"Tenemos que llevarnos a los niños": altos funcionarios del Departamento de Justicia impulsaron la política antiinmigrante de Trump de separación de familias

por Meenakshi Jagadeesan
10 octubre 2020

Los altos funcionarios del Departamento de Justicia (DOJ) no solo fueron plenamente conscientes de la política de "tolerancia cero" de la Casa Blanca de Trump, que separaba a los niños migrantes de sus padres en la frontera, sino que de hecho fueron las fuerzas impulsoras principales.

Una revisión de parte del New York Times, del informe preliminar de 86 páginas del inspector general del Departamento de Justicia Michael Horowitz, proporciona una imagen clara de la complicidad del Departamento de Justicia en uno de los episodios más desagradables de la guerra en curso contra los inmigrantes que lleva a cabo el presidente Donald Trump.

Desde mayo hasta finales de junio de 2018, la administración Trump adoptó oficialmente una política que pedía el enjuiciamiento penal de todos los adultos que cruzaran la frontera hacia Estados Unidos sin los documentos legales necesarios, sin considerar las condiciones que motivaron la migración. En práctica, esto significó el desgarro de familias que ya habían pasado por el trauma de la migración forzada, con niños, independientemente de su edad, puestos bajo el cuidado dudoso de Salud y Servicios Humanos (HHS).

Detention facility in McAllen, Texas, Sunday, June 17, 2018 (Photo US Customs and Border Protection)

Tras la indignación pública masiva y las protestas masivas, la política fue abandonada oficialmente, aunque sus horribles efectos siguen resonando especialmente para los niños, que permanecieron separados de las familias o guardianes durante meses. La administración Trump admitió que durante este período, 2,737 niños habían sido separados de sus familias. Como informó CNN el año pasado, un informe del inspector general de 2019 encontró que la administración, de hecho, no tenía idea de cuántos niños habían sido colocados en la red del HHS, y el número era quizás "miles más de lo que se reconocía anteriormente".

Muchos de los funcionarios involucrados en la elaboración e implementación de esta política se distanciaron rápidamente de ella, apuntando al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y a su entonces jefa, Kirstjen Nielson, como los principales impulsores. El borrador del informe obtenido por el Times, sin embargo, muestra que los funcionarios del Departamento de Justicia, en particular el entonces fiscal general Jeff Sessions y el fiscal general adjunto Rod Rosenstein, participaron en cada paso del camino, presionando a los fiscales para que fueran aún más diligentes en la ejecución de la tarea designada de apartar a los niños de sus padres.

Para asegurarse de que no hubiera dudas sobre la tarea en cuestión, aparentemente Sessions le dijo a un grupo de fiscales en una conferencia telefónica: "Tenemos que llevarnos a los niños". Uno de los participantes, que registró las directivas de Sessions de forma taquigráfica, añadió esto: "Si [los inmigrantes] se preocupan por los niños, no los traigan. No le daremos amnistía a las personas con niños".

Rosenstein dio seguimiento a esta directiva una semana después al reprender a los fiscales por no haber perseguido dos casos en los que los niños involucrados eran bebés. Después de la llamada, John Bash, el fiscal estadounidense saliente en el oeste de Texas que había rechazado los casos, escribió a su personal: “Esos dos casos no deberían haber sido rechazados. ... Según la política de la A.G., NO deberíamos rechazar categóricamente los enjuiciamientos de inmigración de adultos en unidades familiares debido a la edad de un niño".

Entre las otras revelaciones del borrador del informe está el hecho de que un programa piloto secreto en 2017 ya había probado las separaciones familiares como política en Texas. Cuando se lo revelaron a los fiscales del gobierno, reaccionaron con horror, y uno de ellos escribió a sus superiores: “Ahora hemos oído que separamos a las madres acusadas que amamantan de sus bebés. ... No lo creí hasta que miré el registro de tareas".

No todos los involucrados vieron el programa piloto de cinco meses de la misma manera. El informe cita una carta de un funcionario de la Patrulla Fronteriza al fiscal de los Estados Unidos en Nuevo México, con fecha del 28 de octubre de 2017: “Es la esperanza de que esta separación actúe como un disuasivo para los padres que traen a sus hijos a las duras circunstancias que están presentes al intentar ingresar ilegalmente a los Estados Unidos".

Sessions estaba firmemente en este campo. Presionó agresivamente para expandir el programa en toda la frontera suroeste, insistiendo en una reunión de altos funcionarios del gabinete el 3 de mayo: “Debemos hacer cumplir vigorosamente nuestras leyes de inmigración criminal para asegurar que haya consecuencias por acciones ilegales y disuadir la inmigración ilegal futura. ... Eso significa que un extranjero ilegal no debe obtener un pase gratuito solo porque cruza la frontera ilegalmente con un niño”.

Dado este rastro de papel, el retroceso y las mentiras directas vendidas por Sessions y sus asistentes parecen aún más atroces. Luego de una avalancha de indignación pública masiva dentro y fuera de los Estados Unidos, la administración de Trump oficialmente hizo retroceder las separaciones familiares, y Sessions le dijo a CBS News que "nunca tuvimos la intención de separar a los niños [de sus padres]". El borrador del informe revela claramente que esto es una mentira.

Estas últimas revelaciones reafirman la complicidad del particular elenco atroz de personajes que han ocupado posiciones de poder en la administración Trump antes de caer en desgracia. La crueldad y la inhumanidad han sido y siguen siendo el sello distintivo de las políticas antiinmigrantes del gobierno de Estados Unidos.

Solo en el último mes, varias mujeres se han presentado para revelar el horrible abuso, incluyendo las cirugías forzadas e histerectomías, perpetrado bajo la apariencia de atención médica brindada a los detenidos mientras estaban bajo la custodia de ICE. El abuso, revelado por primera vez en una denuncia presentada en nombre de la enfermera Dawn Wooten, que había trabajado en capacidad de médico en el Centro de Detención del Condado de Irwin en el sur de Georgia, recuerda aterradoramente no solo los experimentos médicos practicados en los presos en los campamentos de concentración nazi, pero la historia a menudo disimulada de esterilización forzada dirigida predominantemente a las mujeres de la clase trabajadora en los Estados Unidos en el siglo XX.

Las políticas crueles de la administración no se limitan al trato de quienes son apiñados en campos de detención. Hay un esfuerzo concertado para atacar a los grupos que han intentado, contra todo pronóstico, persistir en brindar ayuda humanitaria a los migrantes que cruzan regiones fronterizas desérticas inhóspitas.

Los activistas relacionados con “No Mas Muertes” (NMD) han sido objeto de vigilancia y hostigamiento implacables por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, sometidos a enjuiciamientos penales y redadas de estilo militar en su campamento. A principios de esta semana, más de una docena de vehículos, incluyendo algunos con la insignia de BORTAC (la unidad táctica de élite desplegada contra los manifestantes de violencia policial en Portland, Oregón), y un helicóptero aterrizaron en el campamento de Byrd, un refugio humanitario administrado por NMD desde 2004, como parte de una redada federal. Los agentes atravesaron el campamento, destruyeron tiendas de campaña y equipo de primeros auxilios y confiscaron teléfonos celulares y pertenencias personales de los voluntarios, antes de arrestar a 12 migrantes. Esta es la segunda redada de este tipo en tres meses y apunta a una peligrosa escalada en la guerra contra los inmigrantes y el asalto a los derechos democráticos en general

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Further revelations about sterilizations and medical malpractice at ICE detention facility in Georgia
[24 septiembre 2020]

La administración Trump prepara redadas antiinmigrantes en "ciudades santuario" lideradas por el Partido Demócrata antes de las elecciones de noviembre
[2 octubre 2020]

La Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos redada el campo de ayuda humanitaria "No más muertes" en el sur de Arizona
[5 agosto 2020]

¡El Partido Socialista por la Igualdad denuncia el arresto masivo de 2.000 inmigrantes por parte de Trump!
[5 septiembre 2020]