Un funcionario de la Reserva Federal de EE.UU. advierte de la posibilidad de una crisis financiera

por Nick Beams
4 julio 2020

Un miembro destacado de la Junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos ha advertido que la crisis financiera que amenazaba con estallar a mediados de marzo —cuando los mercados de todos los activos se congelaron esencialmente— podría volver a menos que se controle la pandemia de COVID-19.

En una entrevista, James Bullard del Banco Federal de San Luis dijo ayer al Financial Times que los Estados Unidos todavía estaba "en medio de una crisis".

Edificio Marriner S. Eccles de la Junta de la Reserva Federal (Crédito: Wikimedia Commons)

"A pesar de que superamos la ola inicial del plazo de marzo-abril, la enfermedad todavía es capaz de sorprendernos", dijo. "Sin una gestión de riesgos más granular por parte de la política sanitaria, podríamos tener una ola de bancarrotas sustanciales y [eso] podría alimentar una crisis financiera".

El coronavirus está creciendo en los estados del sur y oeste de los Estados Unidos, con 50.701 nuevas infecciones reportadas el martes, el número más alto registrado.

Bullard insistió en que la política de la Reserva Federal de proveer billones de dólares a los mercados financieros, ahora extendida a la compra de deuda corporativa, incluyendo los llamados bonos basura, tenía que continuar. Eso fue porque había "vueltas y revueltas" en una crisis y "puede haber otro zapato que dejar caer, y podría suceder aquí".

Si bien la compra de bonos corporativos, tanto directamente como a través de Exchange Traded Funds (ETF), fue "controvertida", las medidas del banco central tuvieron que ser mantenido, ya que el mercado de deuda corporativa había sido "duramente probado" en marzo.

"Con todos estos programas la idea es asegurarse de que los mercados no se congelen por completo, porque eso es lo que te lleva a una crisis financiera, cuando los comerciantes no comercian con el activo a cualquier precio”.

Bullard dijo que este no era su caso base, "pero es posible que podamos empeorar en algún momento en el futuro".

La justificación de la Reserva Federal para sus medidas extraordinarias, que van mucho más allá de lo que hizo en respuesta al colapso financiero de 2008, es que son necesarias para sostener la economía. Su verdadero propósito, sin embargo, es financiar el desvío acelerado de riqueza hacia las arcas de Wall Street.

Como resultado de la decisión de la Reserva Federal de actuar como respaldo de todas las áreas del sistema financiero, la capitalización del mercado de las bolsas de los Estados Unidos ha aumentado en más de $7 billones desde la congelación a mediados de marzo.

Entre mediados de marzo y mediados de junio, el patrimonio neto de los más de 640 billonarios de EE.UU. aumentó de $2.948 billones de dólares a $3.531 billones. La riqueza combinada de los cinco hombres más ricos de América —Jeff Bezos, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Warren Buffett y Larry Ellison— creció en 101.700 millones de dólares, es decir, un 26%.

Habiendo aumentado la riqueza de la oligarquía financiera, en medio de la devastación económica para vastas franjas de trabajadores, la Reserva Federal está considerando activamente dar a los ricos aún más apoyo, como se revela en el acta de su reunión de junio publicada el miércoles.

El debate en esa reunión se centró en dos cuestiones: cómo proporcionar una "orientación hacia adelante" a los mercados financieros en forma de garantías explícitas de que los tipos de interés se mantendrán en sus niveles actuales de prácticamente cero durante un período indefinido; y si se debe ejercer un control directo sobre los tipos en el mercado de bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

La Fed ya ha señalado que espera mantener los tipos de interés en cero hasta el final de 2022. Según el acta, los funcionarios expresaron una "gran incertidumbre" sobre si se podría lograr una reapertura segura de la economía. Sostuvieron que, sea cual sea la eventualidad, se necesitaría "una política monetaria muy acomodaticia y un apoyo sostenido de la política fiscal".

Pero los mercados financieros quieren más. Como resultado de las masivas medidas de rescate corporativo bajo la Ley CARES, que ascienden a más de 3 billones de dólares con más por venir, el nivel de la deuda del gobierno de EE.UU. está aumentando rápidamente. Se espera que alcance niveles, como proporción del producto interno bruto, más altos que durante la Segunda Guerra Mundial.

El aumento de la deuda significa una mayor oferta de bonos del Tesoro, que tienden a bajar su precio y a aumentar sus rendimientos (los dos tienen una relación inversa). Esto ejercerá una presión al alza sobre los tipos de interés en los mercados financieros en general.

En consecuencia, la Reserva Federal está debatiendo medidas para controlar la curva de rendimiento de los bonos. Esto significaría que el banco central declararía que está apuntando a un tipo de bonos específicos y luego intervendría para comprarlos, elevando así su precio y manteniendo el rendimiento en el nivel designado.

Actualmente, dos países han adoptado esas medidas, el Japón y Australia. El control del rendimiento japonés, que tiene como objetivo los bonos a diez años, está en vigor desde hace algunos años. Significa efectivamente que a medida que el gobierno emite más deuda, el Banco del Japón la compra.

Los controles australianos se introdujeron a mediados de marzo como una de las medidas de emergencia que el Banco de la Reserva de Australia (RBA) adoptó cuando los mercados financieros se congelaron. El RBA interviene en el extremo más corto del mercado, apuntando al rendimiento de los bonos a tres años.

Las actas de la Reserva Federal de EE.UU. revelaron que el tema estaba siendo discutido activamente. "Algunos participantes" en su reunión de junio dijeron que "podría servir como un poderoso dispositivo de compromiso". Es decir, sería un medio de demostrar a los mercados financieros que la Reserva Federal mantendrá los tipos de interés en niveles ultra bajos, a pesar de los aumentos masivos de la deuda pública que se están produciendo.

Según las actas, los funcionarios de la Fed todavía estaban indecisos sobre la política, pero consideraban que el enfoque australiano era el "más relevante" para la situación de los EE.UU. "Todos los participantes" querían ver más análisis.

Los mercados financieros habían anticipado que habría una declaración más definitiva sobre el control de los rendimientos en la reunión de junio. Aunque no consiguieron su deseo, claramente esperan que se cumpla en el futuro.

En un revelador comentario sobre cómo la política de la Reserva Federal es impulsada por Wall Street, Deepak Puri, director de inversiones del Deutsche Bank Wealth Management, dijo al Financial Times que esperaba que el control de los rendimientos se adoptara en un futuro no muy lejano.

"Después de revisar las actas, siento que no está en la parte superior de la lista de lo que la Fed está buscando hacer", dijo. "Pero no me sorprendería si el mercado de bonos obliga a la Reserva Federal a tener algún tipo de control de la curva de rendimiento antes de fin de año."

Sus observaciones apuntan a un modus operandi más amplio en el trabajo. En todos sus testimonios ante los órganos del Congreso, el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha mantenido que las actuales medidas extraordinarias son temporales y que "cuando las condiciones económicas y financieras mejoren, volveremos a poner estas herramientas en la caja de herramientas".

La misma línea se utilizó con respecto a la flexibilización cuantitativa (QE) y las políticas de tipos de interés ultra bajos introducidas después de 2008. Pero cuando la Reserva Federal señaló en 2018 que, como resultado de una ligera mejora de las perspectivas económicas, tenía la intención de elevar los tipos de interés a niveles más "normales" y reducir el cúmulo de activos financieros que había adquirido en el marco de la QE, los mercados protagonizaron una revuelta.

Después de que Wall Street experimentara su mayor caída en diciembre de 2018 desde 1931, la Fed invirtió rápidamente el curso, declarando que las subidas de los tipos de interés estaban fuera de la agenda y deteniendo su programa de reducción de activos.

En los últimos tres meses, las tenencias de activos financieros de la Fed se han expandido de 4 billones de dólares a más de 7 billones. Una mayor expansión está por venir a medida que Wall Street exige que aún más dinero sea bombeado para financiar lo que equivale a las ganancias de la guerra y el saqueo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de junio de 2020)