Podemos guarda silencio sobre las amenazas de golpe de los generales españoles

por Alejandro López
3 diciembre 2020

Han pasado más de 48 horas desde que El País publicara extractos de una carta firmada por 73 mandos retirados, pidiendo al rey Felipe VI que actúe contra el gobierno electo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Podemos. Culpan a lo que llaman “el gobierno socialcomunista” de “la descomposición de la unidad nacional”.

Se produce semanas después de que 39 comandantes retirados de la Fuerza Aérea enviaran una carta igualmente incendiaria tanto al Parlamento Europeo como al rey. La misiva aseguraba que el gobierno del PSOE y Podemos supervisa la “aniquilación de nuestra democracia” y asegura al rey su “profunda lealtad” hacia él.

Mientras sectores de las fuerzas armadas están discutiendo abiertamente un golpe para instalar una dictadura dirigida contra la clase trabajadora, el partido Podemos, “populista de izquierdas”, está guardando un silencio ensordecedor. La única reacción pública oficial del gobierno fue la de la vicepresidenta y ministra de defensa, Margarita Robles, quien intervino para defender al rey en el debate presupuestario de ayer en el parlamento. Su intervención fue aplaudida desde la bancada de Podemos.

Robles dijo: “El jefe de Estado es de todos, no de algunos que con ciertas cartas implican al rey”. Los firmantes de las cartas, dijo, “no están haciendo lo que tienen que hacer como servidores públicos ni defendiendo los valores que caracterizan a la familia militar”.

Es decir, el gobierno de PSOE-Podemos pasa por alto en silencio el hecho de que secciones del cuerpo de oficiales estén barajando un golpe. En cambio, su objetivo es proteger la reputación del rey, a pesar de que el rey no ha repudiado la carta ni ha explicado por qué la Casa Real no había revelado las cartas anteriormente.

Robles no anunció ninguna investigación sobre los firmantes de las cartas, sus vínculos con posibles golpistas entre los oficiales en servicio activo o el alcance del sentimiento fascista en el ejército. En cambio, extendió su “reconocimiento” a los generales retirados que ahora son parlamentarios del partido fascista Vox. Calificando su política fascista de “una opción legítima”, afirmó que están defendiendo lo que “creen que son los intereses de los ciudadanos. Mi gratitud va para ellos a pesar de que estamos tan distantes”.

El aplauso del gobierno de PSOE-Podemos a Vox, cuyos líderes han aclamado la sangrienta dictadura fascista del general Francisco Franco, expone su propio papel reaccionario. El PSOE y Podemos temen mucho más la oposición explosiva a sus políticas que se acumula a su izquierda entre los trabajadores y los jóvenes, que los complots golpistas de la extrema derecha contra su propio gobierno.

Esto se aplica a toda una capa de satélites políticos de Podemos que guardan silencio sobre las amenazas de golpe de estos mandos. Los anticapitalistas pablistas, que abandonaron Podemos hace apenas seis meses, no han dicho nada sobre el tema en su periódico online Poder Popular ni en su revista online Viento Sur. Izquierda Revolucionaria, afiliada española del Comité por una Internacional de los Trabajadores, que trabaja en Podemos, no emitió ningún comunicado.

La Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras, la sección española de la morenista Fracción Trotskista—Cuarta Internacional (FT-CI), ha publicado una docena de artículos en los últimos dos días en la edición nacional española de su diario en línea Izquierda Diario. Sin embargo, ninguno de estos artículos de Izquierda Diario se refiere siquiera a las cartas de los generales.

Soldados españoles en la Brigada Airborne en Afganistán (Fuente: Wikimedia Commons)

Guardan silencio porque, si bien técnicamente permanecen fuera de Podemos, son un ala apenas disfrazada del gobierno de PSOE-Podemos. Arraigados en la clase media acomodada, esperan beneficiarse de una estrecha integración en la maquinaria estatal capitalista y trabajar para reprimir la oposición de izquierda entre los trabajadores.

Podemos se unió recientemente a la comisión que está distribuyendo €140 mil millones en fondos de rescate de la Unión Europea (UE) a los bancos y corporaciones. Está implementando la política de la “inmunidad colectiva” de la UE sobre el COVID-19, que ha provocado más de 1,5 millones de contagios y más de 65.000 muertes solo en España, al tiempo que afirma que “no hay dinero” para una lucha científica contra el virus. En términos más generales, continúa la austeridad de la UE, mientras inunda a las fuerzas armadas con miles de millones de euros en aumentos del gasto militar.

Además, el vicepresidente del gobierno y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, también forma parte de la Comisión de Asuntos de Inteligencia, órgano que dirige las actividades del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España.

Como tal, Iglesias recibe informes periódicos de funcionarios que espían todas las formas de oposición política en España. Como informó recientemente El Confidencial, el CNI recibe un informe cada 15 días de su Observatorio Digital, que monitorea miles de sitios web y redes sociales en busca de “desinformación”, especialmente sitios opuestos al capitalismo, el gobierno español, la OTAN y la UE.

El gobierno del PSOE y Podemos viene utilizando esta información sin piedad contra la oposición de la izquierda. Podemos se unió al gobierno del PSOE justo después de que el PSOE ordenara una brutal represión policial contra las protestas masivas de trabajadores y jóvenes contra el encarcelamiento de los presos políticos nacionalistas catalanes. Al comienzo de la pandemia de este año, envió a la policía a agredir a los trabajadores siderúrgicos en huelga por el derecho a refugiarse en casa para evitar contagiarse.

Sin embargo, contra los generales de extrema derecha que discuten un golpe de Estado, Podemos no ha tomado ninguna medida pública. En 2018, más de 1.000 altos oficiales retirados, incluidos 62 exgenerales, firmaron un manifiesto aclamando a Franco. Un año después, el general retirado Fulgencio Coll Bucher, jefe de Estado Mayor del Ejército, un destacado miembro de Vox, escribió un artículo en el diario de derechas El Mundo en el que pedía que el ejército derrocara al PSOE. En septiembre, una protesta militar respaldada por Vox para aumentar los salarios y las condiciones de los soldados marchó por Madrid, por primera vez desde la época de Franco.

Lo último que quiere hacer Podemos es alertar a los trabajadores sobre las conspiraciones fascistas dentro del ejército. Están aterrorizados de que un evento que reunió el creciente descontento entre los trabajadores y los jóvenes por el manejo oficial de la pandemia y la austeridad, con las tradiciones antifascistas de la clase obrera europea, pueda llevar a una radicalización política de la clase obrera dirigida contra ellos.

Se oponen conscientemente a la discusión sobre el franquismo y el peligro de un golpe por parte de elementos franquistas en la clase gobernante española. En una discusión en 2015 con la escritora “postmarxista” Chantal Mouffe, publicada en el libro Podemos en nombre del pueblo, el cofundador de Podemos Íñigo Errejón se opuso a discutir las lecciones de la victoria de Franco en la Guerra Civil española y de las luchas obreras contra el régimen franquista:

“No creo que a mucha gente le interese una crítica así, y tampoco es muy productiva en términos políticos. Es muy posible que en algún momento tengamos que iniciar una discusión historiográfica, pero no creo que una forma revisada de nostalgia, digamos, alejarse de la melancolía del perdedor, sea productiva”.

Errejón insistió en que discutir una perspectiva y una estrategia de la clase trabajadora para derrotar al fascismo no era de especial relevancia para la España contemporánea. Hablando de la Guerra Civil española, dijo, “Asusta a los ancianos y no significa mucho para los jóvenes, como sucedió hace mucho tiempo. Si bien tenemos claro qué lado tomaríamos en tal argumento, también sabemos que la nostalgia no gana batallas, pero que, lamentablemente, las derrotas construyen derrotas. Este no es un llamado a enterrar todo el tema, es un llamado a luchar dentro de los términos del tiempo”.

De hecho, el peligro de un golpe fascista dirigido a la creciente ira de la clase trabajadora por la desigualdad social, la austeridad y las políticas de la “inmunidad colectiva” es una parte muy importante de la política contemporánea. Las lecciones de la década de 1930 son de una actualidad candente. Estas son, ante todo, la necesidad de movilizar a la clase trabajadora independientemente de la burocracia sindical y de los partidos pequeñoburgueses reaccionarios como Podemos, y de construir una dirección política revolucionaria en la clase trabajadora para liderar la lucha contra el capitalismo y el régimen autoritario.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Mandos españoles retirados apelan al rey para que respalde un golpe militar
[2 diciembre 2020]

Podemos en España supervisará la distribución de los fondos de rescate europeo a los súper ricos
[1 diciembre 2020]