La tasa de desempleo en Estados Unidos baja, pero millones siguen desempleados o enfrentan recortes salariales

por Jerry White
4 julio 2020

Estados Unidos agregó 4.8 millones de empleos en junio, informó el Departamento de Trabajo el jueves, cuando el ocio, la hospitalidad, el comercio minorista y otros negocios en gran parte de bajos salarios reabrieron el mes pasado como parte de la prisa por reabrir la economía.

Respondiendo a las cifras, el presidente Trump declaró, "esta es la mayor ganancia mensual de empleos en la historia de nuestro país", lo que demuestra que "nuestra economía está retumbando". Se jactó de que "al mercado de valores le está yendo extremadamente bien" y luego afirmó que la respuesta de su administración a la pandemia fue "funcionar muy bien".

Después de una pérdida histórica de 22.2 millones de empleos en marzo y abril, el empleo ha aumentado en 7.5 millones en los últimos dos meses. Pero Estados Unidos aún ha sufrido una pérdida neta de 14.7 millones de empleos, o 9.6 por ciento, desde febrero.

Un hombre pasa por delante de una tienda que está cerrando debido a la pandemia de coronavirus en Winnetka, Illinois, el martes 23 de junio de 2020. (Foto AP/Nam Y. Huh)

La caída en la tasa oficial de desempleo al 11.1 por ciento, además, se basa en datos de empleo que se recopilaron a mediados de junio antes de que al menos 19 estados se vieran obligados a pausar o revertir los planes de reapertura debido al aumento del 80 por ciento en los casos de COVID-19 durante las últimas dos semanas. El jueves, Estados Unidos alcanzó un nuevo récord diario de 53,000 infecciones, con los nuevos epicentros de la enfermedad en Texas, Arizona, California y Florida.

Según el informe del Departamento de Trabajo, el empleo en el ocio y la hospitalidad aumentó en 2.1 millones, lo que representa aproximadamente dos quintos del aumento en el empleo no agrícola total en junio. Los empleos en los servicios de alimentos y lugares para beber aumentaron en 1.5 millones el mes pasado, luego de un aumento similar en mayo. A pesar de estos avances, el empleo en los servicios de alimentos y lugares para beber ha disminuido en 3.1 millones desde febrero.

El empleo en el comercio minorista aumentó en 740,000, luego de una ganancia de 372,000 en mayo y pérdidas por un total de 2.4 millones en marzo y abril combinados. En términos netos, el empleo en la industria está 1.3 millones por debajo de lo que era en febrero.

Los economistas advierten que muchas de las ganancias de empleo en restaurantes, bares y establecimientos minoristas pueden atribuirse al Programa de Protección de Cheques de Pago del gobierno, que otorgó préstamos a pequeñas empresas para cubrir ocho semanas de salarios y otros gastos. El vencimiento de estos préstamos dará lugar a una nueva ola de despidos.

El regreso de los trabajadores a las fábricas, a pesar de la propagación incontrolada del virus, también condujo a un aumento en el empleo manufacturero en 356,000, con más de la mitad del aumento de empleos en la producción de automóviles y piezas. El empleo en la manufactura aún ha disminuido en 757,000 desde febrero. El empleo en la construcción también aumentó en 158,000 en junio, luego de una ganancia de 453,000 en mayo. Ha habido varios brotes de coronavirus en sitios de construcción en California, Texas y otros estados.

La tasa oficial de desempleo no cuenta a millones de trabajadores que son inmigrantes indocumentados, aquellos obligados a trabajar a tiempo parcial que desean trabajos a tiempo completo y trabajadores que han caído de la fuerza laboral. Unos 8.2 millones de trabajadores, frente a los 5 millones de febrero, no se consideran desempleados porque no han estado buscando trabajo activamente durante las últimas cuatro semanas o no estaban disponibles para trabajar. Otros 9.1 millones de trabajadores se vieron obligados a trabajar a tiempo parcial en junio, más del doble del nivel de febrero.

En un informe separado publicado el jueves, el Departamento de Trabajo declaró que 1.43 millones de trabajadores presentaron reclamos por primera vez para beneficios de desempleo la semana pasada. Más de 48 millones de trabajadores despedidos solicitaron beneficios durante las últimas 15 semanas y el número que recibió beneficios por semanas consecutivas aumentó en 59,000 la semana pasada a 19.29 millones. Varios estados vieron aumentos en los reclamos iniciales la semana pasada, incluidos Indiana (24,033), Washington (8,110) y Virginia (7,769), informó el Departamento de Trabajo.

A pesar de la afirmación de Trump de que la "economía está repuntando", las corporaciones están llevando a cabo despidos masivos y están utilizando la pandemia para implementar planes de reestructuración y reducción de costos planeados desde hace mucho tiempo. Según los términos de la Ley CARES bipartidista, el gobierno entregó un rescate de $25 mil millones a las aerolíneas estadounidenses, que acordó no implementar despidos o licencias involuntarias antes del 1 de octubre. Se espera una ola de despidos después de eso.

American Airlines le dijo al personal el jueves que tiene más de 20,000 empleados, incluidos 8,000 asistentes de vuelo, que no necesita debido a la reducción de los planes de viajes aéreos en el otoño. El mes pasado, el CEO de AA, Doug Parker, dijo a los inversores que la compañía tendría "un 20 por ciento menos de personas", y agregó: "Podemos usar esta crisis para descubrir cosas que podemos hacer de manera más eficiente".

Delta Air Lines dijo a sus pilotos la semana pasada que pronto enviaría avisos de licencia a 2,558 pilotos, casi el 20 por ciento de sus pilotos. El CEO de United, Scott Kirby, dijo el mes pasado que la aerolínea podría evitar los despidos si los empleados estuvieran dispuestos a aceptar horas de trabajo reducidas y pagar. "Tenemos la esperanza en United de que podemos trabajar con nuestros sindicatos para variar nuestra estructura salarial y, francamente, no despedir a nadie, no renunciar a ninguno de nuestros empleados de primera línea. En cambio, usar programas voluntarios y, en particular, pedirle a la gente que trabaje menos horas hasta que superemos la crisis".

Se están exigiendo reducciones en las horas de trabajo y recortes salariales en toda la economía. En un artículo titulado, "Los recortes salariales se están convirtiendo en una característica definitoria de la recesión del coronavirus", el Washington Post señaló esta semana que el doble de trabajadores estadounidenses han recibido un recorte salarial durante la pandemia que en la Gran Recesión.

Al menos 4 millones de trabajadores del sector privado han recibido un recorte salarial, según datos proporcionados al Post por economistas que trabajaron en un análisis del mercado laboral para el Instituto Becker Friedman de la Universidad de Chicago. "Los recortes salariales se están extendiendo más rápidamente", señaló el artículo, "en las industrias de cuello blanco, lo que sugiere una profunda recesión y una recuperación lenta ya que los trabajadores de cuello blanco suelen ser los últimos en sentir dolor financiero".

Los trabajadores por hora también han visto sus horas y salarios semanales reducidos. Empresas como General Motors, BuzzFeed News, Occidental Petroleum, HCA Healthcare, Mass General Brigham, Tesla y Sotheby's, así como los estados de Ohio y California, han dicho a los trabajadores que deben aceptar recortes salariales entre 5 y 50 por ciento para salvar sus empleos. La reducción salarial mediana fue del 10 por ciento, según el estudio.

Hace dos años, los líderes empresariales y los medios corporativos se quejaban de que niveles de desempleo bajos récord habían llevado a "mercados laborales ajustados" y al mayor aumento de salarios en casi una década. Aunque el aumento —3,1 por ciento— estuvo apenas por encima de la inflación y ni siquiera hizo mella en la disminución de los salarios reales que se ha producido no solo desde 2008, sino desde 1978, el aumento insignificante fue considerado inaceptable por la élite corporativa y financiera.

Con la destrucción de decenas de millones de empleos, y se estima que casi el 40 por ciento nunca volverá, la clase dominante se ha librado de su problema de "mercado laboral apretado". Ahora espera utilizar el desempleo masivo como un martillo para reducir aún más los salarios y las condiciones de los trabajadores.

Al mismo tiempo, la administración Trump quiere utilizar la posibilidad de la indigencia para llevar a los trabajadores de regreso a las fábricas y otros lugares de trabajo, que todavía son vectores de la mortal enfermedad COVID-19.

El miércoles, el secretario de Trabajo de Trump, Eugene Scalia, dejó en claro que la administración no renovaría los $600 adicionales a la semana en beneficios que reciben los trabajadores desempleados, una vez que el programa finalice la semana del 25 de julio. "Los $600 adicionales", dijo Scalia a Ohio audiencia, "fue realmente un beneficio importante para los estadounidenses" cuando "la economía se estaba cerrando y a los estadounidenses se les decía 'No puedes ir a trabajar'. A medida que reabrimos, no creo que queramos continuar con eso", Scalia dijo.

La eliminación del beneficio significará una reducción del 66 por ciento en el ingreso semanal para los trabajadores desempleados, incluso cuando los precios de los alimentos han experimentado el mayor aumento en medio siglo. La destrucción de esta exigua red de seguridad social, junto con las demandas de sacrificio de las corporaciones que han recibido rescates masivos, provocará un enorme conflicto social y fomentará un mayor apoyo para la transformación socialista de la economía estadounidense y mundial.

"Wall Street es una aspiradora gigante, que absorbe todo el dinero de la sociedad", dijo un trabajador de Fiat Chrysler en Detroit que participó en un paro laboral por la propagación de COVID-19 en su fábrica la semana pasada. "Esta es una guerra de clases".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de julio de 2020)