El último año en la vida de Trotsky

Cuarta parte

por David North
31 agosto 2020

 Primera parte| Segunda parte | Tercera parte | Cuarta parte | Quinta parte Sexta parte

La milagrosa supervivencia de Trotsky del intento de asesinato del 24 de mayo de 1940 resultó ser solo un aplazamiento. La GPU puso inmediatamente en marcha un plan alternativo para el asesinato de Trotsky. El próximo intento no lo llevaría a cabo un escuadrón de asesinos fuertemente armado, sino un asesino solitario. Ramon Mercader, el agente español elegido para el encargo por la GPU, había sido introducido ya en 1938 en el medio de la IV Internacional por su novia Sylvia Ageloff. Su relación específica con el Partido Socialista de los Trabajadores sigue sin estar clara, aunque parece haber funcionado como mensajero para la Cuarta Internacional y el SWP.

Ramón Mercader

Es difícil conciliar las conexiones de alto nivel de Ageloff con la Cuarta Internacional con su ingenuidad personal y política. En el transcurso de una relación íntima que duró casi dos años, ella no se dio cuenta o reprimió las preocupaciones sobre las evidentes anomalías, contradicciones y misterios que se arremolinaban en torno a su extraño compañero: sus múltiples identidades (Frank Jacson, Jacques Mornard, Vandendresched), actividades comerciales muy dudosas y suministro ilimitado de efectivo disponible. A Ageloff nunca se le ocurrió —o eso afirmó después del asesinato a fiscales mexicanos sospechosos e incrédulos— que había algo muy malo en su novio y que definitivamente no era el tipo de persona a la que se le debería permitir acercarse a Trotsky.

En la primavera de 1940, Jacson-Mornard aprovechó la oportunidad que le brindó Ageloff para hacerse una presencia familiar para los guardias de Trotsky, aunque no mostró ningún interés en conocer al líder revolucionario. Con frecuencia conduciendo a Ageloff a la villa de la Avenida Viena, Jacson-Mornard parecía contenta de esperar afuera hasta que terminaba su trabajo. Pero conversó con los guardias y cultivó cuidadosamente una relación con los amigos cercanos de Trotsky, Alfred y Marguerite Rosmer. A pesar de décadas en el movimiento revolucionario, no encontraron nada peculiar en Jacson-Mornard, el hombre de negocios supuestamente apolítico con mucho dinero y mucho tiempo libre. La pareja de origen francés no pudo detectar un acento en el agente de origen español que decía ser belga.

No fue hasta cuatro días después del asalto del 24 de mayo que Jacson-Mornard ingresó al complejo por primera vez y conoció brevemente a Trotsky. En uno de sus viajes a Coyoacán, Jacson-Mornard se acercó a los guardias, que reforzaban los muros externos de la villa. Le dijeron que se estaban preparando para otro asalto de la GPU. Jacson-Mornard comentó, con estudiada casualidad, que el próximo intento de la GPU contra la vida de Trotsky utilizaría un método diferente.

El trabajo de Trotsky continuó a su habitual ritmo agotador. Aunque intensamente ocupado con la exposición de la conspiración del 24 de mayo y la refutación de las descaradas afirmaciones del Partido Comunista Mexicano y los sindicatos controlados por los estalinistas y la prensa de que el ataque fue un "autoataque" planeado por Trotsky y ejecutado por sus partidarios, siguió cuidadosamente el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. A mediados de junio, Francia se había rendido y los ejércitos de Hitler gobernaban Europa occidental. Una tragedia de dimensiones sin precedentes había caído sobre la clase trabajadora. En una breve nota escrita el 17 de junio de 1940, dos días después de la derrota de Francia, Trotsky escribió:

La capitulación de Francia no es un simple episodio militar. Es parte de la catástrofe de Europa. La humanidad ya no puede vivir bajo el régimen del imperialismo. Hitler no es un accidente; es sólo la expresión más consecuente y bestial del imperialismo, que amenaza con aplastar toda nuestra civilización. [1]

Los monstruosos crímenes de Hitler surgieron del capitalismo y de la nociva política global del imperialismo. Pero la conquista de Europa occidental por Hitler fue posible gracias a la ayuda que recibió de Stalin. Las traiciones del dictador a la clase trabajadora —primero a través de sus alianzas de "frente popular" con los imperialistas democráticos, luego seguidas repentinamente por su acuerdo con Hitler— desorientaron a la clase trabajadora y fortalecieron la posición militar de la Alemania nazi. “Al desmoralizar a las masas populares en Europa, y no solo en Europa, Stalin desempeñó el papel de agente provocador al servicio de Hitler. La capitulación de Francia es uno de los resultados de esa política”, escribió Trotsky. Stalin ha llevado a la URSS "al borde del abismo". Trotsky advirtió que las "victorias de Hitler en Occidente son solo una preparación para un movimiento gigantesco hacia el Este". [2] Casi exactamente un año después, el 22 de junio de 1941, Hitler lanzó la Operación Barbarroja, la invasión de la Unión Soviética.

Los problemas políticos y de seguridad que surgieron de la redada del 24 de mayo y los acontecimientos trascendentales en Europa requirieron la visita a México de una delegación de líderes del SWP, encabezada por el fundador y líder del partido James P. Cannon. Entre el miércoles 12 de junio y el sábado 15 de junio, Trotsky participó en una discusión exhaustiva sobre el trabajo político del SWP en condiciones de guerra. Los participantes en esta discusión incluyeron, además de Trotsky y Cannon, Charles Cornell, Farrell Dobbs, Sam Gordon, Antoinette Konikow, Harold Robins y Joseph Hansen. Documentos suprimidos durante mucho tiempo obtenidos en las décadas de 1970 y 1980 por el Comité Internacional de la Cuarta Internacional iban a establecer que Hansen había sido un infiltrado de la GPU dentro de la secretaría de Trotsky.

Trotsky y Farrell Dobbs

Entre los miembros del SWP se circuló un informe estenográfico sin editar de esta discusión. No se transcribió el debate sobre el primer punto del orden del día, que era un informe sobre la Cuarta Conferencia Internacional de Emergencia. El acta literal de las discusiones comienza con el segundo punto del orden del día, "Guerra y perspectivas". Las contribuciones de Trotsky a esta discusión enfatizaron que la oposición de principios del partido a la guerra imperialista no debe confundirse ni asociarse de ninguna manera con el pacifismo pequeño burgués.

La entrada de Estados Unidos en la guerra fue inevitable. Trotsky insistió en que el SWP tenía que traducir la oposición de principios a la guerra en una agitación revolucionaria efectiva que se cruzara con la conciencia de los trabajadores, sin adaptarse al chovinismo nacional.

La militarización ahora avanza a una escala tremenda. No podemos oponernos a ella con frases pacifistas. La militarización tiene un amplio apoyo entre los trabajadores. Tienen un odio sentimental contra Hitler con sentimientos confusos de clase. Tienen odio contra los bandidos victoriosos. La burocracia utiliza esto para decir ayuden al gánster derrotado. Nuestras conclusiones son completamente diferentes. Pero este sentimiento es la base inevitable del último período de preparación. [3]

El desafío al que se enfrentó el SWP fue desarrollar un acercamiento a los jóvenes trabajadores que, incluso cuando fueron incorporados al ejército, desarrollaron su conciencia de clase. El partido tuvo que colocar su agitación "sobre una base de clase". [4] Trotsky proporcionó ejemplos del enfoque que debería adoptar el partido:

Estamos en contra de los oficiales burgueses que te tratan como ganado, que te usan como carne de cañón. Nos preocupa la muerte de los trabajadores, a diferencia de los oficiales burgueses. Queremos oficiales de trabajadores.

Podemos decirles a los trabajadores: Estamos listos para la revolución. Pero no estás listo. Pero ambos queremos nuestros propios oficiales de trabajadores en esta situación. Queremos escuelas especiales para trabajadores que nos capaciten para ser oficiales ...

Rechazamos el control de las Sesenta Familias. Queremos una mejora de las condiciones del trabajador-soldado. Queremos salvaguardar su vida. No lo desperdicies. [5]

La discusión se centró el jueves 13 de junio en la política del SWP para las elecciones presidenciales de 1940. El titular demócrata, Franklin Roosevelt, se postulaba para un tercer mandato. El partido no había nominado a un candidato propio. "¿Qué les decimos a los trabajadores cuando preguntan por qué presidente deben votar?" Cannon respondió: "No deberían hacer preguntas tan vergonzosas". [6]

Trotsky preguntó por qué el SWP no había convocado a un congreso de sindicatos para nominar a un candidato en oposición a Roosevelt. “No podemos permanecer completamente indiferentes”, argumentó. “Podemos insistir muy bien en los sindicatos donde tenemos influencia que Roosevelt no es nuestro candidato y los trabajadores deben tener su propio candidato. Deberíamos exigir un congreso nacional relacionado con la [demanda de] un partido laboral independiente”. [7]

Trotsky planteó la cuestión de la candidatura presidencial del Partido Comunista de Estados Unidos. Desde la firma del Pacto de No Agresión, el Partido Comunista había adoptado una posición de oposición a la entrada de Estados Unidos en la guerra. Sin duda, esta maniobra de la dirección estalinista estuvo determinada enteramente por la política exterior del Kremlin. Pero fue tomado en serio por sectores de la membresía del Partido Comunista. ¿No brindó esto una oportunidad para que el SWP interviniera entre los trabajadores estalinistas? Trotsky propuso que el SWP, al no tener candidato propio, considere dar un apoyo crítico a la campaña presidencial del líder del Partido Comunista, Earl Browder. Sin embargo, desorientado por la dirección estalinista, la membresía del partido incluía una capa significativa de trabajadores con conciencia de clase. Una maniobra política oportuna por parte del SWP —extendiendo un apoyo crítico a la campaña del Partido Comunista sobre la base de su actual oposición a la entrada estadounidense en la guerra— abriría la posibilidad de acercarse a los trabajadores estalinistas.

Cannon y prácticamente todos los demás participantes en la discusión se opusieron con vehemencia a la propuesta de Trotsky. En el transcurso de años de amarga lucha contra los estalinistas, la influencia del SWP dentro de los sindicatos había requerido el desarrollo de alianzas con sectores "progresistas" de la burocracia sindical. La maniobra propuesta por Trotsky socavaría estas relaciones.

Trotsky criticó el enfoque del SWP hacia los "burócratas progresistas", que estaban alineados políticamente con Roosevelt y el Partido Demócrata. “Estos burócratas progresistas”, señaló Trotsky, “pueden apoyarse en nosotros como asesores en la lucha contra los estalinistas. Pero el papel de asesor del burócrata progresista no promete mucho a largo plazo". [8]

En contra de Trotsky, Antoinette Konikow, que había sido una de las primeras defensoras estadounidenses de la Oposición de Izquierda en la década de 1920, afirmó que, a diferencia de los estalinistas, los líderes estadounidenses de la AFL como Dan Tobin (líder de los Teamsters) y John L. Lewis (líder de United Mine Workers) no intentaría matar a los trotskistas.

“No estoy tan seguro”, respondió Trotsky. "Lewis nos mataría de manera muy eficiente si fuera elegido y llegara la guerra". [9]

Trotsky no insistió en que el SWP adoptara la política que propuso. Pero mientras la discusión continuaba el viernes 14 de junio, hizo una crítica mordaz a la orientación del partido hacia los progresistas.

Creo que tenemos muy claro el punto crítico. Estamos en un bloque con los llamados progresistas, no solo farsantes, sino también gente honesta. Sí, son honestos y progresistas, pero de vez en cuando votan por Roosevelt —una vez cada cuatro años. Esto es decisivo. Propone una política sindical, no una política bolchevique. Las políticas bolcheviques comienzan fuera de los sindicatos. El trabajador es un sindicalista honesto pero alejado de la política bolchevique. El militante honesto se puede desarrollarse pero no es lo mismo que ser bolchevique. Tiene miedo de comprometerse ante los ojos de los sindicalistas rooseveltianos. Ellos, por otro lado, no están preocupados en lo más mínimo por verse comprometidos al votar por Roosevelt en tu contra. Tenemos miedo de comprometernos. Si tienes miedo, pierdes tu independencia y te vuelves mitad prorooseveltiano. En tiempos de paz, esto no es catastrófico. En tiempos de guerra, nos comprometerá. Pueden aplastarnos. Nuestra política es demasiado para los sindicalistas partidarios de Roosevelt. Notó que en el Northwest Organizer [el periódico del Local 544 de Teamsters en Minneapolis, editado y controlado por el SWP] esto es cierto. Lo discutimos antes, pero no se cambió una palabra; ni una sola palabra. El peligro —un peligro terrible— es la adaptación a los sindicalistas prorooseveltianos. No das ninguna respuesta a las elecciones, ni siquiera el comienzo de una respuesta. Pero debemos tener una política. [10]

Trotsky continuó criticando la adaptación del SWP a los sindicatos progresistas el sábado 15 de junio, último día de la discusión.

Me parece que se puede reconocer una especie de adaptación pasiva a nuestro trabajo sindical. No existe un peligro inmediato, pero es necesaria una advertencia seria que indique un cambio de dirección. Muchos camaradas están más interesados en el trabajo sindical que en el trabajo del partido. Se necesita más cohesión partidaria, maniobras más agudas, una formación teórica sistemática más seria; de lo contrario, los sindicatos pueden absorber a nuestros camaradas. [11]

Cuando la discusión sobre la política del SWP en las elecciones de 1940 llegó a su conclusión, surgió una última cuestión: ¿podría considerarse al Partido Comunista como una parte legítima del movimiento obrero? Trotsky respondió enfáticamente:

Por supuesto, los estalinistas son una parte legítima del movimiento obrero. Que sus líderes abusen de él para fines específicos de la GPU es una cosa, para fines del Kremlin es otra. No es en absoluto diferente de otras burocracias laborales de oposición. Los poderosos intereses de Moscú influyen en la Tercera Internacional, pero no es diferente en principio. Por supuesto, consideramos el terror del control de la GPU de manera diferente; luchamos con todos los medios, incluso con la policía burguesa. Pero la corriente política del estalinismo es una corriente en el movimiento obrero. [12]

A pesar de los crímenes cometidos por los estalinistas — y sólo habían pasado tres semanas desde el atentado contra su vida— Trotsky insistió en una valoración objetiva del estalinismo. “Debemos considerarlos desde el punto de vista marxista objetivo”, insistió Trotsky. “Son un fenómeno muy contradictorio. Empezaron con octubre como base, se han deformado, pero tienen mucha valentía”. [13] El propósito de la maniobra propuesta por Trotsky era explotar esta contradicción en las lealtades de la base estalinista:

Creo que podemos esperar ganar a estos trabajadores que comenzaron como una cristalización de octubre. Los vemos negativamente; cómo superar este obstáculo. Debemos colocar la base contra la parte superior. La pandilla de Moscú la consideramos gánsteres, pero las bases no se sienten gánsteres, sino revolucionarios ... Si demostramos que entendemos, que tenemos un lenguaje común, podemos volverlos contra sus líderes. Si ganamos el cinco por ciento, el partido estará condenado. [14]

Trotsky y la delegación del SWP no llegaron a un acuerdo sobre la propuesta de extensión del apoyo crítico al candidato del Partido Comunista, en la que no insistió. La diferencia no socavó la relación de Trotsky con el Partido Socialista de los Trabajadores y las discusiones terminaron de manera amistosa. En cualquier caso, en la medida en que el SWP había mostrado un nivel detectable de adaptación a los burócratas progresistas, la crítica de Trotsky tuvo un impacto saludable en el partido. En unas semanas, Trotsky notó y comentó favorablemente sobre el fortalecimiento político del Organizador del Noroeste.

Harold Robins en mayo de 1940

Uno de los participantes en la discusión recordó más tarde un incidente notable que arrojó luz sobre el enfoque pedagógico de Trotsky para las discusiones políticas. Harold Robins, un trabajador nacido en Nueva York que había viajado a México en 1939 y se convirtió en el capitán de la guardia de Trotsky, participó en la discusión matutina del 13 de junio, durante la cual Trotsky planteó la cuestión del apoyo crítico al candidato presidencial del PC. En un obituario que escribí después de la muerte de Robins en 1987 a la edad de 79 años, incluí un relato de su experiencia personal que me había transmitido.

Cuando llegó su turno de hablar, Harold lanzó una denuncia mordaz de los estalinistas, enumerando sus muchas traiciones a la clase trabajadora y su colaboración servil con los políticos burgueses. Harold proclamó que no había "ninguna maldita diferencia entre los estalinistas y los demócratas".

Trotsky levantó la mano e interrumpió el discurso de Harold. Permítame una pregunta, camarada Robins. Si no existen diferencias entre los estalinistas y los demócratas, ¿por qué mantienen una existencia independiente y se llaman a sí mismos comunistas? ¿Por qué no se unen simplemente al Partido Demócrata?

Harold quedó desconcertado por estas sencillas preguntas. Esta lección elemental de dialéctica inmediatamente le dejó en claro a Harold que su propia posición estaba equivocada. Pero la historia no terminó ahí.

Con el tema aún sin decidir, la reunión se interrumpió para el almuerzo. Trotsky se acercó a Harold y le preguntó cuál era su posición en la materia.

"Bueno, ahora creo que tiene razón, camarada Trotsky".

El "Viejo" sonrió de satisfacción. "Entonces, camarada Robins, propongo que formemos un bloque y llevemos la lucha juntos cuando se reanude la reunión".

Harold recordó haber pensado que no podía creer que el "Viejo" hablara en serio.

"¿Por qué demonios querría o necesitaría Trotsky un bloque con Harold Robins?"

En cualquier caso, aceptó la oferta de Trotsky y esperaba con ansias el inicio de la sesión de la tarde. Sin embargo, cuando la pausa para el almuerzo estaba llegando a su fin, otro guardia, Charles Cornell, se acercó a Robins, quien estaba amargamente decepcionado de que debía permanecer de servicio durante la tarde y no podría participar en la discusión con Trotsky. Cornell le suplicó a Robins que cambiara de lugar con él, y Robins cedió. Y así, Cornell entró en la discusión mientras Robins patrullaba las instalaciones.

A última hora de la tarde, poco después de que terminara la reunión, Harold se encontró repentinamente confrontado por un Trotsky obviamente enojado. “¿Dónde estaba usted, camarada Robins?”, Preguntó Trotsky.

Harold trató de explicar las circunstancias que habían intervenido durante la pausa del almuerzo. Trotsky hizo a un lado sus argumentos. "Teníamos un bloque, camarada Robins, y usted lo traicionó".

Harold relató esos incidentes sin la menor sensación de vergüenza, a pesar de que difícilmente lo colocaron bajo la mejor luz. Pero para Harold, estos eventos fueron ejemplos preciosos de la absoluta integridad de Trotsky como revolucionario, inflexiblemente dedicado a los principios en todos los aspectos de su vida y en todas las condiciones.

Aquí había un hombre, parecía estar diciendo Harold, que había liderado la revolución más grande de la historia, organizado un ejército de millones y participado en luchas políticas de época junto a las figuras legendarias del movimiento marxista internacional. Y, sin embargo, el mismo hombre, Trotsky, podría proponer un bloque con un "Jimmy Higgins" desconocido de base y verlo tan seriamente como una vez vio una alianza con Lenin. Harold estaba más que feliz de "menospreciarse a sí mismo" y contar sus propios errores juveniles para transmitir la grandeza moral de Trotsky. [15]

En el transcurso de su viaje a Coyoacán, los líderes del SWP inspeccionaron la villa y aprobaron obras de construcción que fortalecerían el recinto contra ataques. A pesar de su sincero compromiso con la defensa de Trotsky, sus esfuerzos se vieron socavados por un inquietante nivel de descuido personal. Aunque quedaron preguntas sin respuesta sobre el papel de Sheldon Harte en el asalto del 24 de mayo, no hay indicios de que los líderes del SWP estuvieran adoptando una actitud más cautelosa hacia sus asociaciones personales. Dada la continua campaña contra Trotsky en la prensa estalinista, los líderes del SWP deberían haber quedado claro que el ambiente político en la Ciudad de México era peligroso y que la capital estaba plagada de agentes de la GPU que intentaban eliminar a Trotsky.

Natalia Sedova, Trotsky, una amiga y Harold Robins

Sin embargo, la noche del 11 de junio, James P. Cannon y Farrell Dobbs aceptaron una invitación a cenar en el Hotel Geneva, seguida de unas copas en otro local. El anfitrión de los dos líderes del SWP fue Jacson-Mornard. [16] Este encuentro fue informado por Cannon en el curso de una breve investigación interna llevada a cabo por el liderazgo del SWP después del asesinato. Sin embargo, esta información se ocultó a los cuadros del partido.

Continuará

[1] “El papel del Kremlin en la catástrofe europea”, en Writings of Leon Trotsky 1939–40 (Nueva York: 1973), pág. 290

[2] Ibíd, págs. 290–91.

[3] “Discusiones con Trotsky”, en Writings of Leon Trotsky 1939–40, p. 253

[4] Ibíd, p. 254

[5] Ibíd.

[6] Ibíd, p. 260

[7] Ibíd, págs. 260–61.

[8] Ibíd, p. 266

[9] Ibíd, p. 267

[10] Ibíd, págs. 271–73.

[11] Ibíd, págs. 280–81.

[12] Ibíd, p. 282

[13] Ibíd.

[14] Ibíd.

[15] Un tributo a Harold Robins, capitán de la Guardia de Trotsky, por David North (Detroit: 1987), págs. 8-10

[16] Trotsky: La caída de un revolucionario, por Patenaude, Bertrand M. (p. 270). Libros electrónicos de Harper Collins. Versión Kindle.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de agosto de 2020)