El Banco Central Europeo aumenta el estímulo pero los mercados quieren más

por Nick Beams
14 diciembre 2020

El Banco Central Europeo (BCE) ha ampliado su programa de compra de bonos en €500.000 millones de euros, llevándolo a un total de €1,85 billones de euros, ha extendido las medidas de emergencia desde junio del año próximo hasta por lo menos marzo de 2022, y ha proporcionado más financiación barata para los principales bancos.

Pero debido a que el aumento del paquete de estímulo se esperaba en gran medida, los mercados financieros están buscando más.

En su declaración introductoria en la conferencia de prensa del jueves, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo que la extensión de su Programa de Compras de Emergencia para la Pandemia (PEPP, siglas inglesa) reflejaba "las prolongadas consecuencias de la pandemia para la economía y la inflación".

Los datos y proyecciones entrantes del personal del BCE, dijo, "sugieren un impacto más pronunciado a corto plazo de la pandemia en la economía y una debilidad más prolongada en la inflación de lo que se había previsto anteriormente".

El BCE ha pronosticado que la economía de la zona euro se contraerá en un 2,2 por ciento en el cuarto trimestre de este año, y que la caída continuará el próximo año. Ha reducido su pronóstico de crecimiento para 2021 al 3,9 por ciento en comparación con su anterior proyección del 5 por ciento.

Lagarde dijo que las perspectivas de inflación —una señal de aumento de la actividad económica— siguen siendo "decepcionantemente" bajas. El BCE pronosticó que los precios aumentarían sólo un 0,2 por ciento este año con la inflación aumentando hasta el 1,4 por ciento anual en 2023, muy por debajo de su objetivo de alrededor del 2 por ciento.

Lagarde dijo que el debilitamiento de los balances y la incertidumbre sobre las perspectivas económicas estaban "pesando sobre la inversión empresarial". En general, los riesgos para el crecimiento de la zona euro seguían "inclinados a la baja", pero se habían vuelto menos pronunciados.

La reacción general de los círculos financieros a los anuncios de políticas fue que eran el producto de un compromiso entre las diferentes facciones del consejo de gobierno, con los representantes alemanes a favor de un menor estímulo.

Un comentario sobre Bloomberg describió el paquete del BCE como "un compromiso incómodo entre las diferentes facciones. El problema es que no se ajusta a las nefastas perspectivas económicas del banco central".

Describiendo la perspectiva de Lagarde como "sombría", dijo que el punto de vista pesimista "pediría medidas extremadamente audaces", pero al "tratar de hacer felices a demasiadas partes diferentes, el BCE evitó hacer todo lo posible".

Estos sentimientos se reflejaron en otros comentarios. Randall Kroszner, un exgobernador de la Reserva Federal de EE.UU., dijo al Financial Times: "Entiendo lo que están tratando de hacer —dar a los mercados más confianza— pero no creo que sea suficiente y es muy probable que tengan que volver y hacer más".

Frederik Ducrozet, un estratega de gestión de riqueza, dijo que las decisiones eran "poco convincentes" y una señal de "compromiso entre los miembros del consejo de administración de palomas y halcones".

"No podemos evitar sentir que el BCE debería haber entregado un paquete más audaz... para asegurarse de que no necesitan hacer más el año que viene en caso de que algo salga mal otra vez", dijo.

La medida en que el bombeo interminable de dinero en el sistema financiero ha sido aceptado como la "nueva normalidad", ha tendido a oscurecer la vasta transformación del sistema financiero mundial y el papel cada vez más importante de los bancos centrales en su apoyo.

Si bien la decisión de ayer del BCE fue considerada en general por los mercados financieros como insuficiente, representó un aumento de un tercio en el tamaño del PEPP con Lagarde indicando que podría ampliarse aún más si fuera necesario.

Las últimas medidas significan que el BCE continuará absorbiendo alrededor de tres cuartos de toda la nueva deuda emitida por los gobiernos de la zona euro el próximo año. En declaraciones al Wall Street Journal, Jörg Krämer, economista jefe del Commerzbank de Frankfurt, dijo que era "carta blanca" para los ministros de finanzas.

"Es probable que el BCE financie de facto la totalidad de los déficits presupuestarios de 2021 de los países del euro", dijo.

En otras palabras, la situación se está desarrollando donde un brazo del Estado capitalista, el gobierno, emite deuda y otro brazo, el banco central, la compra. Esta situación sólo ha existido anteriormente en tiempo de guerra.

Se espera que con el aumento de la deuda resultante de los efectos de la pandemia, la deuda del gobierno de la zona euro aumente en €1,5 billones, llevando la deuda total a más del 100 por ciento del tamaño de la economía de la zona euro.

El propósito central de estas medidas extraordinarias no es dar un impulso a la economía real, sino asegurar el suministro continuo de dinero ultra barato en los mercados financieros.

Han pasado a depender completamente de esta afluencia para financiar el auge especulativo que ha añadido unos $30 billones a la capitalización de los mercados bursátiles mundiales desde que se desplomaron a mediados de marzo antes de ser rescatados por la intervención masiva del gobierno y el banco central.

La próxima indicación de la dirección de la política del banco central vendrá cuando la Reserva Federal de los EE.UU. celebre su última reunión del año. Los mercados buscarán señales de cómo la Fed pretende continuar su programa de compra de activos que ha jugado un papel tan central en el envío de Wall Street a niveles récord.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

European Central Bank set to provide further market boost
[9 diciembre 2020]

Estalla el conflicto por el regreso del Banco Central Europeo a la "flexibilización cuantitativa"
[15 octubre 2019]