La Utopía y el carácter caricaturesco de las "teorías de conspiración”

por Carlos Delgado
2 diciembre 2020

Utopia es una serie de televisión de Amazon Prime recientemente lanzada, basada en una serie británica de 2013-2014 del mismo título. Esta versión “americanizada” fue creada y adaptada por la escritora Gillian Flynn, conocida por la novela y película Gone Girl, entre otras. La historia sigue a un grupo de entusiastas de los cómics con mentalidad conspirativa que descubren una trama apocalíptica.

Utopia

La serie comienza con el descubrimiento accidental de "Utopía", un cómic sobre una joven llamada Jessica Hyde que lucha contra una organización nefasta empeñada en el asesinato en masa. Los teóricos de la conspiración piensan que las iteraciones anteriores del cómic habían predicho los brotes de enfermedades como el SARS, el MERS, el Zika y otras.

Cinco amigos, Sam (Jessica Rothe), Wilson (Desmin Borges), Becky (Ashleigh LaThrop), Ian (Dan Byrd) y Grant (Javon Walton), hacen planes para juntar su dinero para comprar "Utopía". Sin embargo, al intentar hacerlo, se convierten en el objetivo de una organización secreta conocida como Harvest (Cosecha), que busca recuperar “Utopía” y deshacerse de cualquiera que haya visto sus páginas.

Wilson es torturada por agentes de Harvest solo para ser rescatado por Jessica Hyde (Sasha Lane), una solitaria violenta que está buscando "Utopía" para encontrar pistas sobre el paradero de su padre, quien ella cree está siendo forzado a diseñar y liberar patógenos mortales en la población por Harvest y su misterioso líder “Sr. Conejo”.

Mientras tanto, una gripe mortal está infectando y matando a niños en ciudades de Estados Unidos. El multimillonario megalómano Kevin Christie (John Cusack) solicita la ayuda del especialista en enfermedades infecciosas Michael Stearns (Rainn Wilson) para producir una vacuna contra la gripe. A pesar de la insistencia de Stearns en que la vacuna se someta a pruebas rigurosas, Christie lo presiona a prematuramente aprobar la vacuna, que Christie espera producir en masa y administrar a la población mundial.

(En este punto, se advierte al lector que cualquier discusión seria de la historia requiere que se revelen ciertos detalles de la trama).

John Cusack en Utopia

De hecho, Christie está trabajando con Harvest para infectar a la población mundial con un virus oculto en la vacuna, que provocará una esterilización masiva y despoblará el planeta de miles de millones de personas. Christie utiliza sus recursos aparentemente ilimitados, incluyendo un ejército de acólitos que ha formado en un complejo parecido a un culto, para generar pánico masivo sobre la gripe y crear demandas de que la vacuna sea "liberada" para su uso inmediato sin pruebas.

Hyde y el grupo de amigos deben correr contra el tiempo para evitar el envío de las vacunas, mientras son perseguidos por los asesinos mortales de Christie. Utopía ha atraído algo de atención en la prensa debido a la semejanza de la trama con las teorías de conspiración de derecha que rodean la pandemia de COVID-19. Estos son, en cierto modo, accidentales. La serie ha estado en desarrollo en Amazon desde 2018, y el rodaje terminó en octubre de 2019, antes de que se identificaran los primeros casos del nuevo coronavirus. Es casi seguro que cualquier paralelo con los eventos que rodean a COVID no son intencionales.

Sin embargo, Flynn les ha dicho a los entrevistadores que tenía la intención de explorar el ámbito de la cultura de la teoría de la conspiración y presentar esas perspectivas desde una perspectiva simpática. Si bien describió las diversas comunidades de conspiración en línea, que incluyen muchos elementos fascistas y antisemitas entre ellos, como "aterradoras", también insistió en que "quería jugar ambos lados" y "reconocer ambos lados", es decir, dar cierto crédito a las fantasías producidas por grupos como QAnon y otros.

En la medida en que la intrincada trama de Utopía se asemeja a las narrativas impulsadas por verdaderos teóricos de la conspiración, solo sirve para resaltar tanto lo absurdo de tales perspectivas como la debilidad de la escritura de Flynn.

La trama está llena de inventos y desarrollos poco convincentes. Flynn manipula a sus personajes en gran medida para crear "giros", en lugar de desarrollar un drama social o psicológicamente convincente. El plan de Christie, sus seguidores de culto, su capacidad para manipular sin esfuerzo la conciencia de las masas, todo junto agrega una cualidad caricaturesca (o de cómic) al programa.

Peor aún, el objetivo final de Christie de despoblar el planeta casi se presenta peligrosamente bajo una luz simpática. El episodio final le da a Christie suficiente tiempo para exponer su caso sin que ningún personaje lo desafíe seriamente. Dice cosas como: “Calentamiento global, extinciones masivas, escasez de alimentos [y] agua. Todos estos problemas se pueden reducir a una sola cosa: superpoblación". Al final, Christie logra convencer a uno de los protagonistas de cambiar de bando y unirse a él.

Utopia (Amazon Prime)

Según Flynn, el episodio final fue "diseñado específicamente para que la gente discuta sobre quién es el bueno y quién es el malo", y que "la mitad de la audiencia se inclinará un poco y se sorprenderán de con quien estén alineados".

Al parecer, Flynn no ve ningún problema en "diseñar" una historia de tal manera que anime a la mitad de la audiencia a ver la esterilización masiva como una respuesta legítima a los problemas sociales. Las implicaciones reaccionarias de tal perspectiva, en última instancia arraigada en el desdén elitista por las “masas sucias”, se manifiestan en las esterilizaciones masivas llevadas a cabo por las autoridades en las cárceles y centros de detención de inmigrantes estadounidenses.

La élite gobernante encuentra muchas cosas útiles en las perspectivas anticientíficas y antihistóricas. Trump ha confiado en QAnon y otros grupos conspirativos fascistas para difundir mentiras sobre la pandemia de COVID-19 y las elecciones de 2020 con fin de apoyar la campaña de regreso al trabajo y su plan para revertir las elecciones. Por su parte, los demócratas pasaron la totalidad del mandato de Trump vendiendo historias sobre la supuesta "interferencia rusa" en la sociedad estadounidense, culpando a las maquinaciones de Vladimir Putin por todos los males sociales.

La clase capitalista, por supuesto, participa en varias conspiraciones asesinas. El gobierno de Estados Unidos es responsable de innumerables golpes de Estado, asesinatos y crímenes de guerra en todos los rincones del mundo. Wall Street está plagado de criminalidad y fraude. Los gobiernos y partidos políticos de todo el mundo conspiraron para minimizar la amenaza que representa COVID-19 con el fin de minimizar el impacto en los mercados financieros.

Estas actividades, sin embargo, no tienen su origen en la villanía de sociedades secretas y cábalas ocultas, sino en intereses sociales definidos e identificables. Es más, no son actividades de una clase invencible, sino de una clase cada vez más desquiciada y desesperada. Lejos de tener un control firme de todas las palancas de la sociedad, la clase dominante produce las condiciones para su propio derrocamiento.

En cualquier caso, la perspectiva desorientada y la trama caricaturesca de Utopia no aportan mucho. Uno espera que para la próxima, los artistas se acerquen más a la realidad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de noviembre de 2020)