El cambio climático y la evolución humana

por Philip Guelpa
13 noviembre 2020

Desde hace mucho tiempo se ha comprendido que la evolución de los organismos implica una interacción dinámica y dialéctica entre una especie y su entorno, tanto físico como biológico. Esto se aplica tanto a los humanos como a todas las demás especies.

El comienzo mismo de un linaje humano distinto está vinculado al cambio climático que marcó la transición del Plioceno al Pleistoceno, hace aproximadamente 2,5 millones de años, durante el cual una tendencia general a la desecación en África provocó el retroceso de los bosques y la expansión de los pastizales. Un grupo de simios, que en su conjunto viven en los bosques, se aventuraron o fueron expulsados de los bosques hacia las praderas. El cambio radical en la adaptación a este nuevo entorno inició la trayectoria evolutiva de un nuevo linaje de simios —los homínidos del género Australopithecus— que condujo en última instancia a los humanos modernos.

Una nueva investigación, publicada en la revista Science Advances, aclara en detalle el papel desempeñado por otro cambio ambiental en una importante transición en la evolución biológica y tecnológica de los homínidos, que abarca el período de hace 500.000 a 300.000 años en África.

Los datos derivados de un programa de perforación de núcleo a través de roca sedimentaria en el sur del Valle del Rift de Kenya documentan los cambios en la disponibilidad de agua, vegetación y otros recursos en todo el paisaje que están cronológicamente correlacionados con un importante cambio tecnológico en las herramientas de piedra, desde las denominadas industrias acheuleanas, que se utilizaron durante más de un millón de años, hasta las de la Edad Media de Piedra (MSA).

Este cambio está más claramente marcado por la desaparición de los grandes bifaces, conocidas como hachas de mano, que dominaban el ensamblaje de herramientas, a un inventario de herramientas más diverso y sofisticado. Otras innovaciones que aparecen en el MSA son el comercio a larga distancia de materias primas líticas (derivadas de la piedra) y el uso de materiales colorantes que pueden indicar la creación de representaciones simbólicas (es decir, el arte).

En conjunto, estos cambios tecnológicos y de comportamiento se consideran representativos de un avance cognitivo significativo entre los humanos de esa región. Dado que las capacidades cognitivas no se fosilizan, deben ser inferidas en base a los restos materiales —artefactos y fósiles. Probablemente no sea una coincidencia que el período en cuestión también inicie la transición de la especie Homo erectus, que había existido durante más de un millón de años, a una variedad de nuevos homínidos, incluyendo la primera aparición de nuestra propia especie, Homo sapiens .

La evidencia de los núcleos de perforación de que se estaban produciendo cambios ambientales significativos durante el período en cuestión viene en una variedad de formas. La secuencia sedimentaria documentada en los núcleos indica una relativa estabilidad del medio ambiente de hace 1 millón a medio millón de años, y luego un aumento significativo de los episodios de desecación después de hace 500.000 años, marcados por el retroceso del nivel de los lagos, lo que refleja un cambio hacia un medio ambiente más inestable y frecuentemente más seco de lo que había sido el caso anteriormente. Cada uno de estos episodios más secos duró aproximadamente 5.000 años.

Los datos de los restos de plantas también indican un cambio de un entorno generalmente más húmedo a uno más seco, que incluye una mayor presencia de pastos (particularmente pastos cortos), que son más tolerantes a la sequía, a diferencia de las plantas leñosas. Esto también sugiere el desarrollo de un conjunto menos variado de recursos vegetales. Los núcleos documentan cambios repetidos y relativamente rápidos de la vegetación.

Se esperaría que estos cambios de vegetación afectaran a la población animal que depende de ellos. De hecho, el registro fósil indica una sustitución masiva, del 85 por ciento, de los grandes mamíferos herbívoros que pastan (más de 900 kg de peso corporal) por mamíferos más pequeños que tienen una dieta herbívora más variada, que pastan y navegan, que podrían sobrevivir en un entorno más seco. Esto sugiere un clima menos estable para el que se adaptaban mejor los animales con adaptaciones más flexibles y, en general, con un tamaño corporal más pequeño. Los animales más grandes también tienden a tener tasas de reproducción más bajas, lo que los hace más vulnerables a las condiciones cambiantes e inestables.

Los datos arqueológicos concurrentes sugieren que los seres humanos que vivían en esa época también tuvieron que hacerse más flexibles, ampliando sus estrategias de adaptación para hacer frente a un entorno cambiante y menos estable. Un indicio de la necesidad de ampliar su gama de adquisición de recursos se da en la forma de explotación de una gama más amplia de materias primas líticas para la fabricación de herramientas de piedra.

En la región estudiada, las materias primas utilizadas para la fabricación de herramientas acheuleanas solían provenir de una distancia no superior a cinco kilómetros. En cambio, los ensamblajes de artefactos de MSA incluyen herramientas hechas de obsidiana, una roca volcánica que sólo está disponible en fuentes que se encuentran a una distancia de 25 a 95 kilómetros. Esto puede indicar no sólo una mayor gama de adquisición/comercio, sino también una mayor sofisticación en la tecnología de las herramientas, tanto en la fabricación como en el uso, ya que la obsidiana, que es un vidrio volcánico, puede utilizarse para fabricar herramientas más afiladas y delicadas que las piedras de grano más grueso.

Herramientas de la Edad de Piedra Acheuleana y la Edad de Piedra Media [Crédito: Programa de Orígenes Humanos, Smithsonian]

Un cambio notable en la tecnología de las herramientas en este momento es la aparición de puntos de proyectiles más pequeños (presumiblemente de lanza), lo que sugiere la caza de animales más pequeños, en consonancia con el cambio observado en la fauna.

Los autores del documento Science Advances citan pruebas etnográficas de poblaciones recientes de que los seres humanos con una economía de cazadores-recolectores "tienden a aumentar sus inversiones en tecnología, a ampliar su gama de adquisición de recursos y a depender de alianzas sociales distantes y redes de intercambio en situaciones de mayor imprevisibilidad y riesgo de los recursos". A continuación, postulan que la inestabilidad ambiental durante el período de tiempo de hace 500.000 a 300.000 años, como se ha documentado en las muestras del núcleo, probablemente habría provocado respuestas similares por parte de los humanos en ese momento.

Los grupos humanos con economías de cazadores-recolectores dependen de la distribución espacial natural, la abundancia y la disponibilidad estacional de recursos alimentarios, así como de la distribución de materias primas líticas y otras necesidades como el agua potable. Para sobrevivir en un entorno determinado, el grupo debe desarrollar una "ronda estacional", situándose en los lugares y tiempos adecuados en todo el paisaje a fin de explotar de manera eficaz y eficiente los recursos naturales disponibles necesarios para mantener una dieta sostenible y obtener las materias primas necesarias para su tecnología.

Si una determinada localidad proporciona suficientes alimentos y materias primas fiables en un ámbito geográfico limitado, los habitantes humanos podrán mantener un "ámbito doméstico" bastante reducido.

Si, por el contrario, los recursos necesarios están dispersos espacial o temporalmente, y/o son de cantidad o calidad limitada en un lugar determinado, el grupo tendrá que viajar más ampliamente a través del paisaje para satisfacer sus necesidades.

Si las condiciones ambientales se vuelven menos estables, alterando la estacionalidad, la distribución espacial o la abundancia de recursos alimentarios o fuentes de agua de los que depende un grupo, su adaptación económica se verá sometida a tensiones. Esto requeriría una ampliación del área de distribución del grupo y/o el establecimiento de redes de comercio/intercambio con los grupos adyacentes.

Otra medida de adaptación es el desarrollo de nuevas tecnologías que aumenten la eficacia de la explotación de los recursos existentes y/o abran nuevos recursos para su incorporación a la dieta. El paso de la tecnología de herramientas de piedra acheuleana a la más compleja del MSA es coherente con ese cambio.

La necesidad de interacciones interregionales más amplias entre las poblaciones humanas durante el período en cuestión de lo que había sido el caso anteriormente, probablemente habría requerido el desarrollo de mecanismos sociales para mediar en las relaciones entre los diferentes grupos, tales como representaciones simbólicas compartidas (posiblemente incluyendo el uso de pigmentos, que han sido encontrados en sitios arqueológicos en esta área) y tal vez el matrimonio mixto. La expansión y la mayor complejidad de las relaciones sociales intergrupales, junto con la adopción de una tecnología más sofisticada de herramientas de piedra, implican una mayor capacidad mental. La primera aparición contemporánea del primer Homo sapiens sugiere fuertemente una correlación evolutiva.

Si bien este estudio se basa en datos de una región de África, los autores sugieren que las prácticas culturales y la tecnología del MSA documentadas en el Valle del Rift de Kenya habrían proporcionado también ventajas de adaptación en otras zonas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

New human species discovered in the Philippines
[21 agosto 2019]

The Artificial Ape: How humans invented themselves
[3 enero 2011]