¡Cierren la industria automotriz para salvar vidas hasta que una vacuna esté disponible para todos! ¡Compensación completa para todos los trabajadores!

Red del Comités de Seguridad de Base de los Trabajadores Automotores
25 diciembre 2020

La Red del Comités de Seguridad de Base de los Trabajadores Automotores, compuesta por trabajadores automotores de plantas de todos los Estados Unidos, pide un cierre inmediato de la industria automotriz para detener la propagación del virus, tanto en las plantas como en las comunidades circundantes, y una compensación total a los trabajadores.

El comienzo de las vacunaciones hace aún más necesario contener la pandemia ahora y prevenir muertes e infecciones innecesarias. Así como ningún soldado quiere ser el último en ser vacunado antes de un tratado de paz, no hay justificación para que se produzcan más muertes para construir Jeeps o F-150s mientras millones de personas esperan ser vacunadas.

Las empresas automotrices, con el pleno apoyo y colaboración del sindicato United Auto Workers, han llevado a cabo deliberadamente políticas que han expuesto a cientos, si no miles, de trabajadores al virus, causando docenas de muertes. En una sola fábrica, la Planta de Ensamblaje Warren de Fiat Chrysler en Detroit, al menos seis trabajadores han muerto desde el comienzo de la pandemia, y se han producido nuevos brotes a lo largo del último mes.

La evidencia demuestra que los grandes lugares de trabajo y las obras de construcción, junto con las residencias de ancianos y las escuelas de prescolar a la secundaria, han sido los mayores lugares de propagación de la enfermedad en los estados industriales como Michigan e Illinois, y al otro lado de la frontera en Canadá y México. Muchos hospitales no pueden aceptar más pacientes, con las UCI desbordadas y los médicos y enfermeros empujados al extremo.

Las empresas de automóviles y el UAW han hecho caso omiso de los consejos más básicos de los expertos en salud pública, incluida la necesidad de cerrar las empresas y las actividades no esenciales y de realizar pruebas masivas y rastreo de contactos para contener la propagación del virus.

Las empresas y los sindicatos han abandonado las limitadas medidas de seguridad promulgadas tras el reinicio de la producción a mediados de mayo. Han utilizado las dificultades financieras para chantajear a los trabajadores a fin de que permanezcan en el trabajo después de haber estado expuestos, y han ocultado sistemáticamente la información sobre la propagación del virus en las plantas.

En todos los países, las grandes empresas multinacionales, con el apoyo de los Gobiernos nacionales, están imponiendo las mismas condiciones brutales a los trabajadores. Por lo tanto, pedimos la más amplia unidad internacional de los trabajadores. En particular, expresamos nuestro apoyo a nuestros hermanos y hermanas de las plantas automotrices de México y Canadá, así como a los trabajadores automotores en huelga de Toyota en la India y de Kia y General Motors en Corea del Sur. Hacemos un llamamiento a los trabajadores automotores de todo el mundo para que se pongan en contacto con nosotros y empiecen a sentar las bases de una colaboración mundial.

Si bien la vacuna se está distribuyendo ahora a los miembros del Congreso, pasarán meses antes de que esté ampliamente disponible para los trabajadores automotores. A principios de este mes, el portavoz de GM, David Caldwell, dijo al Detroit Free Press: “Es importante tomar en cuenta que los trabajadores esenciales y otros con tipos específicos de condiciones de salud o los ancianos serán probablemente los primeros en la línea cuando los departamentos de salud del Gobierno establezcan los planes de distribución. ... Los empleados de GM no son considerados trabajadores esenciales, según los criterios actuales [énfasis añadido]”.

Esto es totalmente cierto. Sabemos que nuestro trabajo no es esencial. Pero esto solo plantea la pregunta: ¿Por qué estamos siendo forzados a trabajar en condiciones en las que 3.000 personas mueren cada día?

La respuesta es que nuestro trabajo es “esencial” para rellenar los bolsillos de los dueños de las corporaciones e inversionistas de Wall Street, y si morimos, nos reemplazarán con algún otro pobre tonto. Mientras que 1,7 millones de personas han muerto durante la pandemia, incluyendo más de 333.000 en los EE.UU., los 650 multimillonarios en los EE.UU., incluyendo a Jeff Bezos de Amazon, Elon Musk de Tesla, y John Tyson, el rey de la industria cárnica, han aumentado su riqueza en más de $1 billón.

Al mismo tiempo, la reapertura de la industria manufacturera y otras industrias ha producido enormes ganancias para las grandes corporaciones. El último trimestre, Fiat Chrysler obtuvo $1,5 mil millones en ganancias, Ford $2,4 mil millones y GM $4 mil millones.

El sacrificio de la vida humana para obtener ganancias tiene el pleno respaldo del UAW. En una reciente entrevista con Automotive News, el presidente del UAW, Rory Gamble, dijo: “Se ha demostrado que la industria automotriz es muy esencial para la economía [énfasis añadido] de este país. ... Estoy totalmente de acuerdo en que los trabajadores de la salud deben recibirla primero, pero como esta cosa se pone en línea en oleadas, tenemos que considerar la mano de obra de este país que va a trabajar todos los días y enfrenta el temor a este virus para mantener este país en movimiento”. En otras palabras, Gamble y el UAW apoyan el mantener las plantas abiertas mientras los trabajadores siguen infectándose y muriendo antes de poder vacunarse.

Toda la élite política quiere que sigamos fabricando vehículos, sin importar cuántos de nosotros nos enfermemos y muramos. No solo Trump, cuyos asesores pidieron que se infectara el mayor número de personas posible, sino también Joe Biden y los demócratas del Congreso han rechazado todos los llamamientos para nuevos cierres de lugares de trabajo y escuelas. Biden amordazó al Dr. Michael Osterholm, miembro de su junta asesora de COVID-19, después de que el famoso epidemiólogo pidiera un cierre nacional con salarios garantizados por el Gobierno federal.

Biden ha dicho que los “días más oscuros” del virus están por venir. Se esperan 250.000 muertos más antes de que la vacuna esté ampliamente disponible, pero no ha propuesto ninguna medida de emergencia porque los demócratas, nada menos que los republicanos, son herramientas de Wall Street y los especuladores de la pandemia.

Al entregar este año billones de dólares a los principales bancos y corporaciones, los demócratas y los republicanos en Washington han firmado una ley de alivio de la pandemia que proporciona un insultante cheque de $600 por persona para millones que se enfrentan al hambre, los desalojos y la indigencia. El objetivo de esto es hacer que los trabajadores mueran de hambre en las fábricas infectadas.

La indiferencia de la clase dominante ante el sufrimiento de las masas es una condena del propio sistema capitalista. Más de 150 años después de la Guerra Civil, Estados Unidos es una vez más, en palabras de Abraham Lincoln, una “casa dividida”, no entre estados esclavos y estados libres, sino entre los capitalistas y la clase obrera.

La clase trabajadora debe ser “la adulta en la sala” y hacer valer la posición de la ciencia y la vida humana. Apoyamos las demandas en la declaración del Partido Socialista por la Igualdad que se publicó el 16 de diciembre, ¡Acciones de emergencia para salvar vidas! ¡Cierren las escuelas y cierren la producción no esencial! ¡Compensación total para los trabajadores!”

Estas demandas incluyen:

La grotesca pandemia de ganancias de los ricos debe terminar. Los billones acumulados durante la pandemia por los milmillonarios deben ser confiscados para compensar a los trabajadores y proporcionar alivio a las pequeñas empresas durante un cierre nacional. También debe utilizarse para pagar un programa masivo de salud pública, aumentando rápidamente la capacidad de los hospitales y construyendo la infraestructura para crear y distribuir suficientes vacunas para todos los seres humanos del planeta, de forma gratuita.

La clase capitalista nunca aceptará tales demandas de buena gana, y todos los llamamientos a la razón y a la humanidad terminarán en oídos sordos. Por lo tanto, los trabajadores deben organizarse como una fuerza independiente, oponiéndose tanto a la gerencia como a sus secuaces sobornados en el UAW, con el fin de hacer los preparativos para una huelga general política para hacer cumplir estas demandas.

Nuestra red de comités de seguridad de base está trabajando para establecer conexiones y comunicarse a través de diferentes plantas, industrias y más allá de las fronteras nacionales, para discutir y luchar por un programa de acción conjunta y detener las políticas homicidas de “inmunidad colectiva” que se está llevando a cabo toda la clase capitalista.

Ya hemos fundado comités de seguridad en varias plantas de ensamblaje de FCA y Ford, y tomamos nota con orgullo de la fundación este mes de un comité de trabajadores de autopartes en Faurecia Saline. También instamos a los trabajadores de Ventra en Sandusky, Ohio, así como a los trabajadores de GM a contactarnos para empezar a crear sus propios comités en sus fábricas. La Red de Seguridad de Base debe ser expandida, con comités organizados en cada planta. ¡Este es el momento de estar juntos!

Para más información y para unirse o crear un comité en su planta, contáctenos en autoworkers@wsws.org.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Acciones de emergencia para salvar vidas! ¡Cierren las escuelas y la producción no esencial! ¡Compensación plena para todos los trabajadores!
[17 diciembre 2020]

La peligrosa cepa nueva de COVID-19: ¡una advertencia para tomar medidas urgentes ya!
[22 diciembre 2020]

“This is the catalyst”: Autoworkers support call for nationwide shutdown with full compensation
[18 diciembre 2020]

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.