Casos nuevos de COVID-19 alcanzan los 8 millones y América Latina aún no llega a pico

por Benjamin Mateus
16 junio 2020

Aunque para muchos países, COVID-19 parece un elemento permanente de sus asuntos nacionales, solo han pasado seis meses desde que el mundo se dio cuenta por primera vez del nuevo coronavirus. La pandemia continúa casi sin cesar en su curso, causando estragos y caos en cualquier comunidad que no tome las contramedidas apropiadas.

Según Worldometer, India, Brasil y México tuvieron un mayor número de muertes que los Estados Unidos ayer. El número de nuevos casos diarios en todo el mundo ha sido persistentemente más de 100,000 desde el 27 de mayo. Hoy, el número total de casos superará los ocho millones, de los cuales más de 3.4 millones continúan como casos activos, y más de 435,000 personas han muerto, lo que representa el 5.4 por ciento de todas las infecciones conocidas

Servicio para las víctimas de COVID-19 en Lima, Perú. [Crédito Rodrigo Abd]

Los rápidos aumentos en Brasil, India, Rusia, Chile, Pakistán, Perú, Sudáfrica, Arabia Saudita y México indican una ampliación de la pandemia a medida que se instala en áreas geográficas con pobreza excesiva. Las tasas de mortalidad per cápita para los países de América Latina están aumentando con el tiempo reportado para alcanzar su punto máximo aún a varias semanas de distancia.

A pesar de los esfuerzos de Europa para contener la epidemia, varios países permanecen en la precaria situación de tener casos diarios persistentes. El Reino Unido reportó 1,425 casos el sábado. España, Francia e Italia tuvieron 396, 346 y 526 casos nuevos, respectivamente. Suecia, cuyo epidemiólogo nacional ha registrado que sus medidas laxas condujeron a muertes innecesarias, tuvo 686 nuevos casos el sábado.

América Latina representó casi el 50 por ciento de todas las nuevas muertes diarias por COVID-19, aunque representa solo el 8.42 por ciento de la población mundial. La Dra. Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, advirtió la semana pasada que la crisis en América Latina "ha llevado a nuestra región al límite". Brasil tiene la segunda cifra más alta de muertes, con más de 43,000 muertes confirmadas oficialmente. Según los informes, las condiciones en Brasil son tan nefastas que la semana pasada, escribió el New York Times, "que algunas de las figuras militares más poderosas de Brasil están advirtiendo sobre la inestabilidad, enviando estremecimientos de que podrían hacerse cargo y desmantelar la democracia más grande de América Latina". El hijo del presidente, Eduardo Bolsonaro, le dijo a un destacado Blogger que se acercaba una toma de control militar: "Ya no es una opinión sobre si, sino cuándo ocurrirá".

Casos confirmados acumulados de Covid-19

Perú, un país de 32 millones de personas, se encuentra en una crisis desesperada ya que las medidas para contener el virus desde el principio han resultado ineficaces. Después de 230,000 casos de COVID-19 y casi 7,000 muertes, el presidente Martin Vizcarra ha extendido la cuarentena hasta julio.

Los expertos han citado la vasta economía informal del país que representa el 70 por ciento de la fuerza laboral, según el Financial Times. La necesidad obliga a estos trabajadores a entrar en mercados públicos abarrotados para vender sus productos. En América Latina, los trabajadores informales representan la mitad de la fuerza laboral. Por lo tanto, las medidas tomadas por los Estados Unidos y las naciones de la UE para contener el brote son mucho más difíciles de imponer o regular en Perú o los países en desarrollo. Las personas que viven cerca de condiciones miserables y sin acceso a una atención médica adecuada se vuelven vulnerables al ataque indiscriminado del coronavirus.

Muchos formuladores de políticas ya pronostican que las consecuencias económicas para estas regiones arrojarán a millones de personas a la pobreza. Las tensiones sociales pueden desencadenar otra ola de protestas que sacudieron el área en noviembre de 2019. Según el director del departamento del hemisferio occidental del FMI, Alejandro Werner, "empeorará la distribución ya desigual de los ingresos y los niveles de pobreza. Cuando desaparezca la sensación de emergencia, podemos ver un retorno contundente del descontento social en toda la región".

En los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) advirtieron que la imposición de controles estrictos podría ser necesaria si el número de casos aumentara drásticamente, pero en su mayoría han descartado cualquier bloqueo futuro. En una conferencia de prensa del viernes, el director de los CDC, Robert Redfield, dijo: "Sé que la gente está ansiosa por volver a sus actividades y formas de vida normales. Sin embargo, es importante que recordemos que esta situación no tiene precedentes y que la pandemia no ha terminado. Como dije antes, va a ser crítico continuar adoptando los principios de distanciamiento social, higiene de manos y cubrirse la cara en público. Es por eso por lo que hoy estamos lanzando algunas sugerencias de sentido común que las personas pueden tomar para reducir su riesgo a medida que sus comunidades se abren y se vuelven a involucrar en la vida diaria y asisten a reuniones más grandes". Estas nuevas pautas se producen cuando el país está viendo un aumento en los casos de COVID-19, especialmente en Florida, Arizona, las Carolinas y California, y cada estado informa más de 1,000 casos nuevos.

Muertes acumuladas por Covid-19 por millón personas

El sábado, Estados Unidos registró otros 25,302 casos y 702 muertes, con un total de 2.14 millones de casos con 117,527 muertes. Actualmente, hay 1.25 millones de casos activos. California ha superado los 3,000 casos diarios durante los últimos tres días. El total de casos identificados en Arizona subió a 34,458 el sábado, un aumento de 4.7 por ciento con respecto al viernes. Ayer, el estado reportó 1,540 nuevos casos. Florida registró 2,625 casos nuevos el sábado, un aumento de casi un 30 por ciento desde el día anterior a medida que los números de casos comenzaron a acelerarse.

El analista del Departamento de Salud de Florida que fue despedido el mes pasado por negarse a falsificar informes le dijo a NPR: "Cuando fui a mostrarles lo que la boleta de calificaciones diría para cada condado, entre otras cosas, me pidieron que borrara la boleta de calificaciones porque demostró que ningún condado, en general, estaba listo para reabrir, y no querían llamar la atención sobre eso". Le pidieron que hiciera que los datos parecieran como si el estado estuviera listo para abrir. Esto plantea la pregunta, ¿cómo es conscientemente retener información crítica que podría ayudar a prevenir la pérdida de vidas de manera diferente al encubrimiento de un asesinato directo por parte de policías en un recinto policial? Excepto que miles están en riesgo al mismo tiempo, no solo individuos.

El presidente Trump continuará con su campaña la próxima semana en Tulsa, Oklahoma, trasladándola a un día después del 19 de junio, mejor conocido como Juneteenth, el día que conmemora la emancipación de la esclavitud en Texas en 1865. A pesar del bajo número acumulado de casos de COVID-19, Tulsa vio 82 nuevos casos el sábado, un nuevo máximo diario. El mitin de Trump se lleva a cabo en el interior en una arena de 19,000 asientos. La campaña pedirá a los asistentes que firmen exenciones que eximen de cualquier responsabilidad legal en caso de que se infecten. Con grandes multitudes esperadas y muchos gritos y vítores, y sin usar máscaras, una insignia virtual de honor para los partidarios de Trump, un nuevo vector de contagio es inevitable.

Centro de pruebas en el centro deportivo Guang'an en Beijing. [Crédito: Li Hao]

China ha vuelto a ser el centro de atención este fin de semana con 51 casos locales confirmados en un brote que comenzó en un mercado de alimentos de Beijing. Solo el mes pasado, la máquina de propaganda estalinista había utilizado el éxito contra el virus para restaurar la confianza nacional previa a la pandemia. El presidente Xi Jinping había ofrecido palabras conciliatorias: "Siempre se produce un gran progreso histórico después de los grandes desastres. Nuestra nación se endureció y creció a través de las dificultades y el sufrimiento".

Las noticias sobre el nuevo brote parecían perforar heridas olvidadas, pero aún sin curar, ya que el impacto reverberó en todo el país. Inmediatamente hablar de la segunda ola de coronavirus atrapó la imaginación de la población.

Beijing comenzó rápidamente el cierre forzado de varios complejos residenciales y el mercado Xinfadi, el mayor complejo de tiendas y tiendas de mariscos y vegetales frescos de la ciudad, ubicado en el distrito occidental de Fengtai. China llevaba 55 días sin documentar un nuevo caso. Ahora más de 100 personas están en cuarentena, más de 10,000 han sido analizadas y cerca de 50,000 deben ser analizadas. Las autoridades sanitarias informaron dos nuevos casos en Liaoning con vínculos con residentes en Beijing. Las muestras de tablas de cortar usadas para preparar salmón importado dieron positivo, promoviendo nuevas teorías de conspiración.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de junio de 2020)