Macron despliega policía antidisturbios contra protestas de trabajadores de salud en Francia

por Will Morrow
19 junio 2020

Miles de médicos, enfermeras, paramédicos, asistentes de atención de la salud, técnicos de laboratorio médico y otros profesionales de la salud se unieron a una manifestación nacional en toda Francia, junio 16, para exigir un aumento de la financiación de la atención de la salud en medio de la pandemia mundial de coronavirus.

Varios miles de trabajadores protestaron frente a las oficinas del Ministerio de Salud en París. Hubo otras grandes manifestaciones de cientos o miles de personas en muchas ciudades, y más de 220 protestas separadas del personal frente a los hospitales locales.

En París, el gobierno de Macron ordenó un despliegue masivo de la policía antidisturbios. Aproximadamente a las cinco de la tarde, la policía antidisturbios atacó violentamente a grupos de manifestantes, disparando gas lacrimógeno sobre la protesta cerca de las Invalides.

Los vídeos de Twitter muestran a la policía deteniendo a los mismos trabajadores de la salud que sólo unas semanas antes estaban siendo aclamados de manera interesada por el gobierno por su sacrificio en la protección de la población contra la pandemia. En otro vídeo se ve a la policía empujando a una trabajadora con una bata blanca de hospital boca abajo al suelo mientras se arrodilla y exige su medicación para el asma Ventolin, antes de llevársela con la cara sangrando.

El letrero dice: "Revise su rolex. Es hora de la revuelta".

La represión policial muestra que la administración de Macron y la élite financiera reprimirá violentamente la oposición a sus planes de utilizar la pandemia para implementar una transferencia masiva de riqueza de la clase obrera a sí misma.

En su discurso televisado del domingo, anunciando el fin de todas las medidas de confinamiento, Macron declaró que el gobierno no impondrá ningún impuesto a las empresas para pagar los 500.000 millones de euros de deuda estatal incurridos durante la pandemia. De esto, casi cuatro quintas partes se destinaron a garantizar las deudas de las empresas. Este dinero debe ser pagado a través de una austeridad salvaje contra la clase obrera.

Macron anunciará un nuevo ataque a la atención médica antes de fin de mes. Esto se ha presentado fraudulentamente como una reforma progresiva. Macron se vio obligado a prometer un aumento salarial para las enfermeras en condiciones de apoyo masivo de la población a sus demandas y de oposición a la reducción de la financiación de la atención sanitaria durante décadas por parte de los sucesivos gobiernos.

Sin embargo, ya está claro que los limitados aumentos salariales que se proporcionen se compensarán con creces con los fuertes ataques en todo el sector de la atención de la salud. El ministro de Salud Olivier Véran anunció el 20 de mayo que el gobierno aumentaría los salarios de las enfermeras, pero que esto estaría vinculado a "poner en cuestión ciertas camisas de fuerza que impiden a los que quieren trabajar más tiempo hacerlo", lo que significa el fin de la semana laboral de 35 horas. El sistema de salud francés no "funcionó" lo suficientemente bien, añadió.

El primer ministro Édouard Philippe declaró que no podía haber "ningún tabú".

La administración Macron y su exministra de salud, Agnes Buzyn, ya habían introducido en el parlamento una legislación que ordenaba importantes recortes en la financiación de la atención sanitaria en los meses anteriores a la pandemia de coronavirus. Esto desencadenó protestas y acciones salvajes durante el verano de 2019 hasta la pandemia.

Hoy, Le Monde informó que el sistema nacional de seguro de salud enfrentaba un déficit de 31 mil millones de euros, que será utilizado como justificación para mayores recortes. La administración Macron se reúne durante todo el mes con los sindicatos, que tratan de desmovilizar y aislar la oposición entre los trabajadores de la salud.

El cartel dice: "El sistema está matando a nuestros trabajadores de la salud".

Los que asistieron a la protesta de ayer describieron el impacto de décadas de recortes en la financiación del sistema de atención médica que han quedado al descubierto por la pandemia. Sólo en los últimos seis años, entre la administración de Macron y el antiguo gobierno del Partido Socialista de François Hollande, se cerraron más de 17.500 camas de hospital.

"Lo que estamos pidiendo hoy aquí es lo mismo que hemos estado pidiendo desde antes de la pandemia del coronavirus", dijo Jessica, que ha trabajado como asistente de enfermería durante 13 años en un hospital público de París. "No tenemos los materiales que necesitamos. No hay suficiente personal. Cuando el personal se va, no es reemplazado. Nuestra licencia de maternidad no está realmente prevista. Los salarios no son suficientes. Todo esto existía antes, pero se había permitido que sucediera entre bastidores y sólo fue expuesto por la crisis.

"No hay condiciones seguras. Hay personal que es agredido en las salas por los pacientes porque no hay condiciones de trabajo seguras. Hay personal sanitario que ha muerto por el coronavirus. No estamos protegidos".

Amissa, que vino a la protesta con Jessica y realiza visitas a domicilio como asistente de enfermería, añadió: "Ya estábamos hartos. Ahora queremos que haya un cambio. No queremos sólo un ‘gracias’ y un ‘aplauso’". Para los trabajadores de la salud que realizan visitas a domicilio, dijo, no se proporcionó nada en el momento más álgido de la pandemia. "Normalmente somos nosotros los que tenemos que suministrar nuestros propios materiales. Teníamos nuestras propias reservas de máscaras y algunos de nuestros pacientes incluso tuvieron que darnos máscaras. Entonces dependíamos de redes de colegas".

Jessica concluyó: "Siempre hay dinero cuando el gobierno lo necesita. Han dado miles de millones para rescatar a Air France, Renault". Los ricos "saben que tienen los medios para comprar su propia atención médica", dijo Samira, "y que serán tratados en cualquier caso".

Aurélia, técnico de laboratorio del hospital Poincaré de París, trabaja en el sistema hospitalario desde hace 22 años. "Nuestro laboratorio se centró en el coronavirus", dijo, "y tuvimos 90 pacientes en el hospital en cuidados intensivos". En el laboratorio, "prácticamente no había máscaras. Se nos permitió tomar una sola máscara a la vez y se anotó el número que tomamos. No había suficientes blusas, no había suficiente personal. También nos faltaban guantes. Incluso los hisopos usados para las pruebas habían venido previamente de Italia y no teníamos suficiente.

"Desde las reformas de la atención médica introducidas por Sarkozy," añadió, "se nos proporciona una cantidad fija de dinero para cada tipo de operación que realizamos. Eso significa que si un paciente requiere más tratamiento, nosotros asumimos el costo de la diferencia. Los hospitales privados toman a quien quieren tratar".

Dijo que pensaba que "el gobierno de Macron no tiene intención de aumentar el gasto. Nos han dado pequeñas migajas, un bono único de 1.000 euros. Ellos ven a los pacientes como clientes y no como pacientes". Dijo que el dinero debería ser tomado de los ricos, "posiblemente a través de alguna otra forma de impuesto sobre la riqueza", para pagar los aumentos en el sistema hospitalario. Comentando la declaración de Macron de que no habría aumentos de impuestos, añadió: "Cada vez somos nosotros los que estamos obligados a pagar, las clases medias y los pobres".

En su discurso del domingo, durante el cual proyectó quiebras y despidos masivos de trabajadores, Macron declaró que seguiría colaborando con los "interlocutores sociales" del sindicato, que trabajan para suprimir, aislar y desmovilizar la creciente ira de la clase obrera. Los trabajadores de la salud deben emprender un nuevo camino y tomar en sus manos la conducción de esta lucha, formando comités independientes en los lugares de trabajo controlados directamente por el personal de base, y hacer un llamamiento directo a otros sectores de la clase obrera en Francia y a nivel internacional para una lucha unida.

La respuesta del gobierno de Macron a las justas demandas de los trabajadores muestra que la única respuesta de la clase dominante a la oposición popular es la represión estatal. La lucha contra la pandemia hoy en día y la garantía de una atención sanitaria de alta calidad para todos requiere un programa revolucionario, basado en la lucha por un gobierno obrero, la confiscación de las riquezas mal habidas de la élite financiera y la reorganización socialista de la sociedad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de junio de 2020)