EE.UU. procede a eliminar a las empresas chinas de las bolsas de valores

por Nick Beams
10 agosto 2020

El conflicto económico entre los Estados Unidos y China comenzó como una guerra comercial, luego se extendió a una guerra tecnológica, y ahora ha escalado a una guerra de capital, con movimientos de la Administración Trump para eliminar a las empresas chinas de los mercados de valores estadounidenses.

El grupo de trabajo presidencial (PWG, sigla en inglés) sobre los mercados financieros, instruido por Trump en junio para llevar a cabo una investigación, presentó recomendaciones el jueves que verían a las empresas que ya cotizan en las bolsas de EE.UU. retiradas de la lista desde principios de 2022, a menos que los reguladores de EE.UU. tengan acceso a sus auditorías.

Las empresas que buscan nuevas cotizaciones en los mercados de EE.UU. tendrían que cumplir a finales de este año.

La medida se ha formulado en términos de protección de los inversores frente a las prohibiciones del Gobierno chino que impiden las revisiones de las empresas chinas que cotizan en bolsa por parte de la Junta de Supervisión de Contabilidad de Empresas Públicas de EE.UU. Pero la verdadera razón de la medida no tiene nada que ver con la seguridad de los inversores. La disputa ha estado ocurriendo por más de dos décadas, y el movimiento ha sido presentado ahora como parte de la creciente ofensiva económica contra China.

La repentina preocupación por la seguridad de los inversores suena algo hueca en unas condiciones en las que los tratos arcanos y secretos de Wall Street, más allá de la supervisión reguladora, tienen la capacidad de sumir a los mercados estadounidenses y mundiales en la confusión prácticamente de la noche a la mañana.

El PWG, que incluye representantes del Tesoro de los Estados Unidos, la Reserva Federal, la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) y la Comisión de Intercambio de Futuros de Productos Básicos, comenzó sus deliberaciones en junio. La nueva ofensiva se produjo a raíz de una decisión tomada en mayo por el principal fondo de jubilación del Gobierno federal de los EE.UU. de desechar los planes de trasladar algunas de sus inversiones a empresas chinas, tras las críticas de Trump.

Los miembros de la Administración dijeron que los fondos de jubilación se expondrían a un "riesgo significativo e innecesario" al invertir en empresas que planteaban problemas de seguridad nacional y humanitarios y que violaban las sanciones de los Estados Unidos.

Una carta firmada por el asesor de seguridad nacional Robert O'Brien y el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow advirtió contra las inversiones porque existía la "posibilidad de que futuras sanciones resulten de las acciones culpables del Gobierno chino con respecto a la propagación mundial de la pandemia COVID-19".

Al anunciar la investigación del PWG hace dos meses, Trump dijo que "mientras China cosecha ventajas de los mercados estadounidenses", las acciones de su Gobierno para "frustrar nuestras leyes de transparencia plantean importantes riesgos para los inversores". Escribió que había llegado el momento de "poner fin a la práctica que ha permitido tácitamente a las empresas con importantes operaciones en China desobedecer las protecciones que la ley de los Estados Unidos exige a los inversores en los mercados de los Estados Unidos".

En consecuencia, el PWG decidió por unanimidad recomendar a la SEC que tomara medidas para "mejorar las normas de cotización en las bolsas de los Estados Unidos" exigiendo el acceso a los documentos de trabajo de las auditorías. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, tomó la iniciativa de la rectitud financiera al esbozar las conclusiones.

"Las recomendaciones esbozadas en el informe", dijo, "aumentarán la protección de los inversores y nivelarán el campo de juego para todas las empresas que cotizan en las bolsas de EE.UU.". Los Estados Unidos es la principal jurisdicción del mundo para la recaudación de capital, y no vamos a comprometer los principios básicos que sustentan la confianza de los inversores en nuestros mercados de capitales".

Pero el hecho de que se hayan tardado dos décadas en invocar estos "principios básicos" deja claro que hay otras motivaciones en juego.

Basta con recordar las conclusiones en 2011 de una investigación de una comisión del Senado sobre el crack financiero de 2008, en la que se determinó que "la crisis no fue un desastre natural, sino el resultado de productos financieros complejos y de alto riesgo; conflictos de intereses no revelados; y la incapacidad de los reguladores, las agencias de calificación crediticia y el propio mercado para frenar los excesos de Wall Street".

Según el presidente del comité, Carl Levin, la investigación descubrió "un pozo de serpientes financieras lleno de codicia, conflictos de intereses y malas acciones".

Pero nadie fue encarcelado, y la especulación que llevó al accidente se ha intensificado en los 12 años desde entonces, alimentada por los interminables suministros de dinero bombeado por la Reserva Federal.

El PWG dijo que la continuación de la cotización en las bolsas de EE.UU. requeriría que las empresas chinas dieran acceso a la Junta de Supervisión de Empresas Públicas a los documentos de trabajo de las empresas que realizan auditorías, o en su defecto, debido a las restricciones del Gobierno chino, una coauditoría tendría que ser realizada por una empresa que la Junta de Supervisión de Empresas Públicas determinó que era capaz de llevar a cabo ese trabajo.

Dadas las interconexiones entre las empresas chinas y los inversores de Wall Street, el PWG dijo que para "reducir la perturbación del mercado" habría un período de transición que se extendería hasta el comienzo de 2022 para permitir que las empresas que actualmente cotizan en bolsa cumplieran.

También llevará algún tiempo que la SEC redacte nuevas normas y reglamentos para cubrir las nuevas estipulaciones.

El autor también recomienda:

El acuerdo comercial entre Estados Unidos y China deja el conflicto básico exacerbado
[17 enero 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de agosto de 2020)