Morenistas brasileños se unen a Bolsonaro para promover la hidroxicloroquina para el COVID-19

por Gabriel Lemos
24 diciembre 2020

Junto al aumento en el número de casos y muertes de COVID-19 en todo el mundo, una segunda ola de la pandemia de coronavirus se está extendiendo incontrolablemente por todo Brasil. Esta semana, 18 de los 26 estados de Brasil y el Distrito Federal reportaron un aumento en el promedio móvil de muertes y en seis de ellos, las UCI están al borde del colapso.

Brasil tiene más de 7 millones de casos de coronavirus y unas 188.000 muertes, solo por detrás de EE. UU. e India en el número de casos, y solo de EE. UU. en muertes.

Bolsonaro con cajas de HCQ en uno de sus videos en vivo de Facebook

Si una pandemia como ésta ya estaba prevista y era previsible, esto es aún más cierto para su segunda ola. Sin embargo, desde julio, un tercio de las UCI creadas exclusivamente para el tratamiento de COVID-19 en Brasil han sido desactivadas. Esto expone aún más la política homicida de inmunidad colectiva del gobierno fascistizante del presidente Jair Bolsonaro y de los gobernadores estatales, incluidos los del Partido de los Trabajadores (PT), la supuesta oposición.

Hoy, la política de inmunidad colectiva de Bolsonaro está tomando la forma de una campaña contra China y contra las vacunas que amenaza con socavar fatalmente la amplia vacunación de la población brasileña el próximo año. Al mismo tiempo, Bolsonaro ha promovido frenéticamente medicamentos que no tienen evidencia científica de ser efectivos contra el COVID-19, como la hidroxicloroquina (HCQ) y la ivermectina vermífuga, para forzar el fin de las pocas medidas de confinamiento que quedan en Brasil.

En este contexto, la pseudoizquierda internacional y brasileña ha buscado dar una cobertura de izquierda a la política de inmunidad colectiva de la élite gobernante global. En septiembre, la revista Jacobin promovió a uno de los académicos proponentes de esta política, Martin Kulldorff, quien se convertiría en uno de los autores de la Declaración de la Gran Barrington “de la muerte". En Brasil, este ejemplo está siendo seguido por la sección brasileña de la Fracción Trotskista Morenista, el Movimiento Obrero Revolucionario (MRT), en su sitio web Esquerda Diário .

Desde el comienzo de la pandemia en Brasil, el miembro líder del MRT, Gilson Dantas, ha escrito artículos defendiendo el uso de HCQ y, más recientemente, ivermectina contra COVID-19. En un artículo del 15 de abril titulado “El debate médico sobre la hidroxicloroquina y la irresponsabilidad sanitaria de Bolsonaro”, intenta en vano diferenciar su posición de la del presidente fascistizante, diciendo que aunque está “defendida demagógicamente por gobiernos de extrema derecha”, la izquierda ha “impugnado o ignorado” HCQ “con el alegato de que su efectividad 'no ha sido verificada'” contra COVID-19.

Parte de la "evidencia" de Dantas, una recomendación para el uso de HCQ que Portugal retiraría más tarde

Menciona ensayos observacionales con HCQ en China, donde “la hidroxicloroquina se convirtió en guía oficial en el tratamiento de COVID-19”, y en Francia, donde el Dr. Didier Raoult “logró derribar la carga viral de todos los pacientes y cero la de aquellos que asociaron azitromicina con hidroxicloroquina, en SEIS días".

Sin cuestionar las serias limitaciones de los ensayos chinos y franceses, afirma, "de manera inequívoca, la hidroxicloroquina tuvo un efecto clínico positivo y concreto". Sin embargo, esto está lejos de ser cierto. Los ensayos para verificar la eficacia de un medicamento deben ser aleatorios, doblemente ciegos y realizados con un grupo de control. En ninguno de los estudios proporcionados por Dantas sucedió esto. El estudio del Dr. Raoult también fue retractado por el International Journal of Antimicrobial Agents el 3 de abril por "no cumplir con los estándares de calidad [científica] esperados". Todo esto fue ampliamente informado antes de que Dantas escribiera su artículo promocionando HCQ.

El artículo de Dantas se publicó poco después de que Trump y Bolsonaro iniciaran una frenética campaña en marzo por el uso de HCQ contra COVID-19. En Brasil, esta campaña recibió una cobertura pseudocientífica de científicos de derecha que defendieron el uso de HCQ. El más vocal de estos científicos ha sido Paolo Zanotto, un destacado virólogo de la Universidad de São Paulo (USP). Dantas también utilizó la "autoridad científica" de Zanotto para justificar su defensa de la HCQ.

En un artículo publicado en el diario Folha de S. Paulo el 7 de abril, Zanotto escribió que, en una pandemia, “no tenemos tiempo para esperar los resultados de las evaluaciones clínicas”, y agrega, “lo más razonable es temprano tratamiento con hidroxicloroquina”. Incluso con todos los efectos secundarios de la HCQ conocidos desde hace mucho tiempo, este mismo argumento sería repetido por un grupo de científicos llamado “Maestros por la Libertad” en dos cartas enviadas a Bolsonaro en abril y mayo en las que defendían el tratamiento temprano de COVID-19 con HCQ. Creado el año pasado por simpatizantes del presidente, los “Maestros por la Libertad” dicen luchar contra la “persecución ideológica y la hegemonía de la izquierda” en las universidades.

El sitio web de Quinina (https://quinina.com.br/) citado por Dantas

El portavoz de las cartas fue el exprofesor de química de la Universidad Estatal de Campinas (UNICAMP), Marcos Eberlim, quien hoy coordina el Instituto Discovery en Brasil y preside la creacionista Sociedad Brasileña de Diseño Inteligente. Pidieron el rechazo del "consenso científico", es decir, "ensayos clínicos multicéntricos doblemente ciegos" para permitir el uso de HCQ. Eberlim también justificó esto diciendo que trabaja en "un área de la ciencia que estudia nuestros orígenes, en la que una teoría [la teoría de la evolución de Darwin] se presenta como consenso científico pleno", pero "hay más dudas que certezas".

Después de los artículos de abril, a Dantas le tomó cinco meses abogar por el uso de HCQ nuevamente. El 15 de septiembre, Esquerda Diário promocionó el libro de Dantas, "Coronavirus: la enfermedad y las opciones de tratamiento". Repitiendo los primeros argumentos, pero sin mencionar al HCQ, dice que el libro presenta “datos que muestran la capacidad de dos fármacos para cero la carga viral in vivo y en humanos, a través de numerosos ensayos clínicos de secuencia de casos, que apuntan a lo inconfundible utilidad clínica de dichos fármacos para evitar resultados letales de la enfermedad". Esta declaración no tiene base científica.

Su último artículo sobre este tema, publicado el 2 de diciembre en Esquerda Diário con el título “Tratamiento de la enfermedad COVID-19: contra Bolsonaro y a favor de la ciencia”, hace una defensa abierta del uso de HCQ y también de ivermectina. Después de meses en los que innumerables estudios no demostraron la efectividad de HCQ contra COVID-19, más notablemente el ensayo de recuperación británico en junio y el ensayo solidario de la Organización Mundial de la Salud en octubre, Dantas insiste en que “las experiencias clínicas de países como Francia, China y otros ... están salvando vidas".

El artículo de Dantas no cita ningún estudio reciente que demuestre la eficacia de la HCQ y la ivermectina. Sin embargo, sí contiene cinco fotos de informes con estudios que muestran la supuesta efectividad de HCQ y su supuesto uso beneficioso en Indonesia, Portugal y Costa Rica. Todos los informes se publicaron entre el 17 de mayo y el 2 de julio en el sitio web de Quinina, que en su encabezado tiene una insignia de "Infección de la Fondation Méditerranée" del Dr. Didier Raoult.

Entre las muchas publicaciones en el sitio web creado para promover HCQ contra COVID-19 se encuentran varios escritos y videos de Paolo Zanotto. En uno de los videos, Zanotto se opone a las medidas de confinamiento en los términos más reaccionarios, diciendo que son parte de una “guerra cultural” o de “valores” para “manipular la realidad e imponer otra”, es decir, “alterar la vida cotidiana de manera repentina, lo que hicieron los jacobinos, lo hicieron los bolcheviques, lo que los nazis intentaron hacer en Alemania". Estos puntos de vista reaccionarios también son compartidos por el Dr. Raoult, quien en enero restó importancia a la pandemia y también es conocido por negar el calentamiento global y la teoría de la evolución de Darwin.

La respuesta de Esquerda Diário a la defensa de Dantas del uso de HCQ contra COVID-19 y su alineación con tales elementos de derecha no podría ser más cínica y carente de principios. Desde septiembre, sus artículos vienen acompañados de una nota en la que se indica que la posición de Dantas “no representa la opinión del MRT, que no está ni en contra ni a favor de los medicamentos para la enfermedad COVID-19, ni defiende el debate sobre el tratamiento. de COVID-19”.

Nada podría exponer más claramente el carácter pequeñoburgués de esta organización, junto con su criminal irresponsabilidad y desprecio por la vida de los trabajadores que se pierden a diario en la mortal pandemia. El MRT “no está ni en contra ni a favor” de la promoción de información falsa y teorías reaccionarias que solo pueden conducir a más muertes.

Esta respuesta, por un lado, es completamente hostil a los esfuerzos del marxismo por abordar con cuidado los campos científicos más avanzados. Con la pandemia del COVID-19, esto se volvió aún más imprescindible para analizar el nuevo coronavirus, la enfermedad y sus intersecciones con la sociedad, y elaborar un programa de acción que preserve la salud y la vida de la clase trabajadora internacional. Por otro lado, ignora los numerosos artículos publicados anteriormente sobre Esquerda Diário por Dantas y otros que promovían abiertamente las “terapias alternativas” pseudocientíficas.

En 2015 y 2016, Brasil fue testigo de un amplio debate sobre la fosfoetanolamina, un fármaco que fue producido y distribuido durante 20 años por el profesor de química de la USP Gilberto Chierice como la “cura para el cáncer”. En 2015, la agencia de salud de Brasil, Anvisa, ordenó la suspensión de la producción y distribución de fosfoetanolamina, porque, hasta entonces, no se habían realizado ensayos clínicos para demostrar su efectividad. Los ensayos clínicos posteriores mostrarían que no tiene eficacia.

En ese momento, Dantas y Esquerda Diário denunciaron ampliamente el fin de la distribución de fosfoetanolamina a los pacientes con cáncer. Dantas incluso afirmó que la droga “tiene poder terapéutico [a menos que imaginemos que miles están mintiendo ...]”, y que los medios corporativos, aliados de las “Big Pharma”, manipularon la opinión pública para mostrar lo contrario. También trató de basar su posición en defensa de la fosfoetanolamina en la "teoría sobre el cáncer" del premio Nobel de Medicina de 1931 Otto Warburg, quien, según él, "nunca fue tomado en serio por la oncología oficial".

De hecho, la oncología oficial abandonó la tesis de Warburg después de que quedó claro en los años 70 que el cáncer es causado por mutaciones genéticas. Además de su invocación en apoyo de la defensa de Chierice de la fosfoetanolamina, la tesis de Warburg también es utilizada por el curandero Lair Ribeiro para promover tratamientos alternativos como el aceite de coco y una dieta cetogénica contra el cáncer. Ribeiro, quien ya había sido mencionado por Dantas como una “autoridad científica” en un artículo que minimizaba la efectividad de la quimioterapia contra el cáncer con un estudio ampliamente criticado por la comunidad científica, recientemente también abogó por el uso de HCQ contra COVID-19.

Así como hoy la defensa de HCQ une a Esquerda Diário con Bolsonaro, lo mismo sucedió en el caso de las fosfoetanolaminas. En 2016, Bolsonaro, entonces diputado federal, fue autor de un proyecto de ley que permitía el uso de la droga incluso sin evidencia científica. El proyecto de ley contó con el amplio apoyo de los congresistas del PT, y la entonces presidenta del PT, Dilma Rousseff, lo aprobó justo antes de ser acusada.

Además, Dantas y Bolsonaro utilizaron el mismo argumento a favor de la fosfoetatalonamina en ese momento: para el actual presidente, Anvisa debe "asegurar que cada ciudadano sea libre de buscar una cura", mientras que para Dantas el uso de la droga se basó en la "Derecho a la libertad del paciente sobre su propio cuerpo". Esta es también la misma mirada que hoy subyace en la posición antivacunas de Bolsonaro a favor de las “libertades de los brasileños” y la del creacionista Eberlim, para quien debe abandonarse el “consenso científico” para promover drogas sin evidencia científica y las supuestas bases científicas de la creación del mundo por Dios.

El carácter anticientífico y antimarxista de la posición de Dantas sólo puede explicarse por sus orígenes políticos y sociales. Antes de unirse al MRT, fue miembro en los años 70 y 80 del ultrapablista Trotskista Partido Obrero Revolucionario, la sección brasileña de la Internacional fundada por el argentino Juan Posadas en 1961. El partido fue una de las muchas tendencias revisionistas que participó en la creación del PT y se liquidó en él.

Como médico especializado en “medicina tradicional china y acupuntura”, como enfatizó en una breve autobiografía publicada en un libro de 2017 sobre trotskismo en Brasil, Dantas representa a un sector de la población de clase media alta, por quien habla Esquerda Díario, que durante décadas ha abrazado una u otra forma de irracionalismo posmoderno y abandonado los fundamentos objetivos de la ciencia moderna misma.

El problema real no es la ciencia moderna, como afirman sus detractores posmodernos, sino el hecho de que el capitalismo representa una barrera para el desarrollo científico y su aprovechamiento para satisfacer las necesidades sociales de la gran mayoría de la población mundial. Hoy, con la pandemia de COVID-19, esta contradicción ha quedado completamente al descubierto. La única solución posible es la propuesta por el Comité Internacional de la Cuarta Internacional: una respuesta de emergencia coordinada a nivel mundial a la pandemia como parte de una lucha internacional por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Una respuesta a los morenistas sobre apoyo a la militarización de las elecciones brasileñas
[2 noviembre 2020]