El presidente de Sri Lanka establece un grupo de trabajo militar: Otro paso hacia la dictadura

por Partido Socialista por la Igualdad (Sri Lanka)
10 junio 2020

En un boletín extraordinario publicado el 2 de junio, el presidente de Sri Lanka, Gotabhaya Rajapakse, anunció el establecimiento de un grupo de trabajo dirigido por militares, con poderes de gran alcance y que responde sólo ante él.

El grupo de trabajo de 13 miembros está presidido por el secretario del Ministerio de Defensa, el general de división (retirado) Kamal Gunaratne, y está integrado por los comandantes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, el teniente general Shavendra Silva, el vicealmirante Piyal de Silva y el mariscal del aire Sumangala Dias, respectivamente. Entre otros miembros figuran los jefes de inteligencia de las tres fuerzas armadas y oficiales militares superiores retirados recientemente nombrados por Rajapakse en instituciones gubernamentales clave, así como el inspector general de Policía Interino y otros dos oficiales superiores de policía.

El Partido Socialista por la Igualdad (PSI) advierte que el grupo de trabajo es un paso fundamental hacia una dictadura presidencial, basada en el ejército, en preparación para enfrentarse a la clase obrera, en medio de la crisis económica y política cada vez más profunda y de las tensiones sociales intensificadas por la pandemia COVID-19.

Gotabaya Rajapakse (Foto AP/Eranga Jayawardena)

Rajapakse ha declarado que la principal responsabilidad del gobierno es "dar prioridad a la seguridad nacional y crear una sociedad virtuosa, disciplinada y legal que respete el estado de derecho y la justicia". El recién establecido organismo tiene la tarea de imponer esta siniestra y reaccionaria agenda.

Para lograr estos objetivos, declaró Rajapakse, el grupo de trabajo tomará "medidas inmediatas para frenar las actividades ilegales de los grupos sociales que están violando la ley y que están surgiendo como perjudiciales para la existencia libre y pacífica de la sociedad". También iniciará "acciones legales contra los responsables de actividades ilegales y antisociales realizadas en Sri Lanka, mientras se encuentran en otros países".

El grupo de trabajo se dirigirá contra la clase obrera, que ahora está luchando en defensa de sus derechos, y contra los opositores políticos, incluido el PSI. El gobierno calificará sus actividades como "ilegales, antisociales y perjudiciales para la coexistencia pacífica de la sociedad".

El grupo de trabajo, afirma el presidente, tomará "medidas de prevención contra la amenaza de las drogas" e "investigará y prevendrá cualquier actividad ilegal y antisocial dentro y alrededor de las prisiones".

Los medios de comunicación burgueses han promovido sin crítica alguna la postura de Rajapakse sobre las drogas y las actividades ilegales. Esto es un encubrimiento. El grupo de trabajo no tiene nada que ver con la lucha contra las drogas y otras actividades criminales, pero es una cábala militar con poderes autoritarios.

El grupo de trabajo dirigido por los militares puede "dar instrucciones o peticiones" a los oficiales del gobierno de cualquier ministerio, departamento, corporación o institución similar, para "asistencia en la prestación de servicios".

Estos oficiales estatales estarán obligados a actuar a petición del grupo de trabajo, y todos los casos de retraso o incumplimiento serán comunicados al presidente y considerados como desobediencia, con posibles sanciones.

En Sri Lanka, los funcionarios del Estado se consideran parte de la administración civil. Ahora pueden quedar bajo el control del grupo de tareas militares, que tiene la facultad de eludir a los ministros del gabinete y al Parlamento.

Estas medidas violan la constitución y, en particular, la 19ª enmienda introducida por la anterior administración de Sirisena-Wickremesinghe, que redujo ciertos poderes de la presidencia ejecutiva.

Aunque el gobierno de Sirisena-Wickremesinghe se retractó de su promesa de abolir la presidencia ejecutiva, su 19ª enmienda estableció que el presidente tiene que actuar con el asesoramiento del primer ministro y del gabinete, no puede ocupar un cargo ministerial y es responsable ante el parlamento.

Rajapakse se dirigió a los militares y a los funcionarios del gobierno el día en que se anunció su gaceta y más tarde publicó un tweet que declaraba: "No dudaré en ejercer el poder que me ha sido conferido por el pueblo para tomar las decisiones necesarias para un país mejor". Las afirmaciones del presidente son una clara violación de la constitución.

El rápido avance de Rajapakse hacia una dictadura es paralelo a las acciones de las clases dominantes de todos los países en respuesta a la profundización de la crisis económica y política.

En los Estados Unidos, el centro del imperialismo mundial, el presidente Donald Trump está alentando a las fuerzas fascistas y movilizando a los militares en respuesta a las manifestaciones masivas que han estallado contra la violencia policial y el asesinato policial de George Floyd.

Como la declaración emitida por nuestro partido hermano, el PSI estadounidense: "¡Un llamado a la clase obrera! ¡Detengan el golpe de Estado de Trump!" explica:

El blanco de la conspiración en la Casa Blanca es la clase obrera. La oligarquía corporativo-financiera está aterrada de que el estallido de manifestaciones de masas contra la violencia policial se cruce con el inmenso enojo social de los trabajadores por la desigualdad social, que se ha intensificado inmensamente como resultado de la respuesta de la clase gobernante a la pandemia de coronavirus y la campaña homicida de regreso al trabajo.

La economía de Sri Lanka está en ruinas. El turismo, las exportaciones y las remesas de los trabajadores migrantes se han agotado, se están retirando las inversiones internacionales en los bonos soberanos del país y se prevé que el crecimiento económico disminuya este año hasta el uno por ciento o menos. La caída de las reservas internacionales ha creado la perspectiva de un incumplimiento de la deuda externa.

Mientras que el gobierno de Rajapakse planea imponer la carga de esta crisis sobre las espaldas de las masas, la ira de la clase obrera aumenta contra la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo, y los asaltos de los empleadores a los salarios y derechos de pensión. Los trabajadores de la industria de la confección y de los sectores de la salud y el bienestar de Samurdhi ya se han manifestado y han tomado medidas industriales contra estos ataques.

Rajapakse asumió la presidencia en noviembre pasado, tras la creciente ola de huelgas y protestas de los trabajadores que destrozaron el régimen de Sirisena-Wickremesinghe. Rajapakse ha prometido a las grandes empresas un gobierno "fuerte y estable", pero él y su gobierno minoritario de Sri Lanka Podujana Peramuna (SLPP) son muy conscientes de que están sentados en un polvorín político.

La reacción de Rajapakse a la pandemia del coronavirus ha sido socavar aún más los derechos democráticos y ampliar el poder militar. Nombró al jefe del ejército, el teniente general Shavendra Silva, jefe del Centro Nacional de Operaciones para la Prevención de COVID-19 y movilizó a los militares y a su aparato de inteligencia en gran número en Colombo. Los generales militares fueron puestos a cargo de la autoridad portuaria, las aduanas y el ministerio de salud, y fueron nombrados gobernadores de varias provincias. El gobierno también está provocando deliberadamente tensiones comunales antitamiles y antimusulmanas para dividir y descarrilar la creciente oposición social.

Ningún partido de la oposición se ha opuesto al grupo de trabajo dirigido por el ejército de Rajapakse y a su programa dictatorial. En los últimos tres meses, el Partido Nacional Unido (UNP), Samagi Jana Balavegaya (SJB), Janatha Vimukthi Peramuna, la Alianza Nacional Tamil (TNA) y los partidos musulmanes han participado en dos reuniones de todos los partidos con el primer ministro Mahinda Rajapakse y han prometido su apoyo a la llamada lucha de la administración contra la pandemia.

El mes pasado, el UNP, SJB, TNA y los partidos musulmanes también firmaron una carta en la que se instaba a Rajapakse a volver a convocar el parlamento, que se disolvió debido a las elecciones nacionales pendientes. Se comprometieron a no derribar el gobierno y a aprobar cualquier legislación requerida por el gobierno. Ninguno de los partidos de la oposición de Sri Lanka defiende los derechos democráticos de los trabajadores y los pobres.

Ya sea dentro o fuera del gobierno, estos partidos proimperialistas han impuesto medidas de austeridad dictadas por el Fondo Monetario Internacional, han atacado los derechos de todos los trabajadores y han movilizado al ejército y a la policía para suprimir cualquier resistencia.

Cada facción política de la élite gobernante tiene una historia llena de sangre, habiendo apoyado la sangrienta guerra comunalista de 30 años contra los separatistas Tigres de Liberación de Tamil Eelam en el Norte y el Este, y muchos otros crímenes.

Las élites gobernantes están unidas en su temor al creciente descontento entre los trabajadores y los pobres y todos dependen de los militares para mantener el dominio capitalista.

La clase obrera sólo puede derrotar la creciente amenaza de la dictadura movilizando su fuerza revolucionaria independiente a través de todas las divisiones étnicas y religiosas, y uniéndose a la clase obrera internacional que está entrando en la lucha en todos los países.

Para ello es necesario crear comités de acción en los lugares de trabajo y en los barrios para reunir a la clase obrera, a los jóvenes y a los pobres de las zonas rurales para defender sus empleos y sus derechos básicos. Esta lucha sólo puede avanzar en la lucha por un gobierno obrero y campesino, que se apodere de la propiedad capitalista y reorganice racionalmente la sociedad sobre una base socialista e internacionalista.

Este es el programa del PSI, la sección de Sri Lanka del Comité Internacional de la Cuarta Internacional. Instamos a nuestros lectores a unirse y construir este partido.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de junio de 2020)