El plan de Biden para una presidencia de derecha: Segunda parte

por Patrick Martin
12 agosto 2020

Esta es la segunda parte de un artículo de dos partes. La primera parte fue publicada en español el lunes 11 de agosto.

Biden sobre la política exterior

La sección más larga del proyecto de plataforma democrática es la de política exterior. Esta fue la principal preocupación de Biden durante la segunda mitad de su larga carrera en el Senado, después de que se convirtió en el demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado en 1997. Desempeñó un papel importante en la obtención de apoyo del Congreso para el bombardeo de Serbia por parte de Bill Clinton en 1999, para la guerra de Afganistán en 2001 y para la invasión de EE.UU. a Irak en 2003.

Es significativo que la política exterior no fuera uno de los seis subgrupos de plataforma en los que Sanders y los ayudantes de Biden trabajaron juntos. Esto fue a la vez un reflejo de la larga negativa de Sanders a apelar seriamente a los sentimientos antiguerra del pueblo estadounidense, su apoyo general a la política de guerra de la administración Obama-Biden, y su reconocimiento de que en este ámbito Biden debía tener vía libre para hacer sus arreglos con el aparato de seguridad nacional.

Esta sección de la plataforma incluye las declaraciones, tradicionales en los dos principales partidos capitalistas estadounidenses, de que el ejército estadounidense debe ser el número uno del mundo y debe poder ir a la guerra en cualquier lugar del planeta, por muy alejado que esté de los Estados Unidos, con la garantía de la victoria.

La principal crítica de Trump por parte de los demócratas es que su orientación "America First" ha alienado a los aliados tradicionales de los Estados Unidos y ha debilitado la posición global del imperialismo estadounidense. Un pasaje declara sarcásticamente:

Los Estados Unidos deben estar a la cabeza de la mesa siempre que la seguridad y el bienestar de los estadounidenses esté en juego, trabajando en causa común con nuestros aliados y socios. Una y otra vez, la administración Trump ha salido furiosa, dejando el asiento de América en la mesa vacante y los intereses americanos en el menú.

Esta sección continúa señalando que los EE.UU. deben enfrentarse al mundo "como es hoy, no como era antes de la destrucción de la influencia de los EE.UU. por el presidente Trump". En otras palabras, Washington debe tratar de reconquistar las viejas posiciones que ahora adoptan sus rivales: una fórmula para el conflicto a escala mundial.

El documento ataca a Trump por su debilidad hacia Rusia, afirmando: "Ha presionado para que Rusia vuelva al G7 mientras arremete contra nuestros socios de la OTAN e ignora la información de inteligencia sobre las recompensas rusas por matar a las tropas estadounidenses y otras fuerzas de la coalición en Afganistán". Pero no dice nada sobre la impugnación, la investigación de Mueller y otros esfuerzos de los demócratas del Congreso para utilizar la falsa agitación anti-Rusia para socavar a Trump o forzar una política más confrontacional hacia Moscú.

La plataforma afirma: "Los demócratas saben que es hora de poner fin a casi dos décadas de conflicto incesante. Nuestros enfrentamientos militares, que se han extendido desde África occidental hasta el sudeste asiático, han costado más de $5 billones y se han cobrado más de medio millón de vidas. Nuestra guerra en Afganistán es la guerra más larga de la historia de los Estados Unidos, y las tropas estadounidenses más jóvenes luchan ahora una guerra que se inició antes de que nacieran".

Señala que Trump había prometido terminar "las guerras eternas" pero en cambio las ha continuado y ampliado. Lo mismo podría decirse, por supuesto, de Barack Obama, que se presentó en 2008 como candidato supuestamente antiguerra, y luego continuó las guerras de la administración Bush, añadiendo las suyas propias (Libia, Siria, Yemen). Las promesas de Biden de poner fin a la intervención militar de EE.UU. en Oriente Medio son igualmente inútiles. Los principales intereses del imperialismo estadounidense están en juego: el petróleo, las alianzas militares con Israel, Egipto y Arabia Saudita, el conflicto con Irán, la lucha por la influencia contra Rusia y China.

La plataforma demócrata respalda una continua presencia militar de EE.UU. en Irak "para entrenar a nuestros socios iraquíes", y en Siria para mantener "la ofensiva contra ISIS" mientras se restablece la alianza de EE.UU. con las fuerzas kurdas en Siria que Trump renegó.

La plataforma declara "Nuestro compromiso con la seguridad de Israel, su ventaja militar cualitativa, su derecho a defenderse" para ser "acorazado". Inicialmente, el lenguaje de la plataforma se refería a la "ocupación" israelí de la Ribera Occidental, término que fue eliminado por insistencia personal de Biden. El proyecto ahora sólo critica la "expansión de los asentamientos" y la "anexión".

Biden promete "cerrar el centro de detención de la Bahía de Guantánamo", como prometió Obama en 2008. Doce años después, la prisión sigue en pie y ninguno de los prisioneros ha sido llevado a juicio.

En cuanto a China, la plataforma demócrata ataca a Trump desde la derecha, alegando que sus políticas de guerra comercial no han restaurado los empleos en Estados Unidos y prometiendo "hacer frente" a China por sus prácticas comerciales y el supuesto robo de propiedad intelectual.

También existe esta promesa: "Subrayaremos nuestro compromiso global con la libertad de navegación y resistiremos la intimidación de los militares chinos en el Mar de la China Meridional. Los demócratas están comprometidos con la Ley de Relaciones con Taiwán y continuarán apoyando una resolución pacífica de los problemas del estrecho, de acuerdo con los deseos y los mejores intereses del pueblo de Taiwán".

En su entrevista con los periodistas de la minoría a la que se hace referencia en la primera parte de este artículo, Biden respondió a una pregunta de política exterior. Dijo que los aranceles de Trump sobre los productos chinos habían provocado represalias que habían devastado la manufactura y la agricultura de EE.UU. "Estamos persiguiendo China de manera equivocada", declaró, diciendo que una administración Biden revisaría los aranceles y se centraría en cuestiones como la protección de la propiedad intelectual y la oposición a las restricciones de Beijing a las empresas estadounidenses que operan en el mercado chino.

Otra área en la que Biden ha ofrecido una política exterior más reaccionaria y agresiva que Trump es Venezuela, donde la campaña de desestabilización respaldada por los Estados Unidos contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha producido varias operaciones militares abortadas, sin éxito duradero.

Después de que Trump expresara recientemente su pérdida de confianza en la política de reconocer al exlegislador Juan Guaidó como el presidente "legítimo" del país, y sugiriera que podría estar abierto a reunirse con Maduro, la campaña de Biden comenzó rápidamente a realizar anuncios en español en el sur de la Florida para atraer a los exiliados venezolanos y cubanos de ultraderecha.

"Donald Trump no es amigo del pueblo venezolano que lucha por los derechos humanos y la democracia en su país", acusaba la campaña. "Trump se equivoca al reconocer al líder de la Asamblea Nacional venezolana, la única institución democrática legítima del país, y reflexiona sobre la posibilidad de reunirse con otro dictador, esta vez Nicolás Maduro", decía el anuncio.

El borrador de la plataforma democrática hace eco de esta línea, declarando: "Rechazaremos la fallida política del presidente Trump en Venezuela, que sólo ha servido para afianzar el régimen dictatorial de Nicolás Maduro y exacerbar una crisis humanitaria y de derechos humanos".

¿De dónde vino Trump?

Como hemos señalado anteriormente, la contradicción más evidente en la plataforma del Partido Demócrata presentada por la campaña de Biden es su incapacidad incluso para intentar explicar cómo los supuestos años de gloria de la administración Obama-Biden condujeron a la debacle de la campaña de Hillary Clinton en 2016 y a la elección de Donald Trump.

Las explicaciones estándar de los operativos del Partido Demócrata y sus partidarios en los medios vienen en dos sabores: los rusos lo hicieron y el pueblo americano es incorregiblemente racista.

La primera explicación surgió de la campaña antirusa que fue lanzada incluso antes de la elección por el New York Times y el séquito de Clinton, quienes afirmaron que los operativos rusos habían pirateado los servidores informáticos del Partido Demócrata y filtrado información poco halagüeña a WikiLeaks, socavando así la campaña demócrata.

No les importaba a estos neomacarthistas, que no se proporcionara ninguna evidencia de una operación de hacking rusa, sólo las afirmaciones no apoyadas del director de la CIA John Brennan y otros oficiales de inteligencia. Tampoco que los documentos hechos públicos por WikiLeaks fueran verdaderos, por lo que eran tan perjudiciales, ya que exponían tanto los trucos sucios de los funcionarios del Partido Demócrata para socavar la campaña de Sanders y ayudar a Clinton, como los propios esfuerzos de Clinton para ganar el apoyo de las audiencias de Wall Street prometiendo proteger sus intereses.

El argumento más sofisticado (pero no menos falso) era que los votantes blancos de la clase trabajadora habían sido alienados por los ocho años de un presidente afroamericano y habían sacado sus resentimientos raciales votando por el demagogo racista republicano.

Esta afirmación ignoraba las pruebas generalizadas de que los agravios económicos y no raciales eran los responsables del descontento popular generalizado con la administración Obama-Biden. Esto se expresaba tanto por un cambio en los votantes blancos de clase obrera de Obama hacia Trump o hacia candidatos de terceras partes, como por una disminución significativa del voto afroamericano a los demócratas en muchas ciudades, entre ellas Milwaukee, Detroit y Filadelfia, que inclinaba a los tres estados de Wisconsin, Michigan y Pensilvania hacia los republicanos.

El propósito de ambas teorías era bloquear cualquier examen serio del historial reaccionario del gobierno de Obama-Biden, en particular su promoción de la reducción de salarios y el ataque más amplio contra el nivel de vida de la clase trabajadora y las prestaciones sociales que subyacen a contrarreformas tales como la Ley de Atención Asequible, un despilfarro para las compañías de seguros y la industria farmacéutica.

La plataforma demócrata vuelve a esta mitologización del historial de Obama-Biden en materia de economía, afirmando que "el presidente Trump heredó de la administración de Obama-Biden la expansión económica más larga de la historia de los Estados Unidos, y la despilfarró". De nuevo, si el pueblo americano "nunca lo tuvo tan bien" como bajo Obama y Biden, ¿por qué Trump pudo conseguir una victoria en el Colegio Electoral?

El documento se contradice a sí mismo, admitiendo en otra parte que "nuestra economía fue amañada contra las familias trabajadoras y la clase media" mucho antes del impacto del coronavirus. La plataforma declara:

Los ingresos de las familias trabajadoras han estado en gran medida estancados durante décadas, mientras que los costos de las necesidades básicas —desde la vivienda hasta la atención de la salud, la educación superior y el cuidado de los niños— aumentan a un ritmo vertiginoso. Mientras tanto, los ricos han ido captando una parte cada vez mayor del pastel económico, con ingresos para el 1% superior que crecen cinco veces más rápido que los del 90% inferior.

Esta evaluación es perfectamente cierta. Pero, ¿quién estuvo en el poder durante esas décadas? Durante unos 16 años el Partido Demócrata estuvo en la Casa Blanca, incluyendo la administración Clinton-Gore (1993-2001) y la administración Obama-Biden (2009-2017). Los demócratas controlaron una o ambas cámaras del Congreso de 1980 a 1994, de 2001 a 2002, y de nuevo de 2006 a 2014.

De hecho, en los últimos cuatro decenios, el Partido Republicano ha tenido el control total del gobierno federal —Cámara, Senado y presidencia— durante sólo siete años: cinco años bajo el mandato de George W. Bush y dos años bajo el de Trump. Los demócratas han tenido el control total durante cuatro años, mientras que el "gobierno dividido" ha prevalecido durante 29 años de los 40.

El Partido Republicano no es el único responsable de las décadas en las que los ingresos de las familias trabajadoras han estado "en gran parte estancados" mientras que la mayor parte de la riqueza se acumuló en el 1 por ciento más alto de la sociedad. Esta extrema polarización social se derivó de las operaciones del sistema capitalista, y la clase dominante capitalista en su conjunto fue responsable, operando a través de sus dos partidos, el Demócrata y el Republicano.

Si la clase dominante vuelve a los demócratas en 2020 —una posibilidad distinta a juzgar por las encuestas, la cobertura de los medios de comunicación corporativos y el flujo de contribuciones de campaña de los donantes ricos— eso no significará de ninguna manera un cambio "a la izquierda" en las políticas del capitalismo estadounidense. Como la campaña de Biden deja claro en el proyecto de plataforma demócrata, si bien la retórica puede cambiar y los rostros en el poder se vuelven más "diversos", se servirán los mismos intereses de clase.

Una administración Biden sería un gobierno de derecha dominado por Wall Street y el aparato de inteligencia militar, comprometido con la defensa de los intereses de lucro de una fracción infinitesimal de la población en la cima en condiciones de una vasta crisis de salud pública, una crisis económica peor que nada desde la Gran Depresión, y crecientes tensiones globales que amenazarán continuamente el estallido de grandes guerras entre las grandes potencias.

El autor también recomienda:

Joe Biden: una cara familiar, un historial profundamente reaccionario [25 setiembre 2019]

Obama selects Biden to reassure the US ruling elite [25 agosto 2008]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de agosto de 2020)