La extrabajadora de Amazon, Jana Jumpp, dice que los casi 1,600 casos de COVID-19 que ha contado en los almacenes son "solo la punta del iceberg"

por Tom Carter
23 junio 2020

La extrabajadora de Amazon, Jana Jumpp, habló recientemente con la Voz Internacional de los Trab a jadores de Amazon sobre las estadísticas que ha estado recopilando y distribuyendo en las redes sociales sobre infecciones y muertes por el coronavirus entre los trabajadores de Amazon. Hasta la fecha, ha contado 1.573 casos reportados de COVID-19 en Amazon, y ha podido confirmar específicamente 1.400 de ellos.

Los casos que ha rastreado se extienden a 244 ubicaciones en todo el mundo, incluyendo 236 en los EE. UU. Ha rastreado al menos nueve muertes de trabajadores de Amazon en Ohio, California, Missouri, Nueva York, Texas, Illinois e Indiana. Pero ella dice: "Creo que esto es solo el borde del precipicio".

Las estadísticas que ha reunido muestran un número alarmante de infecciones en muchos lugares de trabajo, incluyendo 70 en EWR9 (Carteret, Nueva Jersey), 48 en EWR8 (Teterboro, Nueva Jersey), 48 en LGA9 (Edison, Nueva Jersey), 90 en JFK8 (Staten Island, Nueva York), 74 en AVP1 (Hazleton, Pennsylvania), 29 en HOU2 (Houston, Texas), 10 en PHX6 (Phoenix, Arizona), 18 en RIC2 (Chester, Virginia), 23 en BDL2 (Windsor, Connecticut), 35 en BDL2 (North Haven, Connecticut) y 10 en DMI3 (Miami, Florida). También contó 16 en MDW2 (Joliet, Illinois), 14 en MDW7 (Monee, Illinois), 20 en IND1 (Whitestown, Indiana), 14 en CVG2 (Hebron, Kentucky), 12 en DCA1 (Sparrows Point, Maryland), 11 en BOS5 (Stoughton, Massachusetts), 19 en DTW1 (Romulus, Michigan) y 14 en SDF8 (Jeffersonville, Indiana donde Jana trabajaba) entre cientos de otros lugares de trabajo.

"Texas está explotando en este momento", dijo. Algunos almacenes son "puntos críticos".

Jan Jumpp

Sus hojas de cálculo y estadísticas, mientras que no son un estudio científico, son el único esfuerzo serio hasta la fecha para hacer un recuento exhaustivo del número de trabajadores de Amazon que enfermaron o que murieron a causa del virus durante la pandemia.

Amazon se niega a informar estas estadísticas, a pesar de las crecientes demandas populares para que esta información se haga pública. El conglomerado internacional de $1.3 billones, que se benefició enormemente desde el comienzo de la pandemia debido a la mayor demanda de compras en línea, está tratando de mantener a los trabajadores y al público en la oscuridad sobre los riesgos mortales que involucra el trabajar durante la pandemia.

Con Amazon negándose a revelar estos números, las estadísticas de Jana han sido ampliamente reportadas en los EE.UU. y en todo el mundo, incluso en el New York Times, Los Angeles Times, el Washington Post, el Miami Herald, el Seattle Times, el Intercept, y otros, así como en CNBC, CBS News y National Public Radio.

Jana, de 58 años, trabajó para Amazon durante cuatro años y medio en las instalaciones de SDF8 en Jeffersonville, Indiana. Ella también trabaja como asistenta dental y terapeuta de masajes.

"Cuando todo esto comenzó, me sorprendió", dijo. "Lo único que me ofrecieron fue quedarme en casa sin paga".

"A finales de marzo, comenzamos a tener múltiples casos", continuó. "Comenzamos a tener casos en la instalación, casos confirmados".

Se involucró en los grupos de redes sociales en línea, uno de los cuales más tarde descubrió que estaba dirigido por United for Respect, que a su vez está respaldado por la United Food and Commercial Workers Union (UFCW). A través de esta conexión, le pidieron que hablara en una conferencia de prensa, dijo. "Junto con algunos empleados de Wal Mart, escribí una declaración y dije lo que realmente pensaba". Ella recordó haber escuchado parte de su declaración después que fue reproducido en la Radio Pública Nacional.

Fue por esta época que decidió comenzar a recopilar estadísticas. "Tuve el tiempo para hacerlo, y sabía que estos serían datos importantes", dijo. “Amazon no iba a llegar con sus datos. Alguien necesitaba rastrearlo”.

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, ella dijo: "Comenzó a ponerse más difícil". Al principio, ella "lo hacía solo en un bloc de notas y papel". Más tarde fue contactada por un estudiante periodista de Berkeley. "Me consiguió configurar con mi hoja de cálculo actual".

Para cada informe de infecciones entre los trabajadores de Amazon, Jana rastrea el nombre de la instalación de Amazon involucrado, la ciudad y el estado, la fuente de la información, la cantidad de infecciones reportadas y la cantidad de muertes reportadas, entre otra información.

Es una práctica de Amazon enviar mensajes de texto o de voz a los trabajadores en almacenes particulares después de que se confirma una infección por coronavirus. Jana reúne y guarda estos mensajes, enviados de los trabajadores, que utiliza para confirmar todos y cada uno de los casos reportados. En sus hojas de cálculo, la palabra "confirmado" significa: "Tengo un mensaje de texto o un mensaje de voz de la instalación que lo confirma". También se esfuerza para asegurarse de que no haya entradas duplicadas en sus listas.

Activa en las redes sociales, incluso en el grupo de Facebook “Página de informes COV19 de Amazon Facilities”, ella se ha convertido en un centro central para que los trabajadores recopilen y envíen información. Jana trabaja para separar los hechos de los rumores y las sospechas y para verificar de forma independiente cada informe. Puede recibir un informe, por ejemplo, de que un trabajador ha muerto, pero los compañeros de trabajo del trabajador caído no saben por qué. Por lo general, recibe de 10 a 15 informes por día, muchos de trabajadores que solicitan permanecer en el anonimato por temor a represalias por parte de la gerencia.

Durante la invasión y ocupación de Irak, que comenzó en 2003, el ejército de los Estados Unidos se negó a proporcionar recuentos de víctimas iraquíes. En los primeros años de la guerra hubo esfuerzos independientes para recopilar estadísticas basadas en informes de los medios y relatos de atrocidades individuales. Estos estudios llegaron a sumas en las decenas de miles de personas, pero finalmente fueron eclipsados por un estudio de Johns Hopkins que aplica métodos epidemiológicos que estimaron 650,000 muertos de guerra iraquíes a partir de 2007.

Del mismo modo, Jana admite libremente que los números reales de víctimas de Amazon son probablemente mucho más altos que los números que su estudio ha podido recopilar. Amazon, por ejemplo, no informa de infecciones y muertes entre empleados de contratistas externos, como de seguridad o técnicos. "Todas las instalaciones de robótica tienen técnicos que no son empleados de Amazon".

De hecho, los trabajadores de Amazon en contacto con la Voz Internacional de los Trab a jadores de Amazon informaron un mayor número de casos sospechosos en sus propias instalaciones más que las cifras confirmadas en las hojas de cálculo de Jana.

Cuando se le preguntó sobre United for Respect, Jana dijo que no estaba al tanto de la conexión con el UFCW. Pero hasta el momento, dice, que se ha resistido a los esfuerzos para llevar su proyecto al ala de los sindicatos u otras organizaciones en la órbita del Partido Demócrata. Ella dijo: “Me considero una profesional independiente. No quiero que nadie me diga qué hacer".

A medida que aumenta el número de infecciones y muertes en Amazon, la compañía está tomando medidas enérgicas contra la disidencia dentro de la fuerza laboral. A los trabajadores se les dice que serán despedidos por hablar públicamente sobre la compañía, incluso en las redes sociales.

Amazon ha contratado hasta 175,000 nuevos trabajadores durante la pandemia para satisfacer la alta demanda y reemplazar a los trabajadores que se enfermaron o que no pudieron trabajar durante el encierro debido al cuidado de sus niños y otras responsabilidades.

Mientras hace poco o nada para proteger a los trabajadores de la propagación de la enfermedad mortal, Amazon está utilizando agresivamente sus políticas de "distanciamiento social" para aislar a los trabajadores y evitar cualquier discusión en el lugar de trabajo. Según la revista Wired, la compañía ha presentado recientemente un "sistema de inteligencia artificial que analiza imágenes de cámaras de seguridad en las instalaciones de Amazon y alerta a la administración de posibles violaciones de distanciamiento social".

Este sistema distópico se llama Proxemics. Según el informe en Wired, una característica de Proxemics "alerta a los gerentes en un edificio de inmediato si una cámara ve a 15 o más personas al mismo tiempo y un revisor lo confirma".

A los trabajadores en los EE. UU. también se les dice que no pueden tener información sobre el número total de infecciones y muertes porque esto violaría la vida privada de los trabajadores enfermos y la HIPAA (Ley de Responsabilidad y Portabilidad del Seguro Médico de EE. UU.). Esto es falso.

La revelación de Amazon del número total de trabajadores infectados y murieron en sus almacenes no implicaría revelar ninguna información de salud personal de los trabajadores individuales, como nombres, números de seguridad social, direcciones de correo electrónico, números de registros médicos u otra información protegida por HIPAA. Además, las leyes y regulaciones de HIPAA reconocen que sus disposiciones pueden ser relajadas o renunciadas durante una pandemia, por ejemplo, "según sea necesario para evitar o mitigar una amenaza grave e inminente para la salud y la seguridad de otras personas".

De hecho, el mes pasado, los fiscales generales de 13 estados de EE. UU. exigieron formalmente que Amazon y Whole Foods proporcionen estadísticas detalladas sobre la cantidad de trabajadores que fueron infectados y murieron. Pero Amazon rechazó esta solicitud, prediciendo correctamente que nada saldría de ello. De hecho, en lugar de emprender acciones legales contra los ejecutivos de Amazon por poner en peligro imprudentemente las vidas en busca de ganancias, las autoridades estatales no han tomado medidas significativas en respuesta a la flagrante negativa de la compañía a cooperar con las autoridades de la salud pública.

El viernes, se informó que la Administración Federal de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) estaba investigando las quejas en los almacenes de Amazon en Kenosha, Wisconsin, donde al menos 60 trabajadores se enfermaron. "Recibo un mensaje de texto casi todos los días de esa instalación", dijo Jana. "Al menos uno. Cada día".

Amazon no se desanimará por las intervenciones tardías de OSHA, una institución sin dientes diezmada por décadas de recortes presupuestarios. Al unirse al impulso de la administración de Trump para "reabrir" la economía el mes pasado, Amazon eliminó el aumento salarial de $2 que implementó en las primeras etapas de la pandemia y también terminó su política de permitir tiempo libre no remunerado.

Frente a la incompetencia, la inacción y la negligencia deliberada de parte de todo el establishment político de arriba a abajo, la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon está ayudando a los trabajadores de Amazon a formar comités en el lugar de trabajo para presentar sus propias demandas e intereses. La formación de estos comités es una cuestión básica de autodefensa colectiva de los trabajadores.

Los trabajadores tienen todo el derecho de exigir información detallada, precisa y rápida sobre infecciones y muertes en sus instalaciones y en todo el mundo. La negativa de la gerencia a revelar dicha información es completamente inaceptable y no debe tolerarse bajo ningún pretexto.

Jana se enorgullecía de su trabajo en Amazon antes de la pandemia, dijo, aunque experimentó el trabajo físico y el estrés psicológico. “Fue molesto. Físicamente molesto. Pero después de esto.. . ”, dijo ella, dejando la frase sin terminar.

“Están poniendo en peligro a las personas. Están llevando el virus a casa para sus familias. A sus compañeros de cuarto, novias, esposas”, dijo.

En cuanto a sus estadísticas, reiteró: "Realmente creo que esto es solo el borde del precipicio".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de junio de 2020)