Más de 10.500 niños de Florida salen positivo al COVID-19 tras reapertura escolar

por Matthew MacEgan
12 septiembre 2020

Según un informe publicado en el Washington Post a principios de esta semana, los casos de COVID-19 entre los niños en edad escolar en Florida han aumentado en un 34 por ciento desde que las escuelas comenzaron a reabrir a principios de agosto. Más de 10.500 niños menores de 18 años dieron positivo desde el 10 de agosto, cuando aproximadamente la mitad de las 4.500 escuelas públicas del estado comenzaron a admitir a los estudiantes en sus planteles.

El miércoles, el Orlando Sentinel informó que más de 800 estudiantes y personal de las escuelas de Florida central estaban ahora bajo órdenes de cuarentena después de haber estado potencialmente expuestos al COVID-19. El martes, surgió un informe separado de que 500 estudiantes y personal de las escuelas del condado de Pinellas también se enfrentaban a una posible cuarentena después de exposiciones similares.

Estudiantes en clase (Crédito: pixy.org)

La secundaria Olympia en el condado de Orange, la escuela primaria Golfview en el condado de Brevard y la secundaria Harmony en el condado de Osceola han sido cerradas recientemente después de que surgieron informes de que los maestros dieron positivo al COVID-19. Al menos nueve escuelas del condado de Manatee informaron de casos positivos entre el viernes y el martes.

Mientras tanto, el gobernador republicano Ron DeSantis no ha celebrado una reunión de gabinete en persona desde febrero. El Capitolio en Tallahassee ha permanecido cerrado al público, a pesar de los esfuerzos rabiosos de DeSantis para reabrir escuelas y aflojar las restricciones a los negocios en toda Florida en medio de la agresiva pandemia.

Un portavoz de DeSantis declaró recientemente que “el motor económico del estado debe comenzar a funcionar nuevamente. Si bien el simbolismo de la inauguración del Capitolio será bienvenido, el hecho es que se está realizando un trabajo esencial con el personal esencial. Mientras tanto, estamos poniendo en marcha nuestros motores económicos”.

El jueves por la mañana, Florida reportó 2.583 nuevos casos de COVID-19 y 211 nuevas muertes por el virus. Esto eleva los totales oficiales del estado a más de 654.000 casos confirmados y más de 12.300 muertes. Las nuevas muertes reportadas el jueves incluyen 49 en el condado de Miami-Dade, 14 en el condado de Broward y 9 en el condado de Palm Beach, todos los condados del sur más afectados por el COVID-19.

El número decreciente de casos positivos en los últimos dos meses es completamente el resultado de una disminución similar en las pruebas en todo el estado. En julio, el promedio diario de pruebas administradas fue de 54.400; en agosto fueron 32.000; y en lo que va de septiembre son 23.000. Esto es aproximadamente la mitad de la cantidad de pruebas diarias administradas hace dos meses, cuando la cantidad diaria de casos nuevos también era más del doble. Aproximadamente 4,8 millones de personas han sido evaluadas en Florida, ni siquiera una cuarta parte de la población registrada de 2019 de 21,48 millones.

Cuando se trata de escuelas, el Departamento de Salud de Florida (FDOH) ha estado ordenando a algunos distritos que cierren sus paneles de control individuales para COVID-19, dejando a comunidades enteras sin información sobre nuevos casos y muertes en su región. Esto incluye el condado de Duval, donde un grupo de educadores y padres valientes ha puesto en marcha un comité de seguridad de base para exigir que las escuelas se cierren de inmediato.

Nuevos casos diarios entre residentes de Florida (fuente: Departamento de Salud de Florida)

El comité de Duval invitó a dos médicos locales a hablar en una reunión virtual el martes pasado: el Dr. Mohammed B. Reza, un especialista en enfermedades infecciosas en Atlantic Beach que está afiliado a la Clínica Mayo en Jacksonville, y la Dra. Nancy Staats, una anestesióloga jubilada que ha estado presionando activamente a los políticos y administradores locales para que hagan cumplir las políticas de los CDC. A la reunión asistieron maestros, padres, consejeros escolares y otros trabajadores de Duval y los condados circundantes.

El Dr. Reza comenzó exponiendo como una farsa la tasa oficial de positividad que reporta actualmente el estado de Florida, entre el cuatro y el seis por ciento, según el día. Señaló a una fuente que es independiente del estado que muestra que la tasa real de pruebas positivas es del 13,5 por ciento, un número que indica que el testeo es insuficiente.

“Ocultar información como la tasa de infecciones y la tasa de pruebas positivas es simplemente alucinante para mí”, dijo Reza. “No solo esto, sino que el gobernador ha reducido a la mitad el número de pruebas que se están realizando desde el reciente huracán. Todos sabemos que va a empeorar. Es como ver un tren chocar”.

Cuando se le pidió que analizara parte de la ciencia detrás de cómo el virus infecta a las personas, el Dr. Reza explicó que no hay datos definidos sobre la cantidad de “carga viral” necesaria para causar una infección. “En otros virus, hay una cierta 'carga' a la que debe estar expuesto y que puede causar que se infecte. Con el VIH, por ejemplo, se necesita una carga viral de unas 200 copias para poder transmitirlo a otra persona. Dado que COVID-19 se aerosoliza, es probable que la carga viral sea de miles de copias en una sola tos o estornudo de una persona infectada a otra “.

El Dr. Reza también explicó que la limpieza excesiva significa muy poco cuando los estudiantes, maestros y personal se ven obligados a ingresar a espacios compartidos. “La limpieza es, por supuesto, una buena idea, pero cuando se reúnen 500 personas, esa limpieza se va por la puerta. Ni siquiera estamos seguros de si realmente las superficies son el principal transmisor del virus. Es más probable que la mayoría de las infecciones provengan de interacciones cara a cara. Además de esto, se sabe que los niños son placas de Petri de infecciones. Tocan sus rostros; estornudan y tosen. Tratar de mantener el uso de mascarilla simplemente no es posible en estos entornos escolares”.

La Dra. Staats informó a los presentes en la reunión del comité de Duval que un condado publicó inadvertidamente datos que muestran que la tasa de casos de personal a estudiante está en el rango del 60 al 80 por ciento. “Lo que esto significa es que la mayoría de los casos positivos se encuentran entre el personal y los docentes, lo que nos dice que los estudiantes no están siendo evaluados. Esto podría deberse a que los niños son asintomáticos o que los padres no quieren que se les haga la prueba a sus hijos”.

“Lamentablemente, los niños son el caballo de Troya en esta situación”, agregó el Dr. Reza.

Los padres y educadores en el condado de Osceola, al igual que sus compatriotas en Duval, también han estado haciendo esfuerzos para luchar contra la reapertura de sus escuelas. Varios miembros de la comunidad, incluida Christina Stewart, quien envió un comunicado al World Socialist Web Site la semana pasada, asistieron a la reunión de la junta escolar el martes para denunciar las políticas de reapertura y relatar lo asustados que están los educadores de hablar sobre las condiciones por temor a perder sus trabajos.

Megan Carter, una trabajadora de la guardería, reprendió a la junta escolar: “Creo que es muy falso pretender que abrir escuelas sería menos perturbador que ir a escuelas sabiendo que habrá casos y sabiendo que habrá personas que se contagiarán y tendrás que poner en cuarentena. Con un poco de creatividad, podríamos haber regresado a clases al 100 por ciento de forma virtual. Pudimos haber planeado esto. Es una pena que no lo hayamos hecho”.

Carter exigió que la junta escolar explicara por qué la secundaria Poinciana tuvo a todo el personal de la cafetería ausente de la escuela ese día sin ninguna explicación o aviso de que estaban en cuarentena. Nunca le respondieron más allá de una mensaje genérico más tarde en la reunión de parte de la junta y la superintendente Debra Pace de que “estamos poniendo toda la información que legalmente podemos poner en [nuestro] sitio web”.

La FDOH, que ha privado al público de la información sobre infecciones por COVID-19 en las escuelas, ha dicho a los medios de comunicación que está trabajando para publicar datos sobre las escuelas y las guarderías, pero no ha dado un cronograma sobre cuándo se hará pública esta información vital, que podría llevar días o semanas. El panel de control de COVID-19 existente en el estado se ha visto envuelto en controversias durante todo el año. En mayo, Rebekah Jones, la investigadora de COVID-19 más importante del estado que desarrolló el panel, fue despedida después de que se negó a manipular datos.

A pesar de tener el mayor número de casos y muertes en el estado, los condados de Broward y Miami-Dade, que permanecen en la “Fase 1” de reapertura, también están discutiendo un regreso mortal a clases en persona. El superintendente de escuelas del condado de Broward, Robert Runcie, celebró una conferencia de prensa el martes en la que dijo que las escuelas de su condado reabrirán en octubre “si continúan las tendencias actuales”, una referencia a los datos incompletos emitidos por el estado.

“Necesitamos estar preparados para un año escolar desafiante que podría ser una montaña rusa cuando se trata del virus”, afirmó Runcie. Su comparación de esta situación mortal con un paseo en un parque de diversiones resume el desdén de la clase dominante y sus lacayos por la vida de los estudiantes, maestros, personal y sus seres queridos.

El Comité de Seguridad de base de Educadores se creó para coordinar y facilitar la construcción de una red de comités de seguridad de base en cada escuela y vecindario, para organizar la inmensa oposición que existe al plan asesino de reabrir escuelas. Todos aquellos que estén de acuerdo con esta perspectiva deben contactarnos hoy, unirse a nuestro grupo de Facebook y hacer planes para asistir a nuestra próxima reunión en línea. ¡Regístrate hoy y comparte el evento ampliamente con tus compañeros de trabajo y amigos!

(Artículo publicado originalmente el 11 de septiembre de 2020)

El autor también recomienda:

Health disaster and class conflict on horizon as millions of students return to US schools
[8 septiembre 2020]

Opposition to school reopenings mounts across Florida as spread of COVID-19 deepens
[5 septiembre 2020]

Florida parent denounces Osceola County public school system's unsafe reopening
[5 septiembre 2020]