado sin camas en la unidad de cuidados intensivos (UCI). En estas condiciones, los demócratas de la legislatura estatal están proponiendo una "legislación de emergencia" en el proyecto de ley 10 de la Asamblea, no para contener la enfermedad, sino para obligar a las escuelas a impartir instrucción en persona.

¡Se requiere una acción urgente y de gran alcance! El Comité de Seguridad de Base de Educadores del Norte de California hace un llamado a todos los educadores y al personal de las escuelas, así como a los trabajadores de logística, de la salud, a los trabajadores automotores de Tesla y a los trabajadores de todas las industrias, para que se unan en una lucha común para salvar vidas deteniendo la propagación de COVID-19.

Los estudiantes de la secundaria de Oakland apoyan a los maestros de Oakland durante su huelga en 2019

Exigimos que todas las escuelas y todos los lugares de trabajo no esenciales se cierren inmediatamente hasta que la pandemia haya sido erradicada y los lugares de trabajo y las escuelas hayan sido considerados seguros por los científicos, los trabajadores y los educadores. Se deben poner a disposición recursos para detectar, contener y tratar el COVID-19 de la manera más eficaz posible, y para proporcionar una educación en línea de alta calidad a todos los estudiantes y un ingreso sustancial garantizado a todos los que tengan que quedarse en casa. El cierre de escuelas y lugares de trabajo es fundamental para detener la propagación de COVID-19 en las comunidades en general, ya que las personas que viajan entre los hogares, las escuelas y los lugares de trabajo forman una red de transmisión interconectada. Los epidemiólogos han escrito extensamente sobre esta cuestión en las principales revistas científicas y médicas como Nature y el Journal of the American Medical Association.

Es un hecho que todos los países del mundo que han cerrado negocios y escuelas han tenido una caída en los casos y muertes de COVID-19, y todos los países que han suavizado las restricciones han tenido un aumento. Un estudio exhaustivo publicado en Science este mes encontró que el cierre de escuelas y universidades ha sido una de las políticas más efectivas a nivel mundial para contener la pandemia.

A pesar de la riqueza de los datos científicos que demuestran la necesidad de cerrar las escuelas, los políticos demócratas de toda California han insistido en que las escuelas deben reabrir sus puertas antes de que la pandemia sea contenida. Como San Francisco se estaba quedando rápidamente sin camas en la UCI, la alcaldesa demócrata London Breed declaró recientemente: "Es exasperante que nuestras escuelas no vayan a reabrir para el aprendizaje en persona en enero".

Los demócratas en la legislatura estatal han impulsado la AB 10 como legislación de emergencia para exigir a los distritos de todo el estado que ofrezcan instrucción en persona mientras aún hay "una propagación sustancial" en sus respectivos condados. Por su parte, el gobernador demócrata Gavin Newsom ha respondido a la pandemia con medidas desdentadas que dejan abiertos los grandes lugares de trabajo, una fuente común de nuevos brotes, mientras que dejan a los trabajadores y a las pequeñas empresas luchando sin ayuda.

Durante las medidas iniciales de cierre en mayo, el milmillonario director general de Tesla, Elon Musk, reinició ilegalmente la producción en su planta de Fremont, lo que provocó brotes totalmente evitables y allanó el camino para una reapertura más amplia de las empresas no esenciales. Musk despidió a varios trabajadores que se negaron a volver a la fábrica insegura, mientras que los demócratas del estado y del condado permitieron que la flagrante violación tuviera lugar sin repercusiones, declarando más tarde la planta como "producción esencial".

Musk se ha convertido en el principal especulador de la pandemia, viendo su riqueza personal crecer de $24.600 millones en marzo a más de $147.000 millones en la actualidad. Los $120.000 millones que Musk ha acumulado sólo desde marzo son mucho más que todo el presupuesto de educación K-12 propuesto por el estado para 2021, que asciende a sólo $99.700 millones.

Aunque Newsom insiste en que la apertura de escuelas es un asunto local, el estado ni siquiera publica suficientes datos para tomar decisiones informadas. California, con 6 millones de niños en edad escolar, es uno de los 11 estados que no recopila ninguna información sobre los brotes en las aulas a nivel de escuela, distrito o estado.

Al fracasar completamente en la mitigación y contención de la pandemia, los políticos de California a nivel de ciudad, condado y estado simplemente están siguiendo el ejemplo del fascista Trump, del presidente electo Biden y de medios de comunicación como el New York Times, que han insistido en que la expansión de las ganancias corporativas es más importante que la contención de la pandemia. Trump rápidamente aceptó la demanda del Times de que "la cura no puede ser peor que la enfermedad". Por su parte, Biden se ha lavado las manos del problema, insistiendo en que por lo menos 100.000 muertes más están "baked in” (inevitables) y no hay nada que hacer para salvarlas. En lugar de medidas de emergencia para detener la propagación y aumentar la capacidad de los hospitales, Biden propone reabrir todas las escuelas en los primeros 100 días de su presidencia.

Nada menos que sus homólogos republicanos, los políticos demócratas de todo el país han adoptado la instrucción en persona, con la ciudad de Nueva York, Chicago y Washington DC, uniéndose a los estados de Washington y Oregón para reanudar la educación presencial en el momento más álgido de la pandemia.

Estos políticos han sido ayudados e instigados por los sindicatos de maestros, que se han opuesto a las luchas estatales o nacionales para forzar el cierre de escuelas. La Federación Americana de Maestros (AFT) y la Asociación Nacional de Educación (NEA) han respaldado la ficción de que las escuelas pueden reabrirse de manera segura durante la pandemia. A principios de este mes, los presidentes de varios sindicatos locales llamados "radicales" responsables de traicionar las principales huelgas de maestros desde 2018 —incluyendo el Sindicato de Maestros de Chicago, el Sindicato de Maestros Unidos de Los Ángeles y la Asociación de Educación de Oakland— le escribieron una carta humillante a Biden pidiéndole que nombrara un Secretario de Educación comprometido con una política de identidad pro-capitalista y una "reapertura segura" de las escuelas.

La semana pasada, Biden anunció que nombrará a Miguel Cardona proescuelas charter como su nuevo secretario de Educación. Como comisionado de educación de Connecticut, Cardona luchó por reabrir las escuelas este otoño, lo que llevó a Connecticut a tener una de las tasas de mortalidad per cápita más altas del país. Cardona es un defensor de larga data de la "elección de escuela", el lema bajo el cual se transfirieron cantidades masivas de fondos de las escuelas públicas a las escuelas chárter administradas por el sector privado, incluidos recortes presupuestarios sin precedentes durante la administración Obama-Biden de 2008 a 2016.

En todo California existe una oposición masiva entre los educadores y el personal de las escuelas, así como entre los padres y todos los sectores de los trabajadores, a las políticas homicidas aplicadas por los republicanos y los demócratas. Para unificar esta oposición, estamos construyendo organizaciones de lucha que controlamos, y que son completamente independientes de los partidos y organizaciones controladas por los capitalistas que se están beneficiando de nuestra explotación.

El Comité de Seguridad de Base de los Educadores del Norte de California se está uniendo a los comités de base de Los Ángeles y San Diego para encabezar la lucha por el cierre de todas las escuelas, detener la propagación de COVID-19 y salvar vidas en todo el estado y la región. Hacemos un llamado a los educadores, estudiantes, padres y todos los trabajadores de California para que se unan a nosotros ahora y acepten las siguientes demandas:

* ¡Financiar completamente la educación pública en línea de alta calidad, incluyendo el acceso gratuito a Internet de alta velocidad para todos! El estado del aprendizaje virtual es una vergüenza. ¡La educación pública de alta calidad para todos es un derecho social! Se debe proporcionar gratuitamente a todos los profesores, estudiantes y padres de familia hardware, software, acceso a Internet y formación y apoyo adecuados. El tamaño de las clases debe reducirse a no más de 15 para todos los grados. Decenas de miles de educadores, personal y trabajadores tecnológicos en toda California deben ser contratados para hacer esto una realidad.

* ¡Protección total de los ingresos para los padres que decidan quedarse en casa! Los educadores no son ajenos a las necesidades de los padres, como los políticos controlados por las corporaciones. Se debe proporcionar un ingreso completo a aquellos que no pueden trabajar porque deciden quedarse en casa con sus hijos. Los beneficios de desempleo y formas adicionales de asistencia deben ser incrementados para proteger a las familias, y una moratoria permanente debe ser puesta en marcha para detener todos los desalojos y las ejecuciones hipotecarias.

Cancelar permanentemente las evaluaciones de los maestros! ¡Dejen de usar como chivos expiatorios a los educadores por la crisis social! La educación pública se ha puesto patas arriba por la pandemia, pero las evaluaciones de los maestros siguen como antes. Los maestros virtuales son observados y penalizados si los estudiantes no están "muy comprometidos". Absurdamente, algunos maestros aún deben realizar "paseos por las galerías" en aulas vacías. Pero la pandemia sólo ha puesto de relieve el papel establecido desde hace mucho tiempo de las "evaluaciones" de los maestros como medio para culpar a los educadores de una crisis social sobre la que no tienen ningún control.

*¡Publiquen toda la información existente sobre la propagación de COVID-19 en las escuelas y lugares de trabajo de la forma más completa y accesible posible! Es evidente que entre bastidores, los estados están siguiendo cuidadosamente los brotes de COVID-19 en todas partes. Pero la información, cuando se publica, se presenta en fragmentos, como parte de un intento consciente de ocultar y minimizar el peligro. En realidad, los brotes de COVID-19 nunca se limitan a una escuela, un hogar o un lugar de trabajo. Lo contrario es cierto: todos los brotes están conectados en un proceso continuo de transmisión. Para protegernos a nosotros mismos y a nuestras familias, necesitamos una imagen completa y precisa de la propagación de COVID-19 en y a través de todos los lugares, fácilmente accesible para todos.

*¡Defiendan a los denunciantes y a todos los que se oponen o se niegan a trabajar en condiciones inseguras! Hay una oposición masiva en todas partes, pero muchos temen hablar. Saben que serán blanco de abusos y saben que los sindicatos no harán nada para defenderlos. Todos los educadores, estudiantes o trabajadores que revelan, denuncian o se niegan a trabajar en condiciones inseguras —ya sea en escuelas, fábricas, almacenes, hospitales u oficinas— deben ser defendidos contra cualquier victimización por parte de los empleadores o los funcionarios del Estado. Todos los trabajadores que hayan sido victimizados deben ser contratados nuevamente con los salarios atrasados. Condenamos la persecución de la denunciante de COVID-19 Rebekah Jones, que ha sido perseguida por el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, por su papel de exponer las infecciones relacionadas con las escuelas de K-12.

* Anclar los puntos de referencia para la reapertura a los niveles de transmisión en la comunidad, no la vacunación. La vacunación es sólo una herramienta entre muchas para controlar la propagación de COVID-19. Esta pandemia podría haber sido detenida en su camino en marzo con las medidas de salud pública que estamos pidiendo ahora. Dado que los gobiernos federal, estatales y locales se negaron a aplicar estas medidas, la vacuna parece ser la herramienta más probable para lograr el nivel de erradicación de la enfermedad necesario para que los campus escolares vuelvan a ser seguros. Sólo después de que esta vacuna y otras medidas de salud pública y de ayuda económica hayan detenido la propagación de COVID-19 puede comenzar la reapertura. Esto requiere la vacunación de todos los miembros de las comunidades escolares, no sólo de los educadores. El personal de las escuelas está más seguro cuando nuestras comunidades están vacunadas, y nuestras comunidades están más seguras cuando el personal de las escuelas está vacunado.

Al emitir estas demandas no intentamos razonar o jugar con las conciencias de los demócratas o republicanos, ya sea en Washington o Sacramento, ni con los consejos escolares, ni con los sindicatos existentes. En su lugar, apelamos a nuestros verdaderos aliados en la lucha para salvar vidas y no para obtener beneficios: ¡la clase obrera americana e internacional!

Para cerrar todos los vectores de transmisión, y poner a disposición los vastos recursos de emergencia necesarios para tratar a los enfermos y atender las necesidades de todos hasta que la enfermedad sea erradicada, se requiere la unificación de los educadores así como de los trabajadores de las industrias clave a través de California, los EE.UU., e internacionalmente.

Por eso se funda el Comité de Seguridad de Base de Educadores del Norte de California como la sección del Área de la Bahía de una red nacional del Comité de Seguridad de Base de Educadores, que está creciendo y que ya incluye comités en la ciudad de Nueva York (el distrito escolar más grande del país), Los Ángeles (el segundo más grande), así como en San Diego, Michigan, Texas, Tennessee y Pensilvania. Los trabajadores automotores de varias plantas en Michigan y en todo el Medio Oeste también han formado nuevos comités de base en el último año, y están trabajando con nosotros. Internacionalmente, estamos conectados a redes de comités de profesores y trabajadores en el Reino Unido, Alemania y Australia a través del World Socialist Web Site.

Hacemos un llamamiento a todos los educadores y personal de apoyo, incluyendo conductores de autobús, ayudantes de profesores, secretarias, paraprofesionales, conserjes, cocineros, enfermeras, psicólogos escolares, trabajadores sociales y trabajadores de todas las industrias, para que se unan a nuestra red y formen comités de seguridad de base en su escuela o lugar de trabajo. Llena el formulario “Join" en wsws.org/edsafety.

¡No esperes! La pandemia puede ser detenida a través de una acción racional y científica por parte de la clase trabajadora. El hecho de que se estén desarrollando varias vacunas COVID-19 hace aún más crítico que se tomen todas las medidas para contener inmediatamente el virus y salvar tantas vidas como sea posible hasta que dicha vacuna esté ampliamente disponible.

(Artículo publicado originalmente en inglés el “28 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Formen comités de seguridad de base e independientes de docentes, padres y estudiantes!
[18 agosto 2020]

New York City educators, parents and students must organize a strike to close all schools!
[17 diciembre 2020]

Los Angeles educators form rank-and-file safety committee to oppose unsafe school reopening
[21 septiembre 2020]