La Reserva Federal de EE.UU. respalda la creciente montaña de deuda corporativa

por Nick Beams
25 diciembre 2020

Como señaló el WSWS, hubo una característica notable de la aprobación del proyecto de ley de alivio de 900.000 millones de dólares a través del Congreso de los EE.UU. a principios de esta semana que demostró la absoluta lealtad de los demócratas a la oligarquía financiera de Wall Street.

Después de abandonar la ayuda a las ciudades y estados con problemas de dinero para proporcionar servicios y acordar un pago único muy inadecuado de 600 dólares a la mayoría de los trabajadores, se levantaron en armas contra el intento de restringir las operaciones de la Reserva Federal para reforzar las grandes empresas.

La sede de la Reserva Federal en Washington, DC (Fuente: Wikimedia/Rdsmith4)

El senador republicano Pat Toomey se movió para evitar que la Reserva Federal reviviera una operación en la que recibe dinero del Tesoro de los EE.UU., que luego aprovecha para hacer préstamos ultra baratos a empresas y para comprar deuda corporativa.

La Fed había planteado objeciones cuando el secretario del Tesoro Steven Mnuchin pidió la finalización del programa en noviembre, advirtiendo que podría impedir sus operaciones para sostener a Wall Street y otros mercados financieros.

La importancia de ese apoyo, que se elevó a nuevas alturas tras la congelación del mercado a mediados de marzo, ha sido subrayada por los datos sobre el nivel de préstamos corporativos de este año recopilados por el Banco de América y publicados en el Financial Times a principios de la semana.

Las empresas estadounidenses han pedido prestado un récord de $2,5 billones en el mercado de bonos este año. Esto ha significado que el apalancamiento —la relación entre la deuda y las ganancias— para las compañías con grado de inversión ha alcanzado nuevas alturas después de haber llegado a niveles récord en 2019.

Las medidas adoptadas por la Reserva Federal en respuesta a la crisis de marzo han proporcionado un apoyo crucial para estas operaciones. La Reserva Federal tomó la decisión sin precedentes de comprar bonos corporativos con grado de inversión, así como de comprar fondos negociados en bolsa, incluidos los que rastreaban activos de mayor riesgo.

A diferencia de las compras de bonos del Tesoro y de valores respaldados por hipotecas, que constituyen la columna vertebral de la intervención de la Fed en el mercado —que actualmente asciende a $120.000 millones al mes, más de $1,4 billones dólares al año—, el paso a las compras de bonos corporativos implicó el respaldo del Tesoro de los EE.UU., que la medida de Toomey trató de restringir en el futuro.

La intervención de los bonos corporativos de la Fed después de marzo tuvo un impacto inmediato. Como el Financial Times señaló: "Sin siquiera comprar un solo bono, los precios comenzaron a recuperarse, reforzados por el apoyo de la Fed. La confianza de los inversores en la América corporativa regresó y las puertas se abrieron a un nuevo aumento de la deuda corporativa".

Inicialmente la deuda fue aumentada para cubrir la pérdida de ingresos debido a la pandemia. Pero lo que el Financial Times llamó "la mayor oleada de préstamos corporativos registrada" se ha desarrollado a medida que las empresas han utilizado los tipos de interés ultrabajos facilitados por la Reserva Federal para acumular su efectivo para aprovechar cualquier operación de compra favorable.

La importancia de la intervención de la Fed en el mercado de la deuda corporativa, que los demócratas estaban tan desesperados por asegurar que continuara sin obstáculos, fue subrayada por Jonny Fine, el jefe del sindicato de deuda de Goldman Sachs. Lo describió como "la pieza más importante de la política del banco central que he visto en mi carrera".

A pesar de que los ratios de apalancamiento han alcanzado máximos históricos, lo que indica una escalada de riesgos, y el número de empresas zombies —aquellas en las que los pagos de intereses son más altos que los beneficios— que se acercan a máximos históricos, la burbuja de la deuda ha seguido inflándose.

Las agencias de calificación han bajado las calificaciones y un número récord de empresas han sido calificadas este año con una calificación de triple C, uno de los niveles más bajos, y casi el doble que el año pasado.

El factor clave en esta extraordinaria situación es el papel de la Reserva Federal.

Como Alex Veroude, jefe de inversiones de Insight Investment, comentó al Financial Times: "La Reserva Federal ha creado una expectativa de un rescate".

Dijo que casi no importaba "lo que otros indicadores o la deuda o el apalancamiento muestran" y que "si lo piensas, es una locura". Es exactamente lo que los críticos dirían que el capitalismo ha creado. Pero es la realidad".

El aumento de la intervención de la Fed también ha ayudado al mercado de capital privado donde se acumulan grandes beneficios a través de ofertas de adquisición y compras. El valor de los acuerdos de capital privado este año ha subido a los niveles más altos desde 2007. Las compras de acciones tuvieron un valor de $559.000 millones este año, un incremento del 20 por ciento respecto al año pasado, según las cifras recopiladas por Refinitiv.

Cuando la pandemia golpeó a principios de año parecía que el mercado de fusiones y adquisiciones iba a recibir un gran golpe. Pero la intervención de la Reserva Federal dio un impulso a esta forma de parasitismo financiero, como lo hizo con muchas otras.

Comentando el aumento de los acuerdos de capital privado, Bryce Klemper de la empresa consultora McKinsey señaló: "En última instancia, el alma del capital privado es la deuda barata. Cuando tienes a la Reserva Federal diciendo que la deuda se mantendrá barata durante años... los números parecen boyantes".

Hay una serie de conclusiones que se pueden sacar de estos acontecimientos.

En el frente económico, el crecimiento del parasitismo de la deuda deja claro lo que hay detrás de la negativa bipartidista en los EE.UU. de aplicar las medidas necesarias para hacer frente a la pandemia debido al impacto que tendrían en el mercado de valores y el sistema financiero en general.

Políticamente, los acontecimientos de este año han asestado el golpe mortal a lo que quedaba de la doctrina del "libre mercado" que ha funcionado como uno de los pilares ideológicos esenciales del orden capitalista.

La oligarquía financiera ha seguido prosperando hasta alcanzar los cientos de miles de millones de dólares, beneficiándose de la muerte y la destrucción, mediante la intervención directa de la maquinaria del estado capitalista, de la cual la Reserva Federal es un brazo crucial. Y como los acontecimientos de la semana pasada han revelado que no hay mayor partidario de los mecanismos institucionalizados para desviar la riqueza a las arcas de la oligarquía financiera que el Partido Demócrata.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El Congreso a los trabajadores estadounidenses: “Que coman pasteles”
[24 diciembre 2020]

Mientras los oligarcas ganan billones, el Congreso les ofrece una miseria a los desempleados
[23 diciembre 2020]

Dire warning from CDC on US life expectancy: “A drop of two to three years for 2020 isn’t out of the question”
[23 diciembre 2020]