Con sus hospitales abrumados, Delhi se convierte en el epicentro del coronavirus en la India

por Wasantha Rupasinghe
22 junio 2020

Los hospitales de Delhi, la capital nacional de la India, están al borde del colapso en medio de un rápido aumento de las infecciones por coronavirus. Dado que el gobierno regional espera que el total de infecciones se dispare a más de medio millón para finales de julio, ya están surgiendo historias de horror sobre cadáveres abandonados en las salas y pasillos de los hospitales.

El total de infecciones por COVID-19 en Delhi llegó ayer a 41.182, después de un tercer día consecutivo de más de 2.000 casos, mientras que el número de muertos aumentó a 1.327.

Ambas cifras son probablemente subestimadas. Tres corporaciones municipales de Delhi, que mantienen los registros de las cremaciones y entierros en los seis sitios designados para las muertes relacionadas con COVID-19, han dicho que hasta el 11 de junio se habían realizado los últimos ritos en 2.098 cuerpos según el protocolo de COVID-19.

A medida que los hospitales se llenan, el gobierno busca desesperadamente soluciones improvisadas para hacer frente a la próxima oleada de pacientes de COVID-19. Los estadios, salones de bodas y hoteles se están llenando de camas de hospital. Pero sigue sin estar claro de dónde vendrá el personal médico para trabajar en estas instalaciones, ni cómo estarán equipados para proporcionar cuidados intensivos e intubar a los pacientes. Ambarish Satwik, un cirujano vascular del Hospital Sir Ganga Ram, señaló la escasez crónica de trabajadores médicos, diciendo a la BBC, "Necesitan una nueva infraestructura, necesitan aumentar la capacidad, no sólo evacuar a los pacientes y crear salas COVID".

Con una población de 22 millones de habitantes, Delhi es la mayor aglomeración urbana y la capital de la India. Muchas personas de los estados rurales adyacentes, como Uttar Pradesh y Bihar, visitan Delhi para recibir tratamiento médico debido al desastroso estado de las instalaciones médicas en sus estados natales. Sin embargo, el 7 de junio, a medida que el número de casos de Delhi comenzó a aumentar rápidamente y surgieron repetidas historias de personas que morían por causa de COVID-19 después de no poder ser admitidas en un hospital, el Ministro Principal de Delhi, Arvind Kejriwal, del Partido Aam Aadmi (AAP-Partido del Hombre Común), anunció la prohibición de que los no residentes de Delhi fueran admitidos en los hospitales públicos y privados de los Territorios de la Capital.

Tras una protesta pública contra esta orden reaccionaria, el Vicegobernador de Delhi, Anil Baijal, nombrado por el gobierno del Partido Bharatiya Janata (BJP), dirigido por Narendra Modi, revocó la orden, diciendo que las autoridades debían garantizar que los no residentes en Delhi pudieran seguir teniendo acceso al tratamiento.

Pero la AAP sigue defendiendo su propuesta exclusivista. El 9 de junio, el viceprimer ministro del estado, Manish Sisodia, citó como justificación las proyecciones no publicadas del gobierno que, según dijo, mostraban que es probable que los casos de COVID-19 en Delhi alcancen los 550.000 para finales de julio, lo que significa que el estado necesitará al menos 15.000 camas para hacer frente a la situación.

Si esta proyección se cumple, Delhi verá un aumento de 13 veces en los casos de COVID-19 en las próximas seis semanas, y para finales del próximo mes tendrá más infecciones que la India actual o, de hecho, todos los países del mundo menos dos.

Kejriwal ha dejado claro que incluso con la perspectiva de que Delhi se convierta potencialmente en el epicentro mundial de la pandemia y la amenaza de decenas de miles de muertes, no se hará nada para frenar la propagación del virus. "Mucha gente está especulando si se está planeando otro cierre en Delhi", escribió el lunes. "No hay tales planes."

Después de una reunión de todos los partidos el lunes, convocada por el Ministro del Interior Amit Shah, mano derecha de Modi, las autoridades se comprometieron a aumentar la capacidad de pruebas en Delhi a 18.000 pruebas por día en los próximos cinco días.

Durante semanas, las autoridades de Delhi se han negado obstinadamente a aumentar las pruebas, incluso cuando la proporción de pruebas positivas aumentó a más del 30 por ciento de todas las pruebas realizadas en varios días. La semana pasada, Delhi estaba realizando entre 4.000 y 5.000 pruebas por día y negando las pruebas a las personas asintomáticas, haciendo imposible cualquier esfuerzo serio de rastreo de contactos.

Esto es parte de un problema de toda la India. Según India Spend, hasta las 9 de la mañana del 12 de junio, India había realizado pruebas a 5,4 millones de personas, el 0,4 por ciento de su población total de 1.300 millones. "Esta es la prueba per cápita más baja entre los países más afectados (COVID-19), según Our World in Data", señala el portal web.

El ministro del Interior Shah también ha prometido proporcionar 500 vagones de ferrocarril equipados con "todas las facilidades" para "superar la escasez de camas" para los pacientes de COVID-19 en Delhi.

El viernes pasado, la Corte Suprema de la India calificó la situación en Delhi de "horrorosa", y dijo que el tratamiento que se le dio a los pacientes de COVID-19 era "peor que el que se le da a los animales". Tomando nota suo moto de los informes de "mal manejo" de los cadáveres infectados con COVID-19, el más alto tribunal de la India también declaró: "Por favor, vean las deplorables condiciones de las personas en los hospitales; los cadáveres están en la sala, los cadáveres se encuentran en la basura".

El Tribunal Supremo, integrado por los magistrados Ashok Bhushan, S.K. Kaul y M.R. Shah, notificó a los gobiernos de los estados de Delhi, Maharashtra —el estado más afectado del país—, Bengala occidental y Tamil Nadu sobre su "gestión" de la situación de COVID-19.

En la audiencia de la Corte Suprema, Bar and Bench, el sitio web de noticias jurídicas de la India, señaló que el tribunal se refirió a un informe de noticias de la televisión de la India emitido el 10 de junio en el que se documentaba el deplorable estado de las salas de los hospitales en Delhi. "Se encontraron cadáveres en la sala, el vestíbulo y la zona de espera, los pacientes no tenían apoyo de oxígeno y no se mostraban gotas de solución salina con la cama", observó el informe de la televisión. El hospital en particular al que se hace referencia es el hospital Lok Nayak Jai Prakash (LNJP) de 2.000 camas dirigido por el gobierno de Delhi, que fue convertido en un hospital COVID-19 por el gobierno.

Estas condiciones escandalosas son el producto de la total falta de suministro de equipo y suministros básicos por parte de las autoridades al personal médico, que está sobrecargado de trabajo. El Times of India citó a un médico del LNJP diciendo: "No tenemos suficientes ordenanzas... en ausencia de asistentes, estas ordenanzas tienen que llevar a los pacientes al baño, cambiarlos de turno y a veces incluso darles medicinas mientras llevan puestos trajes de protección personal". El doctor también dijo que de seis a ocho personas mueren cada día en el hospital.

En muchas salas del hospital, el apoyo de oxígeno se proporciona mediante cilindros. Explicando el riesgo que implica este proceso, otro médico dijo: "En el caso de los cilindros, es difícil controlar el flujo de oxígeno. Además, si un cilindro se agota, su sustitución lleva tiempo porque actualmente hay escasez de mano de obra y las ordenanzas que tienen que conseguirlas tardan en (entrar y salir de) su PPE".

Muchos trabajadores de la medicina, incluidos los médicos, no han recibido sus salarios en los últimos tres meses. NewsClick informó el sábado que los médicos residentes en dos hospitales municipales, el Hospital de Delhi-Kasturba y el Hospital Hindu Rao, amenazaron el viernes pasado con recurrir a renuncias masivas si sus salarios pendientes no son liberados en una semana.

El personal sanitario del Instituto de Ciencias Médicas de toda la India inició una serie de protestas y agitaciones a partir del 1 de junio por una serie de demandas. Estas incluyen la implementación de un servicio uniforme de cuatro horas con PPE en las áreas de COVID, una política de rotación uniforme entre las áreas de COVID y las que no lo son, y el establecimiento de un sistema de retroalimentación adecuado para los trabajadores de la salud.

En medio de esta terrible crisis, el gobierno central del BJP, que controla la policía de Delhi, está montando una vendetta legal contra los estudiantes que desempeñaron un papel destacado en las protestas masivas contra la Ley de Enmienda de la Ciudadanía Antimusulmana de Modi después de su adopción el pasado diciembre. Varios de ellos han sido detenidos, encarcelados y acusados en virtud de las draconianas leyes antiterroristas de la India, amenazándolos con largas penas de prisión y atrapándolos en un proceso legal en el que se dejan de lado garantías judiciales fundamentales.

La terrible situación que se está desarrollando en Delhi pone de relieve el fracaso total de los gobiernos estatal y central para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

Sin ninguna advertencia o preparación, el gobierno de Modi impuso un cierre nacional el 25 de marzo, que se extendió hasta el 3 de mayo, lo que ha tenido un impacto económico calamitoso en los trabajadores. Al mismo tiempo, como lo demuestra la rápida propagación de los casos de COVID-19 —India tiene ahora más de 330.000 casos confirmados y 9.500 muertes—, no ha hecho mucho para frenar la propagación de la pandemia. Esto se debe a que el gobierno no organizó pruebas masivas y la localización de contactos, ni invirtió enormes recursos en el destartalado sistema de atención de la salud de la India.

La AAP, que gobierna en Delhi, a pesar de sus pretensiones populistas iniciales de ser un partido de "nuevo tipo", es un partido capitalista de derecha que se ha ido adaptando cada vez más al BJP y a su programa de supremacía hindú. Formado en 2013 por los líderes de las protestas anticorrupción de Delhi de 2011-12, llegó al poder por primera vez tras las elecciones de 2013 a la Asamblea Legislativa con el respaldo del Congreso.

Gracias a las políticas proempresas del BJP, el Congress y la AAP, Delhi, según la novena edición de la Lista de Ricos Globales Hurun 2020, es el hogar de 30 de los 137 billonarios de la India. La riqueza colectiva de estos individuos es de alrededor de 76.000 millones de dólares. Huelga decir que ni el gobierno nacional de la BJP ni el gobierno de la AAP de Delhi tienen la intención de utilizar ninguno de estos vastos recursos para hacer frente a la desesperada crisis sanitaria y social desencadenada por la pandemia.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de junio de 2020)