Alrededor de 250 trabajadores infectados con COVID-19 en tres plantas procesadoras de alimentos del Reino Unido

por Robert Stevens
22 junio 2020

Se han reportado brotes de coronavirus en dos plantas de procesamiento de alimentos y un frigorífico en un lapso de 24 horas, y las tres tuvieron que cerrarse temporalmente.

Dos de las plantas están en Gales. Para el jueves, había 58 casos confirmados entre trabajadores en la fábrica de pollos 2 Sisters en Llangefni en Anglesey, y 38 en Rowan Foods en Wrexham. Ayer se reveló que "hasta 150" trabajadores dieron positivo para COVID-19 en la fabrica del envasado de carne Kober Ltd cerca de Cleckheaton, en el distrito gubernamental local de Kirklees, West Yorkshire, Inglaterra. Podría ser aún mayor si el diputado de Huddersfield, Barry Sheerman, afirmara: "La cifra de 150 es menor que la que me fue filtrada por una fuente de alto nivel, pero sigue siendo un brote grave ..."

Kober Ltd en Cleckheaton [Fuente: Google Maps]

Las plantas son los principales proveedores del mercado de alimentos del Reino Unido. La planta Llangefni de 2 Sisters Food Group emplea a 560 personas y es el principal proveedor de pollo de supermercado del Reino Unido. También suministra pollo a KFC. La empresa produce alrededor de un tercio de todos los productos avícolas que se comen a diario en Gran Bretaña.

Rowan Foods, que emplea a 1.500 personas en Wrexham, suministra alimentos para supermercados en Gran Bretaña. Es propiedad de Oscar Meyer Quality Foods, que a su vez es propiedad de la importante corporación estadounidense Kraft Heinz.

La planta de Kober es propiedad del gigante de supermercados Asda y la suministra con tocino y lonchas.

Los brotes subrayan la criminalidad de la decisión del gobierno de Johnson de exigir un retorno masivo al trabajo y la falta de seguridad básica para los trabajadores en las plantas que han estado operando durante toda la pandemia, incluidas las tres instalaciones de procesamiento de alimentos.

El viernes, el centro conjunto de bioseguridad del Reino Unido redujo el nivel de amenaza de virus de cuatro a tres a pesar de los brotes de plantas de procesamiento de alimentos y los aumentos significativos en algunas áreas. El valor oficial "R" del virus permanece en el nivel peligrosamente alto de entre 0.7 y 0.9. En las últimas semanas, dos de las regiones del Reino Unido, el noroeste y el suroeste, alcanzaron un valor R de 1 o más.

Uno de los nuevos brotes está en Leicester, que tiene una población de más de 329,000. Alrededor del 25 por ciento del total de 2,494 casos confirmados de COVID-19 en la ciudad fueron reportados en las últimas dos semanas.

Se reportan más de 1,000 casos nuevos en Gran Bretaña diariamente, con cientos de vidas perdidas cada semana.

Cuatro brotes de COVID-19 han afectado a cuatro plantas de procesado de carne. Si bien no se informaron muertes entre los empleados de 2 Sisters, Rowan Foods y Kober, tres trabajadores empleados en la planta de Cranswick en Barnsley, South Yorkshire, han muerto.

En una declaración, el propietario de Rowan Foods, Oscar Mayer, dijo: "Si bien estamos viendo una serie de casos en el sitio, Salud Pública de Gales respalda nuestra opinión de que no hay evidencia clara que sugiera que hay una propagación del virus dentro del sitio, estamos viendo una reflexión en el sitio de los aumentos en los casos dentro de la localidad".

No se explica cómo y por qué un aumento en los casos "localmente" que luego se "refleja" en la fábrica no requiere acción. Pero está claro que las empresas, en alianza con las autoridades, están ocultando el alcance de la propagación del virus en los lugares de trabajo y los peligros para la población local.

El hecho de que hubo un brote de coronavirus en Kirklees solo se hizo público el jueves por la noche cuando el ministro de Salud, Matt Hancock, elogió al gobierno por ser proactivo en sus "bloqueos locales" en "partes de Leicester" y Kirklees. Él declaró: “De hecho, presidí una reunión esta mañana de nuestro comité de acción local, que es el proceso formal a través del cual tomamos estas decisiones, trabajando con líderes locales, por ejemplo, en Kirklees. Y el director local de salud pública y el consejo están muy involucrados en la respuesta ".

Hancock no mencionó dónde se produjo el brote en Kirklees, pero rápidamente se hizo público después de que residentes preocupados discutieran la crisis en las redes sociales.

El evento expone aún más el papel pernicioso del partido laborista y los sindicatos, sin los cuales las empresas no podrían operar lugares de trabajo inseguros. La principal preocupación del Consejo Kirklees dirigido por los laboristas y la diputada laborista local Tracy Brabin fue que Hancock había revelado sus secreto sucio, con la población local alertada sobre la peligrosa situación.

Brabin se quejó, "Mi ira es la forma en que fuimos arrojados a los lobos". Su siguiente movimiento fue minimizar el hecho de que una enfermedad mortal abundaba en una planta local de alimentos que declaraba: “Nadie en Kirklees debería preocuparse. Habiendo hablado con el consejo, han actuado muy rápidamente, estoy orgullosa de ellos pero estoy realmente frustrada de que Matt Hancock se tomara la molestia de anunciarlo así".

El Consejo de Kirklees admitió que había ocultado el brote de Kober al público "porque no combate la propagación del virus, compromete la confidencialidad del paciente y podría desalentar a las empresas y organizaciones a presentarse en el futuro".

¡Actualmente ni siquiera existe el requisito de que las corporaciones le digan a su propia fuerza laboral que hay un brote de coronavirus!

No es sorprendente que decenas de trabajadores de Kober y las plantas procesadoras de alimentos se hayan infectado, dado que las empresas han burlado rutinariamente las reglas básicas de distanciamiento social desde que el cierre del 23 de marzo entró en funcionamiento. En las redes sociales, hace ya dos meses, un residente local señaló la falta de distanciamiento social forzado por parte de Kober durante los cambios de turno. Al publicar una foto en Twitter de trabajadores reunidos en espacios confinados junto a una carretera, comentó: "¡¡Realmente no lo entienden!!! Cambio de turno de Kober Ltd / Forza Foods #SocialDistancing #SocialDistancingNow ".

Alan Hair dio voz a la ira de los residentes locales por mantenerse en la oscuridad. Publicó un Tuiteo el jueves que decía: "Así que hay un brote #Covid_19 en 'Kirklees', pero es un secreto dónde. No, no lo es, está a media milla de nuestra casa en Kober Ltd por Chain Bar, no es ninguna sorpresa cuando los ves acumularse en masa en los cambios de turno en los últimos meses. ¿Por qué no fuimos informados?

Le dijo a la BBC: "Estamos tratando de proteger a algunos miembros de la familia y lo hemos estado durante las últimas 12 semanas y es parte de eso que necesitamos saber si hay problemas locales que podrían afectarnos en realidad llevando el virus a las personas que están en riesgo." Otro respondió al Consejo de Kirklees y a Brabin: "¡No es de extrañar que haya habido un #brote #Kirkes increíble!"

Los sindicatos también están hasta el cuello para ocultar los peligros que enfrentan los trabajadores. Citado en la BBC el jueves, Paddy McNaught, organizador regional del sindicato Unite, admitió, sin dar cifras, que los casos de coronavirus en la fábrica de pollos 2 Sisters en la fábrica de Anglesey habían aumentado "significativamente" en solo unos días. Añadió: "Para ser justos, la compañía ha intentado trabajar con nosotros para proporcionar un entorno de trabajo seguro, donde se produzca el distanciamiento social, lo mejor que pueda".

Burlándose de las afirmaciones de trabajar para lograr condiciones de trabajo seguras, admitió que el distanciamiento social en la planta había sido "prácticamente imposible" y que el personal había expresado preocupaciones "habituales" sobre el "distanciamiento social y las máscaras faciales".

Estos desarrollos refuerzan el llamado realizado por el Partido Socialista por la Igualdad para el establecimiento de comités de seguridad de base en todos los lugares de trabajo para proteger a los trabajadores de la propagación del virus. ¡Todos esos lugares de trabajo inseguros deben cerrarse inmediatamente hasta que puedan hacerse funcionar de manera segura!

Los trabajadores de procesamiento de alimentos y carne a nivel internacional enfrentan las mismas condiciones terribles. Cientos de nuevas infecciones se informaron esta semana en Alemania, con el brote más grande registrado entre los empacadores de carne en el matadero de Tönnies en Rheda-Wiedenbrück. Para el jueves, se descubrió que más de dos tercios de los empacadores de carne estaban infectados. De 1.050 resultados de la prueba inicial, 730 fueron positivos.

El autor también recomienda:

¡Construyan comités de base en las fábricas y lugares de trabajo para prevenir la transmisión del COVID-19 y salvar vidas!
[22 de mayo de 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de junio de 2020)