Revista Jacobin adopta la política asesina de "inmunidad de rebaño" de la administración de Trump

por Andre Damon
23 septiembre 2020

El sábado, la revista Jacobin, afiliada a los Socialistas Democráticos de Estados Unidos (DSA, por sus siglas en inglés), publicó un artículo promoviendo la política de "inmunidad de rebaño" o “colectiva” defendida por la administración de Trump y la derecha fascista.

El artículo toma la forma de una entrevista con Katherine Yih y Martin Kulldorff, un par de académicos que abogan por el llamado "modelo sueco" de permitir que grandes sectores de la población se infecten con COVID-19 en nombre del logro de la "inmunidad colectiva".

Durante la entrevista, Kulldorff argumentó, "Las escuelas y universidades deberían reabrir" porque "la gente joven y saludable contribuye a la inmunidad colectiva que en última instancia beneficiará a todos". La reportera de Jacobin, Nicole Aschoff, lanzó preguntas suaves a Kulldorff y Yih, sin desafiar ninguna de sus afirmaciones, y luego añadió su propia observación de que los cierres de negocios han causado "dolor adicional" más allá del impacto de la pandemia.

En un pasaje reproducido con aprobación por el editor de Jacobin Bhaskar Sunkara, Kulldorff declara, "El cierre es el peor asalto a la clase trabajadora en medio siglo".

Workers wearing personal protective equipment bury bodies in a trench on Hart Island, April 9, 2020 [Credit: AP Photo/John Minchillo]

Al elegir publicar este artículo, los editores y los publicadores de Jacobin han respaldado la respuesta homicida de la administración de Trump a la pandemia, que ha matado a 200.000 estadounidenses hasta ahora. Toda la respuesta de Trump a la pandemia se basó en paralizar todas las medidas para contener la enfermedad y reabrir los negocios y las escuelas lo más rápido posible.

La semana pasada, Trump acogió públicamente la estrategia defendida por el asesor de COVID-19 de la Casa Blanca, Scott Atlas, quien es el principal partidario estadounidense de permitir que la pandemia se extienda sin control a toda la población. "Con el tiempo, desaparecerá... Se desarrollará, como una mentalidad colectiva... Creo que desaparecerá muy rápidamente." Trump continuó, "mucha gente está de acuerdo conmigo. Miren a Scott Atlas".

Entre los que están de acuerdo tanto con Trump como con Atlas está Kulldorff, a quien Jacobin presenta como una autoridad principal sobre la pandemia. La semana pasada, Kulldorff defendió a Atlas y sus políticas de "inmunidad de rebaño" contra 98 epidemiólogos, médicos y otros científicos de Stanford.

Los académicos de Stanford, expresando el abrumador sentimiento entre todos los científicos de renombre, publicaron una carta abierta en la que declaraban que tenían "una responsabilidad tanto moral como ética de llamar la atención sobre las falsedades y tergiversaciones de la ciencia recientemente fomentadas por el Dr. Scott Atlas".

La carta concluía que "promover la inmunidad colectiva a través de la transmisión comunitaria sin control no es una estrategia segura de salud pública. De hecho, este enfoque haría lo contrario, causando un aumento significativo de los casos evitables, el sufrimiento y las muertes, especialmente entre las poblaciones vulnerables, como las personas mayores y los trabajadores esenciales".

Pero Kulldorff defendió inequívocamente a Atlas. En una carta al editor del Stanford Daily, escribió: "Es natural y tranquilizador que Atlas también considere el desplome de las vacunas infantiles, el aplazamiento de las pruebas de detección del cáncer, el empeoramiento de los resultados de las enfermedades cardiovasculares, el deterioro de la salud mental y el aumento de los desalojos de casas, por nombrar sólo algunos".

Kulldorf ha sido aún más explícito en Twitter. En respuesta a una declaración del candidato presidencial demócrata Joe Biden, "Si el presidente hubiera hecho su trabajo... toda la gente seguiría viva", Kulldorff escribió, "Es ingenuo/peligroso pensar que todas las muertes de COVID pueden ser prevenidas. Tales estrategias aumentan las muertes. Minimizamos las muertes con una estrategia dirigida a la edad, defendida por [Scott Atlas] @SWAtlasHoover... y yo".

En la entrevista con Jacobin, Yih aboga por el abandono de las medidas para evitar que la enfermedad se propague, "Hay una especie de objetivo simplista de evitar que la gente se infecte, punto. Ahora bien, esto puede parecer un objetivo digno, pero con un virus respiratorio altamente contagioso al que la mayoría de la población mundial probablemente aún no es inmune, la gente se va a infectar. El virus se propagará, rápidamente o menos, hasta que se alcance la inmunidad de rebaño". La reportera de Jacobin Nicole Aschoff abdicó de su deber básico como periodista al no señalar que China, Corea del Sur y Singapur han contenido la pandemia mediante pruebas rigurosas y la localización de contactos, en combinación con cierres.

Entre las mentiras que dicen los defensores de la inmunidad colectiva está la de que los gobiernos protegerían a los ancianos mientras permiten que el resto de la población se infecte.

La realidad que subyace a esta política se mostró en Suecia, donde el mantenimiento de las escuelas abiertas, con la intención directa de infectar al segmento más amplio de la población, fue acompañado por el abandono de los esfuerzos para proteger a los ancianos en las residencias de ancianos, lo que condujo a algunas de las tasas de mortalidad más altas de Europa.

Frente a esta realidad, los defensores de la inmunidad colectiva afirman que las altas tasas de mortalidad en Suecia fueron el resultado de la falta de aplicación adecuada de las protecciones para los ancianos. Pero esto también es una mentira. El enorme número de muertes de ancianos en Suecia es una consecuencia directa de su política de inmunidad colectiva.

La afirmación de Kulldorff y Yih, y compartida por Aschoff, de que los cierres benefician a la "clase gerencial" mientras que "tiran a la clase trabajadora debajo del autobús", es tan estúpida que es degradante incluso responderla. Es evidente que reabrir fábricas, escuelas y otros lugares de trabajo no esenciales mientras la pandemia está en su apogeo pone en peligro a los trabajadores y sus familias. Jacobin acepta plenamente el cuadro de la respuesta de la clase dirigente a la pandemia. Acepta que no se proporcionarán recursos a los trabajadores que no puedan trabajar debido a la pandemia. Aceptan que no se pondrán medidas de seguridad para asegurar la salud de los trabajadores en las industrias esenciales.

Los socialistas sostienen que los lugares de trabajo deben permanecer cerrados hasta que se contenga la pandemia, y que se debe proporcionar a los trabajadores el pago y los beneficios completos mientras los lugares de trabajo no estén en funcionamiento. Incluso esta modesta demanda, elemental desde el punto de vista de la salud pública, es inconcebible tanto para el periodista de Jacobin como para los entrevistados.

Kulldorff acogió con beneplácito el artículo en Jacobin en Twitter, declarando: "En los Estados Unidos, hay ahora un segundo frente contra los cierres, desde la izquierda".

El primer frente, por supuesto, está encabezado por la derecha neonazi, que organizó protestas contra los cierres en todo el país en abril y mayo, y por todos los gobiernos de América del Norte, Europa y el sur del mundo, que han abandonado efectivamente todos los esfuerzos por contener la pandemia.

En realidad, sólo hay un "frente" contra los esfuerzos vigorosos para contener la pandemia, y este "frente" es un ataque de la derecha contra la clase obrera. Jacobin se ha aliado con la administración de Trump en sus esfuerzos homicidas por conseguir que los trabajadores vuelvan al trabajo para generar beneficios para Wall Street.

Hace sólo dos meses, el DSA publicó una declaración oponiéndose a la reapertura prematura de las escuelas, declarando "La clase dirigente... está forzando un prematuro retorno al aprendizaje en persona en las escuelas, al igual que las tasas de COVID-19 se disparan en todo el país".

Continuó: "El empuje de los dos partidos principales para reabrir las escuelas es un acto de violencia política. Exigimos que NO se reabra hasta que nuestras escuelas sean seguras para los estudiantes y todo el personal".

Esta declaración de DSA es una acusación de las políticas que ahora defiende Jacobin y, por extensión, una parte sustancial del liderazgo de la DSA.

El momento de la entrevista con Jacobin es significativo. A lo largo de los Estados Unidos, los distritos escolares están arreando a los maestros y estudiantes de vuelta a clases que son semilleros de la pandemia COVID-19. Están siendo asistidos por los sindicatos, que han trabajado para sabotear toda la resistencia independiente a la política de regreso al trabajo, incluyendo la reciente huelga de los estudiantes graduados de la Universidad de Michigan. Jacobin, hablando en nombre de los sectores privilegiados de la clase media-alta que forman parte de la burocracia sindical, se encuentra cada vez más en contra de todas las medidas para combatir la pandemia, incluso en medio de la creciente resistencia de la clase trabajadora a la campaña de regreso al trabajo de Trump.

Al mismo tiempo, Jacobin está preparando los argumentos que, en caso de que Biden asuma el cargo después de la elección, se utilizarían para llevar a cabo esencialmente las mismas políticas que la administración de Trump.

Cabe señalar que Thomas Friedman, el columnista del New York Times, el órgano de la Cámara de Representantes del Partido Demócrata, desarrolló por primera vez, a fines de marzo, el lema "la cura no puede ser peor que la enfermedad" en oposición a los cierres, una frase que fue adoptada por Trump y utilizada para llevar a cabo un regreso prematuro al trabajo en todo el país con la ayuda de los gobernadores demócratas. El apoyo incondicional de Jacobin a las políticas de inmunidad de Trump es una confirmación de todas las advertencias hechas por el World Socialist Web Site sobre el tipo de política de clase media que la DSA ha adoptado. Al definir estas organizaciones como "pseudoizquierda", explicamos que esto no era una calumnia, sino una definición sociológica.

Las palabras tienen un significado. Al abrazar y defender abiertamente las políticas de la administración de Trump, los editores de Jacobin se han hecho cómplices de los crímenes de la administración. Los millones de trabajadores cuyos amigos y seres queridos murieron innecesariamente no olvidarán las palabras y acciones de Jacobin .

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de septiembre de 2020)