El gobierno australiano prepara una ampliación de las leyes de emergencia y de convocatoria militar

por Mike Head
25 agosto 2020

Con el respaldo de la oposición del Partido Laborista, el gobierno Liberal-Nacional está impulsando la legislación prevista para dar al gobierno federal poderes sin precedentes para declarar emergencias y convocar a los militares, con o sin ningún acuerdo con los gobiernos estatales.

El gobierno pretende impulsar los cambios en la Ley de Defensa a través del parlamento federal antes de fin de año. Algunas disposiciones serán dadas a conocer en semanas, mientras que otras vendrán después del informe programado para el 28 de octubre de una Comisión Real sobre disposiciones en caso de desastre. Esa investigación fue instruida para centrarse en la supuesta necesidad de tales poderes.

El primer ministro Scott Morrison declaró por primera vez la intención del gobierno a finales de enero durante el desastre del incendio forestal. Utilizó un discurso del Club Nacional de Prensa para pedir poderes de emergencia nacional, estableciendo efectivamente las condiciones para el gobierno por decreto, ejecutado por las Fuerzas de Defensa de Australia, en tiempos de una emergencia autoproclamada.

Soldados australianos que recientemente realizaron un entrenamiento urbano antes de un despliegue en el Afganistán. Crédito: Ejército de Australia (Twitter)

Al igual que en los Estados Unidos, las medidas propuestas anularían la división constitucional de los poderes federales-estatales, a fin de permitir a los primeros ministros enviar tropas para hacer frente a presuntas emergencias sin el permiso del gobierno de un estado o territorio.

En junio, en medio de protestas masivas contra la violencia policial, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con invocar la Ley de Insurrección y desplegar el ejército en todo el país, independientemente de la oposición de los gobernadores de los estados. Secciones del ejército se resistieron a este intento de golpe de estado, temiendo que no estaba preparado adecuadamente y que crearía una explosión social. Trump envió entonces agentes federales de fronteras a varias ciudades, incluida Portland, Oregón, donde golpearon a los manifestantes y secuestraron a los manifestantes en vehículos no marcados.

Los planes del gobierno de Morrison crearían el marco para medidas similares hacia formas autoritarias de gobierno en medio de una creciente crisis económica, el empeoramiento de la desigualdad social y el creciente descontento político.

Una vez más, como lo hizo durante la calamidad del incendio forestal, el establecimiento político está explotando una catástrofe—esta vez la pandemia COVID-19—de la que sus propias políticas son directamente responsables, para introducir poderes de estado policial.

En el punto álgido de los mortíferos incendios forestales, el despliegue sin precedentes del gobierno el 4 de enero de 3.000 reservistas militares, buques de guerra y aviones puso de relieve la falta de recursos civiles, al tiempo que intentaba acostumbrar a la población a la vista de las tropas y el material militar en suelo patrio.

Morrison se jactó de haber hecho la primera llamada nacional obligatoria de reservistas e intervención militar sin ninguna petición del gobierno del estado, diciendo que había sido "muy consciente de poner a prueba los límites de los papeles definidos constitucionalmente".

El subsiguiente llamamiento de Morrison para que se establecieran facultades de emergencia nacional no tenía nada que ver con el suministro de los recursos de lucha contra incendios que se necesitaban con urgencia ni con las políticas para hacer frente a esos desastres provocados por el cambio climático.

De igual modo, hoy en día no hay ninguna propuesta para asignar los miles de millones de dólares necesarios para una protección adecuada contra las epidemias, la atención sanitaria y la atención a los ancianos, a pesar de las horribles averías de estos servicios crónicamente subfinanciados y sobrecargados. En lugar de ello, se ha aumentado el gasto militar a $575 mil millones en un decenio, con el fin de crear una fuerza para reprimir los disturbios internos, así como para prepararse para la guerra.

La legislación propuesta aún no ha sido publicada. Según el Sydney Morning Herald, le daría al primer ministro la facultad de declarar una emergencia o desastre nacional.

Desde 2000, al amparo de la "guerra contra el terrorismo", ya se ha introducido legislación, que se ha ampliado dos veces, con el apoyo bipartidista para dar a los gobiernos federales mayores facultades para movilizar a los militares para hacer frente a la "violencia doméstica" no definida. Estas leyes de convocatoria dan a los comandantes militares el poder de ordenar el uso de fuerza mortal.

Según los cambios reportados, la Ley de Defensa sería enmendada nuevamente para que los militares puedan ser llamados a "emergencias y desastres nacionales". Esto no se limitaría a cubrir eventos como incendios forestales, inundaciones y pandemias. En su discurso de enero, Morrison se refirió vagamente a las declaraciones de emergencia "en las que la vida y la propiedad de los australianos se han considerado amenazadas".

Durante los incendios forestales y las crisis del coronavirus, el gobierno ha confiado en que los estados soliciten asistencia militar en el marco de los acuerdos de "Asistencia de Defensa a la Comunidad Civil", pero sin leyes federales que establezcan los poderes y las funciones de las tropas.

En virtud de la legislación prevista, el primer ministro, el ministro de Defensa y el fiscal general pueden llamar a las tropas si acuerdan entre sí que un estado o territorio es incapaz de proteger al Commonwealth o a sí mismo contra la supuesta amenaza.

La legislación pasaría por alto a los gobiernos de los estados y territorios en los que el trío decretara que los "intereses del Commonwealth" estaban en peligro. También daría al personal militar mayores poderes y protecciones legales para interrogar o detener a las personas, emitir órdenes y registrar propiedades.

El gobierno de Morrison ya ha aprovechado la pandemia de COVID-19 para lanzar una extensa intervención militar interna. Hasta ahora, se han movilizado unos 3.500 militares para la "Operación COVID-19 Assist", cerca de la mitad de ellos a petición del gobierno Laborista del estado de Victoria, actualmente el estado más infectado.

En escenas nunca antes vistas en tiempos de paz, los soldados están patrullando las calles, llamando a las puertas de las casas, atendiendo los puestos de control fronterizos, los aeropuertos y las cuarentenas de los hoteles, y llevando a cabo el seguimiento de los contactos. En Melbourne, la capital de Victoria, están ayudando a la policía a imponer un toque de queda de ocho de la tarde a cinco de la mañana.

Ya existen enormes poderes de emergencia en manos del gobierno federal y de los gobiernos estatales. Desde que la pandemia estalló por primera vez en marzo, estos poderes han permitido la formación de un régimen de coalición de facto que dirige el país mediante decretos de emergencia. Este "Gabinete Nacional" no tiene base constitucional o estatutaria y no es responsable ante ningún parlamento, la mayoría de los cuales no se han reunido plenamente durante meses.

Entre las leyes de emergencia existentes figura la Ley federal de bioseguridad, que otorga a los gobiernos federales la facultad de declarar emergencias de "bioseguridad" o "bioseguridad humana". Los ministros del gabinete pueden entonces dar "cualquier dirección a cualquier persona" y "determinar cualquier requisito", a pesar de "cualquier disposición de cualquier otra ley australiana". Las personas que desobedecen órdenes pueden ser encarceladas hasta cinco años. Las directivas ministeriales no pueden ser desautorizadas por el parlamento.

Los estados han activado leyes de "emergencia" similares. En Victoria, el gobierno laborista ha declarado además un "estado de desastre", permitiéndole suspender cualquier ley del parlamento y emitir directivas que prevalezcan sobre cualquier legislación o ley. Estos poderes pueden ser utilizados para suprimir el descontento popular y las huelgas ilegales.

Mayores poderes de emergencia permitirían a los gobiernos imponer la ley marcial, con una amplia autoridad para romper los derechos democráticos básicos mediante la suspensión de todas las leyes existentes.

Debajo de este tambaleo hacia medidas dictatoriales yace una prolongada crisis política, ahora intensificada por la desastrosa respuesta impulsada por el lucro de cada gobierno, tanto liberal-nacional como laboral, a la pandemia. Su prisa por levantar las restricciones de seguridad, con el fin de "reabrir la economía" ha desencadenado una segunda ola de infecciones y muertes de COVID-19. Décadas de deterioro de las condiciones sociales, un abismo cada vez mayor entre la élite rica y la clase obrera, y la devastación de los empleos a tiempo completo y las condiciones de trabajo ya habían generado una hostilidad pública cada vez más profunda.

El apoyo a los dos principales partidos gobernantes ha caído a niveles mínimos históricos, al igual que la confianza en el sistema político, pero la clase gobernante se enfrenta ahora al mayor colapso económico desde la Gran Depresión de los años treinta y está cada vez más desacreditada por su condenatorio historial en la pandemia de COVID-19. Consciente y temerosa de que el creciente descontento social y político pueda estallar, la clase gobernante está elaborando medidas represivas.

El autor también recomienda:

Australian government calls for national emergency powers
[30 January 2020]

Victoria’s COVID-19 catastrophe: An indictment of Australian governments and capitalism
[5 August 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de abril de 2020)