Primer ministro chino: 600 millones de personas ganan menos de 145 dólares al mes

por Lily Zhao
20 agosto 2020

El 28 de mayo, durante una conferencia de prensa posterior al Congreso Nacional del Pueblo, el primer ministro chino, Li Keqiang, afirmó que “todavía hay unos 600 millones de personas cuyos ingresos mensuales son de apenas 1.000 RMB [renminbi] (US$145). Ni siquiera es suficiente alquilar una habitación en ciudades chinas de tamaño medio".

Este comentario sobre la existencia empobrecida de más de un tercio de la población del país permite vislumbrar el asombroso nivel de desigualdad social y las duras condiciones de vida que enfrentan los trabajadores.

Mientras que casi la mitad de su población gana menos de $145 al mes, China registró 373 multimillonarios en 2020, la segunda cifra más alta del mundo. También hay una importante clase media alta. China es el mercado más grande para todas las marcas de lujo occidentales, representando el 33 por ciento del mercado global en 2018.

Los comentarios de Li fueron en respuesta a una pregunta planteada por un periodista del People's Daily,un periódico oficial del Comité Central del Partido Comunista de China.

Personas cercanas a la provincia de Tíbet. (Crédito de la imagen: usuario de Flickr 43423301N07)

El periodista señaló que el 2020 se planeó originalmente como fecha límite para ganar “la batalla contra la pobreza”, una campaña para sacar a 70 millones de personas de la pobreza lanzada por el gobierno en octubre de 2015. El reportero preguntó entonces si eso aún se cumplirá este año, dada la enorme disminución de los ingresos familiares de muchos debido al impacto de la pandemia Covid-19.

Li reconoció que "antes de que golpeara el Covid-19, había unos cinco millones de personas viviendo por debajo del umbral de la pobreza", y "debido a la enfermedad, algunos pueden haber vuelto a la pobreza". Pero luego declaró que el gobierno “[tiene] confianza en que vamos a asegurar las necesidades esenciales de nuestra gente y lograr nuestro objetivo”.

Sin embargo, como dejaron en claro sus propias cifras, la brillante imagen pintada por Li de erradicar completamente la pobreza para fines de este año no tiene nada que ver con la realidad social que enfrenta la gente en China. La medida muy austera de la pobreza absoluta excluye a cientos de millones que luchan por sobrevivir con ingresos mensuales muy bajos.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de China, en 2018, la población rural era de aproximadamente 564 millones y su ingreso anual disponible promedio era de solo 14.617 RMB (US$2.090 dólares), o alrededor de 1.218 RMB (US$174) al mes. En las zonas rurales afectadas por la pobreza, el promedio desciende a unos 138 dólares al mes. Entonces, la población rural constituye una gran parte de los 600 millones de personas a las que se refiere Li, cuyos ingresos mensuales son inferiores a US$145.

Además de los bajos salarios, las oportunidades laborales en el campo son escasas. Aunque no se publica la tasa oficial de desempleo en las zonas rurales de China, los estudios etnográficos han demostrado que hay pocas fábricas o empresas en la mayoría de las aldeas. Aquellos que existen solo pueden emplear a unas pocas personas.

Los bajos salarios y las escasas oportunidades laborales en el campo son uno de los principales factores que contribuyen a la enorme población de trabajadores migrantes en China que buscan trabajos mejor pagados en las ciudades para mantener a sus familias en el campo. En 2019, había 174,25 millones de trabajadores migrantes rurales en China, según la Oficina Nacional de Estadísticas.

Sin embargo, si bien el ingreso mensual promedio de los trabajadores migrantes fue aproximadamente tres veces mayor que en el campo, vivir en las ciudades sigue siendo una lucha. Incluso el ingreso mensual promedio oficial no refleja el ingreso real de los trabajadores migrantes. Un estudio de la Oficina Internacional del Trabajo explicó que la desigualdad económica entre los trabajadores migrantes es mucho mayor que entre la población urbana en general, por lo que una gran parte de los trabajadores migrantes ganan significativamente menos que el promedio informado.

Los trabajadores migrantes experimentan una gran inseguridad laboral, cambiando de trabajo cada uno o dos años en promedio. Muchos trabajan sin un contrato escrito, lo que hace que sea extremadamente difícil para ellos obtener una compensación cuando enfrentan atrasos salariales y lesiones laborales. La mayoría trabaja horas extras a diario y también los fines de semana, con, como máximo, dos o tres días libres al mes. Sin horas extras no ganan lo suficiente para cubrir sus gastos de vida en las ciudades y mucho menos para enviar dinero a casa. Los gerentes de las fábricas usan la amenaza de tomar horas extras para disciplinar a los trabajadores militantes que expresan su descontento por los salarios y las condiciones laborales.

Los costos de vida urbana son altos, especialmente en las grandes ciudades como Beijing, Shanghái y Shenzhen, donde vive una gran parte de los trabajadores migrantes. Un estudio etnográfico de 2010 calculó que el ingreso promedio anual total de un trabajador migrante no sería suficiente para comprar ni siquiera 1 metro cuadrado de un apartamento en la periferia de Beijing. Durante la última década, el precio medio de la vivienda en Beijing se ha duplicado.

Para reducir los costos de alquiler, la mayoría de los trabajadores migrantes viven en barrios marginales, o "aldeas dentro de las ciudades", que están abarrotadas y cuya infraestructura suele ser deficiente. El espacio habitable promedio es de solo unos pocos metros cuadrados por persona. La mayoría posee poco o ningún mobiliario y tiene que compartir baños públicos con los residentes de todo un piso o edificio. Algunos eligen vivir en dormitorios de fábrica, donde generalmente comparten una habitación con muchos otros, prácticamente no tienen espacio privado y tienen acceso limitado a elementos esenciales como agua caliente para la ducha.

Los trabajadores migrantes tienen un acceso muy limitado o nulo a la mayoría de los servicios sociales en las ciudades, como educación y pensiones. En 2017, según el Ministerio de Educación, hay 15,5 millones de “niños abandonados” en China, cuyos padres trabajan en las ciudades durante todo el año y los dejan en el campo porque las escuelas en las ciudades tienen admisiones muy limitadas para los estudiantes no-locales, o requieren un pago adicional de matrícula grande. Para los propios trabajadores, un estudio de la Universidad de Wuhan muestra que menos del 22 por ciento están cubiertos por los esquemas básicos de pensiones de vejez en las ciudades donde viven.

La difícil situación que enfrentan los trabajadores migrantes es compartida por los jóvenes de la clase trabajadora y muchos trabajadores urbanos: bajos salarios, desempleo, altos costos de vida, hipotecas y escaso acceso a educación y atención médica de alta calidad. Una encuesta realizada por el Banco Popular de China (PBOC) en 2019 muestra que el 56,5 por ciento de los hogares urbanos están agobiados por deudas y el 75,9 por ciento de las deudas provienen de hipotecas de viviendas. Según un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI), “entre 2010 y 2016, la proporción de deuda en manos de hogares muy endeudados, con una relación deuda-ingresos (RDI) superior a 4, aumentó de alrededor de una cuarta parte a casi la mitad.". Entre los hogares de bajos ingresos, el índice RDI ha aumentado a casi 6. El estudio concluyó que estas condiciones harán que los grupos de bajos ingresos sean más vulnerables a los “shocks de ingresos adversos”.

La pandemia de COVID-19 es exactamente un "shock". No solo ha intensificado la crisis de la deuda de muchas familias, sino que ha hecho que las condiciones de vida de la clase trabajadora sean cada vez más precarias. El mercado laboral se está contrayendo. Los graduados universitarios de este año y los trabajadores rurales migrantes que finalmente han regresado a las ciudades se enfrentan al desempleo. Hay muchos informes de severos recortes salariales y negativas a pagar una compensación para reemplazar los salarios perdidos durante los meses de cierre.

Si bien la gran mayoría de las personas luchan por obtener un salario, vivienda, servicios sociales y educación decentes, existe una realidad claramente diferente para los superricos en China. China es ahora uno de los países con mayor desigualdad social, con un coeficiente de Gini de 0,465 en 2019. Los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas muestran que el ingreso disponible promedio anual para el 20 por ciento más rico de la población es de 70.639,5 RMB (US$10.091) casi 11 veces más alto que el del 20 por ciento inferior, y el doble del siguiente 20 por ciento inmediatamente debajo de ellos. La encuesta de PBOC mencionada anteriormente muestra que entre las poblaciones urbanas, los activos del 20 por ciento superior de los hogares constituyen el 47,5 por ciento de los activos totales, mientras que el 20 por ciento inferior sólo constituye el 2,6 por ciento.

La preocupación del primer ministro Li por los cientos de millones de personas de bajos ingresos es tan insignificante como la campaña de "batalla contra la pobreza" del gobierno. La fuente de la enorme desigualdad social es la apertura del país en la década de 1980 como una plataforma de mano de obra barata para la inversión extranjera por parte del Partido Comunista Chino, ya que anuló los logros de la Revolución de 1949 y restauró el capitalismo. Es la explotación sin trabas de los trabajadores lo que ha enriquecido a la capa resultante de multimillonarios parásitos y superricos en China, así como a capitalistas de todo el mundo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de agosto de 2020)