Sindicatos de salud chilenos concluyen un acuerdo de traición con gobierno derechista

por Mauricio Saavedra
24 diciembre 2020

Los sindicatos de la salud chilenos han anunciado a una enojada membresía que se ha llegado a un acuerdo con el gobierno sobre el "bono COVID" prometido a los profesionales de la salud de primera línea.

La página de Facebook de la Confederación de Trabajadores de la Salud (FENATS Nacional) anunció 21 diciembre que los sindicatos han llegado a un acuerdo con el Ministerio de Hacienda y que los profesionales de la salud elegibles recibirán el pago de 200.000 pesos a más tardar el próximo 30 de enero.

"Patricia Valderas, presidenta de la Fenats Nacional, consideró el hecho como 'un logro muy merecido por los trabajadores, que se han esforzado durante la pandemia y siempre, por atender a la ciudadanía lo mejor posible, sin contar muchas veces con los recursos necesarios. Seguiremos luchando por el resto de las reivindicaciones que tenemos pendientes'", informó el sitio.

El ministro de Hacienda chileno con burócratas sindicales sosteniendo el trato traicionero (Crédito: Ministerio de Hacienda)

Lo que no explicó es que los 200.000 pesos de aumento (aproximadamente $US (approx. US$ 275), logrados después de meses de comercio de caballos, no son ni siquiera la mitad de los míseros 500.000 pesos prometidos originalmente por el Congreso a principios de junio. Tampoco recibirán un centavo del bono las decenas de miles de contratistas independientes precarios, conocidos como honorarios, o trabajadores de reemplazo.

Esta bofetada orquestada por los sindicatos del sector público ha sido tratada con el desprecio que merece. En el último día, cientos de respuestas airadas de una muestra representativa de trabajadores del sector de la salud denunciaron el trato como una traición. A continuación, se muestra una pequeña selección de los comentarios:

Roxana Andrea: Una vergüenza que trabajadores a Honorarios estemos excluidos de todo bono, y más aún, del bono Covid. Hemos estado ahí expuestos desde el día 1 de pandemia y realizando el mismo trabajo que un funcionario planta o titular. Una enorme injusticia!

Gustavo Cruz Ramirez: Verdaderamente una vergüenza esto es una humillación para los trabajadores de la salud en vez de un logro.

Ximena Rodriguez: A mi parecer ya no debería existir fenats. Ya que perdió completamente la credibilidad de las personas asociadas y el descontento de todos los funcionarios de salud. Esto nos vulnera completamente nuestros derechos y dignidad. Que nefasta la presidenta y Briones. 200 valemos la primera línea

Joshe Manuel: PERDÓN, PERO UN LOGRO PARA LOS QUE HEMOS LUCHADO EN ESTA PANDEMIA? Por favor!!! Los únicos que hemos estado luchando contra esta Pandemia y podría decir en su 90% somos personal de reemplazo y honorarios. Deberían darle ese bono solo a los funcionarios que han estado en servicio trabajando en terreno, en cada hospital de forma presencial. Como siempre los honorarios y reemplazo quedan de lado siendo que somos quienes estamos 24/7 luchando con este bicho.

Natalia Espinoza Nuñez: Joshe Manuel Piense, que los que estamos con licencia, alejados de nuestro trabajo, por distanciamiento preventivo, no es por vacaciones, es por estar enfermos, y donde nos enfermamos la mayoría de nosotras y nosotros, es en el trabajo, y otros por los años de servicio…

Marlys Quintallana: Y a los dirigentes, a cuantos asciende el bono, una verdadera mierda su "logro" se nota que ningún dirigente esta con sus trabajadores.

Paz Carrillo: Marlys Quintallana sabes colega lo que me parece más insólito es que a los funcionarios de fuerzas armadas se les dio el triple y más de bonificación y los que están y han estado en peligro constante son los trabajadores de la salud no ellos, pero éste país es así le dan más privilegios y reconocimiento a quienes torturan, dañan y no a los que ayudan, que pena y rabia..... ¡Ojalá que den los otros bonos ganados años atrás y no sea que con este famoso “bono" se conformen!

Silvia Chza: Marlys Quintallana muy cierto, son todos unos vendidos.

Oriel Gomez: Super que los hombres de verde reciban cercano a un bono del l millón. Y nosotros que estuvimos ahí hasta contagiados con cuarentena luego seguir trabajando nos dan migajas

Estas declaraciones son un testimonio de la hostilidad y la creciente oposición de la clase obrera hacia los sindicatos corporativistas y los partidos políticos que los han dominado durante casi medio siglo.

Los sindicatos se transformaron durante la dictadura militar en instrumentos corporativos de los empleadores y el gobierno, y se utilizaron para impulsar aumentos de productividad, recortes salariales y destrucción de empleo, permitiendo así que Chile se convirtiera en el país más desigual socialmente de la OCDE. Especialmente bajo los gobiernos de coalición de centroizquierda que gobernaron durante 20 de los últimos 30 años de gobierno civil, han hecho todo lo posible para sofocar cualquier lucha independiente, llevando a los trabajadores a acrobacias y promoviendo apelaciones parlamentarias vacías y desmoralizantes.

A medida que las condiciones de la clase obrera se han ido deteriorando en la segunda década de este siglo, la suerte política de esta considerable burocracia de clase media ha mejorado notablemente, derivando su existencia privilegiada de posiciones en el aparato ejecutivo o legislativo, la administración pública, los sindicatos y otras organizaciones sociales, o integrándose directamente en el mundo corporativo. No pocos "socialistas" e "izquierdistas" se sientan en los consejos de administración de las lucrativas cajas de pensiones, las AFP.

La agenda corporativa sólo se ha acelerado durante la pandemia: la CUT, dominada por el Partido Comunista (PCCh), y las demás federaciones sindicales acordaron la vuelta al trabajo en la minería y otros sectores de la economía. Aceptaron la congelación de la negociación colectiva, junto con recortes salariales, apoyaron el despido de cientos de miles de trabajadores de la industria privada en beneficio de los empleadores, y se negaron a convocar ninguna medida industrial contra la pobreza, el hambre, la inseguridad y los desalojos que afectan a la clase obrera.

Su control es cada vez más débil y ellos lo saben. La larga lista de traiciones ha tenido un impacto en la conciencia de las masas. En medio del peligroso aumento de la pandemia de coronavirus en todo el país, los trabajadores y las comunas populares han realizado protestas y manifestaciones espontáneas en oposición directa a la casta política de la "izquierda".

Pero la oposición a los sindicatos no es suficiente. La clase obrera necesita urgentemente un programa claramente elaborado para llevar adelante sus intereses políticos independientes. Debe romper con la política burguesa, especialmente con el PCCh estalinista, el Frente Amplio pseudoizquierdista y la izquierda del establishment, que aceptan los límites de la legalidad parlamentaria, la propiedad privada capitalista y la producción con fines de lucro.

Sólo con una perspectiva socialista revolucionaria puede la lucha de los profesionales de la salud, y de la clase obrera en su conjunto, lograr avances. Debe rechazar los sindicatos y crear nuevos órganos de poder político que estén formados y controlados por las bases.

Con su publicación en línea, el World Socialist Web Site, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional ha creado el instrumento para que los profesionales de la salud y otros trabajadores puedan discutir democráticamente el desarrollo de la salud y la seguridad en el lugar de trabajo, los ingresos y las condiciones decentes, y establecer comités de base internacionales que organicen la lucha por estas cuestiones de vida o muerte como parte de la lucha por la transformación socialista de la sociedad a escala mundial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de diciembre de 2020)