¿Por qué la revista Jacobin minimiza el peligro de la violencia fascista?

por Eric London
24 octubre 2020

El martes, la revista Jacobin publicó un artículo de Branko Marcetic sobre el complot fascista para secuestrar y matar a los gobernadores Gretchen Whitmer y Ralph Northam. El artículo, titulado "No deberíamos confiar en la narrativa del FBI sobre el plan de secuestro de Gretchen Whitmer", es el primero artículo publicado en Jacobin desde que se expuso la trama el 8 de octubre. Sostiene que la trama de Michigan es "exagerada", que los medios están comprometidos en "sensacionalismo" y que no existe una amenaza real de violencia de extrema derecha hoy.

En realidad, el peligro de la violencia fascista a gran escala nunca ha sido mayor en la historia moderna de Estados Unidos.

El arresto de 13 milicianos el 8 de octubre, seguido del arresto de un decimocuarto hombre en Wisconsin la semana pasada, expuso parte de un complot nacional para matar gobernadores y derrocar a las legislaturas estatales. Los conspiradores, que afirman tener la capacidad de movilizar a "cientos" de personas, planearon interceptar a Whitmer en su casa de vacaciones, organizar un juicio y ejecutarla. Planearon descender al Capitolio estatal en Lansing, tomar control de las cámaras legislativas y disolver el gobierno electo. Más testimonios revelaron que los conspiradores vieron su complot como parte de un esfuerzo nacional de Trump para permanecer en el poder independientemente del resultado de las elecciones del 3 de noviembre.

Lejos de repudiar a los conspiradores, Trump continúa alentándolos, llamando a Whitmer un "dictador". El fin de semana pasado, Trump viajó al oeste de Michigan y encabezó a una multitud en gritos de "¡enciérrenla!" Añadió, siniestramente: "Enciérralos a todos". La policía de todo el estado está ahora en semi rebelión, negándose a seguir las órdenes de los funcionarios electos que prohíben a la milicia llevar armas a los lugares de votación.

El Partido Demócrata, temeroso de provocar una oposición social masiva a la amenaza de la dictadura, ha minimizado el peligro. La línea de los demócratas, presentada en un documento de posición oficial publicado por el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer la semana pasada, es que es "desafortunado" que "Trump y sus aliados estén intentando avivar el miedo y el caos", que Trump simplemente está sembrando" desinformación” y que la población debe “ser paciente”.

El único artículo de Jacobin sobre la conspiración de Michigan está en línea con la estrategia del Partido Demócrata. El artículo ataca a los medios de comunicación y al FBI por exagerar el peligro de la violencia fascista. Los socialistas, según Jacobin, "no deben permitir que los funcionarios y los servicios de seguridad exageren la amenaza del terrorismo para sus propios fines".

Jacobin inventa tres argumentos extraños sobre por qué se necesita el escepticismo en "este caso específicamente".

Primero, Jacobin asegura a sus lectores que la violencia de extrema derecha "sigue siendo una amenaza estadísticamente menor para la vida" en general. Luego cita el hecho de que los estadounidenses tienen más probabilidades de ser asesinados por animales salvajes que por fascistas. Si este argumento se tomara realmente en serio, el lector podría legítimamente sacar la conclusión de que los osos pardos y los pumas representan una amenaza mayor para los derechos democráticos que los fascistas armados.

En segundo lugar, Jacobin escribe que otorgar legitimidad a la trama solo alimenta la histeria por el "terrorismo" en general y ayuda a las "amenazas de Trump de designar a 'antifa' como una organización terrorista". En otras palabras, la única forma de luchar contra el fascismo es no combatirlo en absoluto porque exponer las conspiraciones fascistas solo conduce a la represión estatal. Esta actitud desmoralizada y complaciente es una receta garantizada para la derrota.

En tercer lugar, en una sección titulada "Se trata de una trampa", Jacobin afirma que la conspiración probablemente fue provocada por el FBI, y escribe: "Hay señales de advertencia más que suficientes de que, con este caso, el FBI puede estar a la altura de los trucos de la vieja era de Obama, ayudando a fabricar los mismos complots terroristas que termina frustrando y publicitando".

De hecho, el FBI no ha exagerado la amenaza. Apenas ha publicado detalles del complot y él mismo está involucrado en un encubrimiento por las mismas razones que los demócratas. El director del FBI, Christopher Wray, dijo en septiembre que actualmente hay 1.000 investigaciones sobre grupos de extrema derecha en Estados Unidos, y solo han publicado detalles menores sobre parte del complot de Michigan.

El artículo nunca menciona ninguna evidencia de cuáles podrían ser las "señales de advertencia" de una trampa del FBI. Sin embargo, Jacobin concluye que el FBI está inventando complots de extrema derecha porque "le ha resultado difícil lograr que la Casa Blanca de Trump se tome en serio [la violencia fascista]" y quiere obligar a Trump a abordar el asunto.

Esto es políticamente absurdo. ¿Espera Jacobin que alguien crea que el FBI inventó la trama para obligar a Trump a tomar medidas enérgicas contra la violencia fascista? Si ese fuera el caso, entonces ¿por qué el Partido Demócrata está minimizando el peligro e ignorando la amenaza contra Whitmer y Northam? Más allá de las declaraciones de los abogados de los conspiradores, Jacobin nuevamente no cita información que socave la afirmación de la procuradora general de Michigan, Dana Nessel, de que el complot era "serio y creíble".

El artículo de Jacobin luego culpa a los medios por prestar demasiada atención a la trama:

“Desafortunadamente, en lugar de aplicar un cierto escepticismo y cautela a la historia, la prensa la ha tratado en gran medida con grandilocuencia sensacionalista”. Jacobin agrega: "Así que depende no solo de la prensa, sino también de la izquierda, tratar este caso con el escepticismo que merecen todos esos complots terroristas relacionados con el FBI". Jacobin ataca a The Guardian, CNN y el New York Times por "darle a la historia un encuadre lascivamente siniestro" al llamarla un "complot para derrocar al gobierno del estado de Michigan".

Pero eso es exactamente lo que fue. La prensa alineada con el Partido Demócrata ha trabajado para ocultar los detalles más siniestros —¡de verdad siniestro!— de la población en línea con los esfuerzos del Partido Demócrata para minimizar el peligro y evitar la oposición social desde abajo. Actualmente, no se hace ninguna referencia a la trama en las ediciones en línea de primera plana del New York Times, Washington Post o las ediciones del Reino Unido o Estados Unidos de The Guardian.

El propósito del artículo es tranquilizar a los lectores de Jacobin de que "no hay nada que ver aquí". Esto incluso toma la forma de defender a los conspiradores presentándolos con simpatía y afirmando, sin ninguna prueba, que fueron víctimas de una “trampa”. Jacobin describe al cabecilla de la trama fascista Adam Fox, líder estatal de los fascistas “Three Percenters” en Michigan, como un solitario empobrecido que "no es diferente" de los inmigrantes musulmanes víctimas de la trampa del FBI.

De hecho, la transcripción de la audiencia preliminar en un tribunal federal la semana pasada muestra que el primer informante del FBI fue un miembro de la milicia que se acercó voluntariamente a la policía local en marzo "debido a preocupaciones sobre algunas de las direcciones que el grupo estaba tomando y la posible violencia que estaban discutiendo". En ese momento, el plan ya estaba tan avanzado que el grupo pasó a entrenarse activamente, realizar reconocimientos en la casa del gobernador y reclutar un ejército para asaltar el Capitolio.

Bien puede darse el caso de que los informantes y los agentes encubiertos estuvieran involucrados más activamente de lo que admite el FBI. Pero esto no sería motivo para descartar la trama, como lo hace Jacobin. Más bien, solo muestra más por qué es urgentemente necesario exigir la divulgación completa de todas las pruebas. ¿Están las agencias de inteligencia involucradas en la conspiración para matar a un gobernador en funciones? ¿Estuvieron realmente involucrados agentes del FBI en el complot, como en el asesinato de 1965 de la activista de derechos civiles Viola Liuzzo o la masacre de radicales de 1979 en Greensboro, Carolina del Norte por el KKK?

Este peligro es muy real. En este caso, ni siquiera está claro que el FBI en Michigan haya informado a la sede nacional sobre las redadas. CNN informó que el fiscal general William Barr no recibió notificación previa de que la investigación estaba en curso. ¿Temía una sección del FBI que el presidente y su fiscal general alertarían a los fascistas y los ayudarían a escapar de la detección?

Jacobin no plantea tales preguntas, ni piden la liberación de evidencia adicional o la celebración de audiencias públicas para interrogar a los funcionarios sobre los posibles vínculos de los aliados de Trump con los conspiradores y la derecha fascista. En cambio, atacan la legitimidad de la investigación y les dicen a sus lectores que ignoren los eventos en Michigan.

¿Por qué Jacobin, una publicación aparentemente de izquierda ha escrito un artículo que niega tan descaradamente el peligro de la violencia de derecha?

Jacobin y los Socialistas Democráticos de América son simplemente una facción del Partido Demócrata. No existen más que para bloquear el desarrollo de un movimiento socialista independiente del Partido Demócrata.

Su papel es desviar la atención de cualquier cosa que socave la confianza en los demócratas o amenace con radicalizar políticamente a los trabajadores y jóvenes. Por la misma razón, el artículo ignora la pandemia de coronavirus, que ha causado la muerte de casi 225.000 personas en los EE. UU. y más de 1,1 millones en todo el mundo. Jacobin ve la pandemia como un evento sin gran importancia o consecuencia.

Manifestantes armados con sus rifles frente al Capitolio del estado en Lansing, Michigan, el 14 de mayo de 2020, durante una manifestación contra la orden de quedarse en casa por el coronavirus, [Crédito: AP Photo / Paul Sancya]

El complot golpista de Michigan surgió de las protestas contra las restricciones relacionadas con el coronavirus de Whitmer. Las protestas fueron instigadas por sectores poderosos de la clase dominante en apoyo de la política de "inmunidad colectiva" de Trump, dirigida sobre todo a obligar a los trabajadores a regresar al trabajo para impulsar las ganancias corporativas independientemente del riesgo de muerte. La razón principal por la que los conspiradores planearon matar a Whitmer, después de todo, es porque ella impuso restricciones limitadas a las empresas para detener la propagación del virus.

Vale la pena recordar que, a principios de octubre, Jacobin publicó una entrevista con Martin Kuldorff, una figura importante que ha colaborado directamente con Trump en su política de "inmunidad colectiva". El artículo le dio a Kuldorff un espacio favorable para promover la "inmunidad colectiva" y el mortal "modelo sueco". En abril, Jacobin también publicó un artículo titulado "La izquierda no puede simplemente descartar las protestas contra el bloqueo", que pedía una orientación sobre las mismas protestas fascistas contra el bloqueo en Lansing que los conspiradores utilizaron para planificar sus asesinatos.

Todo lo que escribe Jacobin destila complacencia e indiferencia. Su enfoque está guiado por la necesidad de subordinar todo sentimiento de izquierda hacia la elección de Joe Biden, el exsenador de derecha de Delaware, la capital mundial de la empresa encubierta. Su principal objetivo es contener la creciente oposición social desde abajo en el marco del Partido Demócrata y su campaña electoral. En este proceso están jugando un papel político despreciable.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Demócratas piden “paciencia” mientras Trump avanza plan golpista
[21 octubre 2020]

Democratic Socialists of America goes all in for Biden
[17 octubre 2020]

Democrats let Amy Coney Barrett sail through Supreme Court confirmation hearings
[17 octubre 2020]