“Combatir el virus depende de los trabajadores”

Fiat Chrysler amenaza con despedir a los trabajadores que detengan la producción preocupados por el COVID-19

por Jerry White
1 julio 2020

El Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS ayudará a los trabajadores del sector y otros a establecer comités de seguridad. Envía un correo electrónico del Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS a autoworkers@wsws.org. Apenas unos días después de que los trabajadores de Fiat Chrysler (FCA) en dos plantas de ensamblaje del área de Detroit cerraran la producción debido a la preocupación por la propagación de la mortal enfermedad COVID-19, la ira continúa creciendo por condiciones inseguras y el encubrimiento de nuevos casos por parte de la administración y los Estados Unidos. Sindicato de Trabajadores del Automóvil.

Los trabajadores de las plantas de ensamblaje de Jefferson North y Sterling Heights establecieron comités de seguridad para proteger la vida de los trabajadores en las plantas y coordinar la acción con los trabajadores de la industria automotriz y en otras fábricas y lugares de trabajo. En respuesta a esta valiente acción, los comités han sido contactados por los trabajadores de todo EE.UU. para solicitar información sobre cómo establecer comités de base de seguridad en sus propias plantas.

Una de las interrogantes provino de un trabajador de Ford en Kansas City que escribió que los trabajadores de su planta “no confían en la corporación ni el sindicato en este momento sobre estos problemas del coronavirus” y les gustaría “saber cómo podemos formar un comité de base de seguridad en nuestra planta. No hemos recibido notificaciones de Ford ni el [sindicato] UAW después de escuchar rumores sobre el envío de empleados a casa debido a este virus. Necesitamos este sistema aquí lo antes posible”.

Los comités de seguridad de Jefferson North y Sterling Heights emitieron seis demandas, incluyendo que se les notifique inmediatamente sobre cualquier caso de COVID-19; el cierre de la fábrica durante al menos 24 horas para una sanitización profunda después de que se confirme un caso; distanciamiento social al entrar y salir de la planta y durante todos los descansos; y detener la producción durante 10 minutos cada hora para permitir que los trabajadores se quiten las máscaras, descansen y se refresquen. También demandaron pruebas universales regulares y el derecho a negarse a trabajar, sin represalias de la administración o el UAW, si las condiciones no son seguras.

En respuesta a esta iniciativa obrera, los gerentes y el UAW han lanzado una campaña de amenazas contra los trabajadores de despedirlos si detienen la producción para proteger sus vidas.

El lunes, los supervisores en las instalaciones del FCA en todo el país detuvieron temporalmente la producción y visitaron cada estación de trabajo para leer una carta provocativa de un alto ejecutivo corporativo. Según una grabación de una de estas sesiones que los trabajadores enviaron al Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS, el ejecutivo dijo: “Los paros no autorizados en nuestras instalaciones crean perturbaciones y posibles problemas de seguridad y, por lo tanto, no se pueden tolerar”.

Continuó, “FCA investigará cualquier paro de trabajo no autorizado y actuará de manera apropiada, inmediata y decisiva sobre el empleado que se descubrió que instigó innecesariamente tales actividades”, amenaza la carta. “Además de la acción disciplinaria apropiada, los paros de trabajo no autorizados resultarán en el retiro de pagos. Estos protocolos se aplican a todos los empleados representados y no representados, independientemente de dónde trabajen”.

La carta afirmó falsamente que FCA y el UAW habían “implementado una serie de procedimientos para abordar las preocupaciones de seguridad” y ordenó a los trabajadores a confiar en “su supervisor, el líder de su equipo, la salud ambiental, su representante del UAW, el representante de recursos humanos y la línea directa de llamadas por ética de FCA” en cuanto a información sobre condiciones peligrosas. En otras palabras, deben confiar en las mismas personas que han estado encubriendo la verdad y exigiendo que los trabajadores sacrifiquen su salud y la de sus seres queridos en pro de las ganancias corporativas.

Una de estas nuevas medidas incluye un “sistema de hidratación” para supuestamente abordar el problema de los trabajadores que se han desmayado por el uso de las mascarillas en fábricas extremadamente calientes. ¡Con una generosidad ilimitada, FCA ahora les proporcionará a los trabajadores dos botellas de agua por turno!

Después de leer esta carta, los supervisores instruyeron a los trabajadores a firmar una lista indicando que habían sido informados de esta nueva política. Si decidieron no firmar, se les dijo a los trabajadores que escribieran “RTS” (rehúso firmar, sigla en inglés) al lado de su nombre. Los gerentes afirmaron no saber si esto provocaría una acción de represalia contra los trabajadores en resistencia.

Antes de firmar, los trabajadores preguntaron si podían obtener una copia de la carta o tomarle una foto con sus teléfonos. Los gerentes dijeron que la compañía prohibió explícitamente esto. Debido a esto, muchos trabajadores se negaron. “Acabo de escuchar a la gerencia intentando leernos una carta acerca del Covid y haciéndonos firmar un documento”, informó un trabajador de Jefferson North. “Varios dijeron que ni siquiera pudieron escuchar lo que se dijo por el ruido de la maquinaria, mientras que otros se negaron a firmar sin una copia y se marcharon”.

El UAW, que ha funcionado durante mucho tiempo como una herramienta sobornada de las empresas automotrices, guardó silencio sobre las amenazas a la vida de los trabajadores y no respondió a una consulta de los reporteros del WSWS sobre la carta del FCA.

El comité de base de seguridad de Jefferson North denunció rápidamente este ataque contra los derechos de los trabajadores que actuaron de manera colectiva y totalmente justificada para proteger sus vidas. “La compañía y el UAW no recurrirían a estas amenazas si las condiciones en las fábricas fueran realmente seguras. La gerencia y el sindicato continúan encubriendo la propagación del virus y las condiciones insalubres en la planta. Si algún trabajador fuere victimizado por luchar por un ambiente laboral seguro, entonces todos los trabajadores en la planta deberían dejar de trabajar hasta que les devuelvan sus empleos”.

“Wow. Despedir a instigadores. Esas son tácticas de miedo, así de simple”, dijo Johnny, un trabajador de la planta de ensamblaje de Toledo North, donde se leyó el mismo mensaje a los trabajadores. “Estas son violaciones flagrantes de las leyes laborales y de OSHA [sigla en inglés para la Administración Federal de Seguridad y Salud Ocupacional], que permiten paros laborales por cuestiones de seguridad”, informó Johnny, indicando que cree que por eso los gerentes se negaron a darles una copia a los trabajadores.

“Mantengan la línea en operación, eso es todo de lo que le importa a la gerencia y al UAW”, dijo un trabajador de Jefferson North. “No han tomado ninguna medida seria. Nos dicen que nos están tomando las temperaturas, pero que la mayoría de las infecciones se transmiten por personas asintomáticas. Quieren que firmemos estos documentos para prevenir ser legalmente responsables.

“Trump y el Congreso solo están preocupados por Wall Street. No les importa si muere un grupo de trabajadores mayores; así no tendrán que pagar su seguridad social. Pero tenemos derechos, consagrados en la Declaración de Independencia y la Constitución de que nuestro derecho a la vida no es negociable. El UAW no es nuestra voz. OSHA no está ayudando”, dijo, refiriéndose a la agencia federal que solo ha emitido una citación ante las más de 5.000 quejas relacionadas con el COVID-19 presentadas por los trabajadores.

“Nosotros, los trabajadores, tenemos que ser los adultos encargados. Depende de nosotros luchar contra este virus. Los trabajadores no quieren morir ni ver morir a sus familias. Ellos quieren quitarnos las prestaciones por desempleo y obligar a las personas a volver al trabajo. Esta es la guerra de clases. Es una guerra, no por algo ridículo como sacar petróleo de Irak, sino por la vida misma”.

Estos sentimientos se hicieron eco de un trabajador de autopartes de Tennessee que le escribió al Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS, “Los trabajadores regulares como yo son los que reciben las balas de primera línea y son reemplazables”. Los gerentes de nivel medio y alto que trabajan desde casa, dijo, “están protegidos como los oficiales, y las corporaciones son los generales que no tienen nada que arriesgar, excepto su reputación en términos de acciones y finanzas”.

Los trabajadores de la planta de motores Trenton de FCA, a 50 km al sur de Detroit, informaron que la noticia de los paros laborales en Jefferson North y Sterling Heights se difundió en su planta.

Denunciando las medidas de seguridad falsas en su planta, un trabajador dijo: “Les dicen a los medios de comunicación que están limpiando todo, pero no están limpiando las estaciones y las áreas de trabajo. Tienen pegatinas en el piso solo como espectáculo. ‘Supongamos que estamos haciendo que todos en la planta se pongan de pie en estas X para que tengamos distanciamiento social. Pero eso no es lo que están haciendo en absoluto. Todo es mentira y falso”.

El lunes por la mañana, se corrió la voz de que un trabajador en la planta sur del complejo Trenton había dado positivo. Temiendo que los trabajadores detuvieran la producción, la gerencia envió cuatro equipos a la sala de descanso y organizó una limpieza apresurada del área. “En lugar de enviarnos a casa”, informó un trabajador, “pusieron en cuarentena a cuatro equipos dentro de la planta. Deberíamos permanecer fuera durante 72 horas, ya que el virus permanece en las superficies durante ese tiempo. ¡FCA no necesita más dinero! Es una prisión trabajar allí”.

El trabajador dijo que estaba de acuerdo con los comités de base de Jefferson North y Sterling Heights. “Necesitamos una organización de lucha que aborde la cuestión de la seguridad de los trabajadores”, concluyó.

El Partido Socialista por la Igualdad y el Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS harán todo lo posible para ayudarles a los trabajadores a formar comités de base de seguridad y para ampliar la lucha para movilizar a los trabajadores en todas las industrias y lugares de trabajo para movilizarse para combatir la pandemia y salvar vidas.

El autor también recomienda:

Los trabajadores automotores inician nueva ola de luchas contra la pandemia del COVID-19 [30 junio 2020]

(Publicado originalmente en inglés el 30 de junio de 2020)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.