Biden en Kenosha: ignorando los asesinatos fascistas, intensificando la política de identidad

por Patrick Martin
5 septiembre 2020

El candidato presidencial demócrata Joe Biden viajó a Kenosha, Wisconsin, el jueves, en una muestra escénica de simpatía por la familia de Jacob Blake, un hombre negro de 29 años de edad que recibió siete disparos en la espalda de un policía de Kenosha el 23 de agosto y quedó paralizado de la cintura para abajo.

La aparición de Biden tenía por objeto contrastar con el presidente Trump, que se reunió el martes con la policía y los funcionarios de la Guardia Nacional y con pequeños empresarios que sufrieron daños materiales pero no se reunieron con la familia Blake. Pero el viaje sólo subrayó el carácter derechista de la campaña demócrata y el hecho de que no ofrece ninguna alternativa a la dirección cada vez más fascistizante de las apelaciones de Trump.

:El candidato presidencial demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, se reúne con los residentes de Kenosha en la Iglesia Luterana Grace en Kenosha, Wisconsin, el jueves 3 de septiembre de 2020. (Foto AP/Carolyn Kaster)

Biden se reunió en privado con la familia Blake en Milwaukee, luego habló con Jacob Blake por teléfono a su cama del hospital, antes de viajar a Kenosha para un foro comunitario en una iglesia negra local, donde habló y tomó preguntas durante una hora.

Todas las observaciones de Biden se enmarcaron en la política de identidad racial, destinada a encubrir la función de clase de la policía como defensores armados de la propiedad capitalista contra la clase obrera. Esto estaba totalmente en consonancia con la última ola de anuncios de televisión para la campaña de Biden, en la que denuncia el saqueo y otros delitos contra la propiedad, pero no dice nada sobre la violencia fascista fomentada por la Casa Blanca.

Biden afirmó que se ocuparía del "pecado original del país", la esclavitud, si era elegido presidente, tratando la pobreza rampante y la privación social que afectaba a la población afroamericana —junto con la clase obrera en su conjunto— como si fuera una supervivencia de la esclavitud mobiliaria, y no el producto del sistema capitalista que Biden defiende nada menos que Trump.

"Te prometo, gane o pierda, voy a luchar por la igualdad racial, la equidad en todos los ámbitos", afirmó. "Hay ciertas cosas por las que vale la pena perder, y esto es algo por lo que vale la pena perder si tenemos que hacerlo, pero no vamos a perder."

El viaje fue sólo el segundo que Biden ha hecho desde la Costa Este desde el estallido de la crisis del coronavirus en marzo, y su primera aparición en la campaña del año en Wisconsin, uno de los tres estados de la región de los Grandes Lagos, junto con Michigan y Pensilvania, que proporcionó a Trump su margen de victoria en 2016 en el Colegio Electoral.

En la víspera de la llegada de Biden, el alcalde de Kenosha, John Antaramian, demócrata, levantó el toque de queda impuesto a la ciudad después de que estallaran las protestas por el tiroteo de Jacob Blake. Las estimaciones de daños publicadas el mismo día, con poca fanfarria, sugieren que las reclamaciones de la administración Trump de Kenosha en llamas, incluso en ruinas, fueron muy exageradas. El total de los daños a la propiedad en la ciudad ascendió a 1,95 millones de dólares, o unos 20 dólares per cápita para una ciudad de 100.000 personas.

Tal vez el aspecto más revelador de la visita de Biden fue su silencio sobre el acontecimiento más sangriento de los últimos 10 días en Kenosha, el asesinato de dos manifestantes el 25 de agosto y las graves heridas de un tercero, perpetrado por un vigilante pistolero de 17 años que ha sido aclamado como héroe por la derecha fascista y defendido abiertamente por Trump y otros funcionarios republicanos.

El pistolero, Kyle Rittenhouse, permanece en Antioquía (Illinois), justo al otro lado de la frontera estatal de Kenosha, donde su extradición a Wisconsin por cargos de asesinato e intento de asesinato se ha retrasado al menos 30 días.

Biden no mencionó ni a Rittenhouse ni a sus tres víctimas —Joseph Rosenbaum, de 36 años, Anthony Huber, de 26 años, ambos muertos a tiros, y Gaige Grosskreutz, también de 26 años, gravemente herida— durante su visita a Kenosha. En parte, al menos, esto se debe a que los tres eran hombres blancos de clase trabajadora, y por lo tanto no encajaban en la narrativa racial que Biden trató de establecer para los acontecimientos de la semana pasada.

Nuevos informes de prensa indican que Rittenhouse había viajado a Kenosha varias veces en los dos meses anteriores a que abriera fuego contra los manifestantes, con al menos un viaje que condujo a una confrontación violenta. Los videos de los medios sociales mostraron a Rittenhouse en una pelea en el centro de Kenosha el 1 de julio donde se le muestra lanzando puñetazos a una mujer. Los registros de la corte mostraron que fue citado en el condado de Kenosha por conducir sin licencia y por exceder el límite de velocidad en menos de una semana antes de los asesinatos del 25 de agosto.

Este último hecho puede explicar los informes del jueves de que la madre de Rittenhouse, Wendy, también estaba siendo investigada, ya que aparentemente condujo a su hijo, armado con un rifle semiautomático AR-15, las 30 millas hasta Kenosha y lo dejó para participar en la operación de vigilancia anunciada por un grupo de milicianos que se hace llamar la Guardia de Kenosha.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de septiembre de 2020)