A los residentes de Barcelona se les ordena quedarse en casa mientras el COVID-19 resurge en toda Europa

por Alejandro López
21 julio 2020

Los Estados de la Unión Europea (UE) se enfrentan a un resurgimiento de los brotes de COVID-19 provocados por las políticas criminales y negligentes de la clase dirigente. Las políticas de regreso al trabajo, el levantamiento de las medidas de confinamiento, la continua falta de protección de los sectores más vulnerables de la clase trabajadora y el impulso para reabrir los países al turismo están llevando a un colapso del distanciamiento social. Un nuevo contagio amenaza con inundar una vez más los sistemas de salud.

Se han detectado nuevos brotes de Covid-19 en toda Europa. Suecia, Portugal y Bulgaria tienen algunas de las tasas más altas de nuevas infecciones en la Unión Europea, con una tasa de incidencia de más de 40 casos por cada 100.000 habitantes, según los datos publicados el sábado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades.

En las últimas dos semanas, Suecia informó de 6.642 nuevas infecciones y 208 muertes. Desde el comienzo del brote en marzo, el país ha registrado más de 77.280 casos y 5.619 muertes. Suecia es infame por haber adoptado abiertamente la política de "inmunidad colectiva" —la misma política que aplican todos los gobiernos— que significa el abandono de todos los esfuerzos por detener la propagación del virus permitiendo que se propague sin restricciones.

En Portugal, la tasa de infección en 14 días es ahora de 47,9, con casi 5.300 nuevos casos notificados en ese período. Otras 95 personas también han perdido la vida a causa del virus. Los 700.000 residentes de Lisboa han estado encerrados desde el 1 de julio, y se espera que duren hasta finales de julio.

En Francia, el último boletín semanal de la Santé Publique France ha designado tres departamentos —el departamento noroccidental de Mayenne y los territorios franceses de ultramar de Guinea Francesa y Mayotte— con un nivel de preocupación "elevado". En varias otras zonas, entre ellas la región de París y la Nouvelle-Aquitaine, las autoridades locales dicen que están vigilando los casos. El promedio de la tasa de mortalidad diaria ha aumentado a 22,4, lo que supone un incremento considerable con respecto a las dos semanas anteriores en las que se registró una tasa de mortalidad diaria de 14,8 y 15,5, respectivamente. El número total de muertes durante el brote asciende ahora a 30.138.

En Bélgica, el número de nuevas infecciones diarias sigue aumentando, y el promedio diario de nuevos casos notificados en la semana del 9 al 15 de julio supera los 200, pasando de 124,7 nuevos casos en los siete primeros días de julio a 207, lo que supone un aumento del 61%.

España parece ser actualmente el epicentro del resurgimiento del virus en Europa, un mes después de que el gobierno del Partido Socialista Español (PSOE)-Podemos pusiera fin al estado de alarma, suavizara las restricciones de cierre para luchar contra el virus Covid-19 y obligara a millones de trabajadores no esenciales a volver al trabajo. Francia está ahora discutiendo el cierre de sus fronteras una vez más con la Península Ibérica.

España fue una de las más afectadas desde principios de año, con más de 28.000 muertes registradas por el COVID-19, aunque el Instituto Nacional de Estadística ha declarado que las muertes en el país aumentaron en 48.000 entre el 2 de marzo y el 24 de mayo, las semanas en las que la crisis sanitaria afectó más a España.

España tiene al menos 158 brotes activos de coronavirus, que involucran a 1.993 personas. En la región nororiental de Cataluña se ha vuelto a registrar una cifra diaria de infección por COVID-19 de alrededor de 1.000, el peor de los brotes. El departamento de salud de la región anunció ayer por la noche que las últimas cifras de 24 horas registran otros 944 casos, casi 700 de ellos en el área metropolitana de Barcelona.

El viernes, el gobierno regional catalán anunció nuevas medidas de cierre de última hora. Se ha instado a cuatro millones de residentes de la provincia de Barcelona a que se queden en sus casas a menos que sea absolutamente necesario. El gobierno catalán está prohibiendo las reuniones de más de 10 personas y cerrando cines, teatros y clubes nocturnos, después de que el número de nuevos casos se triplicó en una semana.

El rápido aumento de casos en toda Europa es el resultado de políticas criminales que levantaron las medidas de confinamiento antes de tiempo para obtener beneficios. En China, el gobierno central impuso un confinamiento en Wuhan y otras ciudades de la provincia de Hubei, epicentro del brote inicial detectado, en un esfuerzo por poner en cuarentena el virus desde el 23 de enero hasta el 8 de abril. Es decir, el cierre en China duró dos meses, dos semanas y dos días. En muchos estados europeos los cierres totales duraron sólo unas pocas semanas, si es que alguna vez se implementaron.

La concentración de los gobiernos de la UE no estaba protegiendo vidas sino protegiendo beneficios. En diversos grados, su respuesta inicial fue restar importancia al peligro y mantener a las empresas operando como de costumbre. Una vez que se vieron obligados a hacerlo debido a la ira masiva y a las huelgas de trabajadores, algunos gobiernos implementaron cierres, sólo para aliviarlos tan pronto como el número de casos disminuyó.

Ahora, mientras los líderes de la Unión Europea discuten un plan de rescate de 750.000 millones de euros mientras las empresas aprueban descaradamente los despidos masivos, está surgiendo que los gobiernos de la UE no han utilizado este respiro para prepararse para nuevos brotes, a pesar de que todos predijeron que llegaría. El domingo, un estudio de El País dijo que España necesita al menos 12.000 agentes de localización de contactos, pero que en su lugar sólo tiene 3.500. Helena Legido-Quigley, experta en salud de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo al diario "llevamos meses insistiendo en la necesidad de contratar más rastreadores".

A medida que la ira aumenta en la escala del resurgimiento del virus, la UE está trabajando para limitar el alcance de los cierres localizados con el fin de seguir extrayendo beneficios.

Hablando con el Sunday Telegraph, el primer ministro del Reino Unido, Boris Jonson, comparó un cierre a nivel nacional con una "disuasión nuclear", declarando: "No puedo abandonar esa herramienta más de lo que abandonaría una disuasión nuclear. Pero es como una disuasión nuclear, ciertamente no quiero usarla. Y tampoco creo que volvamos a estar en esa posición". Contradijo al asesor científico principal del Reino Unido, Patrick Vallance, quien advirtió que con la llegada del invierno, "Los desafíos serán mucho mayores y por supuesto existe el riesgo de que esto también necesite medidas nacionales".

En Alemania, los estados y el gobierno federal llegaron a un acuerdo sobre "medidas más específicas". Esto significa que las autoridades públicas sólo pondrán en práctica cierres limitados en puntos conflictivos específicos y prohibiciones de viaje localizadas, para limitar el impacto en los beneficios. La reunión se produjo después de los recientes cierres impuestos tras un brote en un matadero del distrito de Gütersloh. Las restricciones se han levantado desde entonces.

El jueves, el rey de España Felipe VI presidió un vacío tributo oficial a los trabajadores esenciales y a las víctimas de la pandemia COVID-19. El evento fue promovido durante semanas por la clase dirigente en un intento de apuntalar la popularidad de la Monarquía, envuelta en múltiples escándalos de corrupción, y presentar la pandemia como terminada y España tan abierta al "negocio como siempre", especialmente al turismo.

Más de 400 personas —todos los miembros del gobierno, cada uno de los 17 primeros ministros regionales de España, e incluso el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg, el jefe de la Organización Mundial de la Salud Tedros Adanom Ghebreyesus y la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen— asistieron a la ceremonia.

La naturaleza grotesca del evento no sólo ha quedado expuesta por el aumento de casos en la última semana, sino también por las protestas y huelgas de médicos, residentes médicos y otros trabajadores de la salud por los bajos salarios y la no renovación de contratos en las últimas semanas. Deprimidos y traumatizados por la experiencia de los últimos meses, temen ahora un futuro inseguro: El 36,3 por ciento de los trabajadores de la salud pública no tienen un contrato permanente. Los gobiernos regionales ya han empezado a recortar el personal sanitario.

La semana pasada, más de 4.600 médicos, enfermeras y personal de farmacia iniciaron una huelga indefinida para protestar contra los bajos salarios. Marchando por las calles, recibieron el apoyo de la población, que los aplaudió desde los balcones.

Esa misma semana, el mal llamado gobierno "progresista" del Partido Socialista (PSOE)-Podemos viajó a la cumbre de la UE para discutir los rescates corporativos y los miles de millones de euros en medidas de austeridad de la UE.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de julio de 2020)