Más de 660 padres de niños inmigrantes separados no pueden ser localizados por el gobierno de EE. UU.

por Harvey Simpkins
13 noviembre 2020

Los horrores de la política de separación familiar de la administración Trump siguen saliendo a la luz. Después de que una demanda de la ACLU el mes pasado reveló que los padres de 545 niños inmigrantes no podían ser localizados, esta semana un abogado encargado de reunir a las familias reveló que el total ha aumentado a 666. Casi el 20 por ciento de los niños tenían menos de 5 años cuando fueron separados.

La administración Trump comenzó a separar a los niños de sus padres en julio de 2017 bajo un "programa piloto" en el área de El Paso, Texas, que duró hasta noviembre de ese año. En abril de 2018, la política se implementó por completo en la frontera entre Estados Unidos y México y duró hasta junio de 2018, cuando un juez de distrito de EE. UU. emitió una orden judicial limitando las separaciones familiares y ordenó al gobierno a reunir a todas las familias migrantes.

Bajo esta política de "tolerancia cero", todos los migrantes que cruzan la frontera, incluyendo solicitantes de asilo, son remitidos al Departamento de Justicia para su enjuiciamiento. Los inmigrantes indocumentados fueron encarcelados y sus hijos enviados a varios refugios de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados en todo el país. Los niños separados incluían bebés y niños pequeños.

En octubre de 2018, Amnistía Internacional informó que durante el período abril-agosto de 2018 se separaron 6,022 “unidades familiares”. Desde que la política de "tolerancia cero" del gobierno terminó oficialmente en junio de 2018, el gobierno ha reconocido que separó a otros 1,100 niños de sus familias, y el número, sin duda, es mucho mayor.

Centro de detención en McAllen, Texas, domingo 17 de junio de 2018 (Foto de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.)

Los tribunales han resultado ineficaces para poner fin a la separación familiar. El 13 de enero de 2020, el juez Dana Sabraw, el mismo juez que emitió la orden judicial inicial, se negó a emitir más restricciones sobre la capacidad del gobierno para separar familias, permitiendo a los funcionarios de inmigración la discreción de seguir separando a los niños cuando el "padre no es apto o presenta un peligro para el niño". De hecho, los funcionarios de inmigración han utilizado esta "discreción" para separar familias basándose en "delitos" como infracciones de tránsito o la sospecha de que un adulto no es el padre real de un niño.

Ahora, más de dos años después de que el juez Sabraw ordenó al gobierno reunir a todos los niños, el proceso de búsqueda de padres sigue en curso. Aproximadamente dos tercios de los padres de los 545 niños separados inicialmente identificados fueron deportados, lo que hizo que la reunificación fuera extremadamente difícil, si no imposible. Según Steven Herzog, el abogado que lidera los esfuerzos para reunir a los niños separados, el nuevo grupo de 121 niños incluye a aquellos "para quienes el gobierno no proporcionó ningún número de teléfono". Estos niños adicionales fueron separados en su mayoría durante el programa piloto de 2017.

El subdirector del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU, Lee Gelernt, dijo a NBC News que el nuevo número “incluye a personas además de [los] 545 de quienes no obtuvimos información de [el] gobierno que permitiría búsquedas significativas, pero [nosotros] tenemos la esperanza de que el gobierno ahora [nos] proporcione esa información".

Las grotescas tácticas de separación familiar de la administración Trump se construyeron sobre la base establecida por la administración Obama. En un esfuerzo inhumano para disuadir a las familias de venir a los Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Obama instituyó la práctica de dividir a las familias, enviando a las madres y sus hijos a un lugar de detención y a los padres a un centro en otra parte del país.

Como otra táctica para intimidar a los inmigrantes, el DHS de Obama violó rutinariamente un acuerdo de resolución judicial de 1997, conocido como el acuerdo de Flores, al mantener a los niños detenidos con frecuencia más de 20 días. La administración Obama también deportó a unos 3 millones de inmigrantes, más que cualquier presidente en la historia de Estados Unidos.

En un acontecimiento relacionado, una testigo importante sobre la supuesta negligencia médica generalizada en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Georgia ha sido amenazada con la deportación a Filipinas, a pesar de la fuerte evidencia de que es ciudadana estadounidense.

Alma Bowman ha estado detenida en el centro de detención del condado de Irwin en Georgia durante más de dos años. Esta es la misma instalación de ICE donde una enfermera presentó recientemente una denuncia alegando que varias mujeres fueron sometidas a esterilización mediante histerectomías sin consentimiento.

El 1 de noviembre, ICE negó la suspensión de la deportación de Bowman, lo que la prepara para la deportación; sin embargo, después de una nueva intervención de sus abogados de inmigración esa tarde, la deportación se detuvo por el momento. Según Priyanka Bhatt, abogada de Project South, la organización que presentó la acción de denuncia, Bowman fue "una gran fuente de información" para la denuncia del 14 de septiembre sobre esterilizaciones forzadas.

Desde su traslado a las instalaciones de Georgia en enero de 2018, Bowman ha estado tratando de crear conciencia sobre los abusos médicos, junto con las deplorables condiciones de vida en general en las instalaciones. En una carta de octubre de 2020 a los representantes Hank Johnson y Alexandria Ocasio-Cortez, Bowman escribió que "estas condiciones no son seguras para que viva nadie, sea ciudadano de los Estados Unidos o no".

Bowman nació en Filipinas de padre ciudadano estadounidense y madre filipina, y se mudó a los Estados Unidos cuando era adolescente. Según la ley de inmigración de los EE. UU. en ese momento, una persona nacida fuera del matrimonio de un padre ciudadano estadounidense tenía que hacer que su padre "legitimara" la paternidad antes de cumplir los 21 años. Según The Intercept, cuando tenía 11 años, el padre de Bowman llenó un formulario de inmigración llamado “petición para clasificar el estatus de pariente extranjero” y la envió a la embajada de Estados Unidos en Filipinas. El abogado de inmigración de Bowman argumenta que el documento legitima su paternidad. Según The Intercept, el matrimonio de sus padres en 1968 también la legitimó bajo la ley de Georgia, convirtiéndola en ciudadana estadounidense.

A pesar de informar a ICE y a los jueces de inmigración sobre su ciudadanía, sigue sujeta a deportación. La situación de Bowman no es única. Según Jacqueline Stevens, fundadora de Clínica de Investigación de Deportación en la Universidad Northwestern, alrededor del 1 por ciento de todos los detenidos por ICE y alrededor de la mitad del 1 por ciento de los deportados son ciudadanos estadounidenses, lo que resulta en la deportación de miles de ciudadanos estadounidenses cada año.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

"Tenemos que llevarnos a los niños": altos funcionarios del Departamento de Justicia impulsaron la política antiinmigrante de Trump de separación de familias
[10 octubre 2020]

Cientos de niños migrantes separados de sus familias bajo la política de “tolerancia cero” de Trump aún no se han reunido con sus padres
[23 octubre 2020]

Desde el interior de los centros de detención de niños inmigrantes de Estados Unidos
[3 noviembre 2018]