Un revelador comentario de un jefe de finanzas

por Nick Beams
1 julio 2020

El operador financiero Henry Kaufman, exejecutivo de Salomon Brothers y ahora presidente de su propia empresa, ha escrito un comentario en el Financial Times lamentando la transformación del capitalismo.

"El capitalismo americano está desapareciendo rápidamente", escribe. "Su desaparición lleva tiempo en marcha y la devastación económica causada por la pandemia COVID-19 es el último golpe a nuestra economía política."

Sostiene que el capitalismo está siendo reemplazado por el estatismo, "una forma de economía política en la que el estado ejerce un control centralizado sustancial sobre los asuntos sociales y económicos".

Al hacer su evaluación, Kaufman se remonta a las doctrinas elaboradas por Adam Smith en 1776 en su libro La Riqueza de las Naciones, en el que sostiene que "los seres humanos se esfuerzan innatamente por el progreso material y la mejor manera de lograrlo es a través de la competencia desenfrenada, la división del trabajo y el libre comercio".

Kaufman escribe que este tipo de capitalismo ha sido destrozado. Los tratados de libre comercio están siendo derogados. El libre movimiento de la mano de obra está siendo restringido por muros y edictos. La concentración de las empresas no financieras está aumentando bruscamente.

"En los mercados financieros, la concentración es aún más evidente", señala. "Hoy en día, un número cada vez menor de conglomerados financieros mantienen un estrecho control sobre la gestión de las inversiones y la suscripción y el comercio de valores. Los enormes conflictos de intereses subyacentes son tolerados por las autoridades".

La evaluación de Kaufman se ha visto claramente influida por la intervención masiva y abierta de la Reserva Federal en los mercados financieros en respuesta a la pandemia de coronavirus.

"Está comprando no sólo bonos del gobierno sino también bonos corporativos, incluyendo emisiones de baja calidad, obligaciones hipotecarias, bonos municipales y fondos negociados en bolsa", escribe. Señala que desde el comienzo del año, el balance de la Reserva Federal se ha incrementado en 3 billones de dólares hasta alcanzar los 7 billones, y que "los mercados financieros han llegado a esperar que la Reserva Federal intervenga en respuesta a cualquier descenso brusco de los precios de las acciones".

Como destacado representante de la aristocracia financiera de los Estados Unidos, Kaufman está motivado por dos preocupaciones: el temor de que la creciente desigualdad social en los Estados Unidos esté alimentando un aumento de las luchas sociales y de clase, y que el estatismo esté socavando la ideología central de la clase dirigente de los Estados Unidos.

Después de invocar al padrino del capitalismo de libre mercado, señala que Smith "advirtió" contra "la aguda división de clases que podría omitir a los ricos y explotar a los trabajadores". Cita un pasaje de "La Riqueza de las Naciones": "Ninguna sociedad puede ser ciertamente floreciente y feliz si la mayor parte de sus miembros son pobres y miserables."

La descripción de Smith de un capitalismo competitivo que opera a través del mercado libre —un verdadero Edén de los derechos innatos del hombre, como dijo Marx, donde todos trabajan juntos de acuerdo con una armonía preestablecida o bajo los auspicios de una providencia omnisciente trabajando juntos por el bien común— nunca existió.

Los recursos iniciales para el desarrollo capitalista en Inglaterra, su lugar de nacimiento, no procedían de individuos emprendedores que ahorraban su dinero y luego lo aplicaban a la producción, sino del saqueo y el pillaje internacional, las fortunas heredadas y el despojo de la masa de la población del acceso a los medios de producción y su transformación en una clase sin propiedad que no tenía nada que vender salvo su fuerza de trabajo.

Y el curso del desarrollo capitalista pronto barrió al empresario independiente. Esto se produjo a través de dos procesos: en primer lugar, la lógica inexorable de la competencia, que no consiste en perpetuar la lucha competitiva, sino en obligar a cada productor a expulsar a sus rivales, con el objetivo de convertirse en un monopolio; y en segundo lugar, la ampliación de la escala de producción, que hizo que ya no pudiera ser organizada por empresarios individuales, sino que requiriera la movilización del capital por parte de corporaciones que se apoyaban en una vasta estructura de crédito.

Por mucho que su descripción de la sociedad capitalista de mercado haya pasado a la historia, a través del desarrollo mismo de la economía capitalista, Smith ha sido utilizado continuamente para proporcionar las justificaciones ideológicas del orden actual.

Estas se basan en afirmaciones como:

• La sociedad de mercado proporciona la oportunidad de iniciativa; el beneficio, ya sea en la esfera de la producción o de las finanzas, es la recompensa por el riesgo.

• La desigualdad social no es el resultado de la lógica inexorable del propio sistema, sino que surge de la incapacidad inherente de los individuos para aprovechar las oportunidades que ofrece el mejor de todos los mundos posibles.

• El capitalismo es la única forma posible de organización socioeconómica.

En el último período, especialmente desde la crisis financiera de 2008, estos tópicos capitalistas se han hecho añicos a medida que los organismos del Estado capitalista—gobiernos y bancos centrales—han proporcionado billones de dólares a los bancos, los fondos de cobertura y las empresas, un proceso que ha alcanzado ahora nuevos máximos.

Esta transformación del capitalismo en lo que él llama "estatismo" preocupa a Kaufman porque revela con demasiada claridad la naturaleza real de las relaciones sociales y económicas y representa un "gran alejamiento de la visión de los padres fundadores".

Si bien el enfoque de Kaufman está dirigido a cuestiones ideológicas, el creciente impulso hacia el estatismo tiene también un significado económico objetivo. Tanto la crisis sanitaria producida por la pandemia como la crisis económica resultante han revelado la total bancarrota del sistema de mercado y la necesidad objetiva de control y organización estatal para asegurar el funcionamiento mismo de la sociedad moderna.

Al mismo tiempo, la crisis ha puesto de manifiesto la maligna contradicción entre el carácter global de la vida económica y la necesidad de una respuesta planificada y coordinada internacionalmente a la pandemia, por un lado, y los virulentos antagonismos nacionales y la desorganización resultante del sistema de Estado nación en el que se basa el capitalismo, por otro.

La cuestión crucial es en qué manos debe descansar el poder del Estado y en qué intereses debe ejercerse.

No es la primera vez que vemos la estatalización de las finanzas. En la Primera Guerra Mundial, los gobiernos capitalistas emitieron cantidades masivas de papel moneda y deuda para financiar sus operaciones militares. En un análisis de las consecuencias de este proceso, incluido en el manifiesto que redactó para el Primer Congreso de la Internacional Comunista en 1919, León Trotsky escribió:

La estatalización de la vida económica, contra la cual el liberalismo capitalista solía protestar tanto, se ha convertido en un hecho económico. No hay vuelta atrás de este hecho, es imposible volver no sólo a la libre competencia, sino incluso al dominio de los fideicomisos y otros pulpos económicos. Hoy en día el único problema es: ¿Quién será a partir de ahora el portador de la producción estatal, el Estado imperialista o el Estado del proletariado victorioso?

En palabras que han adquirido aún mayor relevancia para hoy, a medida que la economía mundial entra en la más profunda recesión desde la Gran Depresión, Trotsky añadió que la tarea de la clase obrera era "tomar en sus manos la economía trastornada y arruinada para asegurar su regeneración sobre principios socialistas", mediante el establecimiento de estados obreros que no miren al pasado y no respeten ni los privilegios heredados ni los derechos de propiedad, sino que movilicen todos los recursos de la sociedad para satisfacer las necesidades de las masas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de junio de 2020)

 

El autor también recomienda:

El FMI rebaja el pronóstico para la economía mundial
[26 junio 2020]

La pandemia del COVID-19 y el surgimiento del nacionalismo económico
[22 abril 2020]