Biden recluta sindicatos para mantener los lugares de trabajo abiertos a medida que la pandemia aumenta

por Jerry White
19 noviembre 2020

El presidente electo Joseph Biden se reunió con altos ejecutivos corporativos y líderes sindicales el lunes antes de pronunciar un breve discurso sobre sus planes para "volver a encarrilar la economía", incluso cuando los EE.UU. se enfrentan a un aumento de los casos de COVID-19 y un invierno en el que el número de muertos podría casi duplicarse.

Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris celebraron la reunión en línea con los directores generales de General Motors, Microsoft, Target y Gap, junto con los presidentes de la AFL-CIO, el sindicato United Auto Workers (UAW), el United Food and Commercial Workers (UFCW), el Service Employees International Union (SEIU) y la American Federation of State, County and Municipal Employees (AFSCME).

Después Biden se jactó, "Ojalá hubieras escuchado -líderes corporativos y laborales cantando el mismo himnario aquí." Añadió, "Se lo dejé claro a los líderes corporativos. Dije, 'Quiero que sepan que soy un hombre del sindicato. Los sindicatos van a tener más poder'. Sólo asintieron con la cabeza, lo entendieron. No es antinegocios. Se trata de crecimiento económico, de crear trabajos bien pagados".

Ejecutivos como el presidente del UAW, Rory Gamble, no son "líderes de los trabajadores" sino títeres pagados de la gerencia corporativa. El UAW está ocultando brotes en las plantas automotrices y amenazando a los trabajadores que revelan casos en los medios sociales. Sólo en el último mes, ha habido cientos de nuevas infecciones y al menos dos muertes, incluyendo a Mark Bianchi en la planta de ensamblaje de Fiat Chrysler en Sterling Heights en los suburbios de Detroit.

El entonces vicepresidente Joe Biden, izquierda, es recibido por el presidente de la AFL-CIO, Rich Trumka, antes de hablar ante una multitud antes del desfile anual del Día del Trabajo en 2015, en Pittsburgh. (Foto AP/Keith Srakocic)

El presidente del UFCW, Marc Perrone, es igualmente culpable. Al menos 546 frigoríficos han tenido casos confirmados de COVID-19, casi 50.000 trabajadores de frigoríficos han dado positivo y al menos 249 trabajadores de frigoríficos han muerto en toda la industria, según los datos recogidos por la Red de Información sobre el Medio Ambiente Alimentario. Ha habido decenas de miles de trabajadores de supermercados y procesadores de alimentos más infectados.

Lo mismo ocurre con Mary Kay Henry de SEIU, cuyos miembros incluyen a muchos de los más de 1.000 trabajadores de hogares de ancianos que han muerto desde que comenzó la pandemia, además del número desconocido de trabajadores de servicios hospitalarios.

La reunión entre Biden y los directores generales y ejecutivos del sindicato se produce cuando la pandemia está fuera de control. Trump, que se ha negado a conceder la elección y continúa con su conspiración para anular el resultado, ha dejado claro que no habrá ningún cierre de la producción no esencial. La incitación de Trump a la violencia fascista está inextricablemente conectada a la política de la clase dominante de "inmunidad colectiva".

El Partido Demócrata, un partido de Wall Street, está aterrorizado de hacer o decir algo que asuste a los mercados o anime a la oposición masiva. Sabe que hay una creciente ira en la clase trabajadora que amenaza con estallar en paros y huelgas. En marzo pasado, una huelga salvaje de trabajadores automotrices forzó el cierre de la industria automotriz norteamericana y los cierres en todo el país.

Los demócratas se oponen a implementar las medidas necesarias para contener el virus. En su discurso, Biden admitió: "Estamos entrando en un invierno muy oscuro, las cosas se van a hacer más difíciles antes de que se vuelvan más fáciles. Eso requiere no escatimar esfuerzos para luchar contra el COVID, para que podamos abrir nuestros negocios de forma segura, reanudar nuestras vidas y dejar atrás esta pandemia".

Los gobernadores de Illinois, Michigan y otros estados industriales han reconocido que los centros de fabricación se han convertido en uno de los principales vectores de transmisión de COVID-19. La forma más segura de detener la propagación de la enfermedad mortal es detener toda la producción no esencial. Pero la oligarquía corporativa y financiera no tolerará más interferencias en sus operaciones de fabricación de dinero. Hablando por los intereses de Wall Street, los demócratas, desde Biden hasta los gobernadores de Illinois, Michigan, Nueva York, California y otros estados se han opuesto al cierre de fábricas y escuelas con el fin de salvar vidas.

Después de los comentarios de Biden el lunes, un reportero le preguntó: "¿Crees que más gobernadores deberían cerrar negocios no esenciales y reestablecer los pedidos de quedarse en casa"? Biden esquivó la pregunta, diciendo primero "depende del estado", y luego pasó a elogiar a los gobernadores republicanos de Dakota del Norte, Utah y Ohio por implementar mandatos de mascarilla.

De hecho, Biden y sus principales ayudantes han rechazado repetidamente el cierre de las industrias no esenciales. Como informó el Washington Post el martes, "El consenso en el consejo asesor es que no estamos buscando imponer un cierre nacional de nuevo", dijo Celine Gounder, una profesora clínica asistente en la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York y miembro del recién formado panel de coronavirus de Biden. Biden, añadió, "no ha dicho que vaya a considerar un cierre nacional. También ha dejado muy claro en esas reuniones que realmente quiere ser más específico en términos de restricciones".

La semana pasada, un miembro del grupo de trabajo, Michael Osterholm, dijo que debería haber un cierre nacional de cuatro a seis semanas y que todos los trabajadores y pequeños empresarios afectados deberían ser compensados. Después de que el mercado de valores comenzó a caer, el equipo de Biden se desvinculó rápidamente de estas declaraciones.

Para Biden, el Post continuó, "evitar los cierres generalizados que el país usó en la primavera significa que su administración tendrá que confiar en un conjunto alternativo de estrategias para reducir el virus".

La reunión con los líderes corporativos y sindicales señaló que el "conjunto alternativo de estrategias" del presidente electo incluye hacer un mayor uso de los sindicatos para promover la falsa narrativa sobre "reabrir los negocios de forma segura" y suprimir las crecientes demandas de los trabajadores para detener la producción no esencial.

Los trabajadores deben tomar la iniciativa en sus propias manos. En varias de las principales plantas automotrices y distritos escolares, los trabajadores ya han comenzado a establecer comités de seguridad de base, independientes de los sindicatos, para romper la conspiración de silencio sobre los brotes, luchar por el control de la salud y la seguridad y exigir una huelga nacional para cerrar la producción no esencial y las escuelas, y proporcionar una compensación completa a todos los trabajadores y pequeñas empresas afectados.

Al mismo tiempo, los trabajadores esenciales deben disponer de equipos de protección personal de última generación y de una dotación completa de personal, y sus condiciones de salud y seguridad deben ser supervisadas y aplicadas por comités de seguridad de base.

Estos comités deben ampliarse a todas las fábricas, lugares de trabajo, escuelas y universidades. Con señales de que una vacuna llegará el próximo año, todo debe hacerse para salvar vidas ahora.

El principio rector que debe guiar esta lucha es que la salud y la seguridad de los trabajadores debe tener prioridad sobre las ganancias de las corporaciones gigantes y de Wall Street. Una verdadera estrategia de lucha contra la pandemia requiere una amplia redistribución de los recursos de la sociedad para garantizar la realización de pruebas universales y periódicas, la localización de contactos y el tratamiento médico gratuito.

Se debe lanzar un programa masivo de obras públicas para contratar a los desempleados, construir la infraestructura necesaria para la distribución de la vacuna y erradicar la pobreza. Para luchar por esto, la clase obrera debe librar una lucha política por el socialismo contra los partidos apoyados por las corporaciones y el sistema capitalista de desigualdad social y muerte masiva, que ellos defienden.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de 11 de 2020)

 

El autor también recomienda:

Las traiciones del UAW y el surgimiento de milicias derechistas en Michigan
[14 octubre 2020]

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.