Mientras el Senado de los Estados Unidos regresa del receso de verano

Los republicanos y los demócratas bloquean la restauración de la ayuda al desempleo

por Barry Grey
10 septiembre 2020

Cuando el Senado regresó el martes de su receso de casi un mes, había pocas posibilidades de que el Congreso proporcionara un alivio significativo a las decenas de millones de trabajadores que perdieron su subsidio federal de $600 semanales por desempleo cuando se permitió que expirara el 31 de julio.

El final de esa línea de vida sumió a millones de familias de la clase trabajadora en una desesperada situación financiera. A la economía le siguen faltando 11 millones de puestos de trabajo con respecto al nivel de empleo de febrero, y más de 30 millones de trabajadores desempleados siguen recibiendo ayuda del gobierno.

A partir de esta semana, sólo 19 estados proporcionarán el beneficio temporal de 300 dólares por semana autorizado por el presidente Trump en una orden ejecutiva el mes pasado. El programa está financiado por fondos de la Agencia Federal de Ayuda de Emergencia que se espera que se agoten en unas cinco semanas.

El Instituto Aspen informó el mes pasado que 30-40 millones de personas en los EE.UU. estaban en riesgo de ser desalojados en los próximos meses. El Proyecto Hamilton informó, incluso antes de que se cortara la ayuda a los desempleados, que más del 20 por ciento de todos los hogares de EE.UU. y más del 40 por ciento de las madres con hijos menores de 13 años experimentaban inseguridad alimentaria.

Los gobiernos estatales y locales se enfrentan a un déficit presupuestario colectivo de $500 mil millones y están preparando despidos masivos y recortes en la educación, la atención de la salud, la asistencia alimentaria, el transporte público, la extinción de incendios y las pensiones.

Mientras que los republicanos y los demócratas se apresuraron a aprobar el rescate multimillonario de Wall Street por un voto casi unánime en la Ley CARES del pasado mes de marzo, ninguno de los dos partidos tiene mucha prisa por promulgar leyes para hacer frente a la peor crisis social desde la Gran Depresión.

Tienen un interés común en utilizar la amenaza de la indigencia y la falta de vivienda para presionar a los trabajadores para que regresen a las fábricas infectadas por COVID-19 y a los maestros a las escuelas inseguras con el fin de "reabrir la economía", es decir, reanudar el bombeo de los beneficios para respaldar la enorme deuda contraída en el rescate de la oligarquía corporativa-financiera. Esta política homicida está siendo encabezada por la administración Trump, pero tiene el pleno apoyo de los demócratas, que la están implementando a nivel estatal y local.

En medio del embrollo mutuo, ambos partidos se están haciendo pasar por defensores de los trabajadores despedidos y culpan al otro por el obstruccionismo. Este es un teatro político para desarmar y engañar a los trabajadores que están hirviendo de ira por la creciente riqueza en la cima y la indiferencia a la muerte y la pobreza de las masas. Ni un solo demócrata prominente, incluyendo al candidato presidencial Joe Biden, ha pedido un aumento de los impuestos a los ricos o la anulación del rescate corporativo para financiar medidas sociales de emergencia desesperadamente necesarias.

El martes, el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell publicó un nuevo proyecto de ley de alivio de la pandemia y dijo que habría una votación en el piso del Senado tan pronto como esta semana. La medida de $500 mil millones es sólo la mitad de la abortada Ley HEALS de $1 billón que propuso en julio. Hay dudas sobre si puede obtener una mayoría de 51 votos de los republicanos del Senado, y mucho menos obtener los 60 votos necesarios para anular un filibustero.

La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado Charles Schumer emitieron una declaración conjunta diciendo que el plan republicano "no se acerca a abordar los problemas y no va a ninguna parte". Siguen promoviendo una propuesta demócrata de $2,2 billones, una reducción de los $3,2 billones de la Ley de Héroes aprobada por la Cámara de Representantes controlada por los demócratas en mayo. Se espera que la Cámara regrese de sus vacaciones de verano el próximo lunes.

El proyecto de ley del Senado Republicano incluye un suplemento federal de desempleo de $300 por semana, la mitad del beneficio que expiró hace seis semanas, para durar hasta el final del año. También incluye más de $250 mil millones en préstamos adicionales para pequeñas empresas, $105 mil millones para reabrir las escuelas, $16 mil millones para pruebas y rastreo de coronavirus, $31 mil millones para desarrollo y distribución de vacunas, 20 mil millones para asistencia a granjas, 10 mil millones para apoyo a la atención infantil y 10 mil millones para el Servicio Postal de los Estados Unidos.

Proporcionaría inmunidad jurídica a las empresas frente a posibles demandas de trabajadores afectados por condiciones inseguras durante la pandemia y un crédito fiscal de dos años por "elección de escuela" para promover las escuelas privadas a expensas del sistema de educación pública.

La propuesta republicana, respaldada por la Casa Blanca Trump, no incluye un segundo estipendio en efectivo para las familias ni ningún tipo de financiación para ayudar a los gobiernos estatales y municipales casi en quiebra.

El domingo, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin informó que en conversaciones con la presidenta de la Cámara de Representantes Pelosi, ambos habían acordado aprobar un proyecto de ley "limpio" para continuar financiando al gobierno federal cuando el año fiscal actual termine el 30 de septiembre. Esto significa que los demócratas no intentarán utilizar la expiración de la financiación para presionar a los republicanos para que acepten proporcionar una ayuda significativa a los gobiernos estatales y locales, una restauración completa del beneficio de $600 para desempleados, dinero para la asistencia alimentaria y otras disposiciones por las que dicen estar luchando.

Independientemente de sus diferencias secundarias y tácticas con la política social de Trump y los republicanos, los demócratas se comprometen a una política de austeridad y a intensificar los ataques a los niveles de vida de la clase trabajadora. En el Estado de Nueva York, el gobernador demócrata Andrew Cuomo amenaza con recortar $8,2 mil millones en subvenciones a los gobiernos locales, señalando que esa medida "no tiene precedentes en los tiempos modernos". Dijo además que los recortes "afectarán a casi todas las actividades financiadas por el gobierno estatal", incluyendo la educación especial, la atención médica infantil, los programas de abuso de sustancias y el transporte público.

Los estados están recortando sus contribuciones a la pensión y sus gastos para Medicaid. Colorado, encabezado por el gobernador demócrata Jared Polis, está aumentando los copagos que los beneficiarios de Medicaid deben pagar por las visitas al médico, los productos farmacéuticos y el transporte médico.

El gobernador de California, Gavin Newsom, demócrata, dice que enviará a los distritos escolares del estado $12,5 mil millones en pagarés en lugar del efectivo necesario para mantener sus escuelas en funcionamiento.

La verdadera posición del Partido Demócrata se explicó el martes en un editorial del New York Times sobre el déficit presupuestario de $5.000 millones de la ciudad de Nueva York. El editorial es una demanda sin paliativos, en nombre de Wall Street, para que el alcalde demócrata de Blasio adopte un programa de presupuesto "duro" y recortes de empleo antes de buscar un préstamo para cubrir el déficit.

"Antes de que el Sr. de Blasio añada miles de millones a la hoja de deuda de la ciudad —o despida a miles de trabajadores— tiene que encontrar ahorros", declara el periódico. Tendrá que "tomar decisiones impopulares y exigir medidas serias de ahorro de costos a casi todos los organismos de la ciudad y, lo que es crucial, a los sindicatos municipales", que tendrán que "compartir el sacrificio".

Esto incluye "una congelación de contrataciones mucho más estricta" para eliminar miles de puestos de trabajo en la ciudad por desgaste. La alternativa, sugiere el Times, es entregar las finanzas de la ciudad a la Junta de Control Financiero del estado, la agencia no electa controlada por Wall Street que fue creada para imponer despidos masivos y recortes radicales en los servicios sociales cuando la ciudad se enfrentó a la bancarrota a mediados de la década de 1970.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de septiembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

La campaña de Biden/Harris y el callejón sin salida de la política del “menos malo”
[18 agosto 2020]

El Congreso de millonarios les roba a los desempleados
[4 agosto 2020]