Muertes llegan a 11 en planta de General Motors en Silao, México

por Andrea Lobo
24 diciembre 2020

Once empleados del complejo Silao de General Motors en el estado mexicano de Guanajuato han fallecido de coronavirus, según los trabajadores de la planta que hablaron con el Boletín de los Trabajadores Automotores del World Socialist Web Site.

Complejo Silao, México

Estas muertes son el resultado de la reapertura de las plantas manufactureras por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador (conocido comúnmente como AMLO) desde mayo, dándoles a las empresas transnacionales un cheque en blanco para sacrificar las vidas de los trabajadores para sus ganancias.

Sin embargo, la cifra de muertes en la planta podría ser mayor. La gerencia, el sindicato gansteril de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y las autoridades sanitarias están ocultando la verdadera extensión de la pandemia. GM también está presionando a los trabajadores a permanecer en el trabajo tras dar positivo en pruebas. Recientemente despidió a Sergio Contreras, con 26 años de antigüedad, tras hacerse la prueba a cuenta propia, dar positivo y hacer cuarentena para proteger a sus compañeros.

La más reciente víctima fue Jose Luis H. del área de carrocerías, cuyo “sensible fallecimiento” el 19 de diciembre fue reportado por el sindicato sin indicar la causa. Sus trabajadores han confirmado que contrajo coronavirus.

Hace apenas una semana, el gerente de recursos humanos de la fábrica, Julio Arce, quien estuvo a cargo de despedir a los trabajadores que desafiaran la falta de protecciones contra el COVID-19 y quien trabajó como gerente de seguridad, también falleció. “Según murió aquí en la planta y que lo sacaron en bolsa de plástico de las que tienen cierre”, escribió un trabajador, añadiendo que Arce había estado internado por COVID-19.

“La empresa no tiene las medidas necesarias contra esta pandemia”, le dijo Contreras al WSWS. “Cuando me infecté dentro de la planta, a los de todo mi equipo les fueron a hablar del servicio médico a hacerse la prueba de COVID, pero es un cuestionario de si tienes fiebre, dolor de cabeza, tos. ‘No tienes COVID, regrésate a tu área,’ les dijeron a todos”.

“Para una empresa mundial”, concluyó, “¿qué tanto le puede salir hacerles una prueba a sus empleados?”.

Después de la muerte de Gilberto M. el 19 de julio, Contreras, quien era su líder de equipo, le preguntó a una gerente de recursos humanos directamente si el trabajador había fallecido por coronavirus. “No”, respondió la gerente, quien explicó que el certificado de muerte decía “neumonía atípica”, en un momento en que se reportaba ampliamente que muchas muertes por COVID-19 no estaban siendo diagnosticadas.

Actualmente hay brotes en plantas de GM de toda Norteamérica. Por ejemplo, docenas de nuevos casos fueron confirmados en semanas recientes en su fábrica en Indiana, que produce los mismos modelos altamente lucrativos de Sierra y Silverado que producen en Silao. Los trabajadores de Fort Wayne reportaron que GM está utilizando las mismas tácticas en Indiana que emplea en México para forzar a los trabajadores a permanecer en el trabajo.

Contreras, junto con Israel Cervantes, lideran un grupo de trabajadores de base en la planta de Silao llamado Generando Movimiento. El grupo es ampliamente conocido por los trabajadores automotores de toda Norteamérica pro su oposición valiente a los intentos de la gerencia de imponer tiempos extra forzados y acelerar la producción en Silao para contrarrestar las pérdidas durante la huelga en GM de EE.UU. el año pasado.

General Motors despidió a Cervantes y a 17 otros simpatizantes del grupo antes y después de la huelga. Desde el año pasado, Generando Movimiento ha participado en varias reuniones en línea organizadas por el WSWS para llamar al apoyo y la unidad internacional con sus hermanos y hermanas de clase en EE.UU.

Las condiciones inseguras han sido la norma desde hace mucho, dijo Cervantes al WSWS. “Ahora entran trabajando a mil pesos [semanales o US$ 50]. Con turnos de 12 horas, desde la implementación del nuevo sistema, hubo muchos accidentes”. Contreras le añadió al WSWS que un compañero perdió un ojo cuando ensamblaba salpicaderos y nunca le pagaron la compensación prometida.

Según se llenan rápido los hospitales en Guanajuato y todo México con pacientes de coronavirus, el Gobierno está manteniendo las plantas manufactureras abiertas con el apoyo de los sindicatos, tanto la CTM como los llamados sindicatos “independientes”.

Después de una ola de huelgas salvajes en Europa, Canadá y Estados Unidos y en las fábricas de autopartes en el norte de México, la industria automotriz norteamericana tuvo que cerrar entre marzo y mayo. AMLO también se vio obligado a cerrar toda la producción no esencial, incluida la manufactura.

No obstante, muchas empresas en todo México violaron libremente las órdenes de cierres, que AMLO no hizo cumplir. Algunas permanecieron abiertas y otras pagaron salarios parciales durante el cierre.

General Motors, por ejemplo, les pagó a los trabajadores 55 por ciento de sus salarios para presionar con esto a los trabajadores a volver a sus puestos eventualmente. El Gobierno, tras rehusarse a proveer cualquier ayuda económica a los trabajadores afectados, permitió que GM fuera una de las primeras empresas en reabrir a mediados de marzo.

El lunes, el Gobierno reportaba 118.202 muertes por COVID-19, pero sus propios expertos de salud pública en Cenaprece (Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades) pronosticó que las muertes en exceso al fin del año serán 280.000.

Mientras se reportan 1,32 millones de casos, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) descubrió, a partir de muestras al azar, que el 24,8 por ciento de la población o el equivalente a 31 millones de personas han contraído el COVID-19 en México.

Casi 80 por ciento tenía síntomas leves o ningún síntoma y “podemos estar transmitiendo la enfermedad sin darnos cuenta”, explicó el director del INSP, Juan Rivera. “Por eso la importancia de tomar todas las precauciones”.

Dado que el 75 por ciento de los mexicanos aún no tienen inmunidad, Rivera añadió, “De modo que no debemos descuidarnos, no debemos bajar la guardia… La gran mayoría estamos vulnerables a la infección”.

En otra impactante cifra, la Secretaría de Salud reportó que la edad promedio de los fallecimientos por COVID-19 es de 55 años, comparado a más de 75 años en los países más desarrollados.

La respuesta del Gobierno mexicano “de izquierda” a la pandemia ha sido prácticamente indistinguible de la de los Gobiernos fascistizantes de Trump en EE.UU. y Bolsonaro en Brasil. En vez de implementar un encierro, AMLO se ha limitado a hacer advertencias sobre las reuniones sociales. Lo que es peor aún, está animando a los migrantes en EE.UU. a visitar durante la época navideña y ha afirmado que el uso de mascarillas “no es indispensable”.

Para prevenir muertes masivas, la riqueza de la oligarquía financiera, la cual ha aumentado varios billones de dólares durante la pandemia gracias a las políticas de los Gobiernos y bancos centrales en el mundo, debe ser incautada para financiar un programa masivo de salud pública. Las escuelas y universidades, así como la producción que no es esencial para el sostenimiento de la vida humana, deben permanecer cerradas con el pago pleno de los salarios garantizado.

Para luchar por este programa, el World Socialist Web Site está asistiendo en construir comités de seguridad de base en las fábricas y los lugares de trabajo en todo el mundo para movilizar la fuerza independiente de la clase obrera. Para unirte o formar un comité de seguridad de base en tu planta, contacta al Boletín de los Trabajadores Automotores del World Socialist Web Site en autoworkers@wsws.org.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Acciones de emergencia para salvar vidas! ¡Cierren las escuelas y la producción no esencial! ¡Compensación plena para todos los trabajadores!
[17 diciembre 2020]

GM victimiza a trabajador en México por aislarse tras contraer COVID-19
[23 octubre 2020]

New surge of COVID-19 cases at GM Fort Wayne amid reports of expanding outbreaks at other factories
[4 diciembre 2020]

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.