Mientras Trump nomina jurista de ultraderecha

Biden minimiza el peligro de un golpe electoral

por Patrick Martin
28 septiembre 2020

El presidente Donald Trump siguió adelante con sus planes para una toma del poder ratificada por la corte en las elecciones de 2020, ya que los funcionarios de la Casa Blanca dieron a conocer el viernes por la noche que nominará hoy a la jurista ultraderechista Amy Coney Barrett para llenar la vacante en la Corte Suprema. creado por la muerte de Ruth Bader Ginsburg.

La intención de Trump es bloquear el conteo de las boletas por correo —que se espera que favorezca de manera abrumadora a su oponente del Partido Demócrata, Joe Biden—, apelando a la intervención de la corte federal en muchos estados con base en afirmaciones falsas de fraude electoral. Espera que si estos casos llegan a la Corte Suprema, una mayoría de 6-3 de derecha, incluidos tres jueces que le deben sus cargos, proporcionaría una garantía confiable de éxito, según el modelo de la notoria decisión de 2000 en Bush v. Gore que instaló a George W. Bush en la Casa Blanca.

Cuando este golpe político provoque inevitablemente protestas masivas, Trump llamará a la policía y a varias fuerzas paramilitares federales, respaldadas por el ejército y los marines estadounidenses, para restaurar el "orden" en las calles de Estados Unidos. Sobre esta base autoritaria, buscaría consolidar un régimen fascista y anti obrero comprometido con ataques de gran alcance contra los derechos democráticos, las prestaciones sociales, el empleo y el nivel de vida.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden habla en un centro de formación sindical en Hermantown, Minnesota, el 18 de septiembre de 2020.

La respuesta de Biden y sus compañeros demócratas a esta amenaza inminente de un gobierno dictatorial ha sido descartarla como nada más que bromas de Trump, que el pueblo estadounidense debería ignorar.

En una entrevista extraordinaria en MSNBC con Stephanie Ruhle, Biden rezumaba complacencia y desestimó los comentarios del presidente sobre no estar comprometido con una transferencia pacífica del poder como "una distracción típica de Trump".

“Estoy seguro de que, a pesar de todos los ataques irresponsables y escandalosos contra la votación, tendremos una elección en este país como siempre la hemos tenido”, dijo. “Y se marchará”.

Esto fue seguido por una risa nerviosa, como si el exvicepresidente no pudiera evitar admitir que esta perspectiva era poco probable, incluso ridícula.

Su comentario es diametralmente opuesto a lo que dijo el candidato demócrata hace apenas tres meses. En una entrevista con Trevor Noah el 10 de junio, Biden dijo que su "mayor temor" era que Trump intentara robar las elecciones, pero que confiaba en los militares para sacar a Trump de la Casa Blanca por la fuerza el día en que su sucesor fuera inaugurado.

Cuando Ruhle lo presionó sobre si Trump no era un peligro para la democracia, debido al poder de la presidencia, Biden respondió: “Bueno, creo que el poder de la Oficina Oval depende de quienes tienen autoridad para hacer cumplir lo que dice. Ya tiene seis miembros de su administración que eran generales de cuatro estrellas y puestos importantes en seguridad nacional y cosas por el estilo que dijeron: 'Este tipo no es apto para ser presidente'".

Continuó: "No creo que vaya a lograr que el FBI lo siga, que nadie más haga cumplir algo que no es real. Ahora lo que hago —lo que me preocupa— es si él genera algún tipo de respuesta, de una manera que perturbe a la sociedad y cause algún tipo de violencia”.

Este intercambio confirma que el miedo real del Partido Demócrata no es la amenaza de Trump a los derechos democráticos del pueblo estadounidense, sino el peligro de que la apuesta de Trump por la dictadura "desestabilice la sociedad" y produzca una rebelión masiva desde abajo, desde los trabajadores de clase.

Preguntado por Ruhle, "Pero cuando llegue el 4 de noviembre, sabemos que todos los votos no serán contados, y si no lo son, y la gente está entusiasmada y toman las calles, ¿qué harías?"

Biden declaró: "Ni siquiera voy a considerar eso, porque no anticipo que eso suceda. ¿Que voy a hacer? Suponemos que incluso un tribunal republicano respondería de manera apropiada según la ley, y que nuestros amigos demócratas y republicanos en el Congreso responderían.

“Lo último que necesitamos es el equivalente a un golpe. Quiero decir, esto no es lo que somos. Nadie va a respaldarlo cuando eso ocurra, si eso sucediera. Creo que toda la idea de que él hablara de esto ... apartar nuestros ojos de la pelota, no hablar de lo que les está pasando a las personas que mueren de COVID ... Siempre se trata de distracción con él, y creo que de eso se trata".

Este argumento es un intento deliberado de vendar los ojos a la clase trabajadora frente a los grandes peligros que ahora plantean en unas elecciones que están a menos de 40 días. Biden puede tener fe en "una corte republicana" y sus "amigos demócratas y republicanos en el Congreso", pero ninguno de estos dignos moverá un dedo para defender a los trabajadores de la violencia salvaje de una dictadura de Trump respaldada por los fascistas.

Ni un solo demócrata destacado ha instado a protestas masivas contra el descarado esfuerzo de Trump por mantenerse en el poder independientemente de los votos del pueblo estadounidense el 3 de noviembre. En cambio, como indicó Biden, piden la intervención de "los que tienen autoridad", sobre todo los militares., para despedir a Trump y permitir que Biden y los demócratas asuman el cargo.

Sin duda, los principales demócratas están involucrados en discusiones con las principales figuras de inteligencia militar para determinar su actitud en caso de que Trump siga adelante con sus amenazas. El New York Times publicó el viernes en su sitio web un extenso informe titulado: "En el Pentágono, crecen los temores de que Trump lleve a los militares a los disturbios electorales".

El artículo decía que la preocupación entre los funcionarios del Pentágono de que "su comandante en jefe podría ordenar a las tropas estadounidenses que cayeran en el caos en torno a las próximas elecciones" había llevado a "un debate cada vez más intenso en el ejército sobre su papel en caso de que una elección en disputa condujera a disturbios civiles".

El relato del Times continúa: “Los altos líderes del Pentágono, hablando bajo condición de anonimato, reconocieron que estaban hablando entre ellos sobre qué hacer si el señor Trump, que seguirá siendo presidente desde el día de las elecciones hasta el día de la toma de posesión, invoca la insurrección. Actúa e intenta enviar tropas a las calles, como repetidamente amenazó con hacer durante las protestas contra la brutalidad policial y el racismo sistémico”.

El artículo sugiere que, si Trump emite tal orden, habría renuncias masivas entre los principales funcionarios civiles y uniformados, y concluye con el hecho de que el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, había terminado un video de preguntas y respuestas. sesión con soldados de base el jueves instándolos a "mantener la Constitución cerca de su corazón".

No hace falta decir que si se quiere preservar la democracia estadounidense confiando en la paciencia de los militares, entonces es una dictadura militar en todo menos en el nombre. Un presidente Biden instalado en la Casa Blanca en tales circunstancias no sería más que un títere del Pentágono.

La trayectoria política de tal administración demócrata fue sugerida por el intercambio final en la entrevista de Biden en MSNBC, que derivó, como es habitual en los medios corporativos, a la denuncia de la supuesta interferencia rusa en las elecciones. Ruhle le preguntó a Biden "¿cuál es su mensaje para Vladimir Putin?" El exvicepresidente —defensor y organizador de la agresión imperialista estadounidense en todo el mundo durante casi 50 años— respondió: “Mi mensaje para Vladimir Putin es que, si soy elegido, vengo, porque este es el trato. Es una violación de nuestra soberanía ... les prometo que habrá consecuencias, habrá consecuencias si gano".

Aquí las alternativas proporcionadas por el sistema bipartidista capitalista se plantean crudamente: o un gobierno autoritario bajo el fascista Trump, o una administración del Partido Demócrata que se dirige hacia la guerra contra el país con el segundo mayor arsenal de armas nucleares. La clase obrera debe rechazar esta “opción” y preparar una alternativa genuina, basada en políticas socialistas para defender los derechos democráticos, derrotar el impulso a la dictadura y prevenir la guerra imperialista.

El autor también recomienda:

¿Por qué los demócratas no enfrentan a Trump?
[26 septiembre 2020]

Las elecciones golpistas de Trump
[25 septiembre 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de septiembre de 2020)