La frenética campaña contra Rusia en anticipación a la presidencia de Biden

por Bill Van Auken
21 diciembre 2020

La semana pasada se ha visto un torrente virtual de virulenta propaganda anti-Rusia encabezada por el New York Times y centrada en acusaciones infundadas de que Moscú es responsable de un supuesto hackeo al por mayor de los sistemas informáticos del gobierno de los Estados Unidos.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden habla durante un evento de campaña sobre la producción y la compra de productos manufactureros estadounidenses en la sede de la Región 1 de la UAW en Warren, Mich. [Crédito: AP Photo/Patrick Semansky]

La lógica de esta campaña para demonizar a Rusia fue aclarada por el senador Dick Durbin en un discurso pronunciado en el Senado el jueves. El supuesto pirata ruso, dijo, era "virtualmente una declaración de guerra de Rusia a los Estados Unidos, y debemos tomarlo en serio".

Durbin añadió: "No, yo mismo no estoy llamando a una invasión o a una guerra total. No quiero ver que eso suceda, pero ya no es una relación de amigotes entre los Estados Unidos y Vladimir Putin. Cuando adversarios como Rusia nos atormentan, nos tientan, violan la seguridad de nuestra nación, tenemos que responder de la misma manera".

Sin duda es muy tranquilizador que el segundo demócrata del Senado de los EE.UU. no esté a favor de invadir o librar una "guerra total" con la Rusia nuclear, un conflicto que mataría a decenas de millones en cuestión de minutos. Pero esa, sin embargo, es la lógica de sus declaraciones.

El presidente electo Joe Biden emitió una declaración similar, declarando que "necesitamos interrumpir y disuadir a nuestros adversarios de llevar a cabo ciberataques significativos en primer lugar". Biden continuó: "Lo haremos, entre otras cosas, imponiendo costos sustanciales a los responsables de tales ataques maliciosos, incluso en coordinación con nuestros aliados y socios. Nuestros adversarios deben saber que, como presidente, no me quedaré de brazos cruzados ante los ciberataques a nuestra nación".

El tema subyacente es que, durante los últimos cuatro años bajo Trump, a Moscú se le ha permitido salirse con la suya, y que la próxima administración de Biden compensará el tiempo perdido con una escalada masiva de militarismo estadounidense contra Rusia, hasta y potencialmente más allá del borde de la guerra.

Este tamborileo cada vez más fuerte para la guerra y las represalias contra Rusia se ha desarrollado bajo condiciones en las que ninguna agencia del gobierno de EE.UU. ha declarado que Rusia fue responsable de hackear sus computadoras, mucho menos presentó ninguna evidencia para apoyar tal cargo. Rusia ha negado rotundamente su responsabilidad. Lo único probado hasta ahora es el carácter destartalado de los sistemas de seguridad cibernética de Washington.

El escenario para estas amenazas ha sido preparado por una forma de "periodismo amarillo" que pone a la sombra la espeluznante promoción de la guerra hispanoamericana por los periódicos de William Randolph Hearst a finales del siglo 19.

La "primicia" sin hechos del pirata informático ruso fue rota por David Sanger del New York Times, un veterano reportero que ayudó a fabricar la narrativa de las "armas de destrucción masiva" que allanó el camino a la invasión estadounidense de Iraq en 2003, antes de hacerse un nombre como "experto en ciberseguridad", promoviendo la desacreditada afirmación de la "intromisión rusa" en las elecciones de 2016. Publicó historias de miedo similares sobre las elecciones de 2020 que fueron hackeadas por Moscú, y, cuando no se materializó ninguna evidencia de tal intervención, pasó a la siguiente campaña de propaganda.

Miembro de múltiples think tanks que reúnen a políticos capitalistas, militares y funcionarios de inteligencia y jefes corporativos para discutir la estrategia imperialista de EE.UU., Sanger es un conducto confiable para "filtraciones" y propaganda que la CIA y el Pentágono quieren poner en el dominio público.

El artículo inicial de Sanger del 14 de diciembre era típico de este género, citando a "expertos federales y del gobierno" sin nombre que afirmaban que la fuente del último pirateo era "casi con seguridad una agencia de inteligencia rusa".

A esto le siguió un día después otro artículo escrito por Sanger y otros dos reporteros del Times que afirmaban sin rodeos, "El alcance de un hackeo diseñado por una de las principales agencias de inteligencia de Rusia se hizo más claro el lunes", aún sin presentar ninguna evidencia de que Moscú fuera responsable. Continuó citando múltiples fuentes no identificadas diciendo que estaban "luchando por determinar el alcance" de la incursión, es decir, si había alguna sustancia en los informes de Sanger.

El pirateo, según el artículo, "se creía que era obra de la S.V.R. de Rusia, sucesora de la KGB", sin aclarar quién dijo que creía que esto era cierto.

En lo que ahora era claramente una campaña de propaganda total del Times, estos relatos fueron seguidos el 16 de diciembre por un artículo titulado "Putin intenta poner a Biden en una cuerda floja", que comenzó con la afirmación de que el hackeo "casi seguramente fue orquestado por el Kremlin", y luego descendió a afirmaciones sin fundamento, demonización e insultos que equivalían a una pieza de demagogia proguerra.

Una administración Biden entrante, dice el artículo, tendrá que "controlar un Kremlin cuyas tropas acosan a las fuerzas americanas en zonas de conflicto en el extranjero y cuyos hackers patrocinados por el Estado han interferido en las elecciones presidenciales en los Estados Unidos".

"... el presidente entrante se enfrentará a un líder ruso aún más audaz que promueve los intereses de su nación — y desafía los de los Estados Unidos— no sólo en lo que Moscú llama su ‘casi extranjero’ sino también en Europa Occidental, África, América Latina y el Ártico", continúa.

Y, el presidente ruso Vladimir Putin está "emergiendo como un jugador maligno en la política doméstica cuyos apoderados inundan los medios sociales con desinformación y buscan interferir en las elecciones, con un claro sesgo contra los demócratas como el Sr. Biden".

Cita a la exayudante del Consejo de Seguridad Nacional de la administración Trump, Fiona Hill, diciendo que Rusia se ha transformado de "una energía nuclear convencional a una insidiosa amenaza híbrida".

Para no ser superados por la propaganda antirrusa del Times, el Washington Post publicó el jueves no uno, sino dos editoriales vilipendiar al gobierno de Putin. El primero repetía la acusación infundada de ciberespionaje por parte del servicio secreto ruso y su supuesto grupo de hackers conocido como "Cozy Bear", y el segundo repetía acusaciones igualmente infundadas de que el FSB ruso era responsable de un intento fallido de asesinar al opositor de derecha Alexei Navalny con un agente nervioso. Por ambos crímenes no probados, el Post exigió represalias.

Estos editoriales fueron seguidos por un lunático artículo de opinión de Fareed Zakaria tomando la fuente rusa del hackeo como probada y pasando a denunciar a "la Rusia de Vladimir Putin" por haber "expandido significativamente la guerra híbrida, usando métodos para extender el caos entre sus adversarios". La artículo conjuga el "modelo de propaganda rusa" con el intento de Donald Trump de anular las elecciones de EE.UU., concluyendo: "El problema no es sólo que Rusia haya pirateado los sistemas informáticos de Estados Unidos. Parece que ha hackeado nuestras mentes". Esta columna incoherente tiene todas las características de un experto en el "hackeo" que promueve una línea de propaganda proguerra.

El World Socialist Web Site se opone implacablemente al gobierno nacionalista de derecha de Vladimir Putin, que representa los intereses de los oligarcas multimillonarios que se enriquecieron con la disolución de la Unión Soviética, el robo de la propiedad pública y la destrucción de las condiciones sociales de la clase obrera soviética a través de la restauración capitalista.

Pero el retrato de Rusia como un monstruoso país "maligno" e "insidioso" que busca la dominación del mundo mediante una "guerra híbrida" es ridículo y, viniendo de las boquillas del aparato de militar- inteligencia de los Estados Unidos, obsceno.

El presupuesto militar de Washington de más de $740.000 millones es más de diez veces el de Moscú, que el año pasado ascendió a $65.100 millones. Mientras que los Estados Unidos tienen unos 200.000 soldados desplegados en 800 bases repartidas en más de 70 países, Rusia tiene aproximadamente 30.000 soldados desplegados fuera de sus fronteras, con la excepción de Siria, todos ellos en antiguas repúblicas soviéticas.

Los EE.UU. y la OTAN realizan ejercicios militares de provocación casi continuos dentro del rango de tiro de las fronteras de Rusia. Mientras tanto, el imperialismo estadounidense ha llevado a cabo guerras interminables durante la mayor parte de tres décadas, matando y mutilando a millones de personas.

Quienquiera que sea el "Cozy Bear" y cualquiera que sea su relación con el servicio secreto ruso, es difícil equivaler la escala de su supuesto ciberespionaje a las extensas operaciones globales de la Agencia de Seguridad Nacional, que vigila cada llamada telefónica, correo electrónico, mensaje de texto y acto de navegación por Internet en todo el planeta y que, bajo la administración de Obama, estaba pinchando los teléfonos celulares tanto del presidente de Brasil como del canciller de Alemania.

¿Qué explica el carácter histérico y omnipresente de la campaña contra Rusia, que, iniciada por el Times y el Post, ha sido reproducida por todos los segmentos de la prensa y los medios de difusión corporativa de los Estados Unidos?

Por un lado, el tema de la política de EE.UU. hacia Rusia ha estado en el centro de la oposición del Partido Demócrata a Trump desde incluso antes de que tomara posesión del cargo. Esto ha dado expresión política a las preocupaciones dentro de las facciones del aparato de inteligencia-militar de que Trump no ha sido lo suficientemente agresivo contra Rusia, lo que ven como un impedimento para la búsqueda de la hegemonía global de EE.UU.

Por otra parte, el azote de una fiebre de guerra contra Rusia sirve como medio para dirigir hacia fuera las inmensas tensiones sociales y políticas que se están acumulando en los Estados Unidos en las condiciones de una pandemia de COVID-19, desempleo masivo, pobreza y hambre y las continuas amenazas de un golpe de Trump y sus partidarios para anular los resultados de las elecciones de noviembre y establecer una dictadura presidencial.

Representando los intereses de Wall Street y el Pentágono, el Partido Demócrata teme sobre todo el crecimiento de la oposición popular dentro de la clase obrera contra no sólo Trump, sino contra toda la clase dirigente y el sistema capitalista.

El aluvión de propaganda antirrusa en la inmediata estela del voto del Colegio Electoral para confirmar a Biden como el presidente electo de los EE.UU. y a poco más de un mes del día de la inauguración sirve como advertencia. Si los demócratas logran asegurar una transferencia pacífica del poder el 20 de enero, será sobre la base de un programa de intensificación de la guerra en el extranjero y la intensificación de los ataques a los derechos democráticos y sociales de la clase obrera en el país.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

CNN y Spiegel intensifican campaña antirrusa sobre caso Navalny
[18 diciembre 2020]

Un golpe palaciego o la lucha de clases: La crisis política en Washington y la estrategia de la clase obrera
[17 junio 2017]